LOS SIG­NOS

Or­de­na­dos se­gún el gra­do de in­fluen­cia cós­mi­ca que pre­sen­tan en la se­ma­na

Caras - - REVELACIONES POR HORANGEL -

PISCIS (20-2 – 20-3): Gran ini­cio de una se­ma­na pa­ra re­cor­dar, el apo­yo as­tral es con­tun­den­te: Ve­nus, Nep­tuno y la Lu­na guían ha­cia la es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y el com­pro­mi­so fe­cun­do. Crea­ti­vi­dad en al­za.

ARIES (21-3 – 20-4): Un lu­nes es­ti­mu­lan­te y en el que po­drían su­ce­der­se las sor­pre­sas más agra­da­bles. Un pe­río­do de no­ta­bles pers­pec­ti­vas en lo que se re­fie­re a mo­vi­mien­tos eco­nó­mi­cos, In­tui­ción de al­tí­si­mo vue­lo.

SAGITARIO (23-11 – 21-12): Des­pués de un lu­nes con­tra­dic­to­rio la se­ma­na arran­ca de pa­ra­bie­nes y se abre un pe­río­do in­di­ca­do pa­ra la fir­ma de con­tra­tos, el cie­rre de acuer­dos, los via­jes y las com­pras. Vi­da so­cial y fa­mi­liar.

ESCORPIO (2-10 – 22-11): La Con­jun­ción en­tre Ve­nus y Jú­pi­ter au­gu­ra ve­la­das in­ten­sas y jor­na­das lu­mi­no­sas pa­ra los es­cor­pio­nes ce­les­tes. Per­so­na­li­dad que irra­dia ca­ris­ma y se­duc­ción, ha­bi­li­dad pa­ra la con­cre­ción.

ACUARIO (21-1 – 19-2): En las jor­na­das del 14 y el 15 ex­pe­ri­men­ta­rá un no­ta­ble in­cre­men­to en su pro­duc­ti­vi­dad, ener­gía en al­za y ho­ri­zon­te cer­cano. po­dría es­cu­char más de una pro­pues­ta alen­ta­do­ra y su­ge­ren­te.

LIBRA (23-9 – 22-10): El lu­nes arran­ca con un golazo que lo po­ne al to­pe en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, con el co­rrer de los días se­rá el afec­to el que ga­ne el par­ti­do: ami­gos y amor flui­dos y de pa­ra­bie­nes, mo­men­tos en­tra­ña­bles.

CAN­CER (22-6 – 22-7): Pros­pe­ri­dad en au­men­to, las mie­les ju­pi­te­ria­nas en­dul­zan a los can­gre­jos ce­les­tes. Ve­nus apor­ta lo su­yo, el amor y la se­duc­ción son in­gre­dien­te fun­da­men­ta­les en su dieta, no se pri­ve.

CAPRICORNIO (22-12 – 20-1): Bue­na se­ma­na en lo re­fe­ri­do a las re­la­cio­nes, a pe­sar de su sem­blan­te ge­ne­ral­men­te adus­to las ca­bras ce­les­tes mue­ren por la ter­nu­ra, el acer­ca­mien­to y los bue­nos mo­dos. In­tui­ción fi­na y cer­te­ra.

TAURO (21-4 – 21-5): des­pués de un lu­nes un tan­to hos­co en lo que a re­la­cio­nes se re­fie­re lo­gra vol­ver to­mar el ti­món de sus in­tere­ses afec­ti­vos y to­do se vuel­ve dis­fru­te. Su ima­gi­na­ción es un te­so­ro sor­pren­den­te.

GEMINIS (22-5 – 21-6): Se­ma­na pa­ra dis­fru­tar de lo con­se­gui­do has­ta aquí y pa­ra de­fen­der sus po­si­cio­nes, no per­mi­ta que la an­sie­dad al­re­de­dor en­tur­bie su dis­fru­te y su tran­qui­li­dad. Fuer­za crea­ti­va y amor en fran­ca al­za.

VIRGO (23-8 – 22-9): Es re­co­men­da­ble man­te­ner una ac­ti­tud aus­te­ra res­pec­to de lo eco­nó­mi­co, ape­le a su prag­ma­tis­mo y atra­ve­sa­rá las tur­bu­len­cias con gra­cia y des­tre­za sin igual. El amor es su cam­po de de­seo, en­tré­gue­se.

LEO (23-7-22-8): No es re­co­men­da­ble la fir­ma de con­tra­tos, es me­jor es­pe­rar unos días, por aho­ra el pa­no­ra­ma fi­nan­cie­ro se pre­sen­ta con­fu­so. Pro­cu­re no en­re­dar­se en re­yer­tas me­no­res, pre­ser­ve su ener­gía. El amor es un bál­sa­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.