NI­CO­LE Y MO­YANO: AMOR HOT Y A LAS ES­CON­DI­DAS

CA­SI INSEPARABLES, EVI­TAN MOS­TRAR­SE

Caras - - FOCO - Por Car­los Cer­vet­to

Los tiem­pos mo­der­nos no dan res­pi­ro, y mu­chas si­tua­cio­nes emo­cio­na­les que an­tes de­mo­ra­ban tiem­po en ci­ca­tri­zar hoy se su­pe­ran a ve­lo­ci­dad cru­ce­ro. Con la ayu­da ines­ti­ma­ble de la tec­no­ló­gía y las re­des so­cia­les, más cos­tum­bres co­ti­dia­nas que em­pie­zan a mu­tar, re­cal­cu­lar hoy los te­mas amo­ro­sos ya no pa­re­ce ser tan trau­má­ti­co. Y sino que lo di­gan Ni­co­le Neu­mann (36) y Fa­cun­do Mo­yano (32), pro­ta­go­nis­tas vo­lun­ta­rios de uno de los ro­man­ces más re­so­nan­tes del 2018, pos­tu­la­do con ar­gu­men­tos só­li­dos pa­ra lu­char por el oro del “Ro­man­ce del Año”.

¿Có­mo se ges­tó la re­la­ción que no de­ja de asom­brar a pro­pios y ex­tra­ños? Se­pa­ra­da ella del fut­bo­lis­ta Fa­bián Cu­be­ro (38) y en cri­sis ter­mi­nal el dipu­tado con la mo­de­lo Eva Bar­gie­la (24), la atrac­ción co­rres­pon­di­da ace­le­ró el pro­ce­so de co­no­ci­mien­to y en­cau­zó el hi­lo con­duc­tor. Y más allá de ce­les­ti­nos –rol que se le ad­ju­di­ca a la pa­ne­lis­ta Conny An­sal­di– o de flir­teos ten­ta­ti­vos, las coin­ci­den­cias no tar­da­ron en flo­re­cer. Y en la se­ma­na que pa­só, si a al­guien le que­da­ban du­das de lo que los me­dios ve­nían anun­cian­do, el ro­man­ce se con­fir­mó con au­to­ri­dad. Por­que Ni­co­le y Mo­yano, aún con re­cau­dos pa­ra evi­tar ser vis­tos y ju­gan­do a las es­con­di­das con los pa­pa­raz­zi, co­men­za­ron a ha­cer la vi­da nor­mal que le gus­ta­ría ha­cer a cual­quier pa­re­ja. Así, hu­bo sa­li­das com­par­ti­das pa­ra to­dos los gus­tos: el mar­tes 5, Fa­cun­do la in­vi­tó a un pal­co del Mo­nu­men­tal a ver a la se­lec­ción ar­gen­ti­na con­tra Ve­ne­zue­la. La mo­de­lo lle­gó al es­ta­dio cuan­do el par­ti­do ya ha­bía em­pe­za­do, y por eso po­cos fue­ron los que se per­ca­ta­ron de su pre­sen­cia. El miér­co­les pa­sa­ron jun­tos la no­che en el ho­tel Wynd­ham Nor­del­ta, un lu­gar que ella co­no­ce bien por ser ha­bi­tué de su Spa. El vier­nes al me­dio­día al­mor­za­ron en La Mar, el ca­li­fi­ca­do res­tó pe­ruano de Aré­va­lo y Ni­ca­ra­gua. Ese día la fo­to es­tu­vo al caer, ya que va­rios pa­pa­raz­zi los es­pe­ra­ban an­sio­sos en la puer­ta. Sin em­bar­go, a tra­vés de una há­bil ma­nio­bra de es­ca­pe, lo­gra­ron sa­lir del lu­gar sin ser vis­tos. El sá­ba­do a la no­che no se pri­va­ron de ir a la dis­co em­ble­má­ti­ca de las ce­le­bri­ties, Te­qui­la, don­de no pu­die­ron fre­nar sus an­sias de be­sar­se en el VIP. Y el do­min­go, co­mo cual­quier hi­jo de ve­ci­nos, tar­de­ci­ta de cine en las sa­las de Nor­del­ta co­mo bro­che de una se­ma­na que los amal­ga­mó de cuer­po y al­ma.

Con­ven­ci­do de lo que es­tá ha­cien­do, Mo­yano di­jo lo su­yo. Abor­da­do por una no­te­ra reivin­di­có su de­re­cho a sa­lir con quién quie­ra y a no te­ner na­da que ocul­tar. “Es un te­ma mío si ten­go o no una re­la­ción con Ni­co­le. Me ma­ne­jo co­mo me ma­ne­ja­ría con cual­quier per­so­na que co­noz­co o que es­toy co­no­cien­do. No ha­go na­da ma­lo, sino lo que ha­ría cual­quier per­so­na sol­te­ra que es­tá co­no­cien­do a otra que tam­bién es­tá sol­te­ra, y es nor­mal sa­lir a to­mar un ca­fé, a co­mer, a bai­lar... No por ser dipu­tado no pue­do ha­cer eso”, se des­pa­chó. Y si bien la fo­to jun­tos aún se ha­ce desear, los ro­les de ca­da uno ya es­tán bien asig­na­dos y re­par­ti­dos.

Al­gu­nas fo­tos anó­ni­mas de­la­tan el al­muer­zo en La Mar, la tar­de de cine do­mi­ni­cal en Nor­del­ta (fo­tos de arriba) y el pal­co que com­par­tie­ron en Ri­ver pa­ra ver Ar­gen­ti­na-Ve­ne­zue­la (aba­jo). El sá­ba­do a la no­che tam­bién fue­ron a Te­qui­la, otra prue­ba más de una re­la­ción que crece.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.