“SI RO­BER­TO VI­VIE­RA SALDRIA A DEFENDERME”

OL­GA GARAVENTA: RE­VE­LA­CIO­NES DEL “MITO SAN­DRO” TRAS EL EXITO DE LA SE­RIE

Caras - - FOCO - Por Fa­bián Ca­tal­do

Es lo que vio, con esos ojos pe­ne­tran­tes de buen gi­tano, en esa mu­jer que pa­re­cía no bri­llar en­tre tan­to fue­go de ar­ti­fi­cio que lo ro­dea­ba. Es eso que solo él fue des­cu­brien­do co­mo un te­so­ro pa­ra el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de su vi­da, ese que in­clu­yó tan­tas ale­grías, pe­ro también tan­to do­lor. Esa mu­jer, y solo esa, fue la ele­gi­da en su época más ma­du­ra e ins­tros­pec­ti­va. Esa mu­jer lla­ma­da Ol­ga Garaventa (62) fue su gran amor des­de 2004 hasta 2009, exac­ta­men­te los últimos cin­co años de su exis­ten­cia, y quien lo acom­pa­ñó hasta el úl­ti­mo la­ti­do. Ro­ber­to Sán­chez, la fa­ce­ta más pri­va­da del icó­ni­co San­dro, co­no­ció a Ol­ga mu­cho an­tes de saber que la ama­ba, en 1994. “La pri­me­ra vez que lo vi a Ro­ber­to fue por­que yo tra­ba­ja­ba en su es­tu­dio de gra­ba­ción. En­tré ahí co­mo per­so­nal de man­te­ni­mien­to, y un día él fue a vi­si­tar su edi­fi­cio. Me mi­ró y me sa­lu­dó de ma­ne­ra cor­dial, co­mo a cual­quier em­plea­da. Yo ni si­quie­ra era fan de San­dro, eso fue lo peor de todo o lo más lin­do, no sé. Solo ha­bía ido a ver­lo can­tar a los 17 años, cuan­do se pre­sen­tó en San Lo­ren­zo, don­de fue­ron 50.000 per­so­nas a ova­cio­nar­lo. Pe­ro des­pués nun­ca más, nun­ca lo tu­ve de ído­lo, me gus­ta­ba más co­mo ha­bla­ba que co­mo can­ta­ba. Los men­sa­jes que de­ja­ba. Me sa­bía un par de te­mas, pe­ro na­da más. Ni se me pa­sa­ba por la ca­be­za lo que me de­pa­ra­ría la vi­da junto a él. Yo ne­ce­si­ta­ba ese trabajo, na­da más, por eso es­ta­ba allí ese día, la pri­me­ra vez que nos mi­ra­mos”, le di­ce Garaventa a CARAS, en una re­ve­la­do­ra en­tre­vis­ta que se rea­li­za en el co­ra­zón de Va­len­tín Al­si­na, par­ti­do de La­nús, lu­gar don­de Ro­ber­to Sán­chez fue a la es­cue­la pri­ma­ria, y don­de em­pe­zó a “pa­tear” la calle. Po­sa pa­ra el fo­tó­gra­fo en el “Pa­seo de San­dro”, ro­dea­da de afi­ches de sus más an­to­ló­gi­cas pe­lí­cu­las, y se de­tie­ne a ob­ser­var la es­ta­tua que re­pre­sen­ta al ído­lo en su eta­pa “más Pres­ley”.

