“ME CA­SE CO­MO UNA PRIN­CE­SA”

LA BO­DA DE VICKY XIPOLITAKIS

Caras - - REVELACIONES - Por Gaby Bal­za­ret­ti

Des­de muy pe­que­ña so­ñó con una bo­da igual a las de las prin­ce­sas que veía en los cuen­tos de ha­das que le leía su ma­má He­le­na. Y, tes­ta­ru­da, se­gu­ra y dis­pues­ta a cum­plir to­dos los sue­ños de aque­lla inocen­te y tra­vie­sa ni­ña que fue, Vic­to­ria Jesús Xipolitakis (31) fi­nal­men­te pu­do pro­ta­go­ni­zar su pro­pio ca­sa­mien­to de en­sue­ño. Con el fi­nan­cis­ta Ja­vier Na­se­lli (52) en enero ce­le­bra­ron un año de amor en el mis­mo lu­gar en el que se co­no­cie­ron, en Pun­ta del Es­te, des­pués de su­pe­rar el di­fí­cil tran­ce de per­der un em­ba­ra­zo. Y allí, so­los, en la in­ti­mi­dad, sin­tie­ron que ese tris­te epi­so­dio los unía aún más y con­fir­ma­ba un sen­ti­mien­to que fue cre­cien­do con­tra to­do va­ti­ci­nio. Por eso se­cre­ta­men­te, ca­si co­mo un pac­to más de amor, de­ci­die­ron que era ho­ra de le­ga­li­zar una unión que su­peró to­das las ba­rre­ras. Y rá­pi­da­men­te, y en si­len­cio, Vicky co­men­zó con los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra su ca­sa­mien­to. “Nos ca­sa­mos el 5 de fe­bre­ro, al­re­de­dor del me­dio­día, en el re­gis­tro ci­vil de Tri­be­ca, a sie­te cua­dras de nues­tra ca­sa de Nue­va York.

