“AMO ES­TAR EN EL DIA A DIA CON ELLAS”

FA­BIAN CU­BE­RO LLE­VO A SUS HI­JAS A ES­QUIAR A CHA­PEL­CO

Caras - - FO­CO - Por Fe­de Le­vin

Re­fe­ren­te del club Vé­lez Sars­field, Fa­bián Cu­be­ro (38) no só­lo es un buen fut­bo­lis­ta, tam­bién es un de­di­ca­do pa­pá, muy enamo­ra­do de In­dia­na (7), Alle­gra (5) y Sien­na (2), las hi­jas que tu­vo con Ni­co­le Neu­mann (36). Apro­ve­chan­do los 10 días que el club le dio de va­ca­cio­nes al plan­tel, via­jó una se­ma­na con sus tres prin­ce­sas a Cha­pel­co y se hos­pe­dó en la ca­sa de Sil­vi­na, la ma­dre de su ami­ga y ve­ci­na, Iva­na Fi­guei­ras. En un lu­gar de en­sue­ño si­tua­do en “Las Pen­dien­tes”, un ba­rrio ce­rra­do del ce­rro, en San Mar­tín de los An­des, Cu­be­ro lle­vó a su ma­dre An­ge­la pa­ra que lo acom­pa­ña­ra y dis­fru­ta­ra de sus nie­tas que se di­vir­tie­ron co­mo nun­ca.

“La ver­dad es que pa­sa­mos una se­ma­na es­pec­ta­cu­lar, las ne­nas to­ma­ron cla­ses de es­quí to­dos los días, hi­ci­mos mu­ñe­cos de nie­ve y me di­ver­tí con ellas co­mo un chi­co más. A mí me en­can­ta ju­gar to­do el tiem­po con las ne­nas, mi se­pa­ra­ción no mo­di­fi­có mi for­ma de ser co­mo pa­pá”, con­tó Fa­bián a su re­gre­so.

—¿Su se­pa­ra­ción de Ni­co­le tam­po­co mo­di­fi­có el tiem­po con las ne­nas?

—No. Es­toy mu­cho con ellas. Yo siem­pre fui muy pre­sen­te y ac­ti­vo con ellas. Amo es­tar en el día a día de las tres. Me des­pier­to tem­prano, les ha­go el desa­yuno, las peino, les re­cuer­do que se tie­nen que la­var los dien­tes, les pon­go pro­tec­tor so­lar. Cuan­do es­ta­mos en la pla­ya las lle­vo al agua, ha­ce­mos cas­ti­lli­tos en la are­na, voy siem­pre de­trás de ellas y me gus­ta es­tar cer­ca. Acá es exac­ta­men­te lo mis­mo, aun­que mi vie­ja me ayu­da a la ho­ra de los ba­ños. El res­to del día me ocu­po yo.

—¿Có­mo fue la es­ta­día en Cha­pel­co?

—La pa­sa­mos bár­ba­ro, dis­fru­ta­mos del frio y por las tar­des nos sen­tá­ba­mos a to­mar cho­co­la­te ca­lien­te cer­ca de la chi­me­nea que da­ba un ca­lor her­mo­so, sal­vo cuan­do le to­ca­ba to­mar la le­che

a Sien­na, mi ne­na me­nor. Ella siem­pre me pi­de que le pre­pa­re la cho­co­la­ta­da y me lle­va a la ca­ma por­que le gus­ta to­mar­la acos­ta­da al la­do mío y to­cán­do­me la ore­ja (ri­sas).

—Fue con su ma­dre, An­ge­la…

—Sí, te­nía ga­nas de que mi ma­dre es­tu­vie­ra cer­ca nues­tro. Ella me ayu­da mu­cho con las ne­nas y se di­vier­te con ellas co­mo si fue­ra una ni­ña más. Te­ne­mos una gran re­la­ción.

—Ha­blan­do de re­la­ción, ¿Có­mo es­tá la su­ya con Ni­co­le en es­te mo­men­to?

—Con Ni­co­le te­ne­mos una re­la­ción muy cor­dial por so­bre to­das las co­sas. Se ter­mi­nó una eta­pa muy lin­da de nues­tras vi­das y aho­ra em­pe­zó otra, es­ta­mos muy bien co­nec­ta­dos pa­ra criar a nues­tras hi­jas de la me­jor ma­ne­ra, cum­plien­do los ro­les de pa­pá y ma­má y la bue­na on­da en­tre no­so­tros ha­ce que las ne­nas es­tén más tran­qui­las y no sea tan du­ra la se­pa­ra­ción pa­ra ellas. Con Ni­co­le es­tá to­do ter­mi­na­do y ca­da uno es­tá em­pe­zan­do a reha­cer su vi­da de la ma­ne­ra que lo crea ne­ce­sa­rio. Sim­ple­men­te eso. Es­toy sol­te­ro y fe­liz con mis hi­jas

—¿Qué hay de cier­to en los ru­mo­res que lo vin­cu­lan a Bar­bie Vé­lez?

—Hi­ci­mos una pro­duc­ción jun­tos. La pa­sa­mos muy bien. Pe­ro es­toy so­lo. Es­tá bueno que pue­da ha­cer lo que quie­ra con mi vi­da. Es al­go a lo que me es­toy acos­tum­bran­do. La con­tra que ten­go es que si bien es­toy abier­to a co­no­cer gen­te, dis­fru­tar, sa­lir y di­ver­tir­me, ten­go la des­ven­ta­ja de que en­se­gui­da me in­ven­tan un ro­man­ce. La ver­dad de to­do es que es­toy muy le­jos de eso, de es­ta­ble­cer una nue­va re­la­ción. Es­toy muy en­fo­ca­do en se­guir sien­do el pa­dre que soy, aco­mo­dar­me un po­co a es­ta nue­va vi­da y la or­ga­ni­za­ción de las ne­nas. Quie­ro de­jar en cla­ro que no ten­go ga­nas de em­pe­zar un ro­man­ce o po­ner­me de no­vio con al­guien, eso se va a dar na­tu­ral­men­te el día que se ten­ga que dar. Me sien­to muy ex­pues­to cuan­do co­noz­co a al­guien, pe­ro lo lle­vo con tran­qui­li­dad.

“Po­ro­to” y sus tres ni­ñas In­dia­na, Alle­gra y Sien­na es­quia­ron, hi­cie­ron un mu­ñe­co de nie­ve y se hos­pe­da­ron en la ca­sa de Sil­vi­na, la ma­má de Iva­na Fi­guei­ras, con quien el ju­ga­dor hi­zo una gran amis­tad.

Fa­bián con su ma­má An­ge­la, quien lo ayu­dó a cui­dar las hi­jas que tu­vo con Ni­co­le Neu­mann. Las ne­nas to­ma­ron cla­ses de es­quí to­dos los días. A pe­sar del ru­mor de ro­man­ce con Bar­bie Vé­lez, afir­ma es­tar so­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.