La nu­tri­ción ade­cua­da es­ti­mu­la al re­cién na­ci­do

La ali­men­ta­ción del be­bé cum­ple un rol fun­da­men­tal a la ho­ra de es­ti­mu­lar su po­ten­cial y sin­gu­la­ri­dad des­de el pri­mer día de vi­da. Ade­más, es de su­ma im­por­tan­cia pa­ra lo­grar un cre­ci­mien­to sano y fuer­te.

Caras - - SALUD - Dr. Die­go Mon­tes de Oca, Pe­dia­tra (MN 84881)

La ca­pa­ci­dad de un be­be pa­ra ex­plo­rar sus ju­gue­tes, bai­lar al com­pás de la mú­si­ca, re­co­no­cer la voz de su ma­má y sa­lu­dar con una mano de­pen­de, no só­lo de los es­tí­mu­los re­ci­bi­dos du­ran­te sus pri­me­ros años, sino tam­bién de la ali­men­ta­ción re­ci­bi­da. Apren­der, mo­ver­se, co­mu­ni­car­se y ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos –ha­bi­li­da­des que van cam­bian­do en ca­da eta­pa de la vi­da – ha­cen a su desa­rro­llo men­tal y que és­te sea ade­cua­do, le per­mi­ti­rá al ni­ño cum­plir con to­do su po­ten­cial ge­né­ti­co y a ge­ne­rar sus pro­pios re­cur­sos. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­mien­da ali­men­tar a los be­bés con le­che ma­ter­na ex­clu­si­va­men­te du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da pa­ra ase­gu­rar su cre­ci­mien­to, desa­rro­llo y sa­lud. Lue­go con­ti­nuar­la por el ma­yor tiem­po po­si­ble des­pués de la in­tro­duc­ción de ali­men­tos com­ple­men­ta­rios a la die­ta del ni­ño.

La le­che ma­ter­na con­tie­ne, en­tre otros nu­trien­tes, DHA y ARA, áci­dos gra­sos esen­cia­les que ayu­dan a las neu­ro­nas a cre­cer en co­ne­xio­nes, es­ti­mu­lan el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo y vi­sual y re­fuer­zan el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co del be­be, a la vez que es­ta­ble­cen las ba­ses pa­ra las ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des fu­tu­ras del be­be.

Co­mo pe­dia­tras siem­pre es­ta­mos a fa­vor de la lac­tan­cia ma­ter­na, don­de sa­be­mos sus in­nu­me­ra­bles be­ne­fi­cios. Aho­ra en ca­so de no po­der ama­man­tar, co­mo pri­me­ra me­di­da les de­ci­mos a las ma­dres que son ex­ce­len­tes ma­dres tam­bién aun­que no pue­dan dar de ma­mar y la elec­ción de su fór­mu­la (don­de se tra­ta de co­piar a la le­che ma­ter­na) es de cru­cial im­por­tan­cia y de­ben con­sul­tar con sus pe­dia­tras. La le­che de va­ca no es ade­cua­da pa­ra los be­bes en sus pri­me­ras eta­pas. La es­ti­mu­la­ción al be­be es fun­da­men­tal­men­te al­go na­tu­ra, que sa­le de tu co­ra­zón y que no es pro­gra­ma­da; es ti­rar­te el pi­so con un cu­cha­rón y una ca­ce­ro­la y ar­mar una ban­da de mú­si­ca. Mu­chas ma­dres nos pi­den ideas pa­ra jugar con sus hi­jos o ac­ti­vi­da­des. Al­gu­nos ejem­plos son. Pa­ra un be­bé re­cién na­ci­do: se pue­de col­gar un mó­vil con for­mas sim­ples y de co­lo­res so­bre la cu­na pa­ra es­ti­mu­lar su desa­rro­llo cog­ni­ti­vo mien­tras apren­de a en­fo­car la vis­ta.

De 2 a 3 me­ses: ha­blar­le y se­ña­lar­le ob­je­tos fa­mi­lia­res pa­ra ayu­dar­lo a en­ten­der aso­cia­cio­nes y, así, es­ti­mu­lar su ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción.

De 4 a 5 me­ses: po­ner al be­bé fren­te al es­pe­jo con­tri­bu­ye con su desa­rro­llo so­cial, ya que es­tá en una eta­pa en que se in­tere­sa por las caras y por ver a otros ni­ños. Pa­ra un be­be de 6 me­ses: pa­ra que apren­da a sen­tar­se, se de­be ubi­car al be­bé en la es­qui­na interior de un si­llón.

De 7 a 8 me­ses: pa­ra con­tri­buir con su desa­rro­llo mo­triz nada me­jor que ju­gue­tes con pa­lan­cas, bo­to­nes y ma­ni­jas. De 9 a 10 me­ses: en pos de su desa­rro­llo so­cial, hay que en­se­ñar­le a mo­ver la mano pa­ra de­cir “chau”.

De 11 a 12 me­ses: pa­ra que pue­da ejer­ci­tar sus ha­bi­li­da­des mo­tri­ces es bueno reaco­mo­dar los mue­bles pa­ra que pue­da mo­ver­se sos­te­nién­do­se en ellos. Du­ran­te el año: es­ti­mu­lar el desa­rro­llo cog­ni­ti­vo me­dian­te la lec­tu­ra de li­bros. El ni­ño se­rá ca­paz de se­ña­lar imá­ge­nes y sa­ber de qué tra­tan. Du­ran­te los 2 años: res­pon­der a to­das sus pre­gun­tas con­tri­bu­ye con sus ha­bi­li­da­des de co­mu­ni­ca­ción e in­te­li­gen­cia. Du­ran­te los 3 años: cuan­do el chi­co jue­ga con otros ni­ños, sin al­te­rar la con­ti­nui­dad de la ac­ti­vi­dad, se pue­de guiar su desa­rro­llo so­cial con in­ter­ven­cio­nes co­mo ser: “Es el turno de tu ami­go”.

Por su­pues­to que ca­da be­be es úni­co y las eta­pas de desa­rro­llo pro­ba­ble­men­te si­gan un pa­trón muy pre­de­ci­ble. Pe­ro tam­bién es nor­mal que al­can­ce cier­tos lo­gros an­tes o des­pués que otros be­bes, in­clu­so si son her­ma­nos. No hay que de­ses­pe­rar­se ni alar­ma­se, por eso siem­pre se re­co­mien­da rea­li­zar los con­tro­les con el pe­dia­tra de ca­be­ce­ra de ma­ne­ra tal de ase­gu­rar­nos un se­gui­mien­to del cre­ci­mien­to sano de los chi­cos. Y ja­más hay que ol­vi­dar que lo que más ne­ce­si­ta es amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.