Ja­vier me ve­nía pi­dien­do ca­sa­mien­to des­de ha­ce mu­cho tiem­po y des­pués de lo que nos pa­só creo que era el mo­men­to jus­to pa­ra dar­le el sí. Eso nos unió mu­cho más. Así es que via­jé a New York lis­ta pa­ra ca­sar­me. Sa­lí de la Ar­gen­ti­na sol­te­ra y vol­ve­ré ca­sa­da”, cuen­ta Vicky, hoy ya con­ver­ti­da en la “Se­ño­ra Na­se­lli”. Es­tá fe­liz. Exul­tan­te. Sien­te que por pri­me­ra vez pu­do guar­dar un se­cre­to tan im­por­tan­te pa­ra su vi­da. Sen­tía te­mor que su ale­gría y an­sie­dad la trai­cio­na­ran y la lle­va­ran a re­ve­lar sus pre­pa­ra­ti­vos. Ni si­quie­ra su fa­mi­lia, sus pa­pás o sus her­ma­nos, sa­bían na­da. “Hoy me sien­to una mu­jer ple­na. Muy fe­liz. De­ci­di­mos ha­cer al­go muy ín­ti­mo, pa­ra no­so­tros so­li­tos. Des­pués, ya con el ca­lor de la pró­xi­ma tem­po­ra­da, va­mos a ha­cer una gran fies­ta en Los Ham­ptons pa­ra nues­tros ami­gos. Y tam­bién lo ha­re­mos en la Ar­gen­ti­na…”, ex­pli­ca la be­lla mu­jer ru­bia. Y, ca­si sin pau­sas, cuen­ta ca­da de­ta­lle del mo­men­to más fe­liz de su vi­da. “Ja­vier me ve­nía pro­po­nien­do ca­sa­mien­to des­de ha­ce tiem­po. Y acep­té su pro­pues­ta por­que aho­ra sí me sien­to muy se­gu­ra de mis sen­ti­mien­tos y de los de él. Di­cen que el ca­fé si lo de­jás pa­ra ma­ña­na se en­fría. Y a mi no me gus­ta de­jar na­da pa­ra ma­ña­na. Si el amor lo ten­go hoy y es­toy con­ven­ci­da por­que sien­to que él es mi príncipe, ¿Por qué no me iba a ca­sar?”, ase­gu­ra muy con­ven­ci­da de ha­ber en­con­tra­do al amor de su vi­da. “¡Fue una bo­da má­gi­ca. Tu­ve la bo­da que siem­pre so­ñé..!”, re­pi­te pa­ra que a na­die le que­den du­das. Y des­pués de acep­tar la pro­pues­ta de Ja­vier co­men­zó la ta­rea más di­fí­cil pa­ra Vicky: ele­gir su ves­ti­do de bo­das. Sin du­dar­lo, rá­pi­da­men­te, lla­mó al di­se­ña­dor ar­gen­tino Da­niel Ca­pri (quien en­tre otras star sue­le ves­tir a Mo­ria Ca­sán y pre­ci­sa­men­te por quien co­no­ce a Xipolitakis) y jun­tos co­men­za­ron a di­bu­jar los pri­me­ros bos­que­jos del tra­je. “Ha­ce dos me­ses ya mi ami­ga Vicky me lla­mó pa­ra de­cir­me que se ca­sa­ba y que­ría un ves­ti­do de prin­ce­sa. La idea ori­gi­nal fue de ella que siem­pre so­ñó con un tra­je así. Yo só­lo ayu­dé a ha­cer reali­dad su sue­ño. Hi­ce un ves­ti­do de piel traí­da es­pe­cial­men­te de Ru­sia. Uti­li­za­mos 30 me­tros pa­ra el tra­je y otros 5 pa­ra la co­la. Nos ins­pi­ra­mos en las za­ri­nas ru­sas. Fue un di­se­ño prin­ci­pes­co con corte a la cin­tu­ra (a 60 cen­tí­me­tros), con fal­da tri­ple cam­pa­na y re­ma­te de piel en cue­llo y pu­ños. Lle­vó un to­ca­do bom­bo­nier tam­bién en piel y tul con im­por­tan­tes de­ta­lles Swa­rovsky. Nos lle­vó mu­chí­si­mas ho­ras de pre­pa­ra­ción por­que es to­do tra­ba­ja­do a mano. Por eso el ate­lier só­lo se de­di­có al tra­je du­ran­te ese tiem­po. Com­ple­tó con un ra­mo tra­di­cio­nal de una clá­si­ca ca­sa de Nue­va York y unos clá­si­cos za­pa­tos Lo­bou­tin“, cuen­ta el di­se­ña­dor. Un out­fit que aun­que ellos pre­fie­ren no con­fir­mar po­dría ron­dar los 20 mil dó­la­res. “Ese día me des­per­té muy tem­prano y me le­van­té por­que es­ta­ba de­ma­sia­do an­sio­sa. Y en mi ca­sa re­ci­bí a la ma­qui­lla­do­ra y al pei­na­dor, de un staff que tra­ba­ja siem­pre con ce­le­bri­ties co­mo JLo. Tam­bién vino el fo­tó­gra­fo que re­gis­tró ca­da pa­so de mi pre­pa­ra­ción. En to­do me ayu­dó mi ami­go Leo, que siem­pre es­tá a mi la­do y que tam­bién fue mi tes­ti­go. Se apa­re­ció de sor­pre­sa y fue mi gran sos­tén por­que es­ta­ba muy ner­vio­sa”, re­la­ta aún con la ex­ci­ta­ción ló­gi­ca por se­me­jan­te even­to.

“Me sien­to una mu­jer ple­na. Muy fe­liz. Hi­ci­mos al­go muy ín­ti­mo, pa­ra no­so­tros so­li­tos. Des­pués, ya con el ca­lor del verano, ha­re­mos una gran fies­ta en Los Ham­ptons…”

