“AL­FRE­DO FUE MI AL­MA GEMELA”

JOR­GE VIT­TI, AMI­GO DE AL­CON POR 35 AÑOS Y AU­TOR DE SU BIO­GRA­FIA

Caras - - ESTILO DERMACLINIC - Por Fa­bián Ca­tal­do

Cuan­do lo re­cuer­da, no de­ja de emo­cio­nar­se. Tran­si­ta re­cuer­dos, vi­ven­cias, ins­tan­tes má­gi­cos que com­par­tió con él, y se quie­bra en llan­to. A pe­sar de que Al­fre­do Al­cón “se fue de gi­ra” en abril de 2014, Jor­ge Vit­ti (58), su gran ami­go du­ran­te sus úl­ti­mos 35 años, lo man­tie­ne eter­na­men­te vi­vo en su co­ra­zón. Es­te director tea­tral na­ci­do en Ru­fino, pro­vin­cia de San­ta Fe, a los 14 años ya ha­cía teatro. Es­tu­dió arquitectura en Ro­sa­rio, es docente de la ma­te­ria arquitectura en la UBA y se for­mó en el Con­ser­va­to­rio Na­cio­nal de Teatro. A los vein­te años vi­si­tó Bue­nos Ai­res y co­no­ció per­so­nal­men­te al icó­ni­co ac­tor de más de cua­ren­ta fil­mes. Y des­de ese mo­men­to, la exis­ten­cia de Vit­ti to­mó un rum­bo so­ña­do.“Es­tu­dié con Ru­bens Co­rrea, tam­bién en el Con­ser­va­to­rio y reali­cé un se­mi­na­rio de di­rec­ción con (Al­ber­to) Ure. Pe­ro no ter­mi­né na­da de lo que em­pe­cé. Y ade­más, nun­ca ac­tué en Bue­nos Ai­res, la pa­sa­ba mal arri­ba del es­ce­na­rio y acep­té, con el tiem­po, te­ner una mi­ra­da co­mo director—ex­pli­ca es­te san­ta­fe­cino que a los 20 años co­no­ció a Al­cón, quien por ese en­ton­ces te­nía 50—. Vi­ne a Bue­nos Ai­res a ver a So­le­dad Sil­vey­ra por­que yo es­ta­ba enamo­ra­dí­si­mo de ella. Es­ta­ba ha­cien­do ‘El Hom­bre Ele­fan­te’, con Mi­guel An­gel So­lá. Y tam­bién sa­qué en­tra­das para ver el mu­si­cal ‘A Cho­rus Li­ne’, y la obra ‘Ham­let’, en el San Mar­tín, que in­ter­pre­ta­ba Al­fre­do. Era otra épo­ca, no exis­tían las fo­tos con ce­lu­la­res, uno es­pe­ra­ba a la sa­li­da del teatro al ac­tor y cru­za­bas con él aun­que sea dos pa­la­bras. Así lo co­no­cí per­so­nal­men­te”, agre­ga Jor­ge Vit­ti, au­tor del li­bro “Al­fre­do Al­cón, Bio­gra­fía en Pri­me­ra Per­so­na” (Edi­to­rial Pla­ne­ta).

Vit­ti cuen­ta que a los dos días de la muer­te de Al­cón, tras una lar­ga en­fer­me­dad, a los 84 años, en­tró a la ca­sa del ac­tor, a una ha­bi­ta­ción que era la de su ma­dre (que tam­bién ha­bía fa­lle­ci­do), abrió un pla­card y se le ca­yó en­ci­ma una gran can­ti­dad de fo­tos y ar­tícu­los. “Eran re­cor­tes que la ma­má jun­ta­ba, y ahí se me ocu­rrió ar­mar un li­bro de fo­to­gra­fías. Ha­blé con mi ami­ga Ra­quel Flot­ta, ella me co­nec­tó con Pla­ne­ta, y me pro­pu­sie­ron que es­cri­bie­ra al­go. Yo no soy es­cri­tor, pe­ro me en­tu­sias­mé con plas­mar en un li­bro to­da la obra de Al­fre­do. La idea era que es­cri­bie­ra su bio­gra­fía, pe­ro es­cri­bí to­da la his­to­ria en pri­me­ra per­so­na, co­mo si Al­fre­do re­cor­da­ra su vi­da an­tes de mo­rir”, afir­ma. A Al­fre­do Al­cón nun­ca le fal­ta­ron pro­pues­tas para ha­cer una au­to­bio­gra­fía. Pe­ro él siem­pre se re­sis­tió. “De­cía que mien­tras es­té vi­vo na­die iba a ha­cer­lo. El era fa­ná­ti­co y leía bio­gra-

fías de to­do el mun­do. Ma­rio Ga­lli­na sí sa­có una bio­gra­fía, ‘Los Ca­mi­nos de Al­fre­do Al­cón’, des­pués de su muer­te, pe­ro fue a par­tir de un tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción—di­ce Jor­ge Vit­ti, an­tes de re­fe­rir­se a qué sig­ni­fi­có el pres­ti­gio­so ac­tor ar­gen­tino que in­ter­pre­tó des­de a San Mar­tín, Güe­mes, Mar­tín Fie­rro, has­ta El Pi­be Ca­be­za, el Dia­blo de Na­za­reno Cruz y el Lo­bo, y en­car­nó en teatro tex­tos de Lor­ca, Pi­ran­de­llo, Syn­ge, Mi­ller, Berg­man, O’Neill, Mar­lo­we, en­tre otros—. Me ocu­pa­ba de un mon­tón de co­sas de él: le com­pra­ba los za­pa­tos, las ca­mi­sas, re­vi­sá­ba­mos los dis­cur­sos y has­ta es­cri­bía­mos a quién te­nía que agra­de­cer en ca­da pre­mio. Es­ta­ba enamo­ra­do de su pro­fe­sión”, agre­ga Vit­ti, que di­ri­gió las obras tea­tra­les “Los Ca­mi­nos de Federico”, “En la So­le­dad de los Cam­pos de Al­go­dón”, y ac­tual­men­te “Edi­po Rey”, in­ter­pre­ta­da por Fa­bián Ve­na, en el el Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción.

