“CO­MO MU­JE­RES SO­MOS INTOCABLES”

CABRE Y DELIA: ES­TRE­LLAS DE SU­GAR

Caras - - AGENDA - Por Sa­bri­na Ga­lan­te

Lle­ga ca­si me­dia ho­ra an­tes de lo pac­ta­do. Si­len­cio­so, atra­vie­sa los pa­si­llos del mí­ti­co “Lo­la Mem­bri­ves” y ca­mi­na a su ca­ma­rín, en­tre múl­ti­ples de­co­ra­dos y ha­llaz­gos es­ce­no­grá­fi­cos dig­nos de un mu­si­cal de Broad­way, sa­lu­da a los téc­ni­cos y a al­gu­nos in­te­gran­tes del se­lec­to cuer­po de bai­le con los que se topa en­sa­yan­do tras bam­ba­li­nas.

Las lu­ces es­tán apa­ga­das, el te­lón ba­jo y las bu­ta­cas va­cías. En esa at­mós­fe­ra, que du­ra­rá has­ta que sue­nen los pri­me­ros acor­des de la re­ver­sio­na­da “Su­gar”, Ni­co­lás Ca­bré (37) pre­pa­ra el agua pa­ra el ma­te. Con­cen­tra­do, su­per­vi­sa que el ves­tua­rio es­té en su lu­gar y an­tes de dar co­mien­zo a la pri­me­ra fun­ción, don­de se su­mer­gi­rá en la piel de la desopi­lan­te Vio­le­ta (o Jerry) se aco­mo­da en uno de los pal­cos la­te­ra­les del tea­tro don­de es­pe­ra a su com­pa­ñe­ro, Fe­de­ri­co D’Elia (50), que lle­ga mi­nu­tos des­pués.

“¡Ho­la, D’Elia!”, sa­lu­da Ca­bré con pi­car­día. Lle­gas­te a las cua­tro de la tar­de,¿ No?, re­tru­ca el ac­tor quien in­ter­pre­ta a la de­li­ran­te Jo­sep­hi­ne (que en reali­dad es Joe) y an­te la mi­ra­da cóm­pli­ce de su co­le­ga, ex­pli­ca: Ni­co lle­ga dos ho­ras an­tes de la fun­ción, mí­ni­mo. Lo que pa­sa es que to­ma mu­cho ma­te. ¡Ese es el te­ma! Yo lle­go tran­qui­lo, una ho­ra an­tes de em­pe­zar. El pro­ba­ble­men­te ha­ga mu­chas co­sas an­tes. El otro día en­tré a su ca­ma­rín y es­ta­ba en el pi­so prac­ti­can­do al­gún ti­po de ejer­ci­cio de es­ti­ra­mien­to; no es­toy muy se­gu­ro de qué era.

Ni­co­lás ¿Elon­ga ca­da fun­ción an­tes de sa­lir a es­ce­na? —Ni­co­lás: No siem­pre. (Ri­sas) Lo mío va más por el ma­te que por el en­tre­na­mien­to sin­ce­ra­men­te. Aun­que en es­ta obra la elon­ga­ción es ca­si obli­ga­to­ria. Pe­ro las pier­nas y el cuer­po no res­pon­den igual. Am­bos de­be­ría­mos es­ti­rar y calentar un po­co más y lar­gar la char­la. Pe­ro nos re­sis­ti­mos. —Fe­de­ri­co: Eso se lo de­ja­mos a los bai­la­ri­nes que tie­nen que le­van­tar la pa­ta has­ta el te­cho. No­so­tros bai­la­mos po­co y tam­po­co te­ne­mos la cul­tu­ra ni el en­tre­na­mien­to de calentar la voz, por ejem­plo. ¡Nos man­da­mos

“Su­sa­na nos con­tu­vo y nos acon­se­jó so­bre có­mo usar la pe­lu­ca. Es­ta­ba muy pen­dien­te de nues­tra ima­gen .... ” (F. D’Elia)

de una! Su­pon­go que por­que to­da­vía no to­ma­mos cons­cien­cia.

—Y cuan­do lle­gó a sus ma­nos la pro­pues­ta de per­so­ni­fi­car a dos hom­bres tra­ves­ti­dos. ¿Tam­bién se man­da­ron o tu­vie­ron que pen­sar­lo?

