“MI SECRETO ES NO FUMAR, BEBER AGUA Y JUGAR AL FUTBOL”

ROD STEWART, ETERNO GALAN

Caras - - FOCO - Por Die­go Es­te­ves

Sir Ro­de­rick, tí­tu­lo que le otor­gó la rei­na Isa­bel II a fi­nes de 2016, da­rá un show exclusivo con una ce­na de gala en Cos­ta Sal­gue­ro pa­ra fes­te­jar el Día de los Ena­mo­ra­dos. CARAS se­rá uno de los an­fi­trio­nes y man­tu­vo una en­tre­vis­ta ex­clu­si­va con el rocks­tar.

“No es­toy en la cres­ta de la ola pe­ro tam­po­co en el ‘club de las pan­tu­flas’ aún, aun­que mis días des­con­tro­la­dos lle­ga­ron a su fin”.

Co­mo si le fal­ta­ra al­go pa­ra ser un “ca­ba­lle­ro” con to­das las le­tras, es­ta vez, Rod Stewart (73) pi­sa­rá sue­lo ar­gen­tino con su nue­vo tí­tu­lo ba­jo el bra­zo: Sir Ro­de­rick, lue­go de que en oc­tu­bre de 2016 fue ra con­de­co­ra­do co­mo ca­ba­lle­ro de la co­ro­na bri­tá­ni­ca por Gui­ller­mo de Cam­brid­ge por or­den de la Rei­na Isa­bel II. “Es un tre­men­do ho­nor”, le con­fie­sa a CARAS, y ape­la al clá­si­co hu­mor in­glés pa­ra ex­pli­car en qué cam­bió su vi­da a par­tir de es­ta dis­tin­ción: “No hu­bo de­ma­sia­dos cam­bios en mi vi­da, só­lo que pue­do ma­ne­jar por la bi­ci­sen­da (ri­sas)”.

Eterno ga­lán, es­te jo­vial abue­lo de 73 años y 50 de una exi­to­sa ca­rre­ra, lle­ga nue­va­men­te a la Ar­gen­ti­na pa­ra pre­sen­tar­se en dos úni­cas fun­cio­nes: el 16 de fe­bre­ro en el club GEBA y el 14 de fe­bre­ro, Día de los Ena­mo­ra­dos, en un show de gala en el Cen­tro de Con­ven­cio­nes del Com­ple­jo Cos­ta Sal­gue­ro con la pre­sen­cia ex­clu­si­va de CARAS. La “Ex­clu­si­ve Sant Va­len­ti­ne’s Night Din­ner Gala” co­men­za­rá a las 20:00 ho­ras y con­ta­rá con un ser­vi­cio exclusivo de Va­let Par­king, en­tra­da VIP a la re­cep­ción del Cos­ta Sal­gue­ro, y un re­ci­bi­mien­to per­so­na­li­za­do. Se rea­li­za­rá una de­gus­ta­ción de vi­nos y tam­bién los in­vi­ta­dos po­drán dis­fru­tar de una ba­rra de tra­gos y un DJ set que da­rá co­mien­zo de una ve­la­da inigua­la­ble. Lue­go de la re­cep­ción, los in­vi­ta­dos pa­sa­rán al se­gun­do sa­lón, des­ti­na­do pa­ra la ce­na en la que se po­drá dis­fru­tar el Me­nú Gour­met di­se­ña­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra es­ta no­che. Una vez fi­na­li­za­da la ce­na, co­men­za­rá el show exclusivo del ar­tis­ta in­ter­na­cio­nal (cer­ca de las 23:00) en el que ha­rá un re­pa­so de to­dos sus hits, con una pues­ta en es­ce­na po­cas ve­ces vis­ta, don­de los in­vi­ta­dos es­ta­rán ubi­ca­dos a me­tros del es­ce­na­rio pa­ra ver el show bien cer­ca co­mo nun­ca an­tes se ha vis­to. Fi­nal­men­te, se ser­vi­rá el me­nú de Des­serts, el mo­men­to más dul­ce de la no­che, pa­ra dar aper­tu­ra al Af­ter Show: la re­cep­ción se ves­ti­rá de Dis­co pa­ra se­guir dis­fru­tan­do co­mo en la pri­me­ra ci­ta: Ba­rra de tra­gos y DJ Set ce­rra­rán la ve­la­da. Iró­ni­co, sim­pá­ti­co y se­duc­tor co­mo siem­pre, Rod reali­zó un re­por­ta­je exclusivo pa­ra CARAS en el que da una lec­ción de hu­mil­dad y de­mues­tra que la ju­ven­tud es una vir­tud que no co­no­ce del pa­so del tiem­po.

—A lo lar­go de su ca­rre­ra ven­dió más de 100 mi­llo­nes de dis­cos, ¿Qué sien­te al pre­sen­tar un nue­vo

ál­bum? —Es emo­cio­nan­te. Cuan­do pre­pa­ró un ál­bum —ano­tan­do can­cio­nes en ser­vi­lle­tas de res­tau­ran­tes, gra­ban­do vo­ces e ins­tru­men­tos al­re­de­dor del mun­do, edi­tan­do y mez­clan­do— es un pro­ce­so ma­ra­vi­llo­so y una gran emo­ción pa­ra mí.

—¿Qué va­lor agre­ga­do tie­ne es­te ál­bum pa­ra su ca­rre­ra?