“Es­tar en Va­len­tín Al­si­na y hacer es­tas fo­tos pa­ra CARAS me trae mucha nos­tal­gia, por­que son lu­ga­res que él tran­si­tó. El me con­ta­ba que an­da­ba mu­cho por acá cuan­do era jo­ven­ci­to”, agre­ga Ol­ga, que des­pués de aquel dis­tan­te en­cuen­tro de 1994 pa­só 10 años tra­ba­jan­do pa­ra él, pe­ro sin te­ner nin­gún con­tac­to per­so­nal. Hasta que San­dro escribió pa­ra ella el poe­ma “Fue­go con­tra Fue­go”, que in­clu­yó en su dis­co “Amor Gi­tano”. Lue­go de un no­viaz­go bre­ve y dos años de con­vi­ven­cia, se ca­sa­ron el 13 de abril de 2007, y hasta que el can­tan­te fa­lle­ció en 2010, a cau­sa de un en­fi­se­ma pul­mo­nar, nun­ca se se­pa­ra­ron. Atrás ha­bían que­da­do las otras mu­je­res de San­dro. Des­de Julia Ade­la Vis­cia­ni, con quien en­ta­bló una relación des­de 1969 hasta 1982; pa­san­do por Ma­ría del Pi­lar Gar­cía (más co­no­ci­da co­mo Ti­ta Russ), ex esposa de Al­ber­to Olmedo; más las ver­sio­nes de af­fai­re con Ma­ría Mart­ha Se­rra Li­ma o el víncu­lo que man­tu­vo con Ma­ría Ele­na Fres­ta, quien se ocu­pa­ba del cui­da­do de “Ni­na”, la ma­dre de San­dro, que mu­rió en 1992. También se le ad­ju­di­ca­ron ro­man­ces con la ani­ma­do­ra Vicky Ama­ya, la fotógrafa Ol­ga Mas­sa y la con­de­sa Ma­ría Car­mi­lle Bor­gog­ne Di Par­ma. Ade­más fue re­la­cio­na­do con com­pa­ñe­ras de elenco co­mo la me­xi­ca­na Irán Eory (con quien tra­ba­jó en el fil­me de 1970, “Mu­cha­cho”), Cris­ti­na Al­be­ró (“Des­tino de un Ca­pri­cho”, 1972), y las mis­mí­si­mas Su­sa­na Gi­mé­nez (“Tú me En­lo­que­ces”, 1976) y So­le­dad Sil­vey­ra (“Quie­ro lle­nar­me de Ti”). Era, sin du­da un ver­da­de­ro Sex-Sym­bol, que en su eta­pa más ma­du­ra, eli­gió a Garaventa.

“En 2004 él se iba pa­ra Ro­sa­rio, an­tes de de­bu­tar en el Gran Rex con un show. Iba allá por­que era don­de él ‘li­ma­ba’ al­gu­nas cues­tio­nes del es­pec­tácu­lo. Jus­to pa­só por el edi­fi­cio, y yo acom­pa­ña­ba a Al­do Are­si (quien fue re­pre­sen­tan­te de San­dro), que era mi je­fe. Me lo cru­cé, lo sa­lu­dé, y cuan­do lo mi­ré, vi que tuvo una ex­pre­sión me­dio ex­tra­ña, di­fe­ren­te. Cuan­do vol­ví a mi ofi­ci­na, so­nó el te­lé­fono, era él y me di­ce: ‘Ten­go un be­so en­ca­de­na­do en­tre mis la­bios y la lla­ve de ese be­so es­tá en tu bo­ca’. Le di­je: ‘Uy qué lin­do Ro­ber­to, gra­cias’. Pe­ro pen­sé que se ha­bía equi­vo­ca­do y me lla­mó a mí por error. A la ho­ra me vol­vió a lla­mar, y me dijo: ‘Mi­rá que eso fue pa­ra vos’. Yo me que­dé sor­pren­di­da. Le di­je: ‘¿Y aho­ra qué va a pa­sar con todo es­to?’. Por­que él te­nía una fa­mi­lia, yo no que­ría ser la que pro­du­je­ra la dis­cor­dia”, di­ce. Es que San­dro es­ta­ba des­de ha­cía 15 años ofi­cial­men­te en pa­re­ja con Ma­ría Ele­na Fres­ta, una relación a la que pu­so fin pa­ra co­men­zar una nue­va

his­to­ria de amor con Ol­ga, una mu­jer diez años me­nor.

Ni si­quie­ra Ol­ga es­pe­ra­ba al­go así en ese mo­men­to de su vi­da. Es­ta­ba se­pa­ra­da, vi­vía con su ma­má y con su hi­jo Pa­blo, por ese en­ton­ces de 23 años (hoy tie­ne 36). Su hi­ja Manuela, hoy de 39 años, ya es­ta­ba en pa­re­ja (Lue­go ven­drían sus nie­tas: Ma­le­na, de 15; Va­len­ti­na, de 12; y Ema, de 21 me­ses).“Ro­ber­to des­pués de­fi­nió su vi­da, y tras seis me­ses de lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos que du­ra­ban hasta cua­tro ho­ras, nos fui­mos co­no­cien­do”, co­men­ta.