—N: ¡Era una lo­cu­ra de­cir que no! Es­tar ves­ti­do y ha­cer de mu­jer lo vi­vo con mu­cha na­tu­ra­li­dad por­que es al­go que me per­mi­te ju­gar. No es la pri­me­ra vez que ha­go al­go así; mu­chos de mis per­so­na­jes tu­vie­ron un to­que no gay pe­ro ca­si, co­mo Axel en la fic­ción “Sin Có­di­go o en la pe­lí­cu­la “Ciu­dad del Sol”, don­de in­ter­pre­té a un chi­co ho­mo­se­xual que de no­che era trans­for­mis­ta y can­ta­ba y bai­la­ba. Es­ta no es una imi­ta­ción fiel de dos mu­je­res de aque­lla épo­ca sino que son dos ti­pos dis­fra­za­dos de mi­nas to­tal­men­te im­pre­sen­ta­bles que jue­gan con eso. No es que tu­vi­mos que ha­cer un tra­ba­jo ac­to­ral pa­ra bus­car a la mu­jer in­te­rior...

F: Me pa­re­ce que hu­bie­se si­do has­ta más desafian­te que de ver­dad com­pon­ga­mos a mi­nas. Es­tos son dos ato­rran­tes que de un día pa­ra el otro de­ci­den ves­tir­se así y se van me­tien­do en un mun­do que les em­pie­za a di­ver­tir. Só­lo te­nía­mos que cam­biar­nos las pil­chas . —Y ca­mi­nar y bai­lar en ta­cos... —N: Por suer­te tu­vi­mos los ta­qui­tos tres se­ma­nas an­tes del es­treno así es que lle­ga­mos can­che­ros. ¡Si te dan el ta­co un día an­tes te arrui­nan la vi­da!

—F: Fue lo pri­me­ro que pe­di­mos, que por fa­vor nos die­ran los za­pa­tos por­que yo par­ti­cu­lar­men­te te­nía más que mie­do; me da­ba no se qué. Ya que no bai­la­ba y en­ci­ma te­ner que bai­lar con za­pa­tos al­tos, pen­sa­ba: ¡Chau, yo me ma­to!”.

¿Sien­ten vér­ti­go o mie­do a res­ba­lar­se en es­ce­na?

—F: Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra los ta­cos nos ayu­da­ron por­que eran bas­tan­te ba­ji­tos y cua­dra­dos, co­mo se usa­ban en los años 30. Tie­nen bas­tan­te es­ta­bi­li­dad.

—N: Cla­ro, no son tan al­tos. Pe­ro fue to­da una adap­ta­ción, el ves­tua­rio en ge­ne­ral, no só­lo los ta­cos. Hay un mon­tón de co­sas. —¿Por ejem­plo? —F: (In­te­rrum­pe) ¡Las cal­zas! Son

unas me­dias que nos po­ne­mos des­de el prin­ci­pio de la obra, que las te­ne­mos des­de que arran­ca la fun­ción cuan­do sa­li­mos ves­ti­dos de hom­bres. Eso es lo más in­có­mo­do por­que te aprie­ta to­do el tiem­po y de gol­pe se pue­de caer y te lo te­nés que es­tar su­bien­do. ¡Las mu­je­res sa­ben de qué ha­blo! La pe­lu­ca no mo­les­ta­ba aun­que a ve­ces trans­pi­ras mu­cho y los días que ha­ce ca­lor ni ha­blar... ¡Y el ca­mi­són es te­rri­ble! Ahí me sien­to una gor­da. Soy co­mo la ma­dre de la fa­mi­lia “Te­le­rín”, un di­bu­jo de mi épo­ca que te man­da­ba a dor­mir.

—¿Y us­ted Ni­co­lás? ¿Qué pien­sa cuan­do se ve fren­te al es­pe­jo en ca­mi­són y pe­lu­ca?

—N: ¡Me veo ho­rri­ble, im­pre­sen­ta­ble! Yo me pinto la bo­ca con rou­ge muy grue­sa por­que me gus­ta así, no quie­ro na­da fi­ni­to. Y me la voy re­to­can­do yo mis­mo du­ran­te to­da la fun­ción. No te pue­do de­cir exac­ta­men­te lo que di­je cuan­do me vi por pri­me­ra vez ....

—¿Y cuan­do lo vio a su com­pa­ñe­ro..? —N: ¡Me tran­qui­li­cé! Di­je: ¡Epa .... ! No es­toy tan mal. (Ri­sas)

F: Tie­ne ra­zón ¡eh!. Qui­zás sa­fa un po­co más él por­que es más jo­ven y más fla­qui­to. Pe­ro yo por lo me­nos no tu­ve que usar tra­je de ba­ño .... ¡La ma­lli­ta “to­bul”; esa ajus­ta­da que usa Ni­co…

—N: ¡De­fi­ni­ti­va­men­te me sien­ta me­jor el ca­mi­són! Es­toy más recatado.

F: En la pri­me­ra prue­ba de ves­tua­rio nos en­con­tra­mos an­tes los dos pa­ra pro­bar­nos la ro­pa y ver có­mo que­dá­ba­mos. Una co­sa real­men­te es­pan­to­sa Co­mo mi­nas da­mos muy feos. ¡Yo di­ría que no sa­fa nin­guno!

