LOS SIG­NOS

Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

Caras - - REVELACIONES POR HORANGEL -

ES­COR­PIO (2-10 – 22-11): Pre­va­le­ce el buen hu­mor y la ar­mo­nía ge­ne­ral, la fa­mi­lia se reúne en torno a lo com­par­ti­do y las anéc­do­tas per­mi­ten que el afec­to cir­cu­le. Im­por­tan­tes opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les.

LEO (23-7-22-8): Días pa­ra des­cu­brir que lo que vie­ne sem­bran­do des­de ha­ce al­gún tiem­po con es­fuer­zo y com­pro­mi­so po­dría dar­le la me­jor de las co­se­chas. Sol­ven­cia y tac­to en el ma­ne­jo de una si­tua­ción com­pli­ca­da.

CA­PRI­COR­NIO (22-12 – 20-1): Gran co­mien­zo de se­ma­na con un gesto de al­guien muy cer­cano que re­suel­ve un dilema afec­ti­vo. Des­ta­can su ca­pa­ci­dad de pen­sar más allá de sus pro­pios in­tere­ses. Res­pal­do de sus ma­yo­res.

LI­BRA (23-9 – 22-10): Una en­co­mia­ble in­tui­ción lo po­ne en el buen sen­de­ro, si­ga de cer­ca las ins­truc­cio­nes de es­ta es­pe­cie de sex­to sen­ti­do tan afi­la­do que po­seen los pis­cia­nos y no se equi­vo­ca­rá. En el amor re­cla­ma pre­sen­cia.

VIR­GO (23-8 – 22-9): El des­plie­gue de cua­li­da­des en el uni­ver­so pro­fe­sio­nal es to­tal y los efec­tos ayu­dan a for­ta­le­cer el áni­mo y el hu­mor que ve­nía un po­co mal­tre­cho. La pa­re­ja acom­pa­ña con se­re­ni­dad y ale­gría, disfrútelo.

TAU­RO (21-4 – 21-5): El res­pal­do de per­so­na­li­da­des in­flu­yen­tes de su me­dio alla­na el ca­mino a los pro­yec­tos que ve­nían de­mo­ra­dos por cau­sas aje­nas a su tra­ba­jo. El amor po­dría sor­pren­der, dis­fru­te pe­ro evi­te en­can­di­lar­se.

ACUA­RIO (21-1 – 19-2): El trán­si­to lu­nar al co­mien­zo de la se­ma­na lo po­ne en las me­jo­res con­di­cio­nes emo­cio­na­les pa­ra arre­me­ter con to­do en lo que ne­ce­si­ta di­rec­ción, de­ci­sión y co­ra­je. Jor­na­das pro­duc­ti­vas, ale­gría.

CANCER (22-6 – 22-7): Una vo­lun­tad al ser­vi­cio de re­vi­sar y tal vez re­com­po­ner aque­llas co­sas que ge­ne­ran dis­tan­cia en las re­la­cio­nes más im­por­tan­tes con­mue­ve a los in­vo­lu­cra­dos.

SA­GI­TA­RIO (23-11 – 21-12): No son días pa­ra en­re­dar­se en con­tien­das ni en dispu­tas de po­der, es pre­fe­ri­ble de­jar que las co­sas to­men su cur­so na­tu­ral y a par­tir de ahí de­ci­dir qué ac­cio­nes to­mar. Con­fíe en su ins­tin­to.

PIS­CIS (20-2 – 20-3): Una se­ma­na en la que es con­ve­nien­te re­pa­sar los lo­gros y des­cu­brir có­mo im­ple­men­tar es­tra­te­gias pa­ra lo pró­xi­mo. No es mo­men­to de arries­gar ca­pi­tal o com­pli­car las re­la­cio­nes más cer­ca­nas.

ARIES (21-3 – 20-4): Días en los que con­vie­ne pa­ra un po­co y de­di­car al­gu­nos mo­men­tos a la re­fle­xión: mi­rar a los ma­yo­res es un buen con­se­jo, al­guien po­dría ne­ce­si­tar su ayu­da. Re­cu­rra a lo más no­ble: los ami­gos.

GEMINIS (22-5 – 21-6): Pres­te aten­ción a sus co­ra­zo­na­das y ac­túe en con­se­cuen­cia con to­tal con­fian­za: po­dría sor­pren­der­se. Un vier­nes ga­nan­cio­so, de us­ted de­pen­de no de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.