—Ol­ga, ¿quién con­quis­tó a quién?

—La con­quis­ta fue mu­tua, él por su lado y yo por el mío. Yo lo tra­ta­ba de igual a igual, y me mos­tra­ba co­mo lo que soy: una per­so­na sen­ci­lla, nor­mal. A él nun­ca lo pu­se en un pe­des­tal, lo tra­té con res­pe­to pe­ro de igual a igual.

—¿Có­mo be­sa­ba Ro­ber­to, igual que San­dro en las pe­lí­cu­las?

—De có­mo be­sa­ba no te pue­do de­cir na­da por­que es al­go muy ín­ti­mo. Pe­ro te pue­do ase­gu­rar que era una per­so­na muy se­duc­to­ra, na­ció con ese ca­ris­ma. Era un ver­da­de­ro ca­ba­lle­ro.

El mito de uno de los can­tan­tes más em­ble­má­ti­cos de la Ar­gen­ti­na se po­ten­ció e in­clu­yó a nuevas ge­ne­ra­cio­nes de fans des­de que se emite “San­dro de Amé­ri­ca, La Se­rie”, ficción pro­ta­go­ni­za­da por Agus­tín Su­lli­van, Mar­co An­to­nio Ca­po­ni y An­to­nio Gri­mau, quie­nes in­ter­pre­ta­ron al fa­mo­so can­tan­te y com­po­si­tor en dis­tin­tas eta­pas de su vi­da. La mi­ni­se­rie de Te­le­fe, a ocho años del fa­lle­ci­mien­to de San­dro, ha­ce emo­cio­nar a sus “Ne­nas” (fans del ído­lo). El primer ca­pí­tu­lo tuvo un rating pro­me­dio de 15.4 y un pi­co de 15.7, y el mar­tes 27 se emi­tió la Gran Fi­nal, en vivo des­de el Teatro Gran Rex, don­de los pro­ta­go­nis­tas com­par­tie­ron con su pú­bli­co el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de la se­rie, ba­sa­da en el li­bro “San­dro de Amé­ri­ca”, de Gra­cie­la Gui­ña­zú. “Ver la se­rie es al­go muy fuer­te, por más que ha­ya mucha ficción y parte de reali­dad, pe­ro lo to­mo co­mo al­go po­si­ti­vo pa­ra darle a la gente, que siempre desea es­tar en con­tac­to con al­go de San­dro. Pa­re­ce co­mo si a los ac­to­res los hu­bie­ra ele­gi­do Ro­ber­to. Su­lli­van es­tá ma­ra­vi­llo­so, Ca­po­ni, Gri­mau... to­dos es­tán fantásticos. Mu­riel San­ta Ana me in­ter­pre­tó a mí, y hasta vino a ca­sa a co­no­cer­me pa­ra com­po­ner mi per­so­na­je. Fue la se­rie del año, con un gran éxi­to”, afir­ma.

—La se­rie mues­tra la in­fluen­cia que te­nía la ma­dre de Ro­ber­to con las mu­je­res, có­mo si ella les die­ra el visto bueno, y su ve­re­dic­to fue­ra pa­la­bra sa­gra­da... ¿A us­ted la hu­bie­ra apro­ba­do su sue­gra?

—Con Ro­ber­to nun­ca he­mos con­ver­sa­do so­bre eso. Co­mo era hi­jo úni­co, la ma­má era muy ce­lo­sa. Ella fa­lle­ció en 1992. Nun­ca me pu­se a pen­sar si me ha­bría acep­ta­do.

—San­dra Ju­nior de­cla­ró que la se­rie es una fa­la­cia, y que la quie­ren hacer que­dar a us­ted co­mo “una he­roí­na que no es”...

