“NOS LLENO DE BENDICIONES”

RO­DRI­GO NO­YA CON SU MU­JER Y PE­QUE­ÑO HE­RE­DE­RO: BAU­TIS­TA

Caras - - FOCO - Por Fa­bián Ca­tal­do (Pro­duc­ción: Fer­nan­da Vau­dag­na) Agra­de­ci­mien­tos: Del­bos­que­ju­gue­te­sen­ma­de­ra.es. Staff Ser­gio Lu­ján, www.ser­gio­lu­jan.com.ar. Akia­ba­ra. Com­pa­ñia de Som­bre­ros. Ci­pi­tria. Las Pe­pas. Rim­mel Mo­da. Men­die­tas.Gri­mol­di. Mi­mo. Ho­tel She­ra­ton Pi­lar

El ac­tor y So­fía So­rren­ti ce­le­bra­ron la Pas­cua junto al be­bé de ocho me­ses, quien tra­jo “un pan ba­jo el bra­zo”, con No­ya en su me­jor mo­men­to ar­tís­ti­co.

No pa­ran de sur­fear una ola que em­pe­zó a cre­cer en 2017, y que en este nue­vo año los tie­ne mo­vi­li­za­dos y ce­le­bran­do. Ro­dri­go No­ya (24) y su pa­re­ja, So­fía So­rren­ti (21) es­tán ha­cien­do un mas­ter ace­le­ra­do de pa­ter­ni­dad des­de que ha­ce ocho me­ses “die­ron a luz” a Bau­tis­ta Lio­nel, su primer hi­jo, quien los obli­gó a ma­du­rar a pa­sos agi­gan­ta­dos. Pe­ro co­mo di­ce la sa­bi­du­ría po­pu­lar, los be­bés vienen con “un pan ba­jo el bra­zo”. Quien se hi­zo fa­mo­so por pro­ta­go­ni­zar “Va­len­tín” (pe­lí­cu­la de 2002, di­ri­gi­da por Ale­jan­dro Agres­ti, que lo trans­for­mó en un pre­coz ac­tor), y que más tar­de se des­ta­có en el pro­gra­ma “Agran­dady­tos”, hoy es aplau­di­do por in­ter­pre­tar a una mu­jer (su per­so­na­je es Mi­ran­da, en “Ca­sa Va­len­ti­na”, obra di­ri­gi­da por Jo­sé Ma­ría Mus­ca­ri y pro­du­ci­da por Ja­vier Fa­ro­ni, en el teatro Pi­ca­dilly) y próximamente en­car­na­rá a un pre­so en la se­gun­da tem­po­ra­da de “El Mar­gi­nal”. Por­que cuan­do los cam­bios lle­gan, lo ha­cen to­dos al mis­mo tiempo. “Cuan­do me visto pa­ra su­bir al escenario, soy una ver­da­de­ra mu­jer­ci­ta. Es tre­men­do. El ne­ne nun­ca me vio ves­ti­do de mu­jer, pe­ro sí lo hi­zo cuan­do le ro­bé los za­pa­tos y un ves­ti­do a So­fía pa­ra prac­ti­car. La idea era es­tar can­che­ro pa­ra cuan­do lle­ga­ran los en­sa­yos, pe­ro mi mu­jer tie­ne el pie más chi­qui­to, ima­gi­na­te, ¡yo cal­zo cua­ren­ta! Así que la gente de ves­tua­rio me dio unos za­pa­tos de ta­cos al­tos pa­ra ir prac­ti­can­do en ca­sa, co­ci­nan­do o cui­dan­do al ne­ne. Es com­pli­ca­do eh, ¡te em­pie­zan a do­ler los ge­me­los! ¿No es pa­ra na­da fá­cil! (Ri­sas)”, afir­ma.

Ro­dri­go No­ya es­tá fas­ci­na­do, pe­ro can­sa­dí­si­mo. Va y vie­ne todo el tiempo, de su rol de pa­pá, al de ma­ri­do, y en­se­gui­da al de ac­tor. Todo es un gran apren­di­za­je. Un desafío. “Uno va cre­cien­do y sien­te que pue­de hacer otras co­sas. Cuan­do era chi­co era más yo, el que ac­tua­ba era Ro­dri­go. Aho­ra la idea es com­po­ner y ar­mar personajes. Me en­can­ta ac­tuar, y en es­tos pro­yec­tos te to­ca in­cor­po­rar co­sas nuevas, ver­da­de­ras trans­for­ma­cio­nes. Todo se tra­ta de apren­der. Es la pri­me­ra vez que me ma­qui­llan los ojos, me pin­tan la bo­ca. Un día hasta fui a una far­ma­cia a pre­gun­tar por un ta­pa-oje­ras (Ri­sas). ¡La ven­de­do­ra se que­dó he­la­da, me preguntó si era pa­ra mí (Más Ri­sas)”, agre­ga. Con un pre­sen­te tan in­ten­so, por aho­ra el fu­tu­ro no se pro­yec­ta. Aun­que la po­si­bi­li­dad de darle un hermanito a “Bau­ti” es­tá la­ten­te.“Me en­can­ta­ría, pe­ro más ade­lan­te. Primero, con So­fía te­ne­mos que acos­tum­brar­nos a ser pa­pás. El be­bé es­tá cre­cien­do un mon­tón, re­gis­tra más a quie­nes tie­ne al lado, se ríe más, mes a mes in­cor­po­ra más co­sas. Em­pe­zó con los pri­me­ros bal­bu­ceos, pe­ro to­da­vía no di­ce ni pa­pá ni ma­má. Des­cu­brió lo que es el agua y es­tá feliz. ¡Ve la pi­le­ta y ya se quie­re me­ter! Este be­bé nos lle­nó de bendiciones”, con­clu­ye.

Co­mo buen “Hi­jo de Ti­gre”, Bau­ti he­re­dó el his­trio­nis­mo del pa­pá, que ac­tual­men­te in­ter­pre­ta a una mu­jer en la obra “Ca­sa Va­len­ti­na” (en el teatro Pi­ca­dilly), y próximamente en­car­na­rá a un pre­so en la se­gun­da tem­po­ra­da de “El Mar­gi­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.