“ME PERFORARON EL IN­TES­TINO Y ME ARRUINARON LA VI­DA”

JUAN CAR­LOS COPES CUEN­TA SU CAL­VA­RIO TRAS UNA EN­DOS­CO­PIA

Caras - - FOCO - Por Le­ti­cia Po­mo

Ha­blar de Juan Car­los Copes (86) es ha­blar de tan­go. De “sa­car­le vi­ru­ta al pi­so”, co­mo di­ce el len­gua­je lun­far­do a los bai­la­ri­nes del 2 X 4. Copes es una le­yen­da vi­vien­te que hi­zo que la mú­si­ca ciu­da­da­na tras­pa­se las fron­te­ras y la lle­vó a re­co­rrer el mun­do.

Copes hi­zo con sus pies la de­li­cia de un ar­te tan ex­qui­si­to co­mo sen­sual. Sin em­bar­go, esos pies que fue­ron tan ad­mi­ra­dos en el mun­do en­te­ro por su ele­gan­cia y des­tre­za, hoy su­fren el de­te­rio­ro pro­du­ci­do por una ma­la pra­xis. De­cep­cio­na­do y tris­te, trans­cu­rre sus días en su ca­sa de Hae­do con Mi­riam (64), su mu­jer des­de ha­ce 46 años con quien tu­vo dos hi­jas: Ge­ral­di­ne (41) y Joha­na (39) y aho­ra tie­ne cin­co nie­tas: Am­ma, Fran­ches­ca, Martina, Ma­le­na y An­to­ne­lla. “Des­de ha­ce tres años que es­toy vi­vien­do una te­rri­ble pe­sa­di­lla. Des­pués de una ope­ra­ción de es­pal­da, y una neu­mo­nía que me aga­rré en un vue­lo, que­dé muy de­bi­li­ta­do y tu­ve que ha­cer reha­bi­li­ta­ción. Mu­chos años de tra­go y ci­ga­rri­llo me de­ja­ron hue­lla en el cuer­po. Cuan­do ya es­ta­ba re­cu­pe­ra­do ca­si por com­ple­to, mi doc­to­ra me man­dó a ha­cer un che­queo ge­ne­ral y así yo po­día vol­ver al rue­do”, cuen­ta de­mos­tran­do la ale­gría que te­nía en ese en­ton­ces y agre­ga: “Es­ta­ba muy en­tu­sias­ma­do por­que la dan­za es mi vi­da y ne­ce­si­ta­ba bai­lar pa­ra sen­tir­me com­ple­to. Te­nía com­pro­mi­sos asu­mi­dos y shows con­tra­ta­dos en di­fe­ren­tes paí­ses. Era un gran mo­men­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal. Pe­ro to­do se mo­di­fi­có con un ca­che­ta­zo ines­pe­ra­do. Me so­me­tí a to­dos los aná­li­sis pe­di­dos y en­tre ellos una en­dos­co­pía y una co­lo­nos­co­pia que me las hi­cie­ron en el mis­mo mo­men­to. Por una ma­la pra­xis me perforaron el in­tes­tino y me arruinaron la vi­da. Es­tu­ve ca­ra a ca­ra con la muer­te pe­ro des­pués de va­rias in­ter­ven­cio­nes pu­de sa­lir. A par­tir de ahí, mi vi­da es un cal­va­rio del que to­da­vía no me re­cu­pe­ro. Mis pies aho­ra no res­pon­den. Ape­nas pue­do es­tar pa­ra­do pe­ro no aguan­to ni un tan­go en­te­ro”, cuen­ta ape­sa­dum­bra­do por el tris­te pre­sen­te que vi­ve.

La con­ten­ción de la fa­mi­lia fue de­ter­mi­nan­te co­mo res­pues­ta a la inac­ción que re­ci­bía del cen­tro de sa­lud en el que es­ta­ba in­ter­na­do. Su mu­jer, con una fuer­za in­te­rior in­men­sa, lo sa­có de ahí y lo lle­vó a otro sa­na­to­rio don­de lo re­cu­pe­ra­ron del es­ta­do gra­ví­si­mo en el que se en­con­tra­ba. Len­ta­men­te Copes vol­vió a es­tar cons­cien­te, pe­ro cuan­do se dio cuen­ta de su es­ta­do, pre­fi­rió mo­rir. “Es­ta­ba en la clí­ni­ca de la muer­te: el Cen­tro de Al­ta Com­ple­ji­dad de Ra­mos Me­jía DIM y lo aten­dió la doc­to­ra Ve­ró­ni­ca Gu­tié­rrez. Si no fue­ra por mi mu­jer, no es­ta­ría vi­vo. Es­ta­ba en­tre­ga­do com­ple­ta­men­te y no que­ría sa­ber na­da más. Me pa­só lo mis­mo que a la periodista (Dé­bo­ra Pé­rez Vol­pin) pe­ro yo za­fé por­que es­ta­ba muy fuer­te y por eso pu­de sa­lir del tran­ce. Lo que no sa­bía ni me ima­gi­na­ba era que iba a ser el prin­ci­pio de es­ta ago­nía que no ter­mi­na más”.