—Yo nun­ca ha­blé de esa per­so­na. Aun­que ella siempre me agre­de, yo siempre le tu­ve el ma­yor de los res­pe­tos.

—Por otra parte, Isa­be­la Fi­gue­roa, una ami­ga de San­dra Ju­nior, la de­nun­ció afir­man­do que us­ted y San-

“Siento que se en­sa­ñan con­mi­go, pe­ro yo de­jo que el agua co­rra. Que Ro­ber­to me ha­ya ele­gi­do pa­ra ca­sar­se, es al­go que mu­chos no per­do­nan.”

dro se ca­sa­ron cuan­do no es­ta­ban di­vor­cia­dos aún de sus ex pa­re­jas...

-El pa­pá de mis hi­jos, cuan­do yo lo co­no­cía ha­ce 41 años, es­ta­ba di­vor­cia­do ha­cía diez. Acá exis­tía el di­vor­cio pe­ro no te po­días vol­ver a ca­sar. Nosotros fui­mos a un es­tu­dio de abo­ga­dos, don­de ha­cían ca­sa­mien­tos en los que vos ni via­ja­bas al ex­te­rior, y des­pués te man­da­ban los pa­pe­les. Lo nuestro nun­ca se hi­zo le­ga­li­zar y, por lo tan­to, ese ca­sa­mien­to con mi an­te­rior pa­re­ja no tie­ne va­li­dez. Da­te cuen­ta que Ro­ber­to ja­más hu­bie­ra he­cho na­da in­co­rrec­to. Sa­bía de la exis­ten­cia del pa­dre de mis hi­jos, nun­ca hu­bie­se he­cho na­da pa­ra per­ju­di­car­se él, ni pa­ra per­ju­di­car a nin­gu­na parte. —¿Por qué cree que la agre­den con es­tos te­mas?

—Yo me ca­llo, no voy a sa­lir a dar nin­gún ti­po de ex­pli­ca­ción, por­que de eso se ha­bló con una jueza, y también en la igle­sia...

También se ha­bía acu­sa­do a Ol­ga de adue­ñar­se de la fa­mo­sa ca­sa de San­dro, ubi­ca­da en Be­rut­ti al 200, en las pro­xi­mi­da­des de la es­ta­ción de Ban­fi­eld. Allí, Ro­ber­to Sán­chez vi­vió du­ran­te cua­ren­ta años. Y hasta con­tra­jo ma­tri­mo­nio con Ol­ga: fir­mó la li­bre­ta ro­ja en la bi­blio­te­ca, en abril de 2007, y en el li­ving los ben­di­jo el pa­dre Os­val­do Brown. La re­si­den­cia dis­tri­bu­ye sus 800 me­tros cua­dra­dos cu­bier­tos en dos plan­tas. En plan­ta ba­ja, la co­ci­na con co­me­dor, el li­ving, otro co­me­dor, la bi­blio­te­ca y un ba­ño. Su­bien­do las es­ca­le­ras es­tán las ha­bi­ta­cio­nes (tres dor­mi­to­rios y dos más pa­ra las vi­si­tas), más un gim­na­sio y dos ba­ños. Tie­ne un ga­ra­ge pa­ra sie­te au­tos. Y el par­que, con pi­le­ta de na­ta­ción, com­ple­ta los 1300 me­tros cua­dra­das. Su va­lor as­cen­de­ría a los seis mi­llo­nes de dó­la­res.“¡Es mi ca­sa! Mi esposo me la de­jó. Hi­zo un tes­ta­men­to en el año 2005, don­de me nom­bró He­re­de­ra Uni­ver­sal. No es­toy usur­pan­do na­da”, acla­ró Ol­ga en una oportunidad.

