“VOL­VI­MOS A DOR­MIR JUN­TOS”

YA­NI­NA Y LA­TO­RRE: RECONCILIADOS

Caras - - AGENDA -

Su pre­sen­cia en el Ae­ro­par­que Jor­ge New­bery despierta la cu­rio­si­dad de al­gu­nos tu­ris­tas. Rea­li­za el “check-in”, atra­vie­sa las puer­tas de em­bar­que y con la pro­me­sa de “dar vuel­ta la pá­gi­na” y de­jar atrás el in­men­so do­lor que to­da­vía sien­te, se sube con­ven­ci­da al avión de la mano de su pa­re­ja. Sa­be que las he­ri­das aún no ci­ca­tri­za­ron y aun­que el su­fri­mien­to to­da­vía la in­va­de, Ya­ni­na La­to­rre (48) eli­gió po­ner un man­to de agua fría al es­cán­da­lo que la azo­ta tras la in­fi­de­li­dad pú­bli­ca de su ma­ri­do Die­go La­to­rre (47) con Na­ta­cha Jaitt (41).

Por tal mo­ti­vo y en pos de in­ten­tar re­com­po­ner su ma­tri­mo­nio de 23 años, la pa­ne­lis­ta acep­tó la in­vi­ta­ción sor­pre­sa del pa­dre de sus hi­jos, en com­pli­ci­dad con su sue­gra, pa­ra pa­sar un fin de se­ma­na a so­las en las cos­tas uru­gua­yas. El vier­nes 7 de julio, por la tar­de, la par­ti­ci­pan­te del “Bai­lan­do 2016” hi­zo el bol­so y reali­zó una es­ca­pa­da re­lám­pa­go ha­cia la ciu­dad es­te­ña don­de pa­só tres días en pa­re­ja con el ju­ga­dor. “Char­la­mos mu­chí­si­mo”, le ade­lan­tó Ya­ni­na a CA­RAS y ase­gu­ró que el mo­ti­vo del via­je fue: “des­can­sar y re­la­jar­nos”. Apro­ve­chan­do la par­ti­da a Europa de su hi­ja Lola (16), de via­je de es­tu­dios por el Vie­jo Con­ti­nen­te jun­to a sus com­pa­ñe­ros de cur­so, y con su hi­jo Die­gui­to (13) al cui­da­do de su abue­la en Bue­nos Ai­res, hi­cie­ron ca­tar­sis jun­tos y no de­ja­ron na­da sin de­cir­se. Alojados en el ex­clu­si­vo “En­joy Pun­ta del Es­te”, ade­más de dis­fru­tar de las ame­ni­ties que el lu­gar ofre­cía co­mo el spa, el gran ca­sino y los lu­jo­sos res­tau­ran­tes en los que co­mie­ron ca­da no­che, se die­ron la opor­tu­ni­dad de ha­blar por pri­me­ra vez fren­te a fren­te y sin ter­ce­ros. “Fui­mos a des­can­sar y con­ti­nuar ha­blan­do de nues­tros te­mas. Ade­más, ca­mi­na­mos mu­cho por la pla­ya a pe­sar de la llu­via, com­pra­mos co­sas pa­ra la ca­sa y pa­ra nues­tros hi­jos. Y pa­ra co­ro­nar es­te fin de se­ma­na de re­lax y re­fle­xión, nos so­me­ti­mos a increíbles se­sio­nes de ma­sa­jes por­que es­tá­ba­mos muy con­trac­tu­ra­dos”, le con­tó a CA-

