“MIRKO ES UN NI­ÑO BEN­DE­CI­DO”

EX­CLU­SI­VO: EL BAU­TIS­MO DEL HI­JO DE MARLEY EN NUE­VA YORK

Caras - - REVELACIONES - Por Naia­ra Vec­chio

Era mar­zo de 2017 cuan­do, con la mú­si­ca a to­do vo­lu­men en sus au­ri­cu­la­res, Marley (47) sa­lía a ca­mi­nar por Buenos Aires y un men­sa­je des­de EE. UU. lo de­jó por unos mi­nu­tos in­mó­vil en la ve­re­da. “¡Fe­li­ci­ta­cio­nes!”, le­yó en su ce­lu­lar lue­go de que la vi­da le cum­plie­ra el ma­yor sue­ño: su hi­jo Mirko es­ta­ba en ca­mino. Y po­co más de un año des­pués, el des­tino vol­vió a re­cor­dar­le que el tiem­po siem­pre pre­mia a los per­se­ve­ran­tes. Re­cién arri­ba­do a Nue­va York jun­to a su be­bé de cin­co me­ses y me­dio y a Su­sa­na Giménez, co­mo pri­me­ra in­vi­ta­da de la nue­va tem­po­ra­da de “Por el mun­do”, su pro­gra­ma de Te­le­fe, otro men­sa­je mo­di­fi­có nue­va­men­te sus pla­nes. “Su­sa­na es­ta­ba ha­cien­do dor­mir a Mirko, al­go que ado­ra, cuan­do me lla­ma Co­co Fer­nán­dez —Ge­ren­te de Pro­duc­ción de Ar­tear— di­cién­do­me que su ahi­ja­do ya te­nía la ca­mi­se­ta de Argentina pa­ra el Mun­dial de Ru­sia 2018 y que se la que­ría dar. Le co­men­té que es­ta­ba en Nue­va York por mi pro­gra­ma y me di­jo que den­tro de unos días él tam­bién via­ja­ba a la Gran Man­za­na. Así, de im­pre­vis­to y es­pon­tá­nea­men­te, sur­gió la po­si­bi­li­dad de bau­ti­zar­lo en Es­ta­dos Uni­dos. Lo ha­blé con ellos y rá­pi­da­men­te me ayu­da­ron a con­cre­tar­lo. Me con­mue­ve el amor que cons­tan­te­men­te los pa­dri­nos le brin­dan a mi hi­jo”, ex­pre­sa el con­duc­tor des­de Man­hat­tan to­da­vía con la voz afec­ta­da por la emo­ción. Po­cas ho­ras pa­sa­ron del bau­tis­mo que su he­re­de­ro tu­vo el do­min­go 8 a las 14 ho­ras en la igle­sia San Fran­cis­co Xa­vier, don­de el Pa­dre je­sui­ta Da­niel Co­rrou, quien es­tu­dió en Har­vard y tra­ba­ja pa­ra re­fu­gia­dos, le dio la ben­di­ción a Mirko. “Pre­gun­ta­mos en la Ca­te­dral de St Pa­trick’s pe­ro no con­se­gui­mos turno por la pron­ti­tud de la fe­cha. Co­no­cí la pa­rro­quia San Fran­cis­co Xa­vier y me en­can­tó: te­nía ca­le­fac­ción, era sen­ci­lla e ín­ti­ma co­mo la oca­sión lo ame­ri­ta­ba. Fue al­go pri­va­do y emo­cio­nan­te, la igle­sia es­ta­ba só­lo pa­ra no­so­tros. Jun­to a los pa­dri­nos y a Nil­da, que es la ni­ñe­ra de Mirko y me acom­pa­ña a to­dos la­dos, vi­nie­ron unos ami­gos que es­ta­ban en Mé­xi­co y to­do mi gru­po de pro­duc­ción —su ami­go Fe­de­ri­co Hoff­mann, his­tó­ri­co pro­duc­tor del pro­gra­ma;

“Me con­mue­ve el amor y la ale­gría que Su­sa­na le brin­da to­do el tiem­po a mi hi­jo Mirko ”.

El con­duc­tor y “Su” pa­sea­ron por el Cen­tral Park con el be­bé de cin­co me­ses y me­dio que enamo­ró Man­hat­tan. Di­ver­ti­dos, com­par­tie­ron la tar­de con Flor Pe­ña y, el do­min­go 8, lle­gó el pa­drino Co­co Fer­nán­dez.

Fren­te al Pla­za Ho­tel, Flor y Marley co­mie­ron hot dogs. Mirko se mos­tró fe­liz en el co­que­to co­che­ci­to con­du­ci­do por su fa­mo­sa ma­dri­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.