“EL BUEN GUS­TO ES NO EXA­GE­RAR”

EX­CLU­SI­VO: TOMMY HIL­FI­GER CON CA­RAS, EN EL FAS­HION WEEK LON­DRES

Caras - - MODA - Por Ma­ría Tos­ca­na Gar­fun­kel (En­via­da Es­pe­cial a Lon­dres)

La Se­ma­na de la Mo­da en Lon­dres se ce­rró el pa­sa­do mar­tes 19 de sep­tiem­bre con el des­fi­le de Tommy Hil­fi­ger, que pre­sen­tó la co­lec­ción oto­ño-in­vierno 20172018. El Round­hou­se fue el lu­gar ele­gi­do pa­ra el des­fi­le, ya que es el Hall de Rock más fa­mo­so de Lon­dres. Es­ta his­tó­ri­ca es­truc­tu­ra cir­cu­lar es co­no­ci­da por ser el es­ce­na­rio don­de se lle­va­ron a ca­bo los con­cier­tos de to­das las le­yen­das del Rock N’ Roll, in­clu­yen­do a Pink Floyd, Jimmy Hen­drix y The Ro­lling Sto­nes. El show lle­va el nom­bre del re­vo­lu­cio­na­rio con­cep­to de shop­ping que Tommy Hil­fi­ger ha adop­ta­do re­cien­te­men­te: El Tomm­yNow, que se ba­sa com­ple­ta­men­te so­bre la no­ción de “See now, Buy now” (“Vea aho­ra, Com­pre aho­ra”), una idea in­no­va­do­ra pa­ra to­do el mun­do de la mo­da. Has­ta aho­ra, ha­bía que es­pe­rar me­ses an­tes de po­der com­prar la ro­pa que se veía en la pa­sa­re­la, ya que la se­ma­na de la mo­da era so­lo un ade­lan­to de la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Tommy Hil­fi­ger, jun­to con Bur­berry y po­cas mar­cas más, ha si­do uno de los pio­ne­ros de es­ta nue­va for­ma de ha­cer shop­ping. Gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos en el mun­do del co­mer­cio on­li­ne, co­mo la reali­dad vir­tual y el sis­te­ma de re­co­no­ci­mien­to de imá­ge­nes 3D, el clien­te aho­ra pue­de com­prar lo que la mo­de­lo lle­va pues­to en el des­fi­le con una fo­to y un clic.

Gra­cias a es­tos ins­tru­men­tos, la ex­pe­rien­cia de ha­cer shop­ping es in­me­dia­ta y en­tu­sias­man­te pa­ra el clien­te, ade­más de ser con­ve­nien­te y pro­duc­ti­va pa­ra el ne­go­cio. Du- ran­te el pri­mer “Show y Shop” que Tommy Hil­fi­ger lle­vó a ca­bo jun­to con la mo­de­lo Gi­gi Ha­did, en oto­ño de 2016 se re­gis­tra­ron el 900% más de vi­si­tas y com­pras a tra­vés de la pá­gi­na web. La co­la­bo­ra­ción en­tre Tommy y Gi­gi em­pe­zó en 2016 cuan­do inau­gu­ra­ron la nue­va lí­nea Tomm­yxGi­gi. Fue en esa oca­sión que la mo­de­lo hi­zo su de­but co­mo co-di­se­ña­do­ra y em­ba­ja­do­ra glo­bal de la mar­ca. Ade­más de mo­de­lar pa­ra Tommy, Gi­gi re­pre­sen­ta el ideal de “Ame­ri­can Girl” que dis­tin­gue a Tommy Hil­fi­ger en to­do el mun­do, con su on­da Ca­li­for­nia­na que mar­ca ten­den­cia mun­dial pro­mo­vien­do el look de la West Coast. Su pre­sen­cia co­mo mu­sa y di­se­ña­do­ra al in­terno de Tomm­yxGi­gi, da au­ten­ti­ci­dad a los nue­vos di­se­ños que bus­can re­fle­jar el clá­si­co es­ti­lo ame­ri­cano, pe­ro con un efec­to roc­ke­ro que es el tí­pi­co twist del Brand.

