“CUAN­TO ME­JOR ES­TOY CO­MO MU­JER, ME­JOR MA­MA SOY”

VIVIANA CANOSA Y SU HI­JA MAR­TI­NA BORENSZTEIN

Caras - - FOCO - Por Naia­ra Vec­chio (Pro­duc­ción: Sol Mi­ran­da)

La ho­ra pi­co del trán­si­to en la ma­ña­na por­te­ña no pue­de ca­lar la tran­qui­li­dad de Viviana Canosa (47). Mien­tras en el ta­xi le aco­mo­da el ca­be­llo a su hi­ja Mar­ti­na (5), le agra­de­ce que ha­ya acep­ta­do ha­cer jun­tas la pri­me­ra pro­duc­ción pa­ra Ca­ras por el Día de la Ma­dre. “Con la ma­ter­ni­dad des­cu­brí la pa­cien­cia, no co­no­cía esa pa­la­bra”, di­ce Viviana ni bien lle­ga al Four Sea­sons. Su dis­ten­sión es­tá en las an­tí­po­das de esa aje­trea­da con­duc­to­ra de “Los Pro­fe­sio­na­les de Siem­pre” que só­lo vi­vía pa­ra tra­ba­jar. Des­de que tu­vo a su pri­me­ra hi­ja a los 41 años jun­to a Ale­jan­dro Borensztein (62) cam­bia­ron to­das sus prio­ri­da­des. De­ci­dió ba­jar el rit­mo de sus 25 años inin­te­rrum­pi­dos de tra­ba­jo pa­ra criar a Mar­ti­na. “An­tes era wor­kaho­lic y ser ma­má fue shoc­kean­te. En mi vi­da la ma­ter­ni­dad es un mi­la­gro. Siem­pre tu­ve el ins­tin­to ma­ter­nal con mi fa­mi­lia, mis ami­gos… pe­ro mi hi­ja me dio amor in­con­di­cio­nal y el ag­gior­na­men­to más gran­de: me hi­zo más ama de ca­sa: por ella em­pe­cé a co­ci­nar, a la­var pla­tos... vi có­mo le di­ver­tía co­ci­nar jun­tas y aho­ra pre­pa­ra­mos tan­tas co­sas dul­ces co­mo sa­la­das”, agre­ga y le pre­gun­ta a Mar­ti­na si quie­re ha­cer­se bu­cles pa­ra las fo­tos. “Es re co­que­ta. Por suer­te el año que vie­ne va a usar uni­for­me y va a ser más sen­ci­llo... aho­ra co­mo ella eli­ge lo que se po­ne, ir al jar­dín es to­do un des­fi­le. No le gus­ta re­pe­tir la ro­pa en la mis­ma se­ma­na. Mi ma­má bro­mea con que yo ha­cía lo mis­mo”, ase­ve­ra en­tre ri­sas quien tu­vo al tiem­po co­mo me­jor alia­do. “El día a día me en­se­ñó a po­ner­le lí­mi­tes a Mar­ti­na, a me­di­da que fue cre­cien­do nos fui­mos co­no­cien­do y aho­ra to­do se da na­tu­ral­men­te. Ale­jan­dro es más ter­mi­nan­te. Tam­bién, co­mo to­da ma­má pri­me­ri­za, al co­mien­zo era un po­co ob­se­si­va. Hoy me re­la­jo y la suel­to más: sue­le ha­cer ‘pi­ja­ma­das’ en la ca­sa de su pri­ma o con sus ami­gos del jar­dín. La de­jo ser… quie­ro que mi hi­ja va­ya por to­do y bri­lle en lo que le gus­te. Se pu­so re con­ten­ta cuan­do se en­te­ró que el año que vie­ne tie­ne un ta­ller de ra­dio ”, cuen­ta mien­tras ya la es­ti­mu­la en sus pre­fe­ren­cias. La nie­ta de Ta­to Bo­res va a un co­le­gio bi­lin­güe, a dan­za, y ha­ce dos años que es­tu­dia Pin­tu­ra y Ce­rá­mi­ca, hobby que la pe­rio­dis­ta le he­re­dó. “Cuan­do en­tro al ta­ller de di­bu­jo, al­gu­nos chi­cos es­tán co­rrien­do y a ella la veo con­cen­tra­da di­bu­jan­do. Pue­de pa­sar­se ho­ras pin­tan­do con tem­pe­ras, al óleo… es su fuer­te. Yo hi­ce pin­tu­ra y di­bu­jo de chi­ca. Iba a en­trar a Be­llas Ar­tes pe­ro des­pués

