“SERA EMO­CIO­NAN­TE PRE­SEN­CIAR EL PAR­TO”

FLA­VIO MEN­DO­ZA A DIAS DE SER PA­PA

Caras - - FOCO - Por Del­fi­na Ortega No­dar

En la In­dia, una ele­fan­ta en­ca­de­na­da mi­ra la gente pa­sar. Con la mi­ra­da per­di­da, se la oye re­so­plar can­sa­da. Ha­ce ca­lor y ella tie­ne la piel se­ca por el sol y la fal­ta de agua. Los tu­ris­tas le to­man fo­tos y la se­ña­lan, co­mo si se tra­ta­rá de una bes­tia sa­li­da de un cuen­to. Todo pa­sa len­to y na­da lla­ma su aten­ción, hasta que fren­te a ella se de­tie­ne un pe­que­ño. Con el ins­tin­to ma­ter­nal a flor de piel, aún apre­sa­da, to­ma a ese pe­que­ño con su trom­pa y co­mien­za a me­cer­lo hasta que se que­da dor­mi­do. La es­ce­na ocu­rrió ha­ce dos años y Fla­vio Men­do­za (43) per­ple­jo y con lá­gri­mas en los ojos, guar­dó esa ima­gen en su co­ra­zón pa­ra siempre. Fue un mo­men­to inol­vi­da­ble, que hoy le vuel­ve a la men­te an­te la in­mi­nen­te llegada de su primer hi­jo Dio­ni­sio. Tan fuer­te fue ese re­cuer­do, que el ar­tis­ta lo eli­gió co­mo te­má­ti­ca del Baby Sho­wer de su he­re­de­ro.

“Pen­sar que se­me­jan­te ani­mal pu­die­ra to­mar a ese ni­ño con tan­ta ter­nu­ra me lle­nó el al­ma. Su­pe, des­de aquel ins­tan­te, que esa ima­gen te­nía un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial. To­da­vía me preguntó cuál será, pe­ro se que es­tá re­la­cio­na­do con mi hi­jo. El ele­fan­te es un ani­mal muy leal y pro­tec­tor, y así se­ré yo con Dio­ni­sio”, di­ce.

Rea­li­za­do en el cén­tri­co Pa­la­cio La­va­lle, el Baby Sho­wer con­tó con la pre­sen­cia de fa­mi­lia­res y ami­gos de Fla­vio. En­tre las ce­le­bri­ties in­vi­ta­das se en­con­tra­ban Mo­ria Ca­sán, Ada­bel Gue­rre­ro, a pun­to de dar a luz; Jé­si­ca Ci­rio, Barby Franco, Da­mián Mah­ler y su so­cio Ger­mán Bar­ce­ló; co­mo así también la abo­ga­da Ana Ro­sen­feld y el di­se­ña­dor Jo­sé Va­lo­sen. To­dos los presentes, die­ron una pin­ce­la­da de co­lor en el cua­dro que la ar­tis­ta plás­ti­ca Ma­ría del Pi­lar Dé­ci­ma rea­li­za­ba al in­gre­so del sa­lón. En el, se veía una ele­fan­ta car­gan­do en su trom­pa a un ni­ño, co­mo la ima­gen que tan­to ins­pi­ró a Fla­vio.

Con am­bien­ta­ción ge­ne­ral de Mar­ce­la Ro­mán y or­ga­ni­za­ción de “PB Bue­nos Ai­res”, la ce­le­bra­ción con­tó con un com­ple­to Candy Bar de “Azú­car y Sal”, de­li­cias de “Los dul­ces de la abue­la El­sa”, una tor­ta de Gi­me­na Vas­cón, una cas­ca­da de cho­co­la­te de “El Co­po que Co­pa tu Fies­ta”, ba­rra de tra­gos de “Mi­xo Drinks” y un com­ple­to ca­te­ri­ng rea­li­za­do por “Don Pep­pe­ro­ni” e “Il Ra­gaz­zi”. La va­ji­lla in­gle­sa, con la que se sir­vió a los in­vi­ta­dos, fue rea­li­za­da por Ca­ro­li­na An­zuat­te y los sou­ve­nirs, una pe­que­ña co­lo­nia ins­pi­ra­da en Dio­ni­sio, de “Fe­vrier”.

