DUE­LO DE ES­TI­LOS EN HAM­BUR­GO

AWADA BRI­LLO EN EL G20

Caras - - FOCO - Por Die­go Es­te­ves

Una de las pos­ta­les del via­je de Ju­lia­na Awada (43) jun­to a Mau­ri­cio Ma­cri (58) a la cum­bre del G20 de Ham­bur­go re­su­me su rol pro­ta­gó­ni­co. En oca­sión de la fo­to de fa­mi­lia que se to­man las es­po­sas y es­po­sos de ca­da uno de los man­da­ta­rios, la pri­me­ra da­ma ar­gen­ti­na des­con­trac­tu­ró el mo­men­to con un gesto que re­fle­ja una es­pon­ta­nei­dad a prue­ba de pro­to­co­los. Lue­go del es­fuer­zo des­co­mu­nal del fo­tó­gra­fo pa­ra cap­tar las mi­ra­das y son­ri­sas de los 22 cón­yu­ges, Awada im­pro­vi­só en ale­mán: “Dan­ke schön” (mu­chas gra­cias, en es­pa­ñol). El gesto desacar­to­nó el mo­men­to y pro­vo­có la son­ri­sa de sus pa­res, quie­nes apre­cian el buen hu­mor y en­tu­sias­mo de la mu­jer del Pre­si­den­te. Ade­más de la sim­pa­tía na­tu­ral, es cen­tral el do­mi­nio de idio­mas de la em­pre­sa­ria tex­til: do­mi­na el in­glés, el ita­liano y el fran­cés. Otro de los se­cre­tos y ca­si un ABC en ca­da uno de sus via­jes es apren­der tres pa­la­bras cla­ve en la len­gua lo­cal: “ho­la”, “gra­cias” y “por fa­vor”. Una for­ma de lo­grar pro­xi­mi­dad y acor­tar bre­chas cul­tu­ra­les. Es que ya no re­sul­ta lla­ma­ti­vo que Ju­lia­na se sa­lu­de con fa­mi­lia­ri­dad con sus pa­dres de Chi­na y Ja­pón, a pe­sar de pro­ve­nir de mun­dos di­fe­ren­tes. A eso se su­ma su don na­tu­ral de re­cor­dar el nom­bre de ca­da uno de los fun­cio­na­rios. Des­de lue­go que la re­la­ción con las pri­me­ras da­mas es mu­cho más flui­da. En­tre ellas se en­cuen­tra Brid­git­te Ma­cron, es­po­sa del re­cien­te­men­te ele­gi­do Je­fe de Es­ta­do fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron. Ju­lia­na se desen­vuel­ve en ese idio­ma ca­si co­mo con el cas­te­llano, pro­duc­to de sus fre­cuen­tes via­jes jun­to a su

ma­dre, Po­mi, pa­ra ins­pi­rar las co­lec­cio­nes de la tex­til fa­mi­liar “Awada”. A eso se su­ma la re­la­ción con el em­pre­sa­rio bel­ga Bruno Bar­bier, quien re­si­de en Fran­cia y es pa­dre de su hi­ja ma­yor, Va­len­ti­na. Por eso am­bas mu­je­res com­par­tie­ron una lar­ga char­la, en la que la mu­jer de Ma­cri asu­mió el pro­ta­go­nis­mo con­tán­do­le su ex­pe­rien­cia en te­má­ti­cas so­cia­les vin­cu­la­das a la pri­me­ra infancia. Con quien tam­bién en­ta­bló una muy bue­na re­la­ción fue con Sop­hie Gré­go­rie, la be­lla es­po­sa del pri­mer mi­nis­tro ca­na­dien­se, Jus­tin Tru­deau. La first lady ca­na­dien­se no ha­bía ve­ni­do en la re­cien­te vi­si­ta ofi­cial de su ma­ri­do a la

Ar­gen­ti­na, aun­que ha­bían ha­bla­do bas­tan­te acer­ca de su fa­mi­lia. Gré­go­rie tie­ne un es­ti­lo si­mi­lar al de Awada, con un fuer­te hin­ca­pié en la fa­mi­lia, tan­to que via­jó a Ale­ma­nia acom­pa­ña­da de su hi­jo me­nor, Ha­drien.

Ju­lia­na com­par­tió el es­ce­na­rio del Global Ci­ti­zen Fes­ti­val jun­to a los Tru­deau y a Ma­cri, en su pri­me­ra ac­ti­vi­dad ofi­cial. Allí se pre­sen­ta­ron Sha­ki­ra, el lí­der de Cold­play, Ch­ris Mar­tin, Pha­rrell Wi­lliams y De­mi Lo­va­to. El even­to se reali­zó en el mo­derno Bar­clayd­card Are­na. “La cul­tu­ra y la po­lí­ti­ca pue­den unir­se pa­ra lo­grar los cam­bios que el mun­do ne­ce­si­ta”, di­jo Ju­lia­na, quien con­ver­só en el de­trás de es­ce­na con la can­tan­te co­lom­bia­na, con la que com­par­te el ori­gen li­ba­nés y a quien ya co­no­cía de su épo­ca de pri­me­ra da­ma por­te­ña, cuan­do Sha­ki­ra fue nom­bra­da ma­dri­na de un Cen­tro de Pri­me­ra Infancia de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res.