—¿Por qué se em­pe­ci­nan en afir­mar lo con­tra­rio? —Es­tá todo cla­ro, todo co­mo lo pi­dió Ro­ber­to. Yo no to­qué ab­so­lu­ta­men­te na­da, mío es solo un te­le­vi­sor plas­ma y la ro­pa. Ten­go mucha paz, no hi­ce ab­so­lu­ta­men­te na­da que pu­die­ra da­ñar a na­die, pe­ro a mí sí me han da­ña­do mu­cho. Pe­ro me man­ten­go en si­len­cio, no con­tes­to, creo que la gente sabe dis­cer­nir quién es uno y quién es otro. Mi si­len­cio no es el del que ca­lla y otor­ga, pe­ro no da pa­ra sa­lir a ha­blar, sino ten­dría que es­tar todo el tiempo en los me­dios. No soy me­diá­ti­ca, soy Ol­ga, una per­so­na de ba­jo per­fil. No hi­ce na­da ma­lo y no le de­bo ex­pli­ca­cio­nes a na­die. —¿Qué cam­bió en us­ted des­de que Ro­ber­to mu­rió?

—Mi esen­cia no cam­bió, pe­ro siento que me han mal­tra­ta­do mu­cho. Ex­tra­ño su pre­sen­cia pa­ra que sal­ga a po­ner un po­co de or­den, que sal­ga a los me­dios a de­cir: “La ele­gí yo, yo se quién es, y acá se aca­bó todo”. Pe­ro mu­chos me si­guen “nin­gu­nean­do”, dicen co­sas que me ha­cen da­ño. Siempre di­go que al fi­nal, la ver­dad sa­le a la luz. Y yo ten­go que man­te­ner­me en mi lu­gar y no res­pon­der, por más que di­gan cual­quier co­sa de mí. Me due­le mu­cho la crí­ti­ca con­tra mi per­so­na, por­que a mí no me co­no­cen, ha­blan por ha­blar, y yo no sal­go a con­tes­tar. Res­pe­to a todo el mun­do con sus de­fec­tos y vir­tu­des, pe­ro hay per­so­nas que no ha­cen eso con­mi­go. —Se la no­ta bas­tan­te do­li­da con ese te­ma... —A ve­ces siento do­lor, por­que yo también ten­dría co­sas pa­ra de­cir, to­das ver­da­des, pe­ro nun­ca las di­go. De­di­can pro­gra­mas pa­ra cri­ti­car­me con mucha fal­ta de res­pe­to. Si Ro­ber­to vie­ra es­ta per­se­cu­ción, mucha gente no du­ra­ría ni tres se­gun­dos en la pan­ta­lla. Siento que a ve­ces se en­sa­ñan con­mi­go. Pe­ro bueno, es lo que me to­ca vi­vir. Ro­ber­to sal­dría a defenderme, pe­ro yo igual­men­te ten­go una gran con­ten­ción de mi fa­mi­lia y de mis ami­gos, y me con­si­de­ro muy bue­na per­so­na, con bue­nos prin­ci­pios, con có­di­gos. En­ton­ces de­jo que el agua co­rra. Yo no soy más que na­die ni na­die es más que yo. El he­cho de que Ro­ber­to me ha­ya ele­gi­do, que ha­ya de­ci­di­do ca­sar­se con­mi­go, mu­chos no lo per­do­nan.

—¿Có­mo era un día en la vi­da de Ro­ber­to? —El se le­van­ta­ba en­tre las 14:00 y las 15:00, to­ma­ba su té con ga­lle­ti­tas, a ve­ces fac­tu­ras o un sand­wi­chi­to de mi­ga. Le gus­ta­ba más lo sa­la­do que lo dul­ce. Te­nía siempre un sentido del hu­mor muy es­pe­cial. Ja­más te­nía una ma­la con­tes­ta­ción, siempre es­ta­ba con una son­ri­sa, se sin­tie­ra bien, mal o re­gu­lar. —¿Us­ted le co­ci­na­ba? —Pa­ra co­mer era muy so­fis­ti­ca­do, no