“El Baby Sho­wer lo or­ga­ni­cé en po­qui­tos días. La ver­dad es que no que­ría ha­cer­lo pe­ro mis her­ma­nas me in­sis­tie­ron. Es­toy muy emo­cio­na­do. No pue­do creer que es­toy ce­le­bran­do la in­mi­nen­te llegada de mi hi­jo”, revela.

Mien­tras re­ci­bía a los in­vi­ta­dos, Fla­vio se acer­có al sec­tor don­de La Blan­che­rie ha­bía dis­pues­to el moi­sés y las ajua­res pa­ra el be­bé. Aún sin po­der creer que eran las per­te­nen­cias de su hi­jo, son­reía sin po­der emi­tir pa­la­bra an­te esa pe­que­ña ha­bi­ta­ción dis­pues­ta en el cen­tro del sa­lón. Agra­de­ci­do, re­ci­bió ca­da pre­sen­te y los glo­bos per­so­na­li­za­dos de “Moab Ba­llons”. Ca­res­tino e In­fan­te Ju­gue­tes, mar­cas que lo acom­pa­ña­ron des­de el co­mien­zo, también le ob­se­quia­ron pa­que­tes es­pe­cia­les pa­ra Dio­ni­sio.

A días de cum­plir su gran sue­ño de te­ner un hi­jo, cal­ma su an­sie­dad, ha­blan­do a diario con Gi­se­lle, la ma­dre su­bro­gan­te que lle­va en su vien­tre al be­bé. Fla­vio la co­no­ció me­dian­te la agen­cia es­pe­cia­li­za­da “Open Arms”.“Ten­go una relación muy agra­da­ble con ella. An­tes de co­men­zar el pro­ce­so me preguntó si al mo­men­to de na­cer Dio­ni­sio po­día lle­var­lo a su ha­bi­ta­ción pa­ra que ella, junto a sus hi­jos, pu­die­ra ce­rrar el ci­clo. Y me pa­re­ció her­mo­so el ges­to y no pu­de ne­gar­me. De to­dos mo­dos, qui­sie­ra que este ci­clo no se cie­rre. Me en­can­ta­ría po­der se­guir en con­tac­to pa­ra de­cir­le a mi hi­jo el día de ma­ña­na: ‘Ella es la mu­jer que te tuvo en su pan­za nue­ves me­ses’. Es un ac­to de amor muy gran­de lo que es­tá ha­cien­do. Gi­se­lle es la mu­jer de mi vi­da”, di­ce.

La emo­ción por la llegada de su pri­mo­gé­ni­to se mez­cla con mie­do y ner­vio­sis­mo al pen­sar en el mo­men­to del par­to. De­ci­dió, co­mo todo pa­dre or­gu­llo­so, que lo pre­sen­cia­rá. No só­lo quie­re ha­cer­lo pa­ra acom­pa­ñar a Gi­se­lle, sino que también desea ser la pri­me­ra per­so­na que car­gue en bra­zos al pe­que­ño al na­cer.“Soy muy im­pre­sio­na­ble. Ten­go pa­vor a la san­gre y a los hos­pi­ta­les. Voy a es­tar ahí todo el tiempo, aun­que me da un po­co de co­sa. No sé si me ani­ma­ré a cor­tar el cor­dón um­bi­li­cal, pe­ro no me sor­pren­de­ría en lo más mí­ni­mo si lo ha­go”, ase­gu­ra.

