SURREALISMO PARISINO EN BLACK & WHITE

COLECCIONES HAUTE COUTURE

Caras - - CARAS - Por Ros­se­lla de­lla Gio­vam­pao­la

Inú­til ne­gar­lo, con Maria Gra­zia Chiu­ri al fren­te de la di­rec­ción ar­tís­ti­ca Dior ha en­tra­do en una nue­va épo­ca; he­cha de su­ges­tio­nes, sue­ños eté­reos y men­sa­jes fuer­tes y fe­mi­nis­tas. El des­fi­le Haute Couture que tu­vo lu­gar en Pa­rís en el Mu­sée Ro­din ma­ra­vi­lló a to­dos con una “mi­se-en-scè­ne” su­rrea­lis­ta y eso­té­ri­ca. Ju­gan­do con el blan­co y ne­gro, las pers­pec­ti­vas, par­tes del cuer­po y su­ge­ren­cias de de­ri­va­ción su­rrea­lis­ta, con cla­ras re­fe­ren­cias a la pin­tu­ra oní­ri­ca de Da­lí, Ma­grit­te y otros, la Chiu­ri ha pro­gre­sa­do con es­ta es­pec­ta­cu­lar co­lec­ción de Al­ta Cos­tu­ra, fun­dan­do su­ges­tio­nes “prêt-à-por­ter” con frag­men­tos y de­ta­lles “fas­hion” pa­ra re­vo­lu­cio­nar los gus­tos y con­su­mos de ma­sa del 2018.

Y es que la ita­lia­na se ins­pi­ró a una fi­gu­ra em­ble­má­ti­ca del surrealismo co­mo Leo­nor Fi­ni, pin­to­ra van­guar­dis­ta y re­vo­lu­cio­na­ria que lle­gó a Pa­rís en los pri­me­ros años del si­glo XX y que en­ta­bló amis­tad con el pro­pio Cris­tian Dior. El Mu­seo Ro­din se tras­for­mó en un gla­cial ta­ble­ro de aje­drez don­de des­fi­la­ron mo­de­los ál­gi­das y con­ver­ti­das a nue­vas re­glas es­pa­cia­les y for­ma­les. El blan­co y ne­gro rei­nan, sea en los con­te­ni­dos de la co­lec­ción así co­mo a ni­vel de los es­pa­cios. El “gen­der” lle­ga a con­fun­dir­se e in­ven­ta tai­lleurs clá­si­cos de cor­te ri­gu­ro­so unidos a “tu­lles”, “vo­lants”, plu­mas y ador­nos ex­tre­ma­da­men­te fe­me­ni­nos. No fal­tan las trans­pa­ren­cias, geo­me­trías, si­me­trías y asi­me­trías, cue­llos, am­plias fal­das y “bus­tiers”. El te­ma de la jau­la, ba­se de la es­ce­no­gra­fía de la “lo­ca­tion”, se en­cuen­tra tam­bién en los “out­fits”: los cor­sets, las es­truc­tu­ras de los “dé­co­lle­té”, la com­po­si­ción de los “look” re­cuer­dan es­te sím­bo­lo su­rrea­lis­ta y con­tem­po­rá­neo. En di­rec­ción com­ple­ta­men­te opues­ta se mue­ve el li­ba­nés Elie Saab, uno de los nom­bres más apre­cia­dos por las celebrities, gra­cias a sus in­creí­bles crea­cio­nes pa­ra la “red car­pet”. Su úl­ti­ma co­lec­ción pri­ma­ve­ra-ve­rano

de Haute Couture no ha­ce ex­cep­ción con ele­gan­tes “mi­se” es­ti­lo años vein­te, co­mo su­gie­ren los pre­cio­sos de­ta­lles “art dé­co” de los ves­ti­dos, los mis­mos que en­ri­que­cen los cu­bre­ca­be­zas de las mo­de­los y las car­te­ras con ca­de­nas, fle­cos y plu­mas. El Pa­vi­llon Cam­bom Ca­pu­ci­nes se tras­for­mó pa­ra la oca­sión en un sa­lón de bai­le de los años vein­te en el cual des­fi­la­ron, al rit­mo de jazz, ele­gan­tes crea­cio­nes co­lor pas­tel, dra­má­ti­cos ves­ti­dos ne­gros, “look” pla­tea­dos, to­dos ri­gu­ro­sa­men­te cu­bier­tos de bri­llan­tes.

