“EL EM­BA­RA­ZO POTENCIO EL AMOR”

JESICA CI­RIO, PLE­NA, EN SU SE­MA­NA 25 DE GESTACION

Caras - - REVELACIONES POR HORANGEL - Por Gaby Bal­za­ret­ti (Pro­duc­ción Fer­nan­da Vau­dag­na)

“¡Es una ne­na in­quie­ta! ¡Sa­le a la mamá! Co­mo man­da­ri­nas y no pa­ra; se mue­ve co­mo lo­ca…”

Alo le­jos sue­na la clá­si­ca me­lo­dìa en la in­con­fun­di­ble voz de Se­rrat. “Se le hin­chan los pies/el cuar­to mes le pe­sa en el vien­tre/a esa mu­cha­cha en flor/por la que an­du­vo el amor/re­ga­lan­do ci­mien­tes. Si la vie­se Ud/ mi­rán­do­se fe­liz al es­pe­jo/pal­pán­do­se el per­fil/y tren­zan­do mil nom­bres…” Jé­si­ca Ci­rio (32) aca­ri­cia con ter­nu­ra su pan­ci­ta. Que in­ci­pien­te, re­don­da y sú­per mo­ve­di­za aso­mó de re­pen­te. Re­cién cuan­do la fu­tu­ra mamá es­ta­ba por su­pe­rar su quin­to mes de em­ba­ra­zo. O, co­mo a ella más le gus­ta lle­var la cuen­ta, su se­ma­na 25 de ges­ta­ción. Es­tá fe­liz. Una enor­me son­ri­sa per­ma­nen­te ilu­mi­na su ros­tro. Tam­bién es­tá be­lla. Ra­dian­te en su me­tro se­sen­ta y sie­te. Se sien­te exul­tan­te. Or­gu­llo­sa del ya “quin­to mes” que le pe­sa en el vien­tre… Más fe­me­ni­na y sexy que nun­ca. Se­gún con­fe­sa­rá más tar­de. Es­tá atra­ve­san­do el me­jor mo­men­to de la vi­da de una mu­jer. En su pan­ci­ta un nue­vo ser co­bró for­ma y, se­gún las úl­ti­mas eco­gra­fías, ya tie­ne sexo y ros­tro. Aun­que aún no nom­bre, ya que en­tre la va­rie­dad que ba­ra­jan, to­da la fa­mi­lia vo­ta por uno di­fe­ren­te sin lle­gar a po­ner­se de acuer­do. Lo que su­ce­de es que su ma­ri­do, el in­ten­den­te de Lo­mas de Za­mo­ra Mar­tín In­sau­rral­de (47), tie­ne tres hi­jos: Mar­tín (22), Ro­dri­go (19) y Bau­tis­ta (10), y a es­ta al­tu­ra to­dos se pe­lean por ele­gir el nom­bre de quien se­rá la pri­me­ra “mu­jer­ci­ta” de la fa­mi­lia y, sin nin­gu­na du­da, la más mi­ma­da. “¡Es­toy vi­vien­do

“Es­ta be­ba au­men­tó to­do en la pa­re­ja; el amor, la par­te se­xual, la sen­sua­li­dad... Mar­tín me aca­ri­cia y me di­ce ¡Es­tás tan lin­da..!”

el me­jor mo­men­to de mi vi­da!”, re­pi­te Jé­si­ca con una ba­ta de en­ca­je blan­co, ba­lan­ceán­do­se sua­ve­men­te en una me­ce­do­ra. Bien co­mo una mamá. Y, aun­que su pan­ci­ta aún es pe­que­ña, la mu­jer me­nu­da de cur­vas bien mar­ca­das ya es cons­cien­te de que su cuer­po es­tá en un ca­mino de trans­for­ma­cio­nes y que, a la ho­ra del gym (una de sus gran­des pa­sio­nes) ya no pue­de exi­gir­le co­mo an­tes. “Ya es­toy por en­trar en la se­ma­na 26 de ges­ta­ción y de re­pen­te me sa­lió la panza que has­ta aho­ra no te­nía. Sí es­ta­ba con las lo­las más gran­des des­de el pri­mer mes de em­ba­ra­zo. “Em­pe­cha­da”, co­mo bro­mea­ba, pe­ro de panza ni ha­blar. Los sín­to­mas ya son más fuer­tes. Me des­pier­to va­rias ve­ces du­ran­te la no­che y a ca­da ra­to ten­go ga­nas de ha­cer pis…”, cuen­ta Jé­si­ca con una car­ca­ja­da si­nó­ni­mo de la gran fe­li­ci­dad que hoy vi­ve. “Es una ne­na muy in­quie­ta. Sin du­das sa­le a la mamá. Ade­más, es­toy fa­ná­ti­ca de las man­da­ri­nas y ca­da que me co­mo una, se po­ne lo­ca y no de­ja de mo­ver­se. Por eso ya to­mé con­cien­cia de que es­toy em­ba­ra­za­da y tra­té de fre­nar un po­co la aje­trea­da ru­ti­na que te­nía. Ade­más, sien­to más sue­ño que an­tes y mis ener­gías no aguan­tan tan­to. Has­ta me le­van­to mu­cho más tar­de que an­tes y, si pue­do, me duer­mo una sies­ti­ta des­pués de

A los 32 años la sen­sual mu­jer ru­bia cum­pli­rá su gran sue­ño de con­ver­tir­se en mamá. Hoy, fe­liz, aca­ri­cia su pan­ci­ta que ya se mar­có en to­da su re­don­dez. Y, en ex­clu­si­va, po­sa pa­ra CA­RAS.

Con gran emo­ción, Jé­si­ca vi­ve ca­da una de sus eco­gra­fías. La úl­ti­ma, ter­mi­nan­do la se­ma­na 25, en ex­clu­si­va, la com­par­tió con CA­RAS. Allí ya se ve con cla­ri­dad la ca­ri­ta, el cuer­po, las ma­ni­tos y pier­nas de su be­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.