Juan Car­los ate­so­ra en ca­da rin­cón de la ca­sa, los inn­mue­ra­bles pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos que re­ci­bió du­ran­te el trans­cur­so de su enorme ca­rre­ra que co­men­zó cuan­do só­lo te­nía 16 años y no deja de mi­rar­los y ad­mi­rar­los. “De­jé la fa­cul­tad de in­ge­nie­ría pa­ra ha­cer la milicia y apro­ve­ché ese tiem­po pa­ra per­fec­cio­nar­me en la dan­za. Que­ría que el tan­go no fue­ra só­lo del ma­le­va­je y los ca­fio­los, y en mi ba­rrio de Ma­ta­de­ros el tan­go man­da­ba. Ahí tu­ve los pri­me­ros víncu­los con es­ta mú­si­ca y me apa­sio­né. Siem­pre sen­tí que de­trás de ca­da me­lo­día ha­bía al­go mu­cho más pro­fun­do. Y por eso me de­di­qué a eso. Yo es­tu­dié dan­za. No soy un im­pro­vi­sa­do: Apren­dí clá­si­co, con­tem­po­rá­neo y mo­derno. Y era una épo­ca en la que no ha­bía mu­cho. Qui­se bus­car una so­lu­ción pa­ra que la gen­te se de cuen­ta que esa mú­si­ca no era só­lo pa­ra la mar­gi­na­li­dad. Que­ría in­te­grar­lo a las cla­ses más al­tas por­que veía un po­co más allá y de­bo de­cir sin mo­des­tia, que lo lo­gré. Pu­de apren­der to­dos los có­di­gos del

tan­go. Mi gran maes­tro del bai­le fue Ge­ne Kelly a quien iba a ver to­dos los mar­tes en los ci­nes de Lavalle por­que da­ban las pe­lí­cu­las musicales de la épo­ca de oro de Holly­wood. Me en­can­ta­ba ver­lo y so­ña­ba con co­no­cer­lo per­so­nal­men­te. A ve­ces ha­cía­mos rui­do con los pies pa­ra que el ca­me­ra­man re­tro­ce­da la pe­lí­cu­la y así la pa­sa­ban va­rias ve­ces, en­ton­ces yo apro­ve­cha­ba pa­ra ob­ser­var de­te­ni­da­men­te ca­da pa­so de Ge­ne”, re­me­mo­ra y agre­ga: “Mi sue­ño se cum­plió por­que una vez di­je en un reportaje en Nue­va York que lo ad­mi­ra­ba. Su hi­ja en­ton­ces me fue a bus­car a un tea­tro don­de me es­ta­ba pre­sen­tan­do y me di­jo que su pa­dre me es­pe­ra­ba pa­ra co­no­cer­me. Fui a la ca­sa y me emo­cio­né has­ta las lá­gri­mas al te­ner­lo tan cer­ca mío. Pe­ro me sor­pren­dió que me ha­ya re­ci­bi­do en pi­ja­ma y sin pe­lu­quín”, cuen­ta rién­do­se de esa anéc­do­ta. Tam­bién cuen­ta que el mis­mí­si­mo pre­si­den­te Ni­xon re­ci­bió co­mo re­ga­lo de su cum­plea­ños un show de Copes en la Ca­sa blan­ca. “En ese cum­plea­ños tam­bién es­ta­ba Frank Si­na­tra. To­dos me mi­ra­ban con ad­mi­ra­ción y Si­na­tra tam­bién. En­ton­ces se me ocu­rrió in­vi­tar­lo a la pis­ta de bai­le pa­ra que ha­ga al­gu­nos pa­si­tos de tan­go. Cuan­do me acer­qué a él, me pu­so una ca­ra de tras­te es­pan­to­sa, así que tu­ve que re­tro­ce­der y desechar esa po­si­bi­li­dad”, di­ce rién­do­se a car­ca­ja­das de ese mo­men­to que ase­gu­ra lo in­co­mo­dó mu­chí­si­mo. “Era sim­pá­ti­co só­lo pa­ra la fo­to”, agre­gó. Tam­bién tu­vo el ho­nor de bai­lar con Li­za Min­ne­lli, Ri­ta Hay­worth, Shir­ley Ma­clai­ne, Les­lie Ca­ron y las prin­ci­pa­les fi­gu­ras del es­pec­tácu­lo na­cio­nal co­mo Li­ber­tad La­mar­que en­tre otras per­so­na­li­da­des des­ta­ca­das.

