“VICKY ES UN TOR­BE­LLINO IN­DO­MA­BLE”

LOS XIPOLITAKIS: ELE­NA Y MA­NUEL CON SU HI­JA

Caras - - FOCO - Por Gaby Bal­za­ret­ti

Son pa­re­ci­dos y muy di­fe­ren­tes a la vez. Ma­nuel Xipolitakis se mues­tra tran­qui­lo y con­des­cen­dien­te con “sus” mu­je­res. Ellas se ríen cóm­pli­ces y lo mi­man pa­ra lo­grar to­dos sus ob­je­ti­vos. Ele­na Cris­ti­na Da­mia­nos tie­ne la mis­ma ri­sa am­plia, cla­ra y sin­ce­ra que su hi­ja. Tam­bién la mis­ma co­que­te­ría. Vic­to­ria Je­sús (30) es la del me­dio. Pri­me­ro lle­gó Ste­fi y Ni­co­lás es el me­nor de los her­ma­nos. Sin em­bar­go “Vicky” siem­pre se dis­tin­guió en la fa­mi­lia. Su­po ser la mi­ma­da y con­sen­ti­da de los abue­los y de sus pa­dres. A ellos no les gus­ta la ex­po­si­ción. Ele­na, los fi­nes de se­ma­na, en­se­ña idio­ma en la es­cue­la grie­ga y Ma­nuel tie­ne una em­pre­sa de­di­ca­da a la cons­truc­ción. Am­bos son des­cen­dien­tes de grie­gos y en sus fa­mi­lias aún hoy se cum­plen con to­das las tra­di­cio­nes de su tie­rra. Se co­no­cie­ron en Mar del Pla­ta, en don­de Ele­na vi­vía con sus pa­dres y, des­pués de sie­te años de novios, se ca­sa­ron y se ins­ta­la­ron en la zo­na de La­nús, en el Gran Bue­nos Aires. “Pro­ta­go­ni­za­mos una his­to­ria de amor de no­ve­la pa­ra to­da la vi­da…”, di­cen mos­trán­do­se tan enamo­ra­dos co­mo ha­ce ca­si 40 años cuan­do se vie­ron por pri­me­ra vez. Jun­to a ellos Vicky vuel­ve a ser una ni­ña. Se cuel­ga de sus cue­llos, les en­tre­la­za las ma­nos, gri­ta y sal­ta con ex­ci­ta­ción. Ma­nuel se ta­pa los oí­dos y Ele­na le pi­de que ba­je la voz. “¡Así es to­do el tiem­po cuan­do es­tá en ca­sa! Pe­ro cuan­do no es­tá la ex­tra­ña­mos ho­rro­res. ¡So­mos una fa­mi­lia grie­ga muy uni­da! Vicky es un tor­be­llino in­do­ma­ble que te su­pera a ca­da mo­men­to”, ape­nas pue­de agre­gar la ca­be­za de los Xi­po­li-

“Ellos me die­ron una ni­ñez her­mo­sa. Inol­vi­da­ble y lle­na de amor. Re­co­noz­co que fui mal­cria­da pe­ro des­de el amor”.

ta­kis que es­tá ner­vio­so por­que es tar­de de do­min­go y fút­bol con su gran pa­sión: Bo­ca. “Ya des­de an­tes de na­cer Vicky se ha­cía sen­tir con sus pa­ta­di­tas y cons­tan­tes mo­vi­mien­tos en mi pan­za. Fue una ni­ña hi­per­qui­né­ti­ca. ¡Un ver­da­de­ro te­rre­mo­to! ¡Tan in­quie­ta era que en el úl­ti­mo mes de em­ba­ra­zo que­dó sen­ta­da en mi úte­ro y tu­vie­ron que ha­cer­me una ce­sá­rea pa­ra sa­car­la! De be­bé no dor­mía na­da. Si­mu­la­ba ha­cer­lo y en cuan­to me mo­vía de su la­do, em­pe­za­ba a llo­rar. En­ton­ces era Ma­nuel el en­car­ga­do de acu­nar­la bai­lan­do y can­tan­do cum­bia. Des­pués se pa­ra­ba en la cu­na y se ti­ra­ba des­de allí… ¡Ya de chi­qui­ta era muy as­tu­ta! Co­mo eran tan se­gui­di­tas con Ste­fi las ves­tía igual. Pe­ro Vicky siem­pre era la que an­da­ba to­da des­pro­li­ja y em­ba­rra­da. Era de­ma­sia­da tra­vie­sa. Una vez mor­dió una tor­tu­ga, otra pin­tó un pe­rro y, cuan­do te­nía 5 años, ca­si en­ve­ne­na a sus pri­mos con un tó­xi­co por el que ter­mi­na­ron to­dos in­fec­ta­dos en el sa­na­to­rio… Ade­más de vol­ver­la lo­ca a su her­ma­na con su co­lec­ción de Pe­que­ño Pony que se los sa­ca­ba y co­men­za­ba el gri­te­río. Ste­fi llo­ra­ba y Vicky de­cía ‘yo no fui’ siem­pre. Ste­fi era la tran­qui­la y Vicky la pro­vo­ca­do­ra”, cuen­ta hoy Ele­na con una son­ri­sa par­te de las pe­li­gro­sas tra­ve­su­ras de su hi­ja. Vic­to­ria mi­ra a sus pa­dres co­mo em­be­le­sa­da. Y ríe a car­ca­ja­das al es­cu­char las anéc­do­tas que aún se re­pi­ten en ca­da reunión fa­mi­liar. “Ellos son mis crea­do­res y por eso los amo. Me die­ron una vi­da her­mo­sa. Una in­fan­cia inol­vi­da­ble y lle­na de amor. Sí re­co­noz­co que fui muy mal­cria­da pe­ro des­de el amor”, con­fie­sa quien es­tá só­lo por unos días en su ca­sa, ya que de­be re­gre­sar a Nue­va York en don­de ac­tual­men­te vi­ve con su no­vio Ja­vier Na­se­lli (52).

