HAPPY SUM­MER HOLIDAYS

GUI­LLER­MO, MAXIMA Y SUS HI­JAS

Caras - - FOCO - Por Naia­ra Vec­chio

“¡Es­toy or­gu­llo­so de po­der desear­les fe­li­ces va­ca­cio­nes!” (Gui­ller­mo)

Co­mo to­dos los años, el rey Gui­ller­mo (50), la rei­na Má­xi­ma (46) y sus hi­jas Ama­lia (13), Ale­xia (12) y Aria­ne (10) asis­tie­ron a la se­sión anual de fo­tos de ve­rano ce­le­bra­da en el la­go Ka­ger­plas­sen. La ma­ña­na del 7 de julio ama­ne­ció so­lea­da en War­mond, ciu­dad ubi­ca­da al oes­te de los Paí­ses Ba­jos. Son­rien­tes mien­tras los tras­la­da­ba un co­que­to y so­fis­ti­ca­do bo­te, la fa­mi­lia real arri­bó con su tra­di­cio­nal ele­gan­cia, real­zan­do en sus ves­ti­men­tas los co­lo­res blan­co y azul. Ama­lia, la hi­ja ma­yor de los re­yes de Ho­lan­da fue la que aca­pa­ró los flas­hes lue­go de pa­de­cer bull­ying en las re­des so­cia­les por su pe­so. Un kar­ma que tam­bién su­frió su mamá, quien se tu­vo que so­me­ter a es­tric­tas die­tas des­de la ado­les­cen­cia.

Se­gún tras­cen­dió, tras el cy­ber­bull­ying, la prin­ce­sa he­re­de­ra al trono en­tró en un po­zo de­pre­si­vo. In­clu­so du­ran­te ese tiem­po, los re­yes pos­ter­ga­ron las ac­ti­vi­da­des pú­bli­cas de la ni­ña pa­ra pre­ser­var su sa­lud: su in­ten­ción es que sus hi­jas crez­can y ten­gan una vi­da “lo más nor­mal po­si­ble”. La úl­ti­ma apa­ri­ción de Ama­lia an­te la pren­sa ha­bía si­do en abril, cuan­do Gui­ller­mo cum­plió 50 años y to­do el país lo ce­le­bró.

Sin em­bar­go, en sus ha­bi­tua­les sum­mer holidays, la jo­ven se mos­tró fe­liz, di­ver­ti­da y ca­ri­ño­sa con sus pa­dres y her­ma­nas. Así lo re­fle­ja­ron las len­tes de los más de 50 fo­tó­gra­fos y las di­ver­sas cá­ma­ras de los equi­pos de te­le­vi­sión que par­ti­ci­pa­ron de la jor­na­da. An­tes de ser fo­to­gra­fia­do, el Prín­ci­pe agra­de­ció a los me­dios pre­sen­tes por res­pe­tar la in­ti­mi­dad de su fa­mi­lia en su des­can­so y ac­ce­der a to­mar só­lo las fo­tos au­to­ri­za­das. “¡Es­toy or­gu­llo­so y con­ten­to de desear­les unas fe­li­ces va­ca­cio­nes!”, ma­ni­fes­tó el Rey al fi­na­li­zar la se­sión fo­to­grá­fi­ca. Lue­go, en­tu­sias­ta y acom­pa­ña­do en to­do mo­men­to por su fa­mi­lia, in­ter­ac­tuó en los jar­di­nes con “Ski-

pper” y “Na­la”, los sim­pá­ti­cos la­bra­do­res de la reale­za.

Gui­ller­mo Ale­jan­dro na­ció el 27 de abril de 1967 y es el hi­jo ma­yor de la ex Rei­na Bea­triz I de Ho­lan­da, quien en 2013 le ce­dió el trono tras es­tar en el po­der du­ran­te más de 30 años. El 2 de fe­bre­ro de 2002 se ca­só con Má­xi­ma Zo­rre­guie­ta Ce­rru­ti y, co­mo ac­tual he­re­de­ro de la mo­nar­quía ho­lan­de­sa es­ta­ble­ci­da en 1815, se lo lla­ma “Su Al­te­za Real el Prín­ci­pe de Oran­ge”. El le­ma de Ho­lan­da, “Je main­tien­drai” (Man­ten­dré), los co­lo­res de la ban­de­ra y el tono na­ran­ja que iden­ti­fi­ca al país pro­ce­den de la Ca­sa de Oran­ge-Nas­sau, de don­de des­cen­dió el pri­mer so­be­rano: el Rey Gui­ller­mo I. En di­cho te­rri­to­rio, el mo­nar­ca tie­ne un po­der li­mi­ta­do: los re­yes go­zan de in­mu­ni­dad, son neu­tra­les en te­mas po­lí­ti­cos y el po­der real lo ejer­cen los mi­nis­tros. El 7 de julio, en ho­nor a su his­to­ria, el so­be­rano hi­zo su tra­di­cio­nal po­sa­do pa­ra dar la bien­ve­ni­da al ve­rano en un cli­ma dis­ten­di­do y pleno.

Ves­ti­dos con es­té­ti­ca de ma­ri­ne­ros, Má­xi­ma y Gui­ller­mo abra­zan a sus hi­jas. Su ca­ris­ma fue re­tra­ta­do por de­ce­nas de fo­tó­gra­fos de to­do el mun­do.

Tras 15 años de ma­tri­mo­nio, los re­yes de Ho­lan­da si­guen tan enamo­ra­dos co­mo al prin­ci­pio de su re­la­ción. Ca­da apa­ri­ción pú­bli­ca evi­den­cia el cla­mor po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.