Los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes del tan­go co­mo Pia­zo­lla, Ani­bal Troi­lo y Di Sar­li en­tre otros se lo dispu­taban por­que lo que­rían en sus shows.

Es uno de los crea­do­res de “Tan­go Ar­gen­tino”, el es­pec­tácu­lo de dan­za que na­ció en 1983 y de­bu­tó en Pa­rís y Nue­va York y fue la pla­ta­for­ma pa­ra que el tan­go ten­ga pre­sen­cia en el mun­do. “Hi­ce una ca­rre­ra bri­llan­te. Lle­vé el tan­go a Broad­way. An­tes na­die sa­bía qué era ese bai­le y des­de que lo im­pu­se lo aman y to­dos quie­ren sa­ber can­tar­lo y bai­lar­lo”, re­me­mo­ra con sa­tis­fac­ción. “Bai­lé en los lu­ga­res más des­ta­ca­dos de cin­co es­tre­llas y tam­bién en los de me­nos 5”, con­clu­ye. “Aho­ra to­do que­dó frus­tra­do por­que ya no me pue­do re­cu­pe­rar más, aun-

que lo in­ten­te. Es­toy gran­de, no sé cuán­to tiem­po de vi­da me que­da pe­ro no es mu­cho. Ni si­quie­ra le pu­de cum­plir a mi hi­ja Joha­na. Le ha­bía pro­me­ti­do que iba a bai­lar pa­ra su fes­ti­val de tan­go pe­ro le fa­llé”, di­ce con pro­fun­da tris­te­za.

La si­tua­ción que de­bió atra­ve­sar por la per­fo­ra­ción del in­tes­tino tra­jo apa­re­ja­das mu­chas otras se­cue­las. Tu­vie­ron que cor­tar­le una par­te del in­tes­tino y ha­cer una es­pe­cie de by pass. Ade­más, le tu­vie­ron que po­ner una cá­nu­la co­nec­ta­da a una bol­sa ex­ter­na pa­ra que ahí lle­gue y con­ten­ga su ma­te­ria fe­cal. “Es­to fue mu­cho más gra­ve de lo que cual­quier per­so­na pue­da so­por­tar. Ha­ce muy po­co me qui­ta­ron la bol­sa y me que­dó un ta­jo in­men­so en la pan­za. Me abrie­ron al me­dio”, cuen­ta se­ña­lán­do­se el lu­gar don­de le que­dó la in­men­sa he­ri­da “Pe­ro la ci­ca­triz más gran­de me la de­ja­ron en el alma por­que ade­más fui ol­vi­da­do. En el mun­do me re­co­no­cen y en mi pro­pio país sien­to que me dan la es­pal­da”, con­fie­sa afligido. “Mi ju­bi­la­ción ape­nas si me al­can­za pa­ra lle­gar a fin de mes. Des­de el área de cul­tu­ra re­ci­bía una ayu­da pe­ro ya ha­ce un lar­go tiem­po que me la qui­ta­ron. En­ci­ma no pue­do tra­ba­jar. Lo úni­co que po­dría ha­cer es dar con­fe­ren­cias. Eso no lo so­por­to. Yo quie­ro bai­lar. Siem­pre bai­lé y no pue­do re­sig­nar­me a es­te pre­sen­te”. Mien­tras cuen­ta, su hi­ja Joha­na lo to­ma de la mano y lo con­tie­ne con ges­tos de ca­ri­ño. Tam­bién lo ayu­da cuan­do tie­ne que re­cor­dar al­gu­nos de esos mo­men­tos que atra­ve­só.

Joha­na he­re­dó de su pa­dre el amor por la dan­za y fue su com­pa­ñe­ra de bai­le des­de que ella tie­ne 17 años. De­bu­tó cuan­do te­nía 14 años en el show de Ber­ga­ra Leu­mann y des­de en­ton­ces no pa­ró más. Cuan­do Copes, a prin­ci­pios de la dé­ca­da del ´90, se se­pa­ra de su his­tó­ri­ca par­te­nai­re, Ma­ría Nie­ves, pa­re­ja du­ran­te va­rias dé­ca­das, su hi­ja la re­em­pla­zó y des­de ese en­ton­ces se dio cuen­ta de có­mo le ha­bía trans­mi­ti­do su mis­mo don: “Es una pro­fe­sio­nal de pri­me­ra lí­nea y to­do lo ha­ce bien por­que lo lle­va en la san­gre”, ma­ni­fies­ta or­gu­llo­so mi­rán­do­la fí­ja­men­te a los ojos y con­ti­núa: “Es mi ma­yor sa­tis­fac­ción y nun­ca me ima­gi­né que la dan­za iba a tras­cen­der en ella. Aho­ra la vi­da hi­zo que se ten­ga que abrir ca­mino so­la, pe­ro es muy ta­len­to­sa y en el ex­te­rior ya es re­co­no­ci­da. Tie­ne alum­nos en Nue­va York y ha­ce po­cos me­ses abrió su es­cue­la en Bue­nos Ai­res en don­de sa­be trans­mi­tir to­do lo que le en­se­ñé”.

