“VIAJAMOS EN CLASE ECONOMICA”

MARTA Y FELIPE FORT, HEREDEROS DEL RECORDADO MILLONARIO

Caras - - AGENDA - Pro­duc­ción: Ob­vio­me­dia Fo­tos: En­ri­que Tu­bio

Le­jos de la es­tri­den­te vi­da de su recordado pa­dre, Ri­car­do Fort, sus herederos, Felipe (13) y Marta Fort (13), via­jan a Mia­mi en clase eco­nó­mi­ca de Ae­ro­li­neas Ar­gen­ti­nas acom­pa­ña­dos por su na­na de to­da la vi­da y por Gus­ta­vo Mar­tí­nez, el hom­bre que no los ha de­ja­do ni a sol ni a som­bra des­de que per­die­ron a su pa­dre, el re­co­no­ci­do Ri­car­do Fort. “Si Ri­car­do se en­te­ra­ra que lle­vó a sus hi­jos en clase tu­ris­ta, me ma­ta­ría”, con­fie­sa Gus­ta­vo, pe­ro en­se­gui­da acla­ra el por­qué: “Son chi­cos y no tie­ne sen­ti­do que vi­van una vi­da irreal, es­tá bueno que co­noz­can de to­do y se crien con sen­ci­llez”.

De to­dos mo­dos, los chi­cos Fort dis­tan bas­tan­te de te­ner una vi­da sen­ci­lla. Va­ca­cio­nan en Mia­mi, tie­nen ca­si 200 mil se­gui­do­res en las re­des so­cia­les en­tre los dos, van a un co­le­gio de ri­cos y fa­mo­sos de Bel­grano, he­re­da­ron una fá­bri­ca de cho­co­la­tes y tie­nen di­ne­ro en el ban­co su­fi­cien­te co­mo pa­ra no preo­cu­par­se por nada.

La re­la­ción de Felipe con los fans de su pa­pá, y por en­de, su­yos, es bas­tan­te par­ti­cu­lar. Aho­ra es­tá en la bús­que­da de un te­lé­fono ce­lu­lar que sor­tea­ra en­tre sus se­gui­do­res en Ins­ta­gram. “Mis se­gui­do­res me bus­can por­que soy el hi­jo de Ri­car­do Fort pe­ro creo que quie­ro ser co­no­ci­do co­mo Felipe Fort, mi pro­pio nom­bre. No quie­ro que se ol­vi­den de lo que hi­zo mi pa­pá. Me gus­ta­ría ser ac­tor por mí y por él, creo que le gus­ta­ría la idea. Me gus­ta­ba mu­cho cuan­do él ha­cía el mu­si­cal. To­co la gui­ta­rra, el piano y el ba­jo. Un ami­go me qui­so su­mar a su ban­da pe­ro en ese mo­men­to no qui­se”. Es un chi­co en­can­ta­dor, sú­per ca­ris­má­ti­co y di­ver­ti­do. Tie­ne un ego im­por­tan­te y es po­si­ble que no se ha­ya in­cor­po­ra­do a la ban­da de su ami­go por­que co­mo bien lo ase­gu­ra: “Me gus­ta­ría te­ner mi pro­pio show.”

Hoy es­tá de va­ca­cio­nes en Mia­mi en el de­par­ta­men­to que le de­ja­ra su pa­dre en South Poin­te. Co­me pan­que­ques con dul­ce de le­che y pa­pas fri­tas en el bar Pink y no se se­pa­ra de su ce­lu­lar des­de el cual acos­tum­bra a te­ner diá­lo­gos con sus se­gui­do­res.

“To­dos me ha­cen pre­gun­tas so­bre mi pa­pá y tam­bién nos pre­gun­tan mu­cho so­bre nues­tra ma­má, si nos gus­ta­ría co­no­cer­la. Pa­ra no­so­tros no es nues­tra ma­má, no la co­no­ce­mos. No me pa­re­ce prio­ri­dad en­con­trar­la, no es un te­ma pa­ra mí.”, ex­pli­ca. “Sien­to que si hoy él es­tu­vie­ra vi­vo po­dría en­ta­blar con­ver­sa­cio­nes y ha­cer mu­chas co­sas con mi pa­pá, y es po­si­ble que al­gún día pue­da col­gar en mi cuarto al­gu­na de sus fo­tos, so­bre to­do aque­llas en las que se lo veía can­tan­do, cuan­do es­ta­ba fe­liz”.

