“ME GUS­TA JU­GAR A SER SEXY”

EVA DE DOMINICI, SE­PA­RA­DA, EN SU VERSION MAS SEN­SUAL

Caras - - CARAS - Por Del­fi­na Or­te­ga No­dar (Pro­duc­ción: Sol Miranda)

El so­ni­do de las olas rom­pien­do con­tra las pie­dras cor­ta la tran­qui­li­dad de aque­lla es­tre­lla­da no­che de ve­rano en Los An­ge­les. Mien­tras bus­ca en su ce­lu­lar al­gún tan­go que la lle­ve de vuel­ta al ca­lor de su ho­gar, ca­mi­na por la ori­lla sin pri­sa. Con­tem­pla la lu­na que se re­fle­ja con to­da su ma­jes­tuo­si­dad en el mar y de­tie­ne su an­dar cer­ca de una ro­ca se­ca. Se sien­ta so­bre ella y cie­rra los ojos. Repasa en su me­mo­ria imá­ge­nes de su ni­ñez y las lá­gri­mas co­mien­zan a ro­dar por sus me­ji­llas. Ella, que se de­fi­ne “ar­gen­ti­na has­ta la mé­du­la” y con­fie­sa que ex­tra­ña ca­da es­qui­na de su ama­da Bue­nos Ai­res, sa­be me­jor que na­die que su lu­gar hoy no es­tá en su tie­rra na­tal sino al­re­de­dor del mun­do. Mien­tras ter­mi­na de for­mar­se en la “Stella Ad­ler Academy” ana­li­za su pró­xi­mo gran pa­so que se­gu­ra­men­te la lle­ve al Vie­jo Con­ti­nen­te por un tiem­po. Des­pués de to­do, Eva De Dominici (23) siem­pre su­po que lo su­yo se­ría re­co­rrer el mun­do con el Ar­te y hoy pue­de de­cir que lo es­tá lo­gran­do. De pa­so por el país pa­ra pre­sen­tar su nue­vo fil­me, “San­gre Blan­ca”, se con­fie­sa y ce­le­bra el gran mo­men­to pro­fe­sio­nal y per­so­nal que tran­si­ta.

“Siem­pre tu­ve mu­chas ga­nas de ha­cer un pa­ra­te y po­ner­me a es­tu­diar. Fue­ron mu­chos años de ha­cer ti­ras to­dos los días. Des­de que ten­go 10, que em­pe­cé con ‘Chi­qui­ti­tas’, to­dos los años hi­ce una tira. Siem­pre tu­ve el sue­ño de po­der, de ver­dad, to­mar­me el tiem­po pa­ra ha­cer al­gún cur­so y me di­je: ‘Res­pe­tá­te­lo y ha­ce­lo’. Me pu­de to­mar el tiem­po por­que sen­tí que si no lo ha­cía aho­ra no lo iba ha­cer más”, di­ce.

En­fo­ca­da en sus es­tu­dios, la ac­triz de Mul­ti­ta­lent Agency, sien­te a su pa­so por Ca­li­for­nia co­mo un tram­po­lín pa­ra lle­var su ca­rre­ra al pró­xi­mo ni­vel. Con­sa­gra­da por la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da y aún en las nu­bes por su “Mar­tín Fie­rro” a la “Me­jor Ac­triz” por “La Fra­gi­li­dad de los Cuer­pos”, vuel­ve al ci­ne con un ju­ga­do per­so­na­je. “En ‘San­gre Blan­ca’ in­ter­pre­to a una

“El rol que in­ter­pre­té en la pe­lí­cu­la fue un desafío enor­me y me pu­so en la lis­ta de los ac­to­res adul­tos. Ya no soy más una ne­na.”

chi­ca que pier­de a su no­vio cuan­do le ex­plo­ta una de las cáp­su­las de co­caí­na que lle­va aden­tro, en un tras­la­do por la fron­te­ra en­tre Bo­li­via y la Ar­gen­ti­na. So­la y per­se­gui­da por los nar­cos que tie­nen la dro­ga, tie­ne que re­cu­rrir a su pa­dre que la aban­do­nó por­que no tie­ne a na­die más. Es una chi­ca que se me­tió en al­go que le que­da­ba muy gran­de y ella no lo sa­bía. Es­te rol fue un desafío enor­me pa­ra mí y me pu­so en la lis­ta de los ac­to­res adul­tos. Ya no soy más una ne­na”, ase­gu­ra.

Tras lu­cir­se en la aper­tu­ra de “Sho­wmatch” con una co­reo­gra­fía ins­pi­ra­da en Luis Mi­guel (48) y pre­sen­tar la pe­lí­cu­la, vo­ló nue­va­men­te a Los An­ge­les don­de, ade­más de es­tu­diar, da sus pri­me­ros pa­sos en la ac­tua­ción. Tras par­ti­ci­par en una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria pa­ra una im­por­tan­te mar­ca ita­lia­na, fue con­vo­ca­da pa­ra una se­rie, de la que po­co se sa­be aún y de la que es­tá fil­man­do el pi­lo­to.“Es mi pri­mer tra­ba­jo en in­glés. Es to­do un desafío pa­ra mí y es­toy dis­fru­tan­do ca­da ins­tan­te”, re­ve­la.

