ZO­DÍA­CO

Caras - - REVELACIONES -

Re­la­cio­nes pe­li­gro­sas

Cuan­do Es­cor­pio se en­cuen­tra con Acua­rio se da lo que en la cues­tión que tra­ta los “as­pec­tos” se de­no­mi­na Cua­dra­tu­ra, un án­gu­lo de 90 gra­dos que pro­po­ne im­por­tan­tes ni­ve­les de fric­ción. Esa irri­ta­ción na­tu­ral que ex­pe­ri­men­tan los dos sig­nos po­dría tro­car en ener­gía dis­po­ni­ble pa­ra los pla­nes en con­jun­to, es un desafío di­fí­cil pe­ro lle­ga­do el ca­so po­dría ser en­ri­que­ce­dor pa­ra am­bos. Es­cor­pio es fi­jo, con­ser­va­dor y po­se­si­vo al tiem­po que Acua­rio es in­cons­tan­te y li­ber­tino, ne­ce­si­ta que sus re­la­cio­nes ten­gan mu­cho ai­re y con­tem­plen for­mas in­no­va­do­ras y ex­tra­va­gan­tes. Pa­ra el ca­so de Es­cor­pio con el úl­ti­mo signo del Zo­día­co hay una com­bi­na­ción ele­men­tal de ba­se que los ha­ce ex­tre­ma­da­men­te cer­ca­nos. Los dos in­te­gran, jun­to a Cán­cer, la tría­da per­te­ne­cien­te al ele­men­to Agua y en un uni­ver­so en el que los sen­ti­mien­tos, la fan­ta­sía y la fi­na per­cep­ción son lo que de ver­dad im­por­ta pue­den mo­ver­se co­mo pe­ces en el río. Los na­ci­dos ba­jo el Sol de oc­ta­vo signo con los de Pis­cis pue­den lo­grar pa­re­jas en las que la emo­ción sea un mo­tor de al­tí­si­mo ren­di­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.