RAS. Una de las pri­me­ras char­las fue el do­min­go 9 de julio al me­dio­día en el co­que­to res­tau­ran­te “Las Bri­sas”. Has­ta allí lle­ga­ron lu­cien­do looks muy re­la­ja­dos. Ella vis­tió cal­zas, ca­mi­sa bor­da­da, bor­ce­gos y os­cu­ras ga­fas. El, jeans ro­to, ca­mi­sa y za­pa­ti­llas. Allí, en un tono tran­qui­lo y re­la­ja­do, la pa­re­ja se per­mi­tió con­ver­sar acer­ca del es­cán­da­lo ocu­rri­do las úl­ti­mas se­ma­nas en el que la me­diá­ti­ca Jaitt ex­pu­so au­dios que com­pro­me­tían di­rec­ta­men­te al pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo. A pe­sar del tra­go amar­go, que la man­tu­vo du­ran­te se­ma­nas en el ojo de la tor­men­ta y re­fu­gia­da en el amor in­con­di­cio­nal de sus dos hi­jos, lo­gró de­jar atrás las di­fe­ren­cias y se­guir pe­lean­do. “En 23 años ja­más vi­vi­mos al­go así. Siem­pre fui fiel, no por bue­na, sino por na­tu­ra­le­za. Me sa­có su des­cui­do, la tor­pe­za de ha­cer­lo con al­guien que yo co­noz­co. Die­go fue más b… que h… de p…, y eso es lo más do­lo­ro­so. Ver, leer y es­cu­char es peor que el ac­to se­xual. No me me­re­cía és­to: a mí se me pue­de con­tar to­do”, ase­gu­ra­ba. Y so­bre la ac­tua­li­dad de la pa­re­ja, sos­te­nía: “To­da­vía no ter­mi­né de re­sol­ver qué me pa­sa. Die­go y yo vol­vi­mos a dor­mir jun­tos, aun­que no me na­ce lla­mar­lo o ser ca­ri­ño­sa. Si­gue dan­do dis­cul­pas que, por aho­ra, no es­toy acep­tan­do. Pe­ro lo ban­co: él es­tá dis­po­ni­ble al diá­lo­go cuan­do yo lo ne­ce­si­to. Sien­to que aho­ra lo me­jor es se­guir ha­blan­do, pre­gun­tan­do y ex­pli­can­do. Sa­be que no de­be to­mar­me por b… con in­ten­tos bá­si­cos de re­con­quis­ta. No soy de las que to­man rehe­nes; los re­lo­jes y las car­te­ras me los com­pro yo. Só­lo quie­ro sen­sa­tez y ho­nes­ti­dad”.

A tra­vés de su Ins­ta­gram, Ya­ni­na com­par­tió imá­ge­nes en la que de­no­ta su dis­fru­te y fe­li­ci­dad en Pun­ta del Es­te pe­se a las du­ras cir­cuns­tan­cias que atra­vie­sa la pa­re­ja. Fiel a su es­ti­lo, la pa­ne­lis­ta de “Los An­ge­les de la Ma­ña­na” com­par­te con sus se­gui­do­res to­do y no se ca­lla na­da cuan­do le pre­gun­tan por la in­fi­de­li­dad de su ma­ri­do. “Hoy sien­to que es­tá to­do mu­cho me­jor que unas se­ma­nas atrás. Igual, yo cam­bio de es­ta­do a ca­da ra­to. Aho­ra es­toy pe­lean­do con­tra esos im­bé­ci­les que me quie­ren ver se­pa­ra­da y que no en­tien­den que és­te es un ma­tri­mo­nio de 23 años. O sea que es una unión que no se di­suel­ve ni se ter­mi­na de un día pa­ra el otro”, re­fle­xio­nó.

Tras cul­mi­nar su bre­ve es­ta­día en las có­mo­das ins­ta­la­cio­nes del re­sort, se mos­tra­ron son­rien­tes y muy re­la­ja­dos lue­go de una dis­ten­di­da se­sión de ma­sa­jes que am­bos com­par­tie­ron. Si bien el tiem­po se en­car­ga­rá de ha­cer lo su­yo, por el mo­men­to tan­to Ya­ni­na co­mo Die­go de­ci­die­ron dar el pri­mer pa­so y apostar a la fa­mi­lia. Una es­ca­pa­da ro­mán­ti­ca que sig­ni­fi­ca el ini­cio de una nue­va eta­pa pa­ra la pa­re­ja que des­pués de to­do si­gue cre­yen­do en el amor co­mo el pri­mer día.

Lue­go del es­cán­da­lo, la pa­re­ja se mos­tró fe­liz y re­la­ja­da du­ran­te su via­je re­lám­pa­go al Es­te. No se pri­va­ron de se­sio­nes de ma­sa­jes ni de ca­mi­na­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.