En el mar­co de la Se­ma­na de la Mo­da de Lon­dres, Tommy Hil­fi­ger le con­ce­dió una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va a CA­RAS en su ofi­ci­na cen­tral de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca, si­tua­da so­bre Brom­pton Road, a po­cos pa­sos de Ha­rrods, en el fa­mo­so ba­rrio de Knights­brid­ge.

—Us­ted siem­pre ha si­do un fa­ná­ti­co del Rock n’ Roll. ¿De qué for­ma su gus­to mu­si­cal ha in­fluen­cia­do la nue­va co­lec­ción?

—Creo que el es­ti­lo Rock es muy Co­ol. Es ca­lle­je­ro, ca­sual, pe­ro al mis­mo tiem­po atre­vi­do. Siem­pre lo he in­cor­po­ra­do en mis di­se­ños, pe­ro en es­ta tem­po­ra­da en par­ti­cu­lar, jun­to con Gi­gi, fue una ins­pi­ra­cion pa­ra la co­lec­ción. —¿Qué mo­ti­vos lo han lle­va­do a ele­gir el Round­hou­se co­mo es­ce­na­rio pa­ra el des­fi­le en Lon­dres?

—El Round­hou­se es el Hall de Rock n’ Roll más fa­mo­so de Lon­dres. Por eso pen­sa­mos que se­ría el con­tex­to ideal pa­ra pre­sen­tar es­ta nue­va co­lec­ción.

—Tommy Hil­fi­ger es una mar­ca que se ca­rac­te­ri­za mu­cho por su es­ti­lo nor­te­ame­ri­cano. ¿Por qué cree que es tan fa­mo­sa en el res­to

del mun­do?

— Hoy en día, Tommy Hil­fi­ger ya es una mar­ca glo­bal. Aun­que la eti­que­ta ha­ya na­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos, le de­di­ca­mos mu­cha aten­ción a lo que nues­tros clien­tes y fans nos pi­den en to­do el mun­do. En nues­tro Brand, te­ne­mos dos prio­ri­da­des: Pri­me­ro, dar­les a nues­tros clien­tes lo que quie­ren y lo que nos pi­den; y se­gun­do, brin­dar­les lo que to­da­vía no sa­ben que van a que­rer a fu­tu­ro, an­tes de la tem­po­ra­da. En otras pa­la­bras, nues­tro tra­ba­jo es ade­lan­tar­nos a los de­seos de nues­tros clien­tes.

—¿Qué mo­ti­va­cio­nes lo lle­va­ron a ele­gir a Gi­gi co­mo su co­la­bo­ra­do­ra y em­ba­ja­do­ra glo­bal?

—¡No lo pen­sé dos ve­ces! Gi­gi es­ta­ba mo­de­lan­do pa­ra Tommy Hil­fi­ger en ese mo­men­to y pen­sa­mos que po­dría ser más que una mo­de­lo pa­ra no­so­tros. Que­ría­mos que fue­se nues­tra mu­sa, nues­tra co-de­sig­ner, que­ría­mos adop­tar­la en nues­tra fa­mi­lia.

—¿De qué ma­ne­ra Gi­gi ha in­fluen­cia­do a la co­lec­ción de oto­ño 2017?

—Ella es de Ca­li­for­nia del Sur y mu­chos de los looks más co­ol del mo­men­to es­tán vi­nien­do de ahí. Por eso le pe­di­mos a Gi­gi que nos die­ra real­men­te su in­fluen­cia, lo cual le da au­ten­ti­ci­dad a los di­se­ños, ya que re­fle­jan sus ideas. De he­cho, la ro­dea­mos de gen­te pa­ra que ha­gan bo­ce­tos o di­se­ñen ro­pa, y to­do el tiem­po es­ta­mos pen­dien­tes de sus ideas y gus­tos.

