Pre­ven­ción en ado­les­cen­tes

La sa­lud en la ado­les­cen­cia pre­sen­ta siem­pre un desafío por ser un te­ma que los jó­ve­nes sien­ten ajeno a par­tir de esa sen­sa­ción de in­mor­ta­li­dad que ex­pe­ri­men­tan en ese mo­men­to de la vi­da.

Caras - - SALUD -

Ade­más, la tran­si­ción en­tre el mé­di­co pe­dia­tra y el mé­di­co clí­ni­co sue­le ser di­fi­cul­to­sa: en la ma­yo­ría de los ca­sos, cuan­do de­jan de acu­dir al pe­dia­tra con sus pa­dres no con­ti­núan con sus con­tro­les de sa­lud. Es­ta si­tua­ción se ve es­pe­cial­men­te en los ado­les­cen­tes va­ro­nes ya que las mu­je­res acu­den más a me­nu­do a sus con­tro­les gi­ne­co­ló­gi­cos.

Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) los ado­les­cen­tes re­pre­sen­tan un sex­to de la po­bla­ción mun­dial. Si bien la ma­yo­ría de los ado­les­cen­tes go­za de bue­na sa­lud, hay múl­ti­ples as­pec­tos a te­ner en cuen­ta pa­ra pre­ve­nir la apa­ri­ción de pro­ble­mas en es­ta eta­pa. En es­ta no­ta, te con­ta­mos al­gu­nos de los más im­por­tan­tes.

El Con­su­mo de al­cohol, dro­gas y ta­ba­co re­du­ce el au­to­con­trol y au­men­ta los com­por­ta­mien­tos de ries­go (re­la­cio­nes se­xua­les no pro­te­gi­das, he­chos de vio­len­cia, ac­ci­den­tes, etc.). Fi­jar una edad mí­ni­ma pa­ra com­prar y con­su­mir al­cohol y re­gu­lar la for­ma en que se pro­mo­cio­nan las be­bi­das al­cohó­li­cas pa­ra el mer­ca­do de los jó­ve­nes son al­gu­nas de las es­tra­te­gias que pue­den ayu­dar a re­du­cir el con­su­mo no­ci­vo de al­cohol. Se­den­ta­ris­mo e hi­per­co­nec­ti­vi­dad: el uso ex­ce­si­vo de la tec­no­lo­gía y la co­ne­xión a tra­vés de múl­ti­ples dis­po­si­ti­vos alien­ta el se­den­ta­ris­mo y aten­ta con­tra el con­cep­to de vi­da sa­na, de­por­te y ai­re li­bre.

Ac­ci­den­tes de trán­si­to: los ado­les­cen­tes que em­pie­zan a ma­ne­jar de­ben es­tar in­for­ma­dos acer­ca de las nor­mas de edu­ca­ción vial y de­be ha­cer­se par­ti­cu­lar hin­ca­pié en no ma­ne­jar si be­ben al­cohol.

Pre­ven­ción de em­ba­ra­zos no pla­ni­fi­ca­dos e in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual: es fun­da­men­tal tra­ba­jar en la edu­ca­ción se­xual in­te­gral pa­ra que los ado­les­cen­tes pue­dan vi­vir de ma­ne­ra li­bre y se­gu­ra su se­xua­li­dad. De­ben co­no­cer sus de­re­chos de ac­ce­so a los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos en ge­ne­ral pa­ra pre­ve­nir em­ba­ra­zos no pla­ni­fi­ca­dos. Sa­ber usar el pre­ser­va­ti­vo pa­ra evi­tar in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual (co­mo el HIV, la sí­fi­lis o las he­pa­ti­tis, en­tre otras).

Va­cu­nas en la ado­les­cen­cia: las va­cu­nas son una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des. Al igual que con los con­tro­les mé­di­cos, los ni­ños sue­len te­ner sus va­cu­nas al día mien­tras de­pen­den de sus pa­dres, pe­ro es­to cam­bia cuan­do van lo­gran­do cier­ta in­de­pen­den­cia. Las ni­ñas y ni­ños de­ben re­ci­bir la va­cu­na con­tra el HPV a los 11 años de edad (y a los 6 me­ses la se­gun­da do­sis) y la va­cu­na an­ti­me­nin­go­có­ci­ca. Tam­bién se de­be com­ple­tar el es­que­ma de tri­ple vi­ral (con­tra el sa­ram­pión, la ru­béo­la y las pa­pe­ras) y do­ble bac­te­ria­na (dif­te­ria y té­ta­nos). Y los jó­ve­nes que no ten­gan el es­que­ma com­ple­to (3 do­sis) de he­pa­ti­tis B, de­ben re­ci­bir­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.