Mien­tras en el ám­bi­to la­bo­ral no pa­ra de cre­cer, en lo per­so­nal se re­fu­gia en su fa­mi­lia y en ami­gos tras se­pa­rar­se de Joa­quín Fu­rriel (44) lue­go de dos años de re­la­ción. “Fue al­go sú­per per­so­nal y ja­más di­ría la ra­zón. Es­toy muy bien por­que la de­ci­sión ya la ha­bía­mos to­ma­do ha­cía un tiem­po. Nos que­re­mos mu­cho y no per­di­mos con­tac­to. Ha­bla­mos siem­pre y no que­dó nin­gún ren­cor en­tre no­so­tros. Hoy es­toy en­fo­ca­da en mí pe­ro no es­toy en un mo­men­to so­li­ta­rio. Es­toy to­do el tiem­po ro­dea­da de gen­te. No soy una per­so­na so­li­ta­ria ni dis­fru­to mu­cho de es­tar so­la”, con­fie­sa.

En paz con­si­go mis­ma y con la de­ci­sión de dar por ter­mi­na­da la re­la­ción, di­ce que el co­ra­zón es su ma­yor mo­tor y que no da un pa­so sin sen­tir lo que él le di­ce. “No me im­por­ta lo que el otro cree que yo de­be­ría ha­cer, si lo sien­to lo ha­go. Soy una per­so­na sú­per in­tui­ti­va. Si hay al­go que me es­tá lle­nan­do y me da mu­cha fe­li­ci­dad, sé que es por ahí. Tra­to de es­cu­char siem­pre a mi co­ra­zón. Pue­de so­nar cli­ché, pe­ro ju­ro que es así. Uno, a ve­ces, se pue­de equi­vo­car pe­ro tam­bién me lo per­mi­to. No

ten­go mie­do de equi­vo­car­me ni de ha­cer el ri­dícu­lo”, agre­ga.

Sol­te­ra y con el mun­do a sus pies des­plie­ga su fa­ce­ta me­nos co­no­ci­da y po­sa co­mo to­da una mo­de­lo. “Me gus­ta ju­gar a ser sexy y re­mar­car la sen­sua­li­dad. Soy muy co­que­ta y ten­go un es­ti­lo que es sú­per fe­me­nino. Me gus­ta sen­tir­me mu­jer en to­dos los as­pec­tos. Me sien­to muy bien con lo que soy. No me guío por las mo­das im­pues­tas y só­lo bus­co ver­me y sen­tir­me bien con­mi­go”, re­ve­la.

Le­jos del es­te­reo­ti­po de be­lle­za “fit”, ado­ra sus cur­vas. Le rehú­ye al gim­na­sio, eli­mi­nó las gra­sas de su die­ta y ha­ce yo­ga. Si bien su cuer­po no la ob­se­sio­na, es su piel don­de po­ne el fo­co de aten­ción.“Uso mu­chas cre­mas y no to­mo sol. En la pla­ya vi­vo abajo de la som­bri­lla. ¡Soy in­so­por­ta­ble! Mis ami­gas me di­cen: ‘¡Re­la­ja­te!’. Uso pro­tec­ción 100. Nun­ca me bron­ceo na­tu­ral­men­te. Con la piel soy ob­se­si­va. To­das las no­ches me sa­co el ma­qui­lla­je. Soy de es­tu­diar­me la piel pa­ra sa­ber qué pro­duc­tos van con­mi­go. Se no­ta mu­cho cuan­do una per­so­na se cui­da la piel y so­bre to­do la ca­ra. Otra co­sa que no des­cui­do son las ma­nos y los pies. Los ten­go siem­pre he­chos. ¡Soy muy co­que­ta!”, di­ce.

Mu­jer em­po­de­ra­da, Eva De Dominici só­lo bus­ca ser la me­jor ver­sión de sí mis­ma. Ac­triz de pro­fe­sión y ce­lo­sa de su pri­va­ci­dad, su úni­co an­he­lo es se­guir sien­do re­co­no­ci­da por su tra­ba­jo y no por su vi­da pri­va­da. “Soy una per­so­na se­gu­ra pe­ro que tie­ne in­se­gu­ri­da­des co­mo cual­quier otra y que pa­sa mo­men­tos lin­dos y di­fí­ci­les. La gen­te te ve co­mo una mu­jer sú­per fuer­te y cree que tu vi­da es co­lor de ro­sa, pe­ro yo no ten­go la vi­da tan fá­cil… Lo que pa­sa es que no lo com­par­to. Hay un mon­tón de co­sas que me pa­san que son bas­tan­te di­fí­ci­les y por eso tam­bién eli­jo cui­dar­las. Co­mo cual­quier per­so­na com­par­to lo lin­do. Mu­chas ve­ces me di­cen: ‘Es­tás re ex­pues­ta’, y en reali­dad no sa­ben na­da de mi vi­da. Se co­no­ce só­lo un 1% de to­do lo que me pa­sa y de to­do lo que vi­vo”, con­clu­ye.

Ac­tual­men­te ins­ta­la­da en Los An­ge­les, la ac­triz de Mul­ti­ta­lent to­ma cla­ses en la “Stella Ad­ler Academy” y fil­ma el pi­lo­to de una se­rie en in­glés. De pa­so por la Ar­gen­ti­na pa­ra pre­sen­tar la pe­lí­cu­la “San­gre Blan­ca”, re­ve­la que su prio­ri­dad es la ac­tua­ción.

Se­pa­ra­da de Joa­quín Fu­rriel tras dos años de re­la­ción, se re­fu­gia en sus afec­tos. Hoy no sien­te que es­té lis­ta pa­ra vol­ver a enamo­rar­se aun­que no cie­rra la puer­ta al amor. In­tui­ti­va, con­fie­sa que se de­ja guiar por el co­ra­zón en ca­da uno de sus pa­sos. “La se­pa­ra­ción fue sú­per per­so­nal. Nos que­re­mos mu­cho y no per­di­mos con­tac­to. Ha­bla­mos siem­pre y no que­dó un ren­cor.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.