era del chu­rras­qui­to con en­sa­la­da. Ha­bía que darle una bue­na en­tra­da, un buen pla­to prin­ci­pal y un buen pos­tre... Ha­bía que co­ci­nar bas­tan­te, y lo ha­cía todo yo. Te­nía­mos per­so­nal, co­mo si­go te­nien­do aho­ra, pe­ro solo por la ma­ña­na. To­dos los días le co­ci­na­ba al­go di­fe­ren­te, le pre­gun­ta­ba qué que­ría o im­pro­vi­sa­ba al­go yo. Es­ta­ba tres o cua­tro ho­ri­tas to­dos los días solo pa­ra co­ci­nar­le la ce­na. Yo también ha­cía las com­pras. Des­pués nos que­dá­ba­mos de so­bre­me­sa, char­lá­ba­mos. Pa­ra él la no­che era día, a mí eso me cos­ta­ba un po­co por­que ve­nía de otro mun­do. Pa­ra mí la no­che era pa­ra des­can­sar. Pa­ra él, al le­van­tar­se tar­de, la no­che se es­ti­ra­ba hasta las tres o cua­tro de la ma­ña­na. —¿Sa­lían? —Nos que­dá­ba­mos en ca­sa por­que en esa época Ro­ber­to ya no era de sa­lir. —¿Es­cu­cha­ban música? —En ca­sa no se es­cu­cha­ba música, a lo me­jor es­po­rá­di­ca­men­te to­ca­ba al­gún te­cla­do, pe­ro no se es­cu­cha­ba música. Cuan­do se de­cía que com­po­nía, era an­tes de es­tar con­mi­go. Es­tan­do jun­tos no com­pu­so más na­da.

—¿Quién plan­teó el de­seo de ca­sar­se?

—En mar­zo de 2007, él se des­com­po­ne, es­ta­ba muy gra­ve. Yo lla­mé co­mo siempre a la am­bu­lan­cia pa­ra tras­la­dar­lo al Ins­ti­tu­to del Diag­nós­ti­co, y cuan­do se recuperó un po­co, en Te­ra­pia In­ten­si­va, me dijo:“Ol­ga, des­pués de es­to nos va­mos a ca­sar. Me sal­vas­te muchas ve­ces”. Yo le di­je que fue­ron los mé­di­cos, no yo. In­sis­tió:“Pe­ro yo me quie­ro ca­sar con vos”. Sa­li­mos de la in­ter­na­ción y me dijo que iba a po­ner una fe­cha. Yo no que­ría por­que sa­bía que iba a traer mu­cho pro­ble­ma, por “sus ne­nas”, por sus fans. Era el ído­lo sol­te­ro de to­da la vi­da, y que una per­so­na le ha­ya to­ca­do el co­ra­zón era un te­ma di­fí­cil.

—¿Cree que fue la úni­ca mu­jer de Ro­ber­to? Que las an­te­rio­res fue­ron amo­res solo de San­dro...

—Eso no lo pue­do de­cir, de lo que no se, no pue­do ha­blar. El fue un ído­lo to­ca­do por la va­ri­ta má­gi­ca, te­nía un gran ca­ris­ma, pe­ro pa­ra mí siempre fue Ro­ber­to, nun­ca San­dro. —Du­ran­te mu­cho tiempo a us­ted no se le co­no­ció la ca­ra...

—Yo le pe­día a Ro­bert que mi ca­ra no se co­no­cie­ra. Cuan­do de­ci­dió que se me co­noz­ca pú­bli­ca­men­te, me sen­tí co­mo “clau­su­ra­da” (Ri­sas). El se reía, y me de­cía que pre­sen­tar­me en pú­bli­co era lo que ha­bía sentido. Yo, fue­ra de bro­ma, lo to­mé co­mo un buen ges­to ha­cía mí.

—¿En un mo­men­to se sin­tió más una en­fer­me­ra que su mu­jer? Ha­brá si­do muy du­ro... ¿Có­mo lo so­bre­lle­va­ba men­tal­men­te?

—Nun­ca me sen­tí co­mo su en­fer­me­ra. Cuan­do es­ta­ba mal era co­mo cual­quier mu­jer que tie­ne que es­tar con su ma­ri­do en las buenas y en las ma­las. Por mo­men­tos me que­bra­ba, pe­ro cuan­do él no me veía. Iba vien­do pau­la­ti­na­men­te su de­te­rio­ro, y me que­bra­ba. Soy muy cre­yen­te, le pe­día a Dios y a la Vir­gen que nos ayu­da­ra.

