Con­jun­ti­vi­tis

La pri­ma­ve­ra en las gran­des ciu­da­des es com­pli­ca­do. Pro­li­fe­ran los gér­me­nes, va­rían las ce­pas de vi­rus –que oca­sio­na cam­bios en la sin­to­ma­to­lo­gía– y ca­da vez hay más alér­ge­nos en los am­bien­tes –áca­ros, res­tos ce­lu­la­res, gér­me­nes muer­tos– y ba­su­ra, mu­cha b

Caras - - SALUD - Dr Omar Lo­pez Ma­to M.N.87993

Las di­fe­ren­cias en­tre res­fríos, aler­gias y con­jun­ti­vi­tis son de di­fí­cil diag­nos­ti­co por­que pro­du­cen cua­dros mix­tos.

Tam­bién son di­fí­ci­les de pre­ve­nir los con­ta­gios de­bi­do a los pi­ca­por­tes, el trans­por­te pú­bli­co, etc.; an­dar con bar­bi­jo y guan­tes de go­ma no es muy prác­ti­co, aun­que ha­ya gen­te in­mu­no­de­pri­mi­da que así lo ne­ce­si­ta. Pri­me­ro ha­bla­re­mos de qué es ca­da cua­dro por se­pa­ra­do.

El res­frío o co­ri­za, es la se­cre­ción la­cri­mo­na­sal, pro­duc­to de la irri­ta­ción de las mu­co­sas de la na­riz y la gar­gan­ta por un vi­rus, que pue­de so­bre­in­fec­tar­se por una bac­te­ria (en es­te ca­so la se­cre­ción es mu­co­pu­ru­len­ta co­lor ver­do­sa).

La aler­gia es la irri­ta­ción de las mu­co­sas na­so ocu­la­res (y de otras par­tes de cuer­po) por la pre­sen­cia de un an­tí­geno (un alér­geno) que pro­du­ce una reac­ción an­tí­ge­nos an­ti­cuer­po. La se­cre­ción que pro­du­ce es más cla­ra, por lo cual es más ra­ro que se in­fec­ten y tie­nen una gran can­ti­dad de eo­si­nó­fi­los, los ele­men­tos san­guí­neos res­pon­sa­bles de las reac­cio­nes alér­gi­cas. Por úl­ti­mo, las con­jun­ti­vi­tis (la in­fla­ma­ción de la mem­bra­na trans­pa­ren­te que re­cu­bre el ojo) pue­den ser bac­te­ria­nas o vi­ró­si­cas. Las pri­me­ras se li­mi­tan al ojo y ha­ce las co­no­ci­das le­ga­ñas que man­tie­nen al “ojo pe­ga­do” (las se­cre­cio­nes ad­hie­ren los par­pa­dos). Las vi­ró­si­cas tam­bién pro­du­cen se­cre­cio­nes pe­ro con gran hin­cha­zón de los par­pa­dos y ade­más con­ges­tión de los gan­glios preau­ri­cu­la­res. Mu­chos de es­tos ca­sos es­tán pro­du­ci­dos por un ade­no­vi­rus que ade­más pue­de dar tam­bién do­lor de gar­gan­ta, fa­rin­gi­tis y un es­ta­do gri­pal –con fie­bre y do­lor mus­cu­lar–.

Las con­jun­ti­vi­tis in­fec­cio­sas re­pre­sen­tan un ter­cio de las con­jun­ti­vi­tis. Sal­vos al­gu­nas va­rie­da­des de gér­me­nes muy pa­tó­ge­nos (co­mo la go­no­rrea, que pue­de ser gra­ví­si­mo en un re­cién na­ci­do), las con­jun­ti­vi­tis bac­te­ria­nas no re­vis­ten ma­yor gra­ve­dad ya que ex­cep­cio­nal­men­te pue­den pro­du­cir un abs­ce­so en la cor­nea, que re­vis­te cier­ta gra­ve­dad de no ser tra­ta­da en aque­llos pa­cien­tes que usan len­tes de con­tac­to.

Las con­jun­ti­vi­tis vi­ró­si­cas con com­pro­mi­so sis­té­mi­co se pres­tan a con­fu­sio­nes con los res­fríos, aun­que pre­do­mi­na la con­ges­tión pal­pe­bral y la se­cre­ción na­so­con­jun­tual. Hay mu­chas va­ria­bles de ade­no­vi­rus (un vi­rus que tie­ne mu­chas ce­pas que mu­tan pe­rió­di­ca­men­te). De allí que al­gu­nos cua­dros pue­den ser oli­go­sin­to­má­ti­cos y pa­sar ca­si des­aper­ci­bi­do el com­po­nen­te ocu­lar.

En cam­bio, las con­jun­ti­vi­tis alér­gi­cas son es­ta­cio­na­les (oto­ño, pri­ma­ve­ra), la con­jun­ti­va se ca­rac­te­ri­za por pa­pi­las hi­per­tro­fia­das (par­pa­dos hin­cha­dos) y mu­cha pi­ca­zón con ten­den­cia a fro­tar­se los ojos. Los pa­cien­tes (aun­que no to­dos) tie­nen al­gún an­te­ce­den­te aler­gé­ni­co co­mo ur­ti­ca­rias, ede­mas an­gio­neu­ro­ti­co, etc. La con­jun­ti­vi­tis por cau­sas irri­ta­ti­vas, por uso de cos­mé­ti­cos o sus­tan­cias irri­tan­tes, sue­len com­pro­me­ter prin­ci­pal­men­te el bor­de del par­pa­do. ¿Có­mo pre­ve­nir las con­jun­ti­vi­tis?

En el ca­so de las aler­gias su­pri­mien­do el tó­xi­co o evi­tan­do el con­tac­to. Se pue­den pre­ve­nir usan­do co­li­rios an­ti­alér­gi­cos, aun­que, no recomendamos el uso de cor­ti­coi­des tó­pi­cos por el po­si­ble au­men­to de la pre­sión ocu­lar.

En ca­so de con­jun­ti­vi­tis in­fec­cio­sas: Evi­tar el con­tac­to con pa­cien­tes in­fec­ta­dos. Usar toa­llas o uten­si­lios in­di­vi­dua­les. No com­par­tir ma­qui­lla­jes. La­var­se las ma­nos con al­cohol en gel fre­cuen­te­men­te. Usar de­sin­fec­tan­tes en ae­ro­sol en los am­bien­tes. No usar len­te de con­tac­to (es­te­ri­li­zar­las) ni ma­qui­lla­je. Evi­tar ir al co­le­gio o al tra­ba­jo por el pe­rio­do de con­ta­gio, que usual­men­te es de 5 días. Y co­mo siem­pre, an­te cual­quier du­da, con­sul­te a su mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.