LA PANCITA DE MEGHAN

LA LU­CIO EN AUS­TRA­LIA

Caras - - FOCO -

Aun­que se es­pe­cu­la que aún no lle­gó a los tres me­ses y que es­ta­ría atra­ve­san­do la se­ma­na 13 de su em­ba­ra­zo, des­de que Meghan Mar­kle (37) anun­ció que se­rá ma­má cam­bió to­do su guar­da­rro­pas. Pa­ra la gi­ra que es­tá rea­li­zan­do con el prín­ci­pe Harry (33) por Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da, Fi­ji y Ton­ga, que fi­na­li­za el 31 de oc­tu­bre, con­tra­tó una asis­ten­te que le ar­mó 50 out­fit. Por­que mien­tras has­ta aho­ra ha­bía te­ni­do que di­si­mu­lar la re­don­dez de su vien­tre, hoy quie­re que sus fla­man­tes cur­vas pre­na­ta­les se des­ta­quen. Ase­gu­ran que aun­que se tra­ta de un via­je pro­to­co­lar de la co­ro­na, la pa­re­ja no des­apro­ve­cha nin­gu­na opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar el amor que los une y dis­fru­ta de ca­da mo­men­to. Sen­ti­mien­to que no es co­mún en la fa­mi­lia real in­gle­sa. Por eso di­cen que Meghan y Harry su­man ca­da día más ad­mi­ra­do­res. En su gi­ra por los paí­ses de la Com­mon­wealth se “es­ca­pa­ron” de la agen­da ofi­cial y se fue­ron a co­no­cer una de las pla­yas más atrac­ti­vas de Aus­tra­lia, la “Bon­di Beach”, don­de se reúnen los apa­sio­na­dos del surf. Ca­si co­mo par­te de una co­mu­ni­dad “hip­pie” que se iden­ti­fi­ca con el nom­bre “One Wa­ve”, los du­ques de Sus­sex fue­ron re­ci­bi­dos con co­lla­res de flo­res que lu­cie­ron or­gu­llo­sos. Pa­ra la ca­mi­na­ta por la are­na Meghan op­tó por un look “boho chic”, con ves­ti­do lar­go ce­ñi­do arri­ba, con ra­yas ver­ti­ca­les y fal­da pli­sa­da, de la fir­ma aus­tra­lia­na Mar­tín Grant, de un va­lor de 1230 eu­ros que in­me­dia­ta­men­te se ago­tó en las tien­das lo­ca­les. Lo com­ple­tó con ac­ce­so­rios pla­ye­ros de Adi­na Rey­ter y al­par­ga­tas —con ta­co chino y cin­ta cru­za­da— de la fir­ma es­pa­ño­la Cas­ta­ñer (que le re­co­men­dó la rei­na Le­ti­zia que es una fa­ná­ti­ca del mo­de­lo que adop­tó en sus días de

em­ba­ra­zo por su co­mo­di­dad), que se pue­den con­se­guir a 90 eu­ros.

“¡Me sien­to muy bien y lle­na de adre­na­li­na por es­te via­je! Aun­que tam­bién al­go can­sa­da…”, con­fe­só Meghan. Con una gran son­ri­sa agra­de­ció los re­ga­los que le acer­ca­ban pa­ra su be­bé y, una vez más, se ol­vi­dó del pro­to­co­lo y ha­bló del hi­jo que es­pe­ran con el prín­ci­pe Harry. “¿Có­mo lo lla­ma­re­mos? Aún no lo sa­be­mos. Nos ha lle­ga­do una lar­ga lis­ta con op­cio­nes de nom­bres de to­do el mun­do. Con tiem­po,

“¡Es­tar em­ba­ra­za­da tam­bién pa­sa fac­tu­ra!”, bro­meó Harry an­te la au­sen­cia de Meghan un día que lo aban­dono por te­ner náu­seas y vó­mi­tos.

nos sen­ta­re­mos con Harry y pen­sa­re­mos cuál ele­gi­mos. Con­si­de­ra­mos que to­da­vía es muy pron­to pa­ra de­ci­dir­nos por uno de ellos”, re­pi­tió la du­que­sa, mien­tras su ma­ri­do se preo­cu­pa­ba por sus pa­sos so­bre la trai­cio­ne­ra are­na, cui­dán­do­la pa­ra que no se tro­pe­za­ra.

“Son una pa­re­ja lle­na de gla­mour y de amor. No pa­re­cen per­te­ne­cer a la fa­mi­lia real. ¡Se no­ta que es­tán enamorados y no ocul­tan sus sen­ti­mien­tos co­mo les mar­ca el an­ti­guo pro­to­co­lo in­glés”, ase-

gu­ra­ron los aus­tra­lia­nos.

Al día si­guien­te de dis­fru­tar de su jor­na­da en la pla­ya, Meghan y Harry vi­si­ta­ron una tí­pi­ca gran­ja aus­tra­lia­na a la ho­ra del té. Y la du­que­sa sor­pren­dió a sus an­fi­trio­nes lle­ván­do­les un bu­dín de ba­na­nas que ella mis­ma pre­pa­ró —se­gún una de las re­ce­tas de su li­bro de co­ci­na— la no­che an­te­rior en la ca­sa del go­ber­na­dor. “¡Ni si­quie­ra unos prín­ci­pes de­be­rían lle­gar a una ca­sa con las ma­nos va­cías!”, bro­meó an­te la mi­ra­da de to­dos.

Sin em­bar­go, Meghan aban­do­nó a su ma­ri­do en al­gu­nos even­tos ya que can­sa­da con tan­to mo­vi­mien­to

“No sa­be­mos có­mo lla­ma­re­mos al be­bé. Nos lle­gó una lis­ta de nom­bres del mun­do. Pe­ro es pron­to pa­ra de­ci­dir­nos por uno…” En la pla­ya “Bon­di Beach”, don­de se reúne la co­mu­ni­dad hip­pie del surf “One Wa­ve”, la pa­re­ja fue re­ci­bi­da con co­lla­res de flo­res y se ani­mó a una me­di­ta­ción en gru­po. Meghan lu­ció un ves­ti­do a ra­yas, lar­go, de 1230 eu­ros, que se ago­tó en las tien­das.

La pa­re­ja vi­si­tó los in­dí­ge­nas But­chu­lla y co­mió car­ne de can­gu­ro, nue­ces de bun­ya, flo­res de ro­se­lla, ca­ne­la mir­to, ho­jas de ár­bol de té de li­món y men­ta de río. Meghan evi­tó la pi­mien­ta de Tas­ma­nia por cui­dar sus tre­ce se­ma­nas de em­ba­ra­zo.

Siem­pre to­ma­dos de la mano, pro­di­gán­do­se mi­mos y con ges­tos de amor, le­jos de las frías re­glas de la reale­za, Meghan y Harry con­quis­ta­ron a to­dos en su gi­ra por Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da, Fi­ji y Ton­ga. Tu­vie­ron 76 ac­tos en 16 días y fas­ci­na­ron con sus looks.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.