—N: ¡Co­mo mu­je­res so­mos intocables! En un al­to en la en­tre­vis­ta con CA­RAS, des­de los pa­si­llos (ca­mino a ma­qui­lla­je) irrum­pe Gri­sel­da Si­ci­la­ni (39). A lo le­jos y con una son­ri­sa sa­lu­da con la mano y con­ti­núa en di­rec­ción al es­ce­na­rio. “Me sa­co el som­bre­ro con “Gri”, es co­mo un to­ri­to la­bu­ra­dor. Nun­ca ha­bía­mos tra­ba­ja­do jun­tos pe­ro la co­no­cía por­que soy muy ami­go de Adrián Suar”, cuen­ta De­lía y Ca­bré, que com­par­tió set con la ac­triz en “Sin Có­di­go” y “Los Úni­cos” , ase­gu­ra: Nos co­no­ce­mos mu­cho. La ale­gría con la que se tra­ba­ja en es­te equi­po es es­pec­ta­cu­lar. Mi­rar al cos­ta­do y ver­la a Gri­sel­da o a Fe­de­ri­co es una tran­qui­li­dad pa­ra mí. Mu­chas ve­ces te in­ten­tan ven­der una Fe­rra­ri y cuan­do abrís el ca­pó, de­cís: Es­to es un Fiat 600 . Pe­ro es­ta es una Fe­rra­ri de ver­dad, por don­de la mi­res .

—La mis­ma Fe­rra­ri que su­po co­man­dar Su­sa­na Gi­mé­nez jun­to a Ricardo Da­rín y Ar­tu­ro Puig en los glo­rio­sos ‘80. En una en­tre­vis­ta con CA­RAS, la diva re­ve­ló que so­bre el es­ce­na­rio se ten­ta­ban, se iban de li­bre­to y que has­ta sus co­le­gas le ha­cían mal­da­des so­bre el es­ce­na­rio. ¿Su­ce­de al­go pa­re­ci­do con es­te trío? —N: No nos pa­sa tan­to aun­que un par de ve­ces nos ten­ta­mos. A ve­ces son só­lo mi­ra­das pe­ro to­das las fun­cio­nes son di­fe­ren­tes y pa­san un mon­tón de co­sas. Yo no soy muy ami­go de la ten­ta­da; odio cuan­do me pa­sa eso.

—F: ¡Pe­ro les pa­só el otro día por pri­me­ra vez! Con Gri­sel­da. Ella tu­vo un par de fur­cios jun­tos y ha­bló con la “z” sin que­rer y Ni­co la si­guió con­tes­tán­do­le con la “z”. No po­dían pa­rar de reír­se y Gri­sel­da se que­ría mo­rir.

¿La pre­sen­cia de Su­sa­na en los en­sa­yos los alen­ta­ba o les ge­ne­ra­ba al­gún ti­po de pre­sión? —F: Siem­pre fue muy con­te­ne­do­ra y ge­ne­ro­sa con los tres. Es­ta­ba aten­ta a la ima­gen y a que te veas bien es­té­ti­ca­men­te. A mí me de­cía: “Fe­de, cuan­do te sa­cás la pe­lu­ca, aga­rra­te bien el pe­lo así no se te ve”.

—¿La mi­ra­da de Da­rín y Puig des­de las pri­me­ras fi­las los con­di­cio­nó?

—N: Ricardo es Ricardo y yo soy yo. Su­sa­na es Su­sa­na. Nin­guno in­ten­tó imi­tar ni to­mar na­da. La otra “Su­gar” no la ha­bía vis­to; lo hi­ce por pri­me­ra vez en ca­sa de Gus­ta­vo Yan­ke­le­vich. Ricardo vino, se rió mu­cho y la pa­só muy bien.

F: Sa­bía­mos que es­tá­ba­mos ha­cien­do al­go que fun­cio­nó muy bien con ac­to­res fuer­tes pe­ro nos co­rri­mos de eso. Ar­tu­ro, al ser el di­rec­tor, te­nía muy fres­co lo que le pa­sa­ba a mi per­so­na­je. A ve­ces me pe­día co­sas que yo le de­cía “’Ar’, a eso no lle­go. A a vos te re­sul­ta­ba có­mo­do pe­ro a mí no. Ten­go que en­con­trar­le otra vuel­ta”. Y ahí sur­gió lo in­tere­san­te. —Fe­de­ri­co: Us­ted tie­ne tres hi­jos ca­si ado­les­cen­tes... ¿Có­mo reac­cio­na­ron al ver a su pa­dre ves­ti­do de mu­jer?

