“AMO VI­VIR CER­CA DEL MAR”

SCARLET ORTIZ: DE VENEZUELA AL MUN­DO

Caras - - AGENDA - Pro­duc­ción: Ob­vio­me­dia Agra­de­ci­mien­tos: 2000 Ocean Ha­llan­da­le Beach; Ves­ti­dos: So­ra­ya Bi­tar.

La actriz Scarlet Ortiz triun­fó en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca pro­ta­go­ni­zan­do no­ve­las y pe­lí­cu­las des­pués de ha­ber pa­sa­do con mu­cho éxi­to por el con­cur­so Miss Venezuela. Ha­ce 17 años que vi­ve en Mia­mi con su pa­re­ja, el ac­tor Yul Bür­kle.“Lo que me gus­ta de vi­vir en Mia­mi es la cer­ca­nía a la pla­ya, su tran­qui­li­dad le­jos del bu­lli­cio de South Beach. Yo sien­to la ne­ce­si­dad y amo vi­vir cer­ca del mar”, con­fie­sa. En la Ar­gen­ti­na, fue co­no­ci­da cuan­do Pol-Ka la con­tra­tó pa­ra pro­ta­go­ni­zar la adap­ta­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na de “De­ses­pe­ra­te Hou­se­wi­ves”. —¿Có­mo fue su ex­pe­rien­cia en Ar­gen­ti­na gra­ban­do esa se­rie?

—Fue es­pec­ta­cu­lar. Me pu­sie­ron a vi­vir en un De­par­ta­men­to en el Fae­na de Puer­to Ma­de­ro. Au­men­té 7 ki­los co­mien­do fac­tu­ras. Fue es­pec­ta­cu­lar y dis­tin­to. Ten­go la for­tu­na de ha­ber tra­ba­ja­do en ca­si to­dos los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos ha­cien­do pro­duc­cio­nes y te­le­no­ve­las y lo que me en­can­ta es la cul­tu­ra, las co­mi­das, el tra­to de la gen­te. Par­ti­cu­lar­men­te de Ar­gen­ti­na re­cuer­do que la pri­me­ra vez que fui­mos a bus­car el desa­yuno cuan­do es­tá­ba­mos gra­ban­do, yo es­pe­ra­ba unos hue­vos re­vuel­tos, fru­tas, las tos­ta­das, y veo que traen unas fac­tu­ras es­pec­ta­cu­la­res. Me con­ta­ron que allí desa­yu­na­ban fac­tu­ras y ma­te ¡Me vol­ví lo­ca! Siem­pre pe­lea­ba por las re­lle­nas de dul­ce de le­che. Eran las que más rá­pi­do se iban. Del ma­te no pu­de to­mar por­que era muy fuer­te y yo su­fría de gas­tri­tis. La gen­te era di­vi­na. Tra­ba­jar en Pol-ka Pro­duc­cio­nes fue ma­ra­vi­llo­so. En ese mo­men­to no co­mía car­nes ro­jas y aho­ra que sí co­mo di­go: ´¡Co­mo per­dí el tiem­po!´. Co­mí mu­cha mor­ci­lla y pas­tas. La co­mi­da ar­gen­ti­na es sú­per ri­ca.

—¿Quie­nes eran sus com­pa­ñe­ros de elen­co?

—Die­go Ra­mos era el pro­ta­go­nis­ta. Éra­mos los pro­ta­go­nis­tas. La ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con él fue ma­ra­vi­llo­sa. Él es un ex­ce­len­te pro­fe­sio­nal. Un sen­ti­do del hu­mor es­pec­ta­cu­lar. Tra­ba­ja­mos sú­per bien.

—En esa épo­ca ya es­ta­ba con su es­po­so, ¿fue con él?

—El me fue a vi­si­tar un par de ve­ces. No pu­do que­dar­se con­mi­go por­que es­ta­ba ha­cien­do una pro­duc­ción en Venezuela. Yo tam­bién iba a ver­lo. En va­rias oca­sio­nes nos ha to­ca­do se­pa­rar­nos por tra­ba­jo pe­ro siem­pre tra­ta­mos de cua­drar pa­ra no pa­sar de ver­nos 3 se­ma­nas. El to­pe de no­so­tros es 3 se­ma­nas. Es mu­cho tiem­po y no que­re­mos po­ner en ries­go nues­tra re­la­ción. Ya son 18 años. La tu­vi­mos a Bár­ba­ra, un año des­pués. —¿Có­mo co­no­cis­te a tu ma­ri­do Yul Bür­kle?