Mien­tras pre­pa­ra las va­li­jas pa­ra via­jar a los Es­ta­dos Uni­dos, cie­rra una exi­to­sa tem­po­ra­da en Vi­lla Carlos Paz con “Mahat­ma”, que se pre­sen­ta­rá en el Teatro Lu­xor hasta abril, y en­sa­ya “Sid­dart­ha”, mu­si­cal que di­ri­ge y que es­tre­na­rá

“Mis her­ma­nas me alen­ta­ron pa­ra hacer este fes­te­jo. Es­toy emo­cio­na­do. No pue­do creer que hoy brin­de por la in­mi­nen­te llegada de mi hi­jo.”

en ma­yo.

Con el fo­co de aten­ción en su trabajo, su be­bé y su sim­pá­ti­co po­me­ra­nian Cris, con­fie­sa que su fe­li­ci­dad no es­tá del todo com­ple­ta ya que su otra fiel mas­co­ta, Alex, un pe­rro sa­mo­ye­do que no for­mó parte de la pro­duc­ción por su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud, pe­lea por su vi­da. “El na­ció con un ri­ñón que no le fun­cio­na­ba bien. Du­ran­te es­tos tres años y me­dio que tie­ne, ha te­ni­do mon­to­nes de cri­sis en las que es­tu­vo muy mal. Es­toy ave­ri­guan­do si en los Es­ta­dos Uni­dos le pue­den hacer un tras­plan­te. Pa­ra mí, mis pe­rros son mis hi­jos”, revela.

Su nombre es si­nó­ni­mo de éxi­to en el teatro y aho­ra su­ma a su am­plia tra­yec­to­ria su de­but en la ficción de la mano del di­rec­tor Da­niel Bur­man en “EDHA”, la pri­me­ra se­rie ar­gen­ti­na original de Netflix. “Fue una ex­pe­rien­cia muy gra­ta. Me pre­pa­ré mu­cho. El pro­duc­to fi­nal es ex­ce­len­te, a pe­sar de las crí­ti­cas. Hoy no me afec­tan por­que le pe­gan a todo el mun­do por­que sí no­más. El ar­gen­tino no sabe va­lo­rar lo que se ha­ce en el país. Lle­ga cual­quier por­que­ría de afue­ra y la mi­ran, pe­ro al­go de ca­li­dad que se pro­du­ce acá, no. Me en­can­ta­ría hacer una se­gun­da tem­po­ra­da. ‘EDHA’ me­re­ce una re­van­cha”, di­ce.

Hoy na­da pue­de opa­car el pre­sen­te de Fla­vio Men­do­za. Tras años de es­fuer­zo es­tá don­de siempre qui­so es­tar. Sien­te que no le de­be na­da a na­die y eso lo enor­gu­lle­ce, por­que sabe que Dio­ni­sio ten­drá a su lado al me­jor ejem­plo de que cuan­do se sue­ña en gran­de y se tra­ba­ja por ello, todo se lo­gra.

Fla­vio cum­plió el sue­ño de ser pa­pá a tra­vés de la agen­cia Open Arms. Gi­se­lle, quien lle­va a su be­bé en su vien­tre, es ame­ri­ca­na y ma­dre de tres hi­jos. “Me en­can­ta­ría que mi hi­jo si­guie­ra en con­tac­to con la su­bro­gan­te. Ella es la mu­jer de mi vi­da.”

Jé­si­ca Ci­rio y Fla­vio Men­do­za. El fes­te­jó se reali­zó el pa­sa­do jue­ves 22 en el cén­tri­co Pa­la­cio La­va­lle. Ins­pi­ra­do por la leal­tad de los ele­fan­tes, Fla­vio uti­li­zó al ani­mal co­mo ima­gen de la fies­ta. La plan­ta al­ta del sa­lón fue de­co­ra­da con glo­bos de he­lio y en to­nos pas­tel.

Mo­ria Ca­sán y Fla­vio.

Fla­vio se lu­ce en la pri­me­ra se­rie original ar­gen­ti­na de Netflix: “EDHA”. Le ha­ce ca­so omi­so a las crí­ti­cas y di­ce que la ficción me­re­ce otra oportunidad. En ma­yo, di­ri­gi­rá la obra “Sid­dart­ha”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.