F: El más gran­de Teo, de 16, an­tes de ve­nir me pre­gun­ta­ba: ¿Pa’, me vas a dar ver­güen­za? , por­que ya me ima­gi­na­ba ves­ti­do de mi­na y to­do. “Es­pe­ro no dar­te ver­güen­za”, le con­tes­té. Juan, de 14, se rió mu­cho con la obra y Mi­ran­da, de 9, que le en­can­ta el

“Nos pin­ta­mos la bo­ca muy grue­sa con rou­ge. Co­mo mi­nas da­mos muy feos. Un es­pan­to”.

can­to y el bai­le, que­dó fas­ci­na­da.

—Ru­fi­na (3), la hi­ja de Ni­co­lás, hoy no vino pe­ro lo acom­pa­ña siem­pre en ca­da fun­ción... ¿Es cier­to que sa­be to­da su le­tras y las co­reo­gra­fías de la obra?

—N: ¡No só­lo de es­ta obra! Ru­fi te pue­de de­cir el guión com­ple­to de “El Qui­lom­be­ro” tam­bién. Ella lle­ga y es la due­ña del tea­tro. Va, vie­ne, tie­ne sus anéc­do­tas con to­dos, la mal­crían, se ma­qui­lla, se des­ma­qui­lla. Es chi­qui­ta pe­ro en­tien­de to­do. Sa­be cuán­do tie­ne que ha­cer si­len­cio, dón­de pue­de ju­gar, dón­de no, sa­be que es el tra­ba­jo de su pa­pá y en­tien­de que nos es­ta­mos es­ca­pan­do de los ma­los o de los mons­truos co­mo di­ce ella. La en­lo­que­ce la mú­si­ca, los bai­la­ri­nes, el tap… Es­tá en su mun­do.

F: ¡Jus­to hoy le tra­je un chocolatito y no vino! A ve­ces tam­bién vie­ne Mar­ga­ri­ta, la hi­ja de Gri­sel­da, que es otra di­vi­na y cuan­do se jun­tan son es­pec­ta­cu­la­res. De gol­pe es­toy en el pa­si­llo y Ru­fi me di­ce: “Fe­de, apu­ra­te que te­nés que es­tar en es­ce­na”. O gri­ta: “Gri­sel­daaaaaa..”, de­ses­pe­ra­da pa­ra que la sa­lu­de.

—Ni­co­lás, se lo per­ci­be re­la­ja­do y has­ta más re­fle­xi­vo. ¿Pien­sa que la pa­ter­ni­dad lo mo­di­fi­có?

—N: Me aco­mo­dó. Y me per­mi­tió en­ten­der qué co­sas im­por­tan y qué co­sas no im­por­tan ab­so­lu­ta­men­te na­da. Sien­do más gran­de, te­nien­do muy cla­ras mis prio­ri­da­des y mi vi­da más or­de­na­da con mi hi­ja, pue­do vi­vir el tra­ba­jo de otra ma­ne­ra. Me per­mi­to dis­fru­tar­lo más y des­de otro lu­gar. Ten­go son­ri­sas y ale­grías que no tu­ve nun­ca ja­más en la vi­da.

—Y ese “dis­fru­tar más” .... ¿Tam­bién in­clu­ye el amor de una pa­re­ja?

—N: No só­lo de una pa­re­ja… Tam­bién de la gen­te que me ro­dea. Bus­co bue­nas per­so­nas, gen­te que te acom­pa­ñe des­de el co­ra­zón. Per­so­nas que te de­jen al­go. Pa­re­ja, no pa­re­ja, ami­go, lo que sea… Bus­co es­tar bien ro­dea­do. Y re­pi­to lo que te de­cía al co­mien­zo de la no­ta, mi­rar a un cos­ta­do y ver a Gri­sel­da y a Fe­de­ri­co me de­ja muy tran­qui­lo. Vuel­vo a mi ca­sa fe­liz y sa­tis­fe­cho.

“Mi­rar al cos­ta­do y ver a Gri­sel­da o a Fe­de es bue­ní­si­mo. Es­te “Su­gar” es una ver­da­de­ra Fe­rra­ri”. (N. Ca­bré)

Cóm­pli­ces, la du­pla de ac­to­res ce­le­bra con CA­RAS el su­ce­so de la re­ver­sio­na­da “Su­gar”. Lo más di­fí­cil de in­ter­pre­tar a dos hom­bres tra­ves­ti­dos, di­cen, fue lu­cir cal­zas muy ajus­ta­das. Ellos mis­mos se ma­qui­llan y ase­gu­ran que usar ta­cos no fue pro­ble­ma.

Coin­ci­den en que Ru­fi­na, la hi­ja de Ca­bré con la “Chi­na” Suá­rez, es la rei­na del tea­tro. Con 3 años sa­be to­da la le­tras de la obra. Jun­to a Mar­ga­ri­ta, la hi­ja de Si­ci­lia­ni y Suar, bai­lan to­das las co­reo­gra­fías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.