To­dos los mo­de­los de Saab son “out­fits” pa­ra la pa­sa­re­la del Os­car, des­de los más fá­ci­les ves­ti­dos cor­tos con co­la y gran­des mo­ños al cue­llo, has­ta los ves­ti­dos lar­gos y pre­cio­sos con efec­to “tat­too”. Per­so­na­jes co­mo Ki­ki de Mon­ta­par­nas­se y Jo­sep­hi­ne Ba­ker vi­ven en es­ta co­lec­ción gra­cias a im­pal­pa­bles y de­li­ca­dos ves­ti­dos en pre­cio­sas ma­ti­ces co­lor pas­tel, ri­cos de bor­da­dos y re­fle­jos me­tá­li­cos. Las tras­pa­ren­cias jun­to a las pier­nas des­cu­bier­tas y a los ge­ne­ro­sos es­co­tes, con­tri­bu­yen a au­men­tar el ni­vel de sex-ap­peal, en nom­bre de una ele­gan­cia dra­má­ti­ca, se­duc­to­ra y ex­tre­ma­da­men­te fe­me­ni­na.

Jean Paul Gaul­tier lle­va so­bre la pa­sa­re­la una co­lec­ción Haute Couture que es un ho­me­na­je al ge­nio crea­ti­vo y re­co­rri­do es­té­ti­co del di­se­ña­dor Pie­rre Car­din, con par­ti­cu­lar re­fe­ren­cia a sus años de ma­yor éxi­to, los fa­bu­lo­sos “six­ties”. Co­mien­za con una se­rie de “out­fits” en nom­bre del black & white en ver­sión op­ti­cal, pa­ra des­pués se­guir con sa­cos con hom­bros es­truc­tu­ra­dos, ajus­ta­dos a la cin­tu­ra por cin­tu­ro­nes y de for­ma es­cul­tu­ral al do­bla­di­llo. El co­lor in­ci­si­vo es el pro­ta­go­nis­ta, exal­ta­do por los bor­da­dos y fle­cos, ju­gan­do con asi­me­trías y for­mas van­guar­dis­tas. Es­tam­pa­dos hip­nó­ti­cos in­va­den los ves­ti­dos de más flui­dos y li­via­nos. Gaul­tier com­po­ne y des­com­po­ne, se di­vier­te con las asi­me­trías y con los cor­tes mas­cu­li­nos, mez­cla lo an­dró­gino con lo fe­me­nino. So­bre su pa­sa­re­la hay pan­ta­lo­nes en cue­ro tra­ba­ja­do, top con “re­vers”, “long dress” bor­da­dos con ma­xi pa­llet­tes tor­na­so­la­dos, que flu­yen so­bre el cuer­po, y “trenchs” suel­tos. Una co­lec­ción que in­ter­pre­ta la ten­den­cia ha­cia el surrealismo emer­gen­te en to­das las pa­sa­re­las de la “Vi­lle Lu­miè­re”, y don­de la con­ta­mi­na­ción de es­ti­los pa­re­ce re­cor­dar con­ti­nua­men­te la mí­ti­ca ca­rre­ra del “en­fant te­rri­ble” de la mo­da.

Ves­ti­dos pa­ra la “red car­pet”. Ele­gi­do por las celebrities, Elie Saab se ins­pi­ró en los años vein­te, co­mo su­gie­ren pre­cio­sos de­ta­lles “art dé­co” en ves­ti­dos, que en­ri­que­cen tam­bién los cu­bre­ca­be­zas de las mo­de­los y las car­te­ras con ca­de­nas, fle­cos y plu­mas.

Jean Paul Gaul­tier y su tri­bu­to a Pie­rre Car­din. El “en­fant te­rri­ble” de la mo­da se di­vier­te con efec­tos óp­ti­cos y lo an­dró­gino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.