—¿Qué ele­men­tos úni­cos dis­tin­guen a Tommy Hil­fi­ger? —Fun­da­men­tal­men­te so­mos una fir­ma ca­rac­te­ri­za­da por una on­da clá­si­ca, pe­ro con un cier­to “twist”, siem­pre lle­na de sor­pre­sas y pie­zas

me­mo­ra­bles.

—Us­ted es uno de los pio­ne­ros del “See now, Buy now”. ¿Cree que es­te se­rá el fu­tu­ro del shop­ping?

—Hay que tra­tar de abrir el ne­go­cio a la gen­te, por­que la emo­ción du­ran­te la ex­pe­rien­cia de nues­tros shows es mu­chí­si­ma. Los clien­tes y los fans quie­ren ver lo que su mo­de­lo pre­fe­ri­da lle­va pues­to en la pa­sa­re­la y de­cir: “Ok, ha­go clic, lo com­pro y ma­ña­na mis­mo me lo pon­go”. No creo que la gen­te quie­ra es­pe­rar seis me­ses pa­ra que esa mis­ma ro­pa sea lle­va­da a la tien­da, an­tes de po­der com­prar­la.

—¿Cuál es la re­gla más im­por­tan­te que una mu­jer de­be­ría te­ner siem­pre en men­te mien­tras se vis­te ca­da ma­ña­na? —Nun­ca exa­ge­rar. La mú­si­ca de fon­do du­ran­te el pres­how del mega des­fi­le de Tommy Hil­fi­ger in­clu­yó los hits de Guns n’ Ro­ses y Red Hot Chi­li Pep­pers, mien­tras pa­sa­ban ban­de­jas con Hot Dogs y Chee­se­bur­gers que acen­tua­ban la “ame­ri­ca­ni­za­ción” del even­to. Pa­ra man­te­ner es­te es­ti­lo, las be­bi­das es­ta­ban ser­vi­das en los clá­si­cos va­sos ro­jos de plás­ti­cos, tí­pi­cos de las fies­tas en las pe­lí­cu­las de Holly­wood. Tras la lle­ga­da de los in­vi­ta­dos más es­pe­ra­dos, en­tre ellos el fut­bo­lis­ta Ney­mar y el pi­lo­to de Fór­mu­la Uno, Le­wis Ha­mil­ton, la no­che si­guió con la pre­sen­ta­ción de la nue­va co­lec­ción en el des­fi­le que lle­va al nom­bre de Tomm­yNow. A tra­vés de es­ta eti­que­ta, Tommy Hil­fi­ger in­tro­du­jo su re­vo­lu­cio­na­rio con­cep­to de shop­ping. En el des­fi­le se vie­ron es­tre­llas emer­gen­tes co­mo Elizabeth y Georgia May Jag­ger (hi­jas de Mick), Hai­ley Bald­win, Sa­ra Sam­paio, Pres­ley Ger­ber (hi­jo de Cindy

“Gi­gi es nues­tra mu­sa y co-de­sig­ner, es in­te­gran­te de nues­tra fa­mi­lia.” (Tommy Hil­fi­ger)

Craw­ford), mien­tras que en el backs­ta­ge es­ta­ba el you­tu­ber Ca­me­ron Da­llas, que cuen­ta con más de trein­ta mi­llo­nes de fo­llo­wers en Ins­ta­gram.

La ins­pi­ra­ción de es­ta nue­va co­lec­ción lle­gó de las sub­cul­tu­ras Grun­ge y Rock, aun­que la mú­si­ca que mar­có el des­fi­le per­te­ne­cía a au­to­res con un back­ground di­fe­ren­te, mi­lle­nials co­mo los can­tan­tes Hollyn y Stella Mwan­gi. La en­via­da es­pe­cial de CA­RAS a Lon­dres pu­do apre­ciar la co­lec­ción com­pues­ta de 64 looks, don­de se re­fle­ja la fu­sión en­tre áni­mo re­bel­de y fe­mi­ni­dad. Evo­can­do las ten­den­cias de los años no­ven­ta y el es­ti­lo