Tan­to Joha­na co­mo Mi­riam y tam­bién Ger­la­di­ne que vi­ve en la Cos­ta Atlán­ti­ca, lo alien­tan y es­ti­mu­lan pa­ra que se re­cu­pe­re por­que per­ci­ben la tris­te­za que tie­ne. “El tan­go es mi vi­da. Con to­do es­to que me pa­só vi la ca­ra de la muer­te. Entré en una pro­fun­da de­pre­sión y el áni­mo bri­lló por su au­sen­cia. Ade­más los do­lo­res fí­si­cos se apo­de­ra­ron de mí. Fue muy du­ro ver­me tan inú­til. Ape­nas si me po­día mo­ver. Yo así no que­ría vi­vir más. Aho­ra es­toy un po­co me­jor pe­ro cuan­do es­toy pa­ra­do un ra­to, me em­pie­zo a do­blar co­mo un ban­do­neón”, cuen­ta con acer­ta­da me­tá­fo­ra. A pe­sar de la di­fí­cil si­tua­ción, Copes ase­gu­ra que tie­ne mu­cho pa­ra agra­de­cer:

“El tan­go me dio to­do y de un plu­ma­zo ca­si me arre­ba­tan la vi­da. No pue­do aguan­tar de pie ni un tan­go en­te­ro”.

“El tan­go me dio to­do y ca­si co­mo de un plu­ma­zo me arre­ba­tan la vi­da. Pien­so en es­te pi­ba, la periodista que aca­ba de mo­rir (Dé­bo­ra Pé­rez Vol­pin) y di­go: qué tris­te­za enorme, pen­sar que eso me po­día ha­ber pa­sa­do a mí. La vi­da me dio es­ta se­gun­da opor­tu­ni­dad que me gus­ta­ría apro­ve­char. Ya no ten­go que ren­dir exá­men, soy un mi­to vi­vien­te. Hi­ce que el tan­go lle­gue al mun­do y lo amen. Lo que ga­né lo in­ver­tí en mis shows pa­ra que nues­tra mú­si­ca ciu­da­da­na se di­fun­da. Y aho­ra ne­ce­si­to tra­ba­jar no só­lo por­que es lo que amo sino por­que lo ne­ce­si­to eco­nó­mi­ca­men­te”.

El desáni­mo por mo­men­tos se apo­de­ra de él y con só­lo al­gún co­men­ta­rio de su com­pa­ñe­ra, se re­ani­ma: “Ella tie­ne una fuer­za in­de­cli­na­ble y si no fue­ra por ella no es­ta­ría vi­vo. Se ocu­pó de tras­la­dar­me de clí­ni­ca y por eso aho­ra es­toy acá. Si no, no con­ta­ba el cuen­to”. Cuan­do Copes es­cu­cha al­gu­na me­lo­día tan­gue­ra no pue­de de­jar de con­mo­ver­se: “Ex­tra­ño la pis­ta de bai­le. Es­toy tris­te por lo que me pa­sa. Ni si­quie­ra sir­vo pa­ra maes­tro. Ca­si no pue­do ca­mi­nar y mis múscu­los ya no me res­pon­den. Me de­ja­ron in­vá­li­do pa­ra mi tra­ba­jo”.

El bai­la­rín jun­to a su his­tó­ri­ca pa­re­ja, Ma­ría Nie­ves, con quien re­co­rrió el mun­do. Fue uno de los crea­do­res de “Tan­go Ar­gen­tino” y el ele­gi­do por los gran­des maes­tros co­mo Ani­bal Troi­lo, Pia­zo­lla, Di Sar­li. Des­ta­ca­das fi­gu­ras de Holly­wood co­mo Ri­ta Hay­worth, Li­za Min­ne­lli, Shir­ley Ma­clai­ne y Les­lie Ca­ron tu­vie­ron el ho­nor de bai­lar con él. Tam­bién su dan­za fue pa­ra aga­sa­jar a los pri­me­ros man­da­ta­rios de di­fe­ren­tes paí­ses del mun­do.

Copes ase­gu­ra que lle­gó a es­tar al bor­de de la muer­te, in­ter­na­do en la “clí­ni­ca de la muer­te” y si no fue­ra por su mu­jer, hoy no es­ta­ría vi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.