“El ves­ti­do me lo hi­zo en la Ar­gen­ti­na Ca­pri, con un di­se­ño muy de pa­la­cio, de rei­nas y prin­ce­sas. Por­que yo siem­pre le pe­dí a Dios ca­sar­me y en­con­trar mi gran amor, mi príncipe azul y for­mar mi pro­pia fa­mi­lia. Por aho­ra, fal­tan los be­bés. El di­se­ño de Ca­pri lo com­ple­té con un ra­mo de ro­sas ro­jas que es con el que me es­pe­ra­ba Ja­vier en la puer­ta del Ci­vil. Fue una gran sor­pre­sa por­que en el cen­tro de las flo­res ha­bía un dia­man­te. To­do fue de cuen­to… Yo sa­lí de mi ca­sa en un Rolls Roi­ce blan­co, an­ti­guo, que to­ca­ba la mar­cha tra­di­cio­nal de ca­sa­mien­to. Y la gen­te me iba gri­tan­do ¡Lo­ve, Lo­ve! A mi pa­so y fe­li­ci­dad”, cuen­ta sin per­der el en­tu­sias­mo y re­vi­vien­do ca­da emo­ti­vo mo­men­to. “Mi fa­mi­lia se en­te­ró en el mis­mo mo­men­to en el que me es­ta­ba ca­san­do. Por­que es­to fue al­go só­lo pa­ra no­so­tros. Más ade­lan­te va­mos a ha­cer una gran fies­ta en la ca­sa de Los Ham­ptons pa­ra to­dos los ami­gos y pró­xi­ma­men­te nos va­mos a ca­sar en la Ar­gen­ti­na pa­ra la fa­mi­lia. A mis pa­pás se los con­té por vi­deo lla­ma­da cuan­do iba en el auto pa­ra el Re­gis­tro Ci­vil ya ves­ti­da de no­via. ¡To­dos que­da­ron en shock, pa­ra­li­za­dos! Y pa­ra que de al­gu­na ma­ne­ra es­tu­vie­ran pre­sen­tes, los pu­se to­da la bo­da por ‘fa­ce ti­me‘. Des­pués me di­je­ron que no pu­die­ron dor­mir en to­da la noche por lo ace­le­ra­dos y con­mo­vi­dos que que­da­ron”, re­pi­te y ex­plo­ta en una de sus gran­des y tier­nas car­ca­ja­das. “Cuan­do lle­gué al Re­gis­tro Ci­vil Ja­vier ya es­ta­ba en la puer­ta con su ra­mo de flo­res ro­jas con sor­pre­sa y me di­jo que a las dos cua­dras ya es­cu­chó la mú­si­ca y se em­pe­zó a reir por­que di­jo “¡Ahí vie­ne Vicky!”. Al lle­gar me co­lo­ca­ron una al­fom­bra ro­ja pa­ra que ba­ja­ra. Me re­ci­bió Ja­vier y nos emo­cio­na­mos mu­cho. Es­tá­ba­mos re ner­vio­sos los dos. Nos abra­za­mos muy fuer­te y en­tra­mos jun­tos al im­po­nen­te edi­fi­cio. Ahí tu­vi­mos que ha­cer trá­mi­tes, fir­mar unos pa­pe­les y des­pués nos lla­mó el juez. Nos hi­cie­ron pa­sar a un gran sa­lón y em­pe­zó a ha­blar el juez. Y co­mo en las pe­lí­cu­las nos di­jo: “Si al­guien tie­ne al­go que de­cir que ha­ble aho­ra o que ca­lle pa­ra siem­pre…” To­do en in­glés, ob­vio. Des­pués nos hi­zo re­pe­tir que nos íba­mos a cui­dar y a res­pe­tar mu­tua­men­te

siem­pre. Di­mos el “Sí, quie­ro” y nos di­jo que el es­ta­do de Nue­va York nos de­cla­ra­ba ma­ri­do y mu­jer. Que ya es­tá­ba­mos ca­sa­dos. Les pi­dió los ani­llos a los tes­ti­gos, Leo por mi la­do, y Car­los, el her­mano de Ja­vier, por el su­yo. Las alian­zas las com­pra­mos en Tif­fany de Ca­na­dá, en un via­je que hi­ci­mos ha­ce unas se­ma­nas. El juez fir­mó to­do y no­so­tros nos abra­za­mos re fe­li­ces. Nos be­sa­mos y has­ta llo­ra­mos. En el mo­men­to de po­ner­nos las alian­zas se nos lle­na­ron los ojos de lá­gri­mas. Nos di­ji­mos “Te amo” y es­tu­vi­mos un ra­to muy lar­go abra­za­dos. Cuan­do nos sol­ta­mos has­ta el juez se ha­bía ido y es­tá­ba­mos los dos so­li­tos… (Ri­sas) Sa­li­mos pa­ra ir­nos y en la puer­ta los tes­ti­gos nos ti­ra­ron pé­ta­los de ro­sas blan­cas y arroz que te­nían en unas ca­nas­ti­tas. En­ton­ces nos su­bi­mos al auto y co­men­zó a so­nar de nue­vo la mú­si­ca de ca­sa­mien­to. Iba­mos sa­lu­dan­do y la gen­te nos ti­ra­ba be­sos y gri­ta­ba “LO­VE”. To­do muy Nue­va York…”, re­la­ta Vic­to­ria par­te de su his­to­ria de amor. Co­mo mar­ca la tra­di­ción, la no­via pa­seó por el Cen­tral Park en un tra­di­cio­nal ca­rrua­je ti­ra­do por ca­ba­llos y re­co­rrió par­te de sus im­po­nen­tes jar­di­nes, hoy cu­bier­tos por la nie­ve, don­de se to­mó fotos pa­ra su al­bum de re­cuer­dos. “Des­pués nos fui­mos a ca­sa, don­de yo ha­bía de­ja­do pre­pa­ra­do to­do pa­ra un fes­te­jo muy ín­ti­mo. De­co­ré el de­par­ta­men­to con glo­bos y pé­ta­los blan­cos, bien de bo­da. Te­nía­mos cham­pag­ne y una tor­ta con una di­ver­ti­da pa­re­ji­ta de no­vios arri­ba. Brin­da­mos, co­mi­mos y allí pa­sa­mos nues­tra noche de bo­das pa­ra la que tam­bién te­nía mi ajuar pre­pa­ra­do y sor­pren­dí a Ja­vier. Pa­ra nues­tra pri­me­ra noche co­mo ma­ri­do y es­po­sa pre­pa­ré to­da la ha­bi­ta­ción con pé­ta­los y glo­bos blan­cos y me pu­se una ro­pi­ta in­te­rior ro­jo pa­sión. De­ba­jo del tra­je de no­via te­nía una bom­ba­cha azul pa­ra cum­plir con la tra­di­ción y te­ner éxi­to y fe­li­ci­dad en nues­tra pa­re­ja. Así lo leí en goo­gle y yo cum­plí con to­dos los ri­tos por­que quie­ro que nues­tro ma­tri­mo­nio sea muy fe­liz“, re­ve­la con su acos­tum­bra­da pí­ca­ra mue­ca. Por aho­ra la pa­re­ja de­be vol­ver a con­cen­trar­se en su tra­ba­jo y por esa ra­zón la lu­na de miel que­da­rá pos­ter­ga­da pa­ra más ade­lan­te. “Pa­ra nues­tra lu­na de miel me gus­ta­ría ir a Jerusalem pa­ra ben­de­cir los ani­llos y nues­tra unión pe­ro por aho­ra me di­je­ron que es muy pe­li­gro­sa esa zo­na, así es que ten­dre­mos que es­pe­rar un po­co. No­so­tros que­re­mos