—Lo vi por pri­me­ra vez en un ca­nal don­de yo es­ta­ba ha­cien­do una te­le­no­ve­la y él es­ta­ba ter­mi­nan­do la su­ya. Nos cho­ca­mos en el pa­si­llo. El usa­ba ca­be­llo lar­go y a mí no me gus­ta­ba. Ja­ja. En ese mo­men­to me pa­re­ció sim­pá­ti­co y edu­ca­do pe­ro nada más. Lue­go con el tiem­po nos fui­mos en­con­tran­do por dis­tin­tos ami­gos y lue­go nos en­con­tra­mos en una pro­duc­ción don­de el ha­cía de mi me­jor ami­go y nos lle­va­mos muy bien. Em­pe­za­mos a sa­lir con ami­gos. Un día en una fies­ta en su ca­sa lo aga­rré con­tra la pa­red y lo be­sé y así fue. El es muy ca­ba­lle­ro y me en­can­ta. Es al­go que no de­be per­der­se ja­más! El me abre la puer­ta del ca­rro, me arri­ma la si­lla, me re­ga­la ro­sas. Tie­ne muy buen sen­ti­do del hu­mor. Eso a mí me enamo­ró y me si­gue enamo­ran­do. —¿Por qué no se han ca­sa­do? —En nues­tra vi­da las co­sas se han ido pre­sen­tan­do de a po­co. En nues­tros tra­ba­jos, el ve­nir­nos a Mia­mi, el que­dar­nos a vi­vir acá. Cuan­do nos que­da­mos aquí te­nía­mos un año de novios y de­ci­di­mos com­prar­nos un de­par­ta­men­to en­tre los dos y vi­vir jun­tos. Fue pa­san­do el tiem­po y se­gui­mos vi­vien­do y nos di­mos cuen­ta que a nues­tro al­re­de­dor te­nía­mos amis­ta­des que se ca­sa­ban y di­vor­cia­ban, se jun­ta­ban y se­pa­ra­ban y no­so­tros se­guía­mos allí y me dio mie­do de ge­ne­rar un cam­bio in­ne­ce­sa­rio en nues­tras vi­das. Hay un di­cho que di­ce: Lo que es­tá bueno, no se to­ca. La ver­dad, es­ta­mos muy bien, fe­li­ces. En una opor­tu­ni­dad fui­mos a Las Ve­gas y le pro­pu­se que nos ca­se­mos y es­tu­vi­mos a pun­to de ha­cer­lo. El me re­ga­ló un ani­llo de com­pro­mi­so y es el sím­bo­lo de nues­tro com­pro­mi­so eterno y le da­mos fuer­za a la pa­la­bra del yo te amo, te res­pe­to y quie­ro es­tar jun­to a ti por de­ci­sión pro­pia. Nues­tra hija, Bár­ba­ra, quie­re que nos ca­se­mos por­que quie­re ver­me ves­ti­da de blan­co y ella tam­bién. —¿Al­gu­na vez se te ocu­rrió ade­más de la ac­tua­ción de­di­car­te a otra ac­ti­vi­dad en es­te país?

—Yo co­men­cé a es­tu­diar psi­co­lo­gía. Me fas­ci­na el es­tu­dio de la men­te, el len­gua­je cor­po­ral, có­mo el len­gua­je pue­de de­la­tar al ser hu­mano. El po­der en­ten­der cier­tos con­flic­tos de la men­te del ser hu­mano. Me ga­nó el ar­te. Tra­ba­jo e im­ple­men­to la psi­co­lo­gía que tan­to me gus­ta por­que tra­ba­jo con los per­so­na­jes, sus con­flic­tos y se lo trans­mi­to al pú­bli­co, que llo­ren, que rían con­mi­go, eso me en­can­ta.

Scarlet fue co­no­ci­da en Ar­gen­ti­na por pro­ta­go­ni­zar “Nu­be­luz” y “Amas de Ca­sa De­ses­pe­ra­das”. De la vi­da en Mia­mi ado­ra es­tar cer­ca del mar y no se se­pa­ra más de 3 se­ma­nas se­gui­das de su pa­re­ja, el ac­tor ve­ne­zo­lano Yul Bür­kle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.