Plas­ma, tra­ta­mien­to de la ar­tro­sis de ca­de­ra

La ar­tro­sis de ca­de­ra sue­le ser una pa­to­lo­gía muy fre­cuen­te a par­tir de cier­ta edad; y en la ac­tua­li­dad es muy co­mún que se re­cu­rra a tra­ta­mien­tos ba­sa­dos en ci­ru­gías o ki­ne­sio­lo­gía. Es­to, mu­chas ve­ces re­sul­ta des­alen­ta­dor para los pa­cien­tes que la pa­de­ce

Caras - - SALUD - Dr. Gon­za­lo Ya­mau­chi Quin­tian (MN 116375) Miem­bro del Co­mi­té de la Aso­cia­ción Americana de Medicina Múscu­lo Es­que­lé­ti­ca (fi­lial Ar­gen­ti­na)

Sín­to­mas de la ar­tro­sis de ca­de­ra: Los pa­cien­tes con ar­tro­sis de ca­de­ra pre­sen­tan co­mo pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción de su en­fer­me­dad la li­mi­ta­ción de la mo­vi­li­dad, pri­me­ro en la ro­ta­ción del miem­bro y lue­go de la fle­xión. Por ejem­plo, una per­so­na con ar­tro­sis de ca­de­ra sin­to­má­ti­ca pre­sen­ta li­mi­ta­ción para ro­tar el pie o atar­se los cor­do­nes. En un es­ta­dio más avan­za­do de la en­fer­me­dad, se ma­ni­fies­ta do­lor al ca­mi­nar, lo que po­dría lle­var al “ren­gueo” im­po­si­bi­li­tan­do una ca­mi­na­ta nor­mal. Exis­ten múl­ti­ples fac­to­res para desa­rro­llar ar­tro­sis de ca­de­ra co­mo el se­den­ta­ris­mo, ac­ti­vi­da­des que im­pli­quen la ro­ta­ción de la ca­de­ra (bai­la­ri­nes), la obe­si­dad (da­do que la ro­di­lla es una de las ar­ti­cu­la­cio­nes en las que ma­yor car­ga se pro­du­ce), en­tre otros. La ar­tro­sis de ca­de­ra y el tra­ta­mien­to del do­lor Es ha­bi­tual que tan­to mé­di­cos co­mo pa­cien­tes con­si­de­ren a la ar­tro­sis co­mo si­nó­ni­mo de do­lor. Sin em­bar­go, es­ta afir­ma­ción no es co­rrec­ta. Una per­so­na pue­de te­ner ar­tro­sis sin do­lor, o te­ner do­lor y que la ar­tro­sis no jus­ti­fi­que los sín­to­mas (por ejem­plo, do­lor de origen múscu­lo-li­ga­men­ta­rio). El do­lor pro­du­ci­do por la ar­tro­sis es un do­lor me­cá­ni­co: se ma­ni­fies­ta al uti­li­zar la ar­ti­cu­la­ción, no se pre­sen­ta en re­po­so y ha­bi­tual­men­te va acom­pa­ña­do de la li­mi­ta­ción del mo­vi­mien­to. Tra­di­cio­nal­men­te, el tra­ta­mien­to más uti­li­za­do para la ar­tro­sis ha si­do el far­ma­co­ló­gi­co; si bien es im­por­tan­te sa­ber que es­to só­lo se usa para cal­mar los sín­to­mas, ya que la po­si­bi­li­dad de cu­rar o de­te­ner la en­fer­me­dad es com­ple­ta­men­te nu­la. En ge­ne­ral, se re­ce­tan anal­gé­si­cos co­mo el pa­ra­ce­ta­mol o an­ti­in­fla­ma­to­rios co­mo el ibu­pro­feno y el di­clo­fe­nac. Pe­ro, se de­be te­ner en cuen­ta que es­to pue­de afec­tar el apa­ra­to di­ges­ti­vo del pa­cien­te. Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que los an­ti­in­fla­ma­to­rios pro­du­cen da­ño re­nal en pa­cien­tes año­sos. En la ac­tua­li­dad, los tra­ta­mien­tos más fre­cuen­tes, ade­más del far­ma­co­ló­gi­co, son la ki­ne­sio­lo­gía y la ci­ru­gía de ca­de­ra. Pe­ro, en los úl­ti­mos años la medicina ha en­con­tra­do nue­vos ca­mi­nos en­tre es­tas dos op­cio­nes. El plas­ma ri­co en pla­que­tas se ha co­men­za­do a apli­car den­tro de la ar­ti­cu­la­ción de la ca­de­ra. Para ello, se le efec­túa al pa­cien­te una ex­trac­ción de san­gre, se to­ma del sec­tor en don­de se en­cuen­tran las pla­que­tas, y se in­yec­tan den­tro de la ar­ti­cu­la­ción. La efec­ti­vi­dad de es­ta téc­ni­ca de­pen­de de la ha­bi­li­dad del pro­fe­sio­nal y de la con­cen­tra­ción de pla­que­tas in­yec­ta­das. Hoy en día, es con­si­de­ra­da una téc­ni­ca muy se­gu­ra, da­do que el in­yec­ta­ble pro­vie­ne de la mis­ma san­gre del pa­cien­te, lo que evi­ta pro­ble­mas de aler­gias. Asi­mis­mo, se ha de­mos­tra­do que el plas­ma ri­co en pla­que­tas fa­vo­re­ce el desa­rro­llo del nue­vo car­tí­la­go, dis­mi­nu­yen­do el gra­do de ar­tro­sis y el do­lor. Al in­yec­tar pla­que­tas se fa­vo­re­ce na­tu­ral­men­te a la re­ge­ne­ra­ción de la ar­ti­cu­la­ción da­ña­da, per­mi­tien­do al pa­cien­te re­cu­pe­rar su vi­da nor­mal. Por es­to, es­ta téc­ni­ca se ubi­ca en­tre las te­ra­pias re­ge­ne­ra­ti­vas bio­ló­gi­cas, sien­do una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va y mí­ni­ma­men­te in­va­si­va para aque­llas per­so­nas que no me­jo­ra­ron con la ki­ne­sio­lo­gía y por el mo­men­to no quie­ren ope­rar­se con un re­em­pla­zo to­tal de ca­de­ra. Para fi­na­li­zar, es im­por­tan­te re­cor­dar que tan­to el plas­ma ri­co en pla­que­tas co­mo la Pro­lo­te­ra­pia son téc­ni­cas muy efec­ti­vas, lo­gran­do un gra­do de me­jo­ría por arri­ba del 80%. El 20% res­tan­te de­pen­de de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el for­ta­le­ci­mien­to mus­cu­lar que reali­ce el pa­cien­te du­ran­te el tra­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.