“Pa­ra nues­tra noche de bo­das de­co­ré to­do con pé­ta­los y glo­bos blan­cos y me pu­se una ro­pi­ta in­te­rior ro­jo pa­sión”.

fes­te­jar nues­tro amor y unión en to­dos la­dos y en to­dos los paí­ses y con to­dos los que nos quie­ren. Es­ta unión y ce­re­mo­nia tan ín­ti­ma fue só­lo pa­ra no­so­tros. El Ci­vil en sí era un trá­mi­te pe­ro yo qui­se ar­mar to­do pa­ra que fue­ra má­gi­co. Era al­go chi­co só­lo pa­ra no­so­tros y yo hi­ce al­go gran­de pa­ra no­so­tros. Lo ar­mé con la ma­gia y mu­cho amor. Y aho­ra ya es­toy ca­sa­da. Ya soy una se­ño­ra y na­die pue­de cam­biar eso”, ase­gu­ra Vicky con el cer­ti­fi­ca­do de ca­sa­mien­to en sus ma­nos. “No lo hi­ci­mos an­te Dios pe­ro días an­tes de la bo­da ha­bla­mos por ‘fa­ce ti­me’ con un cu­ra ami­go de Ja­vier que nos dio mu­cha paz. Nos di­jo unas pa­la­bras her­mo­sas y ben­di­jo los ani­llos. Mi bo­da fue bas­tan­te vir­tual; só­lo es­tu­vi­mos los no­vios y los tes­ti­gos, por­que los in­vi­ta­dos y con­se­jos fue­ron por ‘fa­ce ti­me‘… Co­mo es la vi­da hoy”, con­clu­ye la se­ño­ra Vic­to­ria Jesús Xipolitakis de Na­se­lli.

Vic­to­ria se en­car­gó de or­ga­ni­zar to­do el fes­te­jo lue­go de la bo­da. La ce­le­bra­ción se reali­zó en el pi­so que la pa­re­ja ha­bi­ta en la zo­na de Tri­be­ca que ella de­co­ró to­do con glo­bos blan­cos. Hu­bo brin­dis con cham­pag­na y una tor­ta de dos pi­sos con una pa­re­ja muy di­ver­ti­da en su par­te su­pe­rior.

El tra­je, idea de Vicky, se lo hi­zo Da­niel Ca­pri, ins­pi­ra­do en las za­ri­nas. Lle­vó 30 me­tros de te­la traí­da de Ru­sia, piel y una co­la de 5 me­tros. To­ca­do bom­bo­nie­re, pie­dras Swa­rovsky y Lo­bou­tin.

Ja­vier la sor­pren­dió en la puer­ta del re­gis­tro ci­vil con un ra­mo de ro­sas ro­jas que en el cen­tro te­nía un ani­llo con un dia­man­te, que fue el re­ga­lo que le hi­zo al con­ver­tir­se en su es­po­sa.

Un im­po­nen­te Rolls Roy­ce blan­co de los ‘60 tras­la­dó a la no­via has­ta el Ci­vil con la mar­cha nup­cial de fon­do. En Cen­tral Park fue ova­cio­na­da y ti­ró otro ra­mo de flo­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.