Rock and Roll, los looks jue­gan con pro­por­cio­nes “over­si­ze” e in­fluen­cias de­por­ti­vas. En pri­mer plano es­tán los gé­ne­ros ele­gi­dos por el Brand: ter­cio­pe­lo, cha­rol, de­nim y fra­ne­la. Los lo­gos es­tán en­ri­que­ci­dos por ta­chas me­tá­li­cas, mien­tras al ex­clu­si­vo tar­tán pro­pio de Hil­fi­ger se so­bre­po­ne un sin­gu­lar mo­ti­vo de es­tre­llas azu­les.

En­tre los out­fits do­mi­nan los bu­zos con ca­pu­cha, mi­ni­fal­das ta­blea­das, ma­xi pull, abri­gos “over” de mohair, go­rros de la­na con el nom­bre de Gi­gi bor­da­do y cam­pe­ras de “bi­ker”. Triun­fan los mo­ti­vos “check”, en sus más va­ria­das ver­sio­nes, el lu­rex, el ro­jo y el azul, los jeans tra­ba­ja­dos y ro­tos, no­tas de “ani­ma­lier” y mu­cho ne­gro, co­lor inusual pa­ra el Brand. Y des­pués es­tá el “bon ton” de las flo­res, la sen­sua­li­dad de la tras­pa­ren­cias, la fuer­za del cue­ro ne­gro. Mu­chas de las pro­pues­tas pa­ra el hom­bre, por pri-

me­ra vez fue­ron pre­sen­ta­das jun­to a la co­lec­ción pa­ra la mu­jer.“En la reali­dad, hom­bres y mu­je­res cuel­gan jun­tos sus pren­das, por lo tan­to pen­sa­mos ha­cer­lo lo más au­tén­ti­co po­si­ble so­bre la pa­sa­re­la”, ex­pli­có Hil­fi­ger. —¿Qué pien­sa de la ac­tual in­dus­tria de la mo­da y có­mo se pro­yec­ta en el fu­tu­ro cer­cano? —Me pa­re­ce que, por un la­do, mu­chas per­so­nas no van a po­der cam­biar lo su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do co­mo pa­ra adap­tar­se al fu­tu­ro. Por otro la­do, hay mar­cas que van a cam­biar de for­ma ra­di­cal. La in­dus­tria de la mo­da se es­tá mo­vien­do tan rá­pi­do, que de­be­ría­mos in­te­rrum­pir lo que es­ta­mos ha­cien­do y adap­tar­nos al fu­tu­ro.

La nue­va co­lec­ción Tommy Hil­fi­ger, se pre­sen­tó en el Round­hou­se, em­ble­má­ti­co Hall de Rock lon­di­nen­se. Gi­gi Ha­did, Em­ba­ja­do­ra Glo­bal de la mar­ca, bri­lló jun­to a otras Top Mo­dels.

El em­ble­má­ti­co di­se­ña­dor ase­gu­ra que su fir­ma se ca­rac­te­ri­za por una on­da clá­si­ca, con un cier­to “twist”, lle­na de sor­pre­sas y pie­zas me­mo­ra­bles.

Out­fits ins­pi­ra­dos en la sub­cul­tu­ra Grun­ge, ofre­cie­ron des­de cha­rol, ter­cio­pe­lo, fra­ne­la y lo­gos con ta­chas, has­ta bu­zos con ca­pu­cha, abri­gos “over”, go­rros de la­na, cam­pe­ras de “bi­ker”, jeans tra­ba­ja­dos y cue­ro ne­gro.

Pro­pues­tas pa­ra el hom­bre, por pri­me­ra vez fue­ron pre­sen­ta­das con la co­lec­ción fe­me­ni­na. Hil­fi­ger ex­pli­có que, co­mo hom­bres y mu­je­res cuel­gan jun­tos sus pren­das, pen­só en tras­la­dar esa au­ten­ti­ci­dad a la pa­sa­re­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.