—¿Qué es lo úl­ti­mo que le dijo a Ro­ber­to an­tes de que “par­tie­ra”? —Me des­pe­dí de él di­cién­do­le al oí­do:“Mi­rá Ro­ber­to, yo pien­so que vos te que­rés ‘ir de gi­ra’, así que an­dá no­más, an­dá tran­qui­lo. No quie­ro que si­gas su­frien­do, por­que yo voy a saber sa­lir ade­lan­te. No quie­ro que su­fras más”. Me mi­ró, hi­zo una son­ri­sa, le­van­tó las ce­jas y a los vein­te mi­nu­tos fa­lle­ció. Lo tu­ve que hacer por­que él que­ría se­guir pe­leán­do­la, pe­ro to­me la ini­cia­ti­va de “sol­tar­lo”. —¿Le que­dó al­go por de­cir­le? —Le di todo lo que es­ta­ba a mi al­can­ce, le di­je todo lo que sen­tía, yo fui muy de­mos­tra­ti­va y él te­nía un amor muy es­pe­cial por mí. A ve­ces pen­sa­ba: “¿Será cier­to es­to? ¿A cuán­tas le ha­brá di­cho lo mis­mo?” (Ri­sas). Un día, Pa­blo, mi hi­jo, le con­tó a Ro­ber­to,

En Al­si­na, don­de se crió el can­tan­te, Ol­ga elo­gió la mi­ni­se­rie “San­dro de Amé­ri­ca”, y los pro­ta­gó­ni­cos de Su­lli­van, Ca­po­ni y Gri­mau.

y él le dijo: “No me di­gas que tu vie­ja pien­sa así”, y se ma­ta­ban de ri­sa. A mis dos hi­jos Ro­ber­to los ama­ba. —¿En que cam­bió su vi­da cuan­do lo co­no­ció?

—En na­da. Yo siempre fui la mis­ma per­so­na, y des­de que ten­go uso de razón nun­ca me creí na­da. Mi relación con Ro­ber­to es al­go que me re­ga­ló la vi­da, al­go que agra­dez­co a Dios y a la Vir­gen, pe­ro no me cam­bió en na­da. El vio mi esen­cia, por­que era una per­so­na muy ob­ser­va­do­ra, in­te­li­gen­te, te­nía mu­cho mun­do, mucha calle.

—¿Sien­te su pre­sen­cia por la ca­sa, le ha­bla?

—Yo no pre­ten­do ver­lo, ni sen­tir su pre­sen­cia, por­que creo que él tie­ne que des­can­sar en paz. El he­cho de es­tar lla­mán­do­lo, nom­brán­do­lo, con­vo­cán­do­lo, no le per­mi­ti­ría ese des­can­so. Solo le de­di­co una ora­ción to­das las no­ches, y ahí que­da, por­que de­be te­ner su me­re­ci­do des­can­so des­pués de ha­ber su­fri­do tan­to.

—¿A San­dro le hu­bie­ra gus­ta­do la se­rie que se hi­zo so­bre su vi­da?

—Sí, por­que es un ver­da­de­ro ho­me­na­je, aun­que hay gente que cree que se hi­zo solo pa­ra lu­crar.

—Ol­ga, ¿que­da un lu­gar en su co­ra­zón pa­ra un nue­vo amor?

—No, así es­toy muy bien. Soy li­bre, no le de­bo ex­pli­ca­cio­nes a na­die. El lu­gar que ocu­pó Ro­ber­to en mi vi­da es tan gran­de que no lo po­dría lle­nar nin­gún otro hom­bre.

Garaventa lle­gó a du­dar si San­dro la ama­ba tan­to, pen­san­do que a muchas mu­je­res les di­ría lo mis­mo. Pe­ro era cier­to, el Gran Se­duc­tor se enamo­ró de su esen­cia.

San­dro se ca­só con Ol­ga en abril de 2007, y en 2005 ya la ha­bía de­cla­ra­do He­re­de­ra Uni­ver­sal de su man­sión de Ban­fi­eld, va­lua­da en seis mi­llo­nes de dó­la­res.“El Gi­tano” le pro­pu­so ca­sar­se en Te­ra­pia In­ten­si­va, tras ha­ber es­qui­va­do a la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.