“Ado­ro a mis pa­pás y de ellos voy a de­pen­der siem­pre, aun­que ten­ga no­vio. De ma­má he­re­dé su luz an­ge­la­da y su bon­dad. De pa­pá, la fuer­za y el hu­mor”, cuen­ta Vicky. Y pa­ra la tran­qui­la y tra­di­cio­na­lis­ta fa­mi­lia grie­ga, la ex­plo­sión de su he­re­de­ra rum­bo a la fa­ma no fue muy bien re­ci­bi­da en su co­mien­zo. “Al prin­ci­pio fue du­ro. Cuan­do de­jó la uni­ver­si­dad de­bo re­co­no­cer que me sho­queó un po­co. Pe­ro no se po­día ir con­tra sus im­pul­sos. Ella siem­pre con­si­gue lo que quie­re. Me im­pac­tó pe­ro, co­mo siem­pre que se tra­ta de mis hi­jos, si los veo fe­li­ces,

que es­tán ha­cien­do lo que aman, yo tam­bién me sien­to fe­liz”, re­pi­te Ma­nuel sin que­rer ha­cer di­fe­ren­cias en­tre sus he­re­de­ros. Sin em­bar­go tam­bién re­co­no­ce que ella les dio al­gún pe­que­ño do­lor de ca­be­za. “Ja­más le voy a cor­tar su ca­mino. Siem­pre la voy a apo­yar en lo que ha­ga y nun­ca sen­tí ver­güen­za de ella. Soy su pa­pá y la co­noz­co. Sé que lo que ha­ce mal es sin to­mar con­cien­cia. Ella es un tor­be­llino, pu­ra luz y co­ra­zón y, a ve­ces, va con to­do sin me­dir con­se­cuen­cias y te su­pera. Sé que Vicky no da es­pa­cio pa­ra ma­ca­nas pe­ro no siem­pre sa­len bien. Cuan­do co­men­zó no me gus­tó mu­cho el he­cho de per­der la pri­va­ci­dad pe­ro siem­pre se­pa­ré eso de la fa­mi­lia. En mi tra­ba­jo no in­flu­yó pa­ra na­da. Me enojé pe­ro des­de la in­co­mo­di­dad que nos pro­vo­ca­ba. Yo no es­pe­ra­ba que mi hi­ja tu­vie­ra la vi­da que tie­ne pe­ro hoy me sien­to muy fe­liz por ella y la voy a apo­yar en to­do. Y, ob­via­men­te, nos cho­có por­que la cria­mos con to­do nues­tro amor”, ase­gu­ra el pa­pá. A lo que Ele­na rá­pi­da­men­te agre­ga: “Vicky es ener­gía y amor y tam­bién mu­cha in­ge­nui­dad. Es ge­ne­ro­sa y so­li­da­ria. ¡Un cas­ca­bel que ja­más se de­pri­mió! Yo le pu­se lí­mi­tes siem­pre pe­ro mu­cho no los acep­ta. Ella no quie­re ex­po­ner­nos y hoy su au­sen­cia de­ja tris­te la ca­sa. Pe­ro es­tá ar­man­do su fu­tu­ro y el día de ma­ña­na sue­ño con que for­me una fa­mi­lia tan fe­liz y ama­da co­mo la que no­so­tros te­ne­mos”. Vic­to­ria Je­sús la ob­ser­va emo­cio­na­da. “Ese tam­bién es mi sue­ño. Pe­ro hoy voy des­pa­cio. Es­toy ena­mo­ra­da pe­ro quie­ro vi­vir es­te amor sin apre­su­rar­me y así po­der dis­fru­tar­lo”, con­clu­ye la ex­plo­si­va ru­bia.

“De ma­má he­re­dé su luz an­ge­la­da y to­da su bon­dad. Y de pa­pá, la fuer­za y el hu­mor.”

El ma­tri­mo­nio, que pron­to cum­pli­rá los 40 años de amor, mi­ma y de­fien­de a su hi­ja le­jos de cual­quier po­lé­mi­ca que ella desate. Con di­ver­ti­das anéc­do­tas re­cuer­dan su fe­liz in­fan­cia.

A pe­sar de ha­ber cum­pli­do los 30, Vicky di­ce que siem­pre se­rá “la ne­na mi­ma­da de ma­má y de pa­pá”. Cris­ti­na y Ma­nuel, jun­to a sus hi­jas en el Ca­ri­be. La son­ri­sa de ma­dre e hi­ja, idén­ti­cas.

La mis­ma son­ri­sa y el mis­mo amor. La pa­re­ja cuen­ta que has­ta aho­ra su hi­ja te­nía la “in­te­li­gen­cia” de no pre­sen­tar­les nin­gún no­vio pa­ra evi­tar com­pro­mi­sos. Ha­ce un mes co­no­cie­ron a Ja­vier Na­se­lli.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.