Más allá de su con­di­ción na­tu­ral, Ju­lia­na tu­vo un plus da­do que se­rá an­fi­trio­na jun­to a su ma­ri­do de la pró­xi­ma cum­bre del G20 con se­de en Bue­nos Ai­res. “Es una for­ma más de mos­trar­le al mun­do to­do lo que los ar­gen­ti­nos so­mos ca­pa­ces de ha­cer”, ex­pre­só. Aun­que la agen­da se ex­ten­dió ape­nas por dos días, el jueves 6 y el vier­nes 7, la va­rie­dad de looks de Awada hi­zo que pa­re­cie­ran más días. De su ves­tua­rio, lo más des­ta­ca­do fue el ves­ti­do es­tam­pa­do con flo­res es­co­te en V con tra­ba en twill de se­da na­tu­ral con re­cor­te en la cin­tu­ra, fal­da al bies, y man­gas ¾, de Me­na­ge a Trois. Tam­bién so­bre­sa­lió el ves­ti­do de man­ga lar­ga con pe­plum en red de cris­ta­les so­bre un vi­so de cre­pe ita­liano, de Gia­cob­be, que acom­pa­ñó con un clutch de Fla­neur. Un si­len­cio­so due­lo de es­ti­los se dio en­tre Awada y su par,

Me­la­nia Trump, quien tam­bién apos­tó a los es­tam­pa­dos con flo­res, acor­de a la épo­ca es­ti­val. “Ca­da nue­va opor­tu­ni­dad de acom­pa­ñar a Mau­ri­cio y de re­pre­sen­tar a los ar­gen­ti­nos es un apren­di­za­je y una con­fir­ma­ción de que la ma­ne­ra de al­can­zar el fu­tu­ro que que­re­mos pa­ra nues­tros hi­jos es tra­ba­jan­do jun­tos”, re­fle­xio­nó la pri­me­ra da­ma, quien una vez más apor­tó una im­pron­ta y un es­ti­lo que se adap­tan al pro­to­co­lo sin per­der es­ti­lo. Mues­tra de ello fue el look con el que arri­bó a Ham­bur­go, de ca­mi­sa, pan­ta­lón ne­gro y unos mo­der­nos mo­ca­si­nes ox­ford pla­tea­dos con pla­ta­for­ma.

El vier­nes 8, Ju­lia­na desa­rro­lló ac­ti­vi­da­des en pa­ra­le­lo con los cón­yu­des de las prin­ci­pa­les eco­no­mías del mun­do. Na­ve­gó por el río El­ba y com­par­tió un al­muer­zo en el his­tó­ri­co puer­to, crea­do en 1189 y sím­bo­lo de la ciu­dad. “Al­mor­cé con los ma­ri­dos y mu­je­res de los lí­de­res del G20. Pro­ba­mos la co­ci­na tí­pi­ca del Nor­te de Ale­ma­nia y com­par­ti­mos nues­tras ex­pe­rien­cias y vi­sio­nes so­bre nues­tros paí­ses y el mun­do. Es­tos en­cuen­tros siem­pre son una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra com­pro­bar que, a pe­sar de nues­tras di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les, lo que nos une es mu­cho más que lo que nos se­pa­ra”, con­clu­yó la Pri­me­ra Da­ma, ca­da vez más afian­za­da en su rol.

Me­la­nia Trump apos­tó al es­tam­pa­do flo­ral al igual que Ju­lia­na.

“La cul­tu­ra y la po­lí­ti­ca pue­den unir­se pa­ra lo­grar los cam­bios que el mun­do ne­ce­si­ta” (Ju­lia­na Awada)

Ver­sá­til, a su lle­ga­da, lu­ció un look in­for­mal, de ca­mi­sa, pan­ta­lón ne­gro y mo­ca­si­nes con pla­ta­for­ma, mien­tras que en la fun­ción de ho­nor de la fi­lar­mó­ni­ca de El­ba, im­pac­tó con un ves­ti­do de man­ga lar­ga con pe­plum en red de cris­ta­les so­bre un vi­so de cre­pe ita­liano

Awada ocu­pó un lu­gar cen­tral en la fo­to de los cón­yu­ges de los man­da­ta­rios, en vis­tas al pró­xi­mo G20 de Bue­nos Ai­res, jun­to al es­po­so de Mer­kel, el ale­mán Joa­chim Sauer. Pa­ra Brid­git­te Ma­cron y Me­la­nia Trump fue la pri­me­ra cum­bre. Awada fue un eje en­tre ellas.

“La ma­ne­ra de al­can­zar el fu­tu­ro que que­re­mos pa­ra nues­tros hi­jos es tra­ba­jan­do jun­tos” (Ju­lia­na Awada)

Me­la­nia lu­ció un ves­ti­do blan­co de Mi­chael Kors que traía a la men­te las ‘flap­pers’ de los años 20. For­ma­do in­te­gra­men­te por hi­le­ras de fle­cos que pa­re­cían in­vi­tar a bai­lar jazz, lo acom­pa­ñó con al­tí­si­mo sti­let­tos al tono.

En la ce­na, Awada fue sen­ta­da al la­do de Trump, con quien con­ver­só ani­ma­da­men­te.

Co­mo an­fi­trión del G20 del año pró­xi­mo que se rea­li­za­rá en la Ar­gen­ti­na, Ma­cri tu­vo un im­por­tan­te rol. El en­cuen­tro en­tre el ru­so Vla­di­mir Pu­tin y Trump fue el más ten­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.