—Es una con­ti­nua­ción mía ex­pre­sán­do­me en la mú­si­ca. Mi ca­rre­ra des­pe­gó con Mag­gie May. Fue una emo­ción ex­tra­or­di­na­ria cuan­do al­can­zó el chart nú­me­ro 1. Soy una per­so­na con suer­te por to­da­vía te­ner la po­si­bi­li­dad de de­di­car­me a lo que amo ha­cer.

—¿Mo­di­fi­có su cos­tum­bre de com­po­ner en to­dos es­tos años?

—Me enamo­ré nue­va­men­te de com­po­ner. No sé de dón­de vie­ne ese amor, pe­ro ado­ro es­cri­bir can­cio­nes. Cuan­do era par­te de Fa­ces, so­lía odiar­lo. Me en­ce­rra­ban con una bo­te­lla de vino y no me de­ja­ban sa­lir has­ta que no ter­mi­na­ra las can­cio­nes. Era co­mo es­tar en a es­cue­la.

—¿Por qué cree que sus can­cio­nes tras­cien­den ge­ne­ra­cio­nes y si­guen sien­do gran­des éxi­tos?

—¿Me es­tás ha­blan­do en se­rio? Cuan­do em­pe­cé con es­to a los 18 anos, pen­sé pa­ra mis aden­tros: Si pue­do so­bre­vi­vir co­mo mí­ni­mo tres o cua­tro me­ses, pue­do aho­rrar pa­ra com­prar un au­to de­cen­te. Fue una aven­tu­ra ma­ra­vi­llo­sa y es­toy sú­per agra­de­ci­do a ca­da per­so­na que me apo­yo a lo lar­go de to­dos es­tos años.

—¿Se sien­te más un abue­lo o un eterno ga­lán?

—No te lo sé de­cir. No es­toy en la cres­ta de la ola pe­ro tam­po­co en el “club de las pan­tu­flas” aún, pe­ro

mis días des­con­tro­la­dos lle­ga­ron a su fin. —¿Eli­ge us­ted su pro­pio ves­tua­rio? ¿Quién cui­da de su pei­na­do? ¿Es ob­se­si­vo de su ima­gen?

—No lle­go a ser ob­se­si­vo, pe­ro me gus­ta ves­tir­me pa­ra la oca­sión. Y cla­ra­men­te no soy tí­mi­do res­pec­to al co­lor. El secreto de mi ca­be­lle­ra es se­cár­me­la al re­vés, eso y un po­co de la­ca.

—¿Qué sin­tió al ha­ber si­do nom­bra­do Ca­ba­lle­ro por la Rei­na Isa­bel II y por el pue­blo bri­tá­ni­co? —Aho­ra soy Sir Ro­de­rick y eso es un tre­men­do ho­nor. No hu­bo de­ma­sia­dos cam­bios en mi vi­da, só­lo que pue­do ma­ne­jar por la bi­ci­sen­da (ri­sas).

—¿Qué re­cuer­da de la Ar­gen­ti­na y qué pien­sa en par­ti­cu­lar de las mu­je­res ar­gen­ti­nas?

—¡Un po­co más de res­pe­to! ¡Soy un hom­bre fe­liz­men­te ca­sa­do!

—Co­mo fa­ná­ti­co del fút­bol, ¿Le gus­ta­ría ver un par­ti­do en la Ar­gen­ti­na? —¿Jue­ga el Cel­tic? —¿Cree que Lio­nel Mes­si es el me­jor fut­bo­lis­ta del mun­do? ¿Qué otros ju­ga­do­res le gus­tan?

—Mes­si es un ju­ga­dor tre­men­do. Jus­to aho­ra mis hi­jos me­no­res, Alas­tair y Ai­den, es­tán ju­gan­do, así que ellos son mis fa­vo­ri­tos.

—Se lo ve muy bien, ¿cuál es su secreto pa­ra man­te­ner­se así?

—De ver­dad no lo sé. Cuan­do me veo al es­pe­jo por la ma­ña­na, no me veo tan bien (ri­sas). Es un tan­to con­fu­so. Si tu­vie­ra que dar­te una res­pues­ta, di­ría que es­toy así por­que nun­ca he fu­ma­do y creo que ha­ce efec­to. Es al­go que pa­ga di­vi­den­dos a lar­go pla­zo. Ju­gué al fút­bol to­da mi vi­da. Eso tam­bién dio di­vi­den­dos. Es­toy más o me­nos igual que ha­ce 25 anos. Ah, y to­ne­la­das de agua y mu­cha gen­te di­ver­ti­da a mi al­re­de­dor.

Ade­más de la re­ser­va­da ce­na de gala, Rod se pre­sen­ta­rá an­te el gran pú­bli­co el 16 de fe­bre­ro en GEBA. A sus 73 años y con me­dio si­glo de tra­yec­to­ria im­pe­ca­ble, di­ce que aún no se cree el éxi­to y que re­cuer­da cuan­do a los 18 años pen­sa­ba en triun­dar 3 ó 4 me­ses pa­ra com­prar­se un au­to de­cen­te.

“Me gus­ta ves­tir­me pa­ra la oca­sión, y es­tá cla­ro que no soy tí­mi­do con los co­lo­res. El secreto de mi pei­na­do es se­car­me el pe­lo al re­vés”. Rod es­tá ca­sa­do en ter­ce­ras nup­cias con la mo­de­lo Penny Lan­cas­ter, con quien tu­vo dos va­ro­nes, Alas­tair y Ai­den. Hin­cha fa­ná­ti­co del Cel­tic, di­ce que Mes­si es un ju­ga­dor tre­men­do pe­ro sus hi­jos son sus pre­fe­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.