Cálcu­los en la ve­sí­cu­la

Ar­gen­ti­na es uno de los paí­ses con más in­ci­den­cia de es­ta afec­ción y al­gu­nos es­tu­dios in­di­can que uno de los fac­to­res pre­pon­de­ran­tes pue­de de­ber­se al con­su­mo ele­va­do de car­nes ro­jas. Afec­ta a hom­bres y mu­je­res por igual y su apa­ri­ción au­men­ta des­pués de l

Caras - - SALUD - Dr. Pa­blo Son­zi­ni As­tu­di­lloMiem­bro de la Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Ci­ru­gía. Je­fe Ser­vi­cio Ci­ru­gía “Pa­blo Mi­riz­zi” - Hos­pi­tal Na­cio­nal de Clí­ni­cas – Cór­do­ba. MP9139

El hí­ga­do, la co­ci­na del or­ga­nis­mo, es un ór­gano vi­tal que fa­bri­ca una se­cre­ción en­dó­cri­na que va a la san­gre, y una exo­cri­na: la bi­lis. La bi­lis es una mez­cla de agua y cris­ta­les en equi­li­brio que al sa­lir del hí­ga­do, por las vías bi­lia­res, se con­cen­tra en la ve­sí­cu­la y se vuel­ca en el duo­deno cuan­do el ali­men­to lle­ga a él. Es un “de­ter­gen­te” que ayu­da en la di­ges­tión y frac­cio­na las gra­sas, per­mi­tien­do su ab­sor­ción pa­ra nu­trir­nos. Cuan­do se rom­pe el equi­li­brio en­tre agua y cris­ta­les en la bi­lis, es­tos pre­ci­pi­tan en la pa­red de la ve­sí­cu­la, for­mán­do­se un ba­rro o are­ni­lla, que for­man los cálcu­los. En su apa­ri­ción tie­nen que ver la ali­men­ta­ción, los pe­río­dos pro­lon­ga­dos de ayuno, la ge­né­ti­ca y al­gu­nas ci­ru­gías, co­mo la gas­trec­to­mía o la ci­ru­gía de la obe­si­dad. En Ar­gen­ti­na la in­ci­den­cia de li­tia­sis bi­liar es una de las ma­yo­res del mun­do. Al­gu­nos es­tu­dios su­gie­ren que es­tá vin­cu­la­da al con­su­mo ele­va­do de car­nes ro­jas. Afec­ta en igual me­di­da a va­ro­nes y mu­je­res, y pue­de apa­re­cer a cual­quier edad, aun­que au­men­ta su fre­cuen­cia a par­tir de los 30 años. El sín­to­ma más fre­cuen­te es el do­lor ab­do­mi­nal de ti­po có­li­co lue­go de la in­ges­ta de co­mi­das “pe­sa­das”. Hay sig­nos, co­mo la co­lu­ria (ori­na os­cu­ra), la ic­te­ri­cia (piel y ojos ama­ri­llos), la fie­bre o el do­lor que no ce­de con la apli­ca­ción de an­ti­es­pas­mó­di­cos, que obli­gan a des­car­tar com­pli­ca­cio­nes. El mé­to­do de diag­nós­ti­co más efi­caz pa­ra de­tec­tar­la es la eco­gra­fía, tam­bién se pue­de pe­dir una ru­ti­na de la­bo­ra­to­rio y las du­das cul­mi­nan con es­tu­dios más com­ple­jos, co­mo la co­lan­gio-re­so­nan­cia. En 1987, el fran­cés Phi­lip­pe Mou­ret pro­pu­so la Co­le­cis­tec­to­mía La­pa­ros­có­pi­ca, ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca de ve­sí­cu­la, que in­gre­só en Ar­gen­ti­na en oc­tu­bre de 1990. Es­ta téc­ni­ca, rá­pi­da­men­te acep­ta­da, pro­po­ne in­ne­ga­bles be­ne­fi­cios es­té­ti­cos, in­ter­na­cio­nes muy cor­tas y rá­pi­da re­in­ser­ción la­bo­ral. La ope­ra­ción se rea­li­za con anes­te­sia ge­ne­ral. In­gre­sa, a tra­vés del om­bli­go, en el ab­do­men in­su­fla­do con CO2, una en­do­cá­ma­ra vin­cu­la­da a un sis­te­ma de óp­ti­cas, fuen­te de luz fría y mo­ni­tor de TV, don­de el equi­po ve la ca­vi­dad ab­do­mi­nal con su ana­to­mía mag­ni­fi­ca­da 40 ve­ces o más. Por in­ci­sio­nes mi­li­mé­tri­cas, in­gre­san cá­nu­las que per­mi­ten a su vez el in­gre­so de los ins­tru­men­tos que rea­li­zan la ope­ra­ción: des­pe­gar la ve­sí­cu­la del hí­ga­do, se­pa­rar­la de las vías bi­lia­res, ha­cer la Co­lan­gio­gra­fía pa­ra co­no­cer su ana­to­mía y su con­te­ni­do, y fi­nal­men­te sa­car­la, en­te­ra, a tra­vés del om­bli­go. El post­ope­ra­to­rio es cor­to, y ya ha si­do in­clui­do en pro­gra­mas de ci­ru­gía am­bu­la­to­ria. La li­tia­sis bi­liar sin­to­má­ti­ca de­be ser ope­ra­da. El ma­ne­jo de las even­tua­les com­pli­ca­cio­nes por no ha­ber in­ter­ve­ni­do exi­ge desafíos ma­yo­res en cuan­to a com­ple­ji­dad qui­rúr­gi­ca y de re­ani­ma­ción, pro­lon­gan las in­ter­na­cio­nes e in­cre­men­tan la mor­ta­li­dad. Son ma­yo­res los ries­gos de la abs­ten­ción que los de la ci­ru­gía. La co­le­cis­tec­to­mía sin com­pli­ca­cio­nes no de­ja se­cue­las ni con­se­cuen­cias. Al­gu­nos pa­cien­tes pre­sen­tan dia­rreas que du­ran po­co tiem­po, y otros ma­ni­fies­tan al­gu­na dis­ten­sión ab­do­mi­nal o re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co an­tes o des­pués de co­mer, aun­que los ín­di­ces de in­ci­den­cia son ba­jos. Mien­tras que otros pa­cien­tes au­men­tan de peso al au­men­tar su in­ges­ta de co­mi­da des­pués de la ope­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.