“SER IN­FLUEN­CER ES UNA RES­PON­SA­BI­LI­DAD”

LIO­NEL FE­RRO, INTIMO Y RE­FLE­XI­VO

Caras - - FOCO - Por Fe­de­ri­co Le­vin

Na­ció en Bue­nos Aires ha­ce 24 años pe­ro su his­to­ria de vi­da co­men­zó a los 5 años, cuan­do sus pa­dres se se­pa­ra­ron y él se fue a vi­vir a Ca­pi­lla del Mon­te, en Cór­do­ba, con su ma­dre, Sil­vi­na, y sus abue­los, Luis y Do­ra. Al po­co tiem­po de ins­ta­lar­se allí, su ma­má jun­to a su nue­va pa­re­ja, par­tió a los Es­ta­dos Uni­dos y co­mo él no qui­so via­jar, se crió con sus “no­nos”, co­mo los lla­ma. Con ca­si 5 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram, 1,4 en Fa­ce­book y más de 173 mi­llo­nes de re­pro­duc­cio­nes de sus vi­deos en You­Tu­be, don­de lo si­guen 2,5 mi­llo­nes de per­so­nas, Lio­nel Fe­rro, el ar­tis­ta que ha­ce po­co ter­mi­nó con su par­ti­ci­pa­ción en “Soy Lu­na”, se con­vir­tió en uno de los “in­fluen­cers” más im­por­tan­tes del país. Pe­ro no só­lo eso, el amor de su pú­bli­co no co­no­ce fron­te­ras ya que es muy po­pu­lar en to­dos los paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca jus­ta­men­te gra­cias a sus vi­deos y can­cio­nes que se pue­den es­cu­char en las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les.

Con mu­cho or­gu­llo, Lio cuen­ta que se crió en un ho­gar muy hu­mil­de y que no tu­vo con­tac­to con su pa­dre has­ta que lle­gó a ser un ado­les­cen­te. Di­ce que nun­ca pen­só triun­far gra­cias a su cos­ta­do ar­tís­ti­co y que de chi­co so­ña­ba con ser fut­bo­lis­ta de Pri­me­ra Di­vi­sión. Di­ver­ti­do, siem­pre de buen hu­mor y ama­ble, ac­ce­de to­do el tiem­po a sa­car­se fotos y gra­bar vi­deos con los fans que lo re­co­no­cen por la ca­lle. En el tra­yec­to ur­bano que re­co­rrió pa­ra la pro­duc­ción con CA­RAS va­rias chi­cas le pi­die­ron fotos y un pe­que­ño co­rrió des­de una pa­ra­da de un co­lec­ti­vo pa­ra pe­dir­le una sel­fie. Ese mag­ne­tis­mo tie­ne Lio­nel. “La ver­dad es que apren­dí mu­cho por­que me crié en un cam­po, en Ca­pi­lla del Mon­te, y siem­pre so­ñé con ser fut­bo­lis­ta, ju­ga­ba con la ‘Diez’ y era bas­tan­te bueno. Es muy lo­co por­que que­ría ser

“So­ña­ba con ser fut­bo­lis­ta y me crié con mis abue­los, a ellos les de­bo to­do”.

ju­ga­dor de fùt­bol y nun­ca pen­sé que iba a triun­far en la ac­tua­ción o ex­plo­tar mi cos­ta­do ar­tís­ti­co. Vol­ví a Bue­nos Aires cuan­do cum­plí 18. En esa épo­ca mi abue­li­ta fa­lle­ció y ahí em­pe­cé a no ver­le sen­ti­do a na­da. Ella fue la que me in­cul­có que te­nía que ser ar­tis­ta. Me lle­vó a un cas­ting de ‘High School Mu­si­cal’ y que­dé se­lec­cio­na­do pe­ro me vol­ví a Cór­do­ba. Le di­je: ‘Abu, yo no quie­ro ha­cer es­to’. ¡Quie­ro ju­gar al fút­bol! Y ella me in­sis­tía que ex­plo­te mi cos­ta­do ar­tís­ti­co que yo no sa­bía que te­nía; yo só­lo es­ta­ba con­cen­tra­do en el Se­cun­da­rio en Cór­do­ba. Lue­go me lla­ma­ron de nue­vo pa­ra vol­ver a Bue­nos Aires pe­ro no po­día ve­nir por­que mi fa­mi­lia era muy hu­mil­de. En cam­bio mi vie­jo no. Mi pa­pá es una per­so­na de mu­cho di­ne­ro; es em­pre­sa­rio, pe­ro en mi in­fan­cia y ado­les­cen­cia no es­tu­vo pre­sen­te. Mi ma­má nos ayu­da­ba des­de los Es­ta­dos Uni­dos. Mi abue­lo era al­ba­ñil y mi abue­la co­la­bo­ra­ba con ado­les­cen­tes y sus ta­reas de co­le­gio. Yo no te­nía lu­jos y a me­di­da de que fui cre­cien­do me di cuen­ta de que te­nía que ha­cer mi pro­pio ca­mino”, re­la­ta Fe­rro Hoy, le­jos de “Soy Lu­na”, cuen­ta que Disney lo qui­tó de la se­rie los úl­ti­mos 20 ca­pí­tu­los por­que él le co­mu­ni­có a la em­pre­sa que no iba a ha­cer la tem­po­ra­da de tea­tro ya que iba a de­di­car­se a sus pro­pios shows. Di­ce que su par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma lo hi­zo co­no­ci­do pe­ro que él ya ve­nía tra­ba­jan­do en sus re­des so­cia­les pa­ra lo­grar lle­gar al pú­bli­co. “Yo fui uno de los pri­me­ros en la Ar­gen­ti­na en ha­cer vi­deos en You­Tu­be e Ins­ta­gram. Aho­ra, des­pués de mu­chos años tra­ba­jan­do pa­ra con­cre­tar mis pro­yec­tos, el 27 de sep­tiem­bre ha­ré mi pri­mer gran show en el Tea­tro Ope­ra y lue­go re­co­rre­ré mu­chos paí­ses de Amé­ri­ca don­de me cuen­tan que ya hay shows ago­ta­dos. Es un sue­ño he­cho reali­dad”, di­ce y fi­na­li­za ha­blan­do so­bre la im­por­tan­cia de ser un “in­fluen­cer”: “Es una res­pon­sa­bi­li­dad muy gran­de por­que uno tie­ne una gran in­fluen­cia en el pú­bli­co y hay que cui­dar el con­te­ni­do que se vuel­ca en sus re­des. Hay que te­ner mu­cho cui­da­do con el men­sa­je y eso me lo en­se­ñó Disney. Siem­pre voy a cui­dar lo que co­mu­ni­co, por­que me sien­to res­pon­sa­ble de lo que le lle­ga el pú­bli­co”, con­clu­ye.

“Soy muy cui­da­do­so de los con­te­ni­dos de mis re­des. To­do lo apren­dí de Disney”.

Lio vi­vió en Ca­pi­lla del Mon­te con sus “no­nos”, Luis y Do­ra, y cuen­ta que su abue­la fue la pri­me­ra que lo lle­vó a un cas­ting.

Lio­nel, quien com­po­ne y es­cri­be sus can­cio­nes, ac­tua­rá el 27 de sep­tiem­bre en el tea­tro Ope­ra y lue­go ha­rá gi­ra por La­ti­noa­mé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.