“AYDA LLE­GO A MI VI­DA Y CAM­BIO TO­DO”

ROB­BIE WI­LLIAMS CON SU MU­JER, EN SU DE­BUT CO­MO DI­SE­ÑA­DOR

Caras - - AGENDA -

Los fans lo es­pe­ra­ban pa­ra ova­cio­nar­lo co­mo si se tra­ta­ra de uno de sus con­cier­tos, pe­ro es­ta vez, él lle­gó con otro plan. Rob­bie Wi­lliams (43) es­tre­nó su fa­ce­ta de di­se­ña­dor, de la mano de su es­po­sa, la ac­triz Ayda Field (38). El can­tan­te bri­tá­ni­co acep­tó es­te desafío por una in­vi­ta­ción es­pe­cial de la fir­ma Marc O’Po­lo, que ce­le­bra su 50 aniver­sa­rio con es­ta Sweats­hirt Edi­tion, en la que la pa­re­ja de famosos in­clu­ye­ron bu­zos, re­me­ras y jeans. “Ayda lle­gó a mi vi­da y cam­bió to­do. Aho­ra ten­go una en­tre­na­do­ra, una com­pa­ñe­ra. Es­toy lo­co por ella”, di­jo Wi­lliams re­fi­rién­do­se a su es­po­sa, du­ran­te la pre­sen­ta­ción rea­li­za­da en una tien­da co­mer­cial ubi­ca­da en la ciu­dad de Mú­nich, Ale­ma­nia, que fue trans­mi­ti­da en vi­vo por las re­des so­cia­les, y en el que la pa­re­ja tam­bién po­só con su pe­rro lla­ma­do “Mr. Showbiz”.

A la ho­ra de en­fren­tar a los pe­rio­dis­tas, Field con­fe­só: “Me gus­ta pa­sar tiem­po con Rob­bie, es mi me­jor ami­go. Me gus­ta to­do de él y lo amo”. La de­cla­ra­ción tam­bién sir­vió pa­ra tran­qui­li­zar a los fans so­bre los ru­mo­res que se ha­bían ge­ne­ra­do en los úl­ti­mos me­ses, cuan­do tras­cen­dió que el can­tan­te era víc­ti­ma de fre­cuen­tes ata­ques de pá­ni­co.“Ha­cía tiem­po que ve­nía su­frien­do do­lo­res de espalda, pe­ro en un prin­ci­pio pen­sa­mos que se tra­ta­ba de un ata­que al co­ra­zón. He­mos sen­ti­do mu­cho mie­do, por­que es al­go que ocu­rre de re­pen­te y no tie­nes ni idea de có­mo re­me­diar­lo, ni sa­bes dón­de es­tá la cau­sa. Te to­ma por sor­pre­sa, y es es­pe­cial­men­te do­lo­ro­so por­que te ha­ce sen­tir im­po­ten­te e ima­gi­nas lo peor—afir­mó la ac­triz, an­tes de re­fe­rir­se a un ata­que pun­tual que su­frió Rob­bie—. Se le en­tu­me­ció el bra­zo y no po­día mo­ver­lo, así que per­ma­ne­ció ti­ra­do en el so­fá has­ta que to­má­ra­mos una de­ci­sión. No sa­bía­mos si era apro­pia­do lle­var­lo a una guar­dia o lla­mar a la am­bu­lan­cia. Por suer­te al fi­nal se re­cu­pe­ró”, agre­gó Ayda.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.