PAM­PI­TA ALEN­TO A POLITO EN TOR­TU­GAS

LA MO­DE­LO Y EL PO­LIS­TA: UNA RELACION QUE GA­NA AFI­NI­DAD

Caras - - REVELACIONES - Por Car­los Cer­vet­to

Si bien afir­mó no es­tar de no­via y no sa­ber lo que di­rá el des­tino, Pam­pi­ta pre­sen­ció jun­to al pa­dre de Polito el de­bút de Ellers­ti­na. Y se mos­tró en el pa­len­que in­te­gra­da a su nue­vo ám­bi­to.

Ave­ces to­do pa­re­ce con­tra­dic­to­rio, pe­ro la úni­ca ver­dad ter­mi­na sien­do la reali­dad. Y esos he­chos tan­gi­bles demuestran que, pe­se a de­cla­rar pú­bli­ca­men­te que no es­tá en pa­re­ja y que no sa­be lo que el des­tino le de­pa­ra­rá, “Pam­pi­ta” Ar­dohain (41) pa­re­ce sen­tir­se muy a gus­to al la­do de “Polito” Pie­res (32). Por­que ade­más de las reite­ra­das ve­ces que se los vio jun­tos, tan­to de no­che co­mo de día, la pre­sen­cia de la mo­de­lo en el country Tor­tu­gas fue “aco­mo­dan­do los me­lo­nes en el ca­rro”. Y de­mues­tra que en­tre Ca­ro­li­na y el de­por­tis­ta ya se for­jó una quí­mi­ca que, le­jos de di­sol­ver­se, co­mien­za a amal­ga­mar­se ca­da día más. Con to­das las mi­ra­das de­po­si­ta-

das en si ella asis­ti­ría o no a la pri­me­ra fe­cha del Abier­to de Tor­tu­gas, que ter­mi­nó ju­gán­do­se el jue­ves por la tar­de, la fi­gu­ra ca­ris­má­ti­ca de “Pam­pi­ta” no de­frau­dó a quie­nes apos­ta­ban por su pre­sen­cia. Y así lle­gó al ex­clu­si­vo country, de­rro­chan­do sen­sua­li­dad con un mono de se­da con es­co­te cru­za­do, sa­co irre­gu­lar, cam­pe­ra de jean y bo­ti­tas de ca­ña ba­ja. El am­bien­te del po­lo la re­ci­bió de la me­jor ma­ne­ra, y ella acep­tó muy re­cep­ti­va los pe­di­dos de sel­fies que le de­man­da­ron, so­bre to­do, las chi­cas ado­les­cen­tes. Pa­ra mi­me­ti­zar­se de a po­co con su nue­vo ám­bi­to, se ins­ta­ló en una de las tri­bu­nas la­te­ra­les con un ami­go y con el pa­dre de “Polito”, Paul Pie­res, quien a mo­do de ins­truc­tor le se­ña­la­ba di­dác­ti­ca­men­te las al­ter­na­ti­vas del jue­go. Y en ca­da uno de los cin­co go­les que con­vir­tió su pa­re­ja, la mo­de­lo aplau­dió con una inevi­ta­ble son­ri­sa. Fue el de­but de Ellers­ti-

na, el equi­po que Pie­res com­par­te con sus tres pri­mos, en el pri­mer tor­neo de la Tri­ple Co­ro­na, y el re­sul­ta­do acom­pa­ñó las ex­pec­ta­ti­vas de su nue­va sim­pa­ti­zan­te: “La Ze­ta” (apo­do con el que se co­no­ce a Ellers­ti­na) su­peró a Cría Ya­tay (el equi­po que apa­dri­na “Na­cho” Fi­gue­ras) por 18 a 7, y asi se cla­si­fi­có pa­ra ju­gar una de las se­mi­fi­na­les es­te jue­ves 4.

Cuan­do el par­ti­do ter­mi­nó, Ca­ro­li­na cum­plió con el pro­to­co­lo de pa­sar a sa­lu­dar por el pa­len­que. Allí se en­con­tró tam­bién con la ma­dre del po­lis­ta, Flo­ren­cia, y re­ci­bió una cá­li­da bien­ve­ni­da por par­te de las mu­je­res de los otros ju­ga­do­res. Ha­cien­do ga­la de su ha­bi­li­dad pa­ra rein­ven­tar­se y adap­tar­se a las dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias, “Pam­pi­ta” ya es “una más” den­tro del la in­ti­mi­dad de Ellers­ti­na. En una tem­po­ra­da que re­cién co­mien­za, su pre­sen­cia ga­ran­ti­za una in­elu­di­ble atrac­ción pa­ra quie­nes si­guen el po­lo de al­to hán­di­cap. Ella to­da­vía no da el bra­zo a tor­cer, y pú­bli­ca­men­te no quie­re ha­blar por na­da del mun­do de un noviazgo. Pe­ro pon­gán­le el ró­tu­lo que quie­ran po­ner­le, lo cier­to es que una nue­va pa­re­ja se ha for­ma­do. O al­go muy pa­re­ci­do, una pa­la­bra a la que qui­zás los dic­cio­na­rios no le en­con­tra­ron aún de­fi­ni­ción.

Una “Pam­pi­ta” au­tén­ti­ca, sen­sual y ca­ris­má­ti­ca, di­jo pre­sen­te el jue­ves 27 en Tor­tu­gas. Su look es­ti­val y ca­sual no pa­só inad­ver­ti­do.

Al fi­nal del par­ti­do, la mo­de­lo fue al pa­len­que de Ellers­ti­na pa­ra sa­lu­dar a “Polito”, a su ma­dre y a las mu­je­res de los de­más ju­ga­do­res. En la in­ti­mi­dad del equi­po ya es una más.

Días an­tes de vol­ver a la te­vé con su pro­gra­ma de en­tre­vis­tas en Net TV, la mo­de­lo de­jó su es­te­la en el po­lo. La per­so­na­li­dad divertida de “Polito” es un fac­tor que la se­du­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.