El jo­ven sa­be que ten­drá en el fu­tu­ro una res­pon­sa­bi­li­dad im­por­tan­te en el ne­go­cio fa­mi­liar que le to­có he­re­dar. “Ade­más de tra­ba­jar en la fá­bri­ca dan­do ideas pa­ra los cho­co­la­tes tam­bién quie­ro ser ac­tor y tra­ba­jar con eso. Tam­bién me gus­ta­ría com­prar ca­sas y au­tos pa­ra al­qui­lar y ayu­dar a los de­más. Ha­cer in­ver­sio­nes. Ha­ría un cho­co­la­te pa­ra que

par­te de lo ven­di­do va­ya a las per­so­nas que lo ne­ce­si­tan.” Mien­tras su her­mano car­ga el ce­lu­lar y sue­ña con una ca­rre­ra de ac­tor y aplau­sos so­bre el es­ce­na­rio, su her­ma­na “Mar­ti­ta” re­fle­xio­na so­bre su fu­tu­ro y le pa­sa al­gu­nas fac­tu­ras a cier­tos per­so­na­jes que opi­na­ron en el pa­sa­do so­bre el ori­gen de es­tos me­lli­zos: “Hay per­so­nas co­mo Fla­vio Men­do­za que cri­ti­có a mi pa­pá cuan­do uti­li­zó el mé­to­do del vien­tre su­bro­ga­do pa­ra te­ner­nos pe­ro aho­ra lo quie­re ha­cer. Me pa­re­ce al­go muy con­tra­dic­to­rio. Si una pa­re­ja se ama y no pue­de te­ner hi­jos, me pa­re­ce que el vien­tre su­bro­ga­do es­tá per­fec­to. Te­ne­mos 13 años. Si­gue ha­bien­do gen­te re­tró­gra­da que pien­sa que los ho­mo­se­xua­les es­tán mal, que te­ner hi­jos de un vien­tre su­bro­ga­do es muy ra­ro, que no se pue­de. Que Cris­to creó al hom­bre y a la mu­jer. Hay per­so­nas que aún no caen en la reali­dad que la cien­cia avan­zó mu­cho”. Tie­ne en su men­te la ima­gen de un pa­dre amo­ro­so y be­ne­fac­tor pe­ro que se vio ro­dea­do de gen­te que lo usa­ba por su di­ne­ro. “En el fu­tu­ro yo quie­ro crear un ne­go­cio pro­pio por­que en la fá­bri­ca to­dos se pe­lean por to­do y a mí no me gus­ta eso. No me gus­ta es­tar de­fen­dien­do to­do el tiem­po lo que es mío por­que si no lo ha­go otros se lo ro­ban. Quie­ro de­di­car­me a un ne­go­cio ar­tís­ti­co don­de sea so­lo yo la pro­pie­ta­ria. Me gus­ta­ría te­ner mis pro­pios be­bes y ha­cer una cam­pa­ña pa­ra ayu­dar a los ani­ma­les, te­ner un re­fu­gio ayu­dan­do a los pe­rri­tos de la ca­lle pa­ra que ten­gan una fa­mi­lia.”

Los chi­cos Fort re­cuer­dan con ca­ri­ño la eta­pa en que su pa­pá los lle­va­ba tras bam­ba­li­nas a ver sus es­pec­tácu­los, re­cuer­dan las se­sio­nes de fo­to­gra­fía, los via­jes y las va­ca­cio­nes. Sus se­gui­do­res en las re­des so­cia­les quie­ren ver­los ac­tuar en la te­le al­gún d;ia. Mar­ti­ta tam­bién cur­sa­rá la ca­rre­ra de actriz: “Me gus­ta­ría ser actriz. Me gus­ta­ría que la gen­te no pien­se que me cuel­go de su fa­ma, sino que me re­co­noz­can por al­go que hi­ce yo pe­ro tam­bién que se­pan por quien arran­que.”

“Ri­car­do ayu­da­ba a mu­cha gen­te por in­ter­net. Vi­si­ta­ba hos­pi­ta­les. Mu­chos lo re­cuer­dan por sus pe­leas.”

Gus­ta­vo Mar­tí­nez es la ex pa­re­ja de Fort y quien hoy cui­da a sus hi­jos. Di­ce que pre­fie­re que vi­van sin los lu­jos ex­tra­va­gan­tes que acos­tum­bra­ba su pa­dre. Ad­mi­te que Ri­car­do lo ma­ta­ría si se en­te­ra­ra que via­jan en clase tu­ris­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.