“Yo fui la per­so­na más cer­ca­na a Al­fre­do, que lo vio tal co­mo era, co­mo una per­so­na, eso era lo que él más desea­ba. No so­por­ta­ba que lo pu­sie­ran en el lu­gar de ‘El Me­jor’. De­cía que, si fue­ra así, no le que­da­ba más por ha­cer. ‘Yo quiero se­guir cre­cien­do’, me de­cía. Ade­más, siem­pre re­pe­tía: ‘De­cir Al­cón es de­cir Cul­tu­ra, pe­ro la gen­te no sa­be que ni si­quie­ra ter­mi­né la se­cun­da­ria’. No se­ría lo que soy si no hu­bie­se si­do por Al­fre­do. El afir­ma­ba que lo más di­fí­cil en la vi­da de una per­so­na es el Ter­cer Ac­to, y con­si­de­ra­ba que yo ayu­dé a que tu­vie­ra un muy buen Ter­cer Ac­to”, agre­ga.

El día an­te­rior a su muer­te, an­tes de en­trar en co­ma, en su ca­sa, le di­jo a Jor­ge: “No quiero ac­tuar más”. Su ob­se­sión de los úl­ti­mos cin­co días era có­mo iba a ha­cer para rea­li­zar la fun­ción de teatro, aun­que la úl­ti­ma obra que di­ri­gió y pro­ta­go­ni­zó fue “Fi­nal de Par­ti­da”, de Sa­muel Bec­kett, jun­to a Joa­quín Fu­rriel, en 2013. “El se dio cuen­ta de có­mo es­ta­ba y que ya no po­dría su­bir a un es­ce­na­rio. Y re­pi­tió: ‘No quiero ac­tuar más’”, co-

“No so­por­ta­ba que lo pu­sie­ran en el lu­gar de El Me­jor. ‘Yo quiero se­guir cre­cien­do’”, me de­cía siem­pre.

men­ta Jor­ge.

Cuan­do ya es­ta­ba muy gra­ve, Vit­ti tu­vo la idea de in­vi­tar a los ami­gos ín­ti­mos para que va­yan a des­pe­dir­se. “No sé si me lo per­do­na des­de el Cie­lo, por­que a su ca­sa nun­ca en­tra­ba na­die. Se en­con­tra­ba con to­dos en el bar de la es­qui­na, no te­nía un de­par­ta­men­to lu­jo­so. Esa no­che vi­nie­ron Pa­blo Kom­pel (pro­duc­tor tea­tral), Adrián Suar, Gui­ller­mo Fran­ce­lla, Ni­co Ca­bré, Joa­quín Fu­rriel y Pe­to Me­nahem. Nos reía­mos y llo­rá­ba­mos, re­cor­dan­do anéc­do­tas. A las tres de la ma­ña­na se fue­ron to­dos. Yo ba­jé a un de­par­ta­men­to que te­nía aba­jo. La en­fer­me­ra me di­jo que no me que­de por­que ella se ocu­pa­ba y no era ne­ce­sa­rio. Me dor­mí a las cin­co de la ma­ña­na, y a las cin­co y me­dia me lla­mó la en­fer­me­ra por­que Al­fre­do ‘ha­bía par­ti­do’. Sen­tí un agu­je­ro enor­me en el al­ma, pe­ro tam­bién una li­be­ra­ción. Mi vi­da me la pa­sé aten­dien­do lla­ma­das y pe­di­dos de Al­fre­do. El ve­la­to­rio que se reali­zó en el Con­gre­so de la Na­ción, parecía un es­treno. Ima­gi­na­ba que, cuan­do se fue­ran to­dos, me iba a ir a co­mer con Al­fre­do a ha­blar de quié­nes es­tu­vie­ron”, con­fie­sa en­tre lá­gri­mas.

Jor­ge Vit­ti se pro­pu­so ar­mar el Mu­seo del Ac­tor, en el Cen­tro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción. Y con la re­cien­te obra de su au­to­ría en la mano, con­clu­ye: “Que Al­fre­do me per­do­ne por es­cri­bir es­te li­bro, aun­que creo que le hu­bie­ra gus­ta­do por­que es­tá he­cho con to­do el amor del mun­do. El era mi her­mano, mi al­ma gemela. Lo ex­tra­ño mu­cho”.

Al­cón re­tra­ta­do por la fo­tó­gra­fa de ce­le­bri­da­des, An­ne­ma­rie Hein­rich. Jor­ge Vit­ti po­sa con el li­bro “Al­fre­do Al­cón, Bio­gra­fía en Pri­me­ra Per­so­na”. Di­ce que el ma­gis­tral ac­tor de más de 40 pe­lí­cu­las y obras tea­tra­les de Sha­kes­pea­re y Gar­cía Lor­ca, siem­pre se ne­gó a un tex­to bio­grá­fi­co mien­tras es­tu­vie­ra vi­vo.

Uno de los re­cuer­dos más emo­ti­vos de Vit­ti es lo úl­ti­mo que le di­jo Al­cón: “No quiero ac­tuar más”. Al día si­guien­te en­tró en es­ta­do de co­ma.

Su úl­ti­mo cumpleaños, el 3 de mar­zo de 2014.

Con Do­ra Ba­ret, en “Qué es el Oto­ño” (1977).

Con Mirt­ha Le­grand, en “Con Gusto a Ra­bia” (1965).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.