“Mi hi­ja me hi­zo más ama de ca­sa: por ella em­pe­cé a co­ci­nar, a la­var pla­tos; vi có­mo le di­ver­tía y aho­ra co­ci­na­mos se­gui­do”

que­dé en Dior y me fui de via­je a Pa­rís”, des­ta­ca y com­par­te con or­gu­llo el di­bu­jo que le hi­zo su he­re­de­ra pa­ra el Día de la Ma­dre: “Le di­je que fue el re­ga­lo más lin­do que re­ci­bí. Es di­fí­cil ha­blar de un hi­jo, pe­ro sien­to que Mar­ti­na es una ni­ña sú­per ma­du­ra e in­te­li­gen­te. Tie­ne un vo­ca­bu­la­rio ri­quí­si­mo. A ve­ces tie­ne sus be­rrin­ches pe­ro le du­ran po­co. Ado­ro el im­pre­sio­nan­te víncu­lo que tie­ne con mis pa­pás Mir­ta y Jo­sé ya que mi ma­má pen­só que yo iba a ser la úni­ca hi­ja que le iba a de­ber los nie­tos. Ale­jan­dro di­ce que no exis­te en el mun­do una sue­gra me­jor que la su­ya”. Y, al ha­blar de su pa­re­ja, Viviana cuen­ta por qué de­ci­dió dar­se una se­gun­da opor­tu­ni­dad: “Con ‘Ale’ vol­vi­mos a con­vi­vir y aho­ra nos va­mos de via­je los tres. No es ver­dad que bus­ca­mos otro be­bé, sí que es­ta­mos muy bien. La dis­tan­cia fue un mo­men­to de cre­ci­mien­to mu­tuo. Nun­ca de­ja­mos de ha­blar, no nos se­pa­ra­mos por fal­ta de amor, só­lo por neu­ro­sis ab­so­lu­ta. Ha­bía que pa­rar”. Ba­ra­jar y dar de nue­vo es co­mún en la vi­da de Canosa: no co­no­ce la evo­lu­ción sin ries­gos. En el me­jor mo­men­to de su ca­rre­ra, de­jó el pe­rio­dis­mo de Es­pec­tácu­los por abu­rri­mien­to y, en 2015, se ani­mó a en­tre­vis­tar a los pre­can­di­da­tosy­po­lí­ti­cos­pa­raC­la­rín e In­fo­bae. “Me sien­to có­mo­da en ese lu­gar y por ahí quie­ro ir. Ya es­toy ha­blan­do pa­ra vol­ver a la te­le­vi­sión en 2019 con un pro­gra­ma pe­rio­dís­ti­co dia­rio de in­te­rés ge­ne­ral y en­tre­vis­tas. Y a su vez con­ti­nua­ré con la ra­dio que me en­can­ta, aho­ra es­toy de lu­nes a vier­nes de 16 a 18 con ‘Vi­vi en la Ra­dio’ en la 990”, ma­ni­fies­ta al mis­mo tiem­po que es­cri­be su ter­cer li­bro lla­ma­do “La Fe­li­ci­dad”. Un es­ta­do in­terno que re­fle­ja fí­si­ca­men­te y tie­ne sus ra­zo­nes: “Soy fe­liz sien­do ma­dre y mu­jer por­que du­ran­te mi em­ba­ra­zo ja­más des­cui­dé mi fe­mi­ni­dad. Nun­ca tu­ve de­pre­sión pos­par­to. Sien­to que cuan­to me­jor es­toy co­mo mu­jer, me­jor ma­má soy”.

Viviana ase­gu­ra que se ve re­fle­ja­da en la for­ma de ha­blar y los ges­tos de la he­re­de­ra que tu­vo con Ale­jan­dro Borensztein. Or­gu­llo­sa, cuen­ta que Mar­ti­na es­tu­dia Pin­tu­ra y le hi­zo el me­jor di­bu­jo pa­ra el Día de la Ma­dre.

Di­ce que con su hi­ja des­cu­brió la pa­cien­cia y cam­bió sus prio­ri­da­des. De­jó de ser wor­kaho­lic, hoy con­du­ce “Vi­vi en la ra­dio” en la 990 y no vol­ve­rá a ha­cer pe­rio­dis­mo de Es­pec­tácu­los por­que se abu­rrió. En 2019, ha­rá un pro­gra­ma pe­rio­dís­ti­co de en­tre­vis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.