“NO SE SI AGUANTO UN DIA MAS JUN­TO A ELLA”

FE­LI­PE Y LE­TI­ZIA: GRI­TOS EN LA ZAR­ZUE­LA

Caras - - FOCO -

To­da Es­pa­ña ha­bla de la ca­da vez más com­pli­ca­da re­la­ción que vi­ven sus re­yes. El amor en­tre Fe­li­pe VI (51) y Le­ti­zia Or­tiz (45) ya que­dó co­mo par­te de un pa­sa­do muy le­jano. “Ca­tor­ce años de ca­sa­dos, ca­tor­ce es­can­da­lo­sas pe­leas”, coin­ci­den los ex­per­tos en la reale­za. La ten­sa con­vi­ven­cia de la pa­re­ja real ya tras­pa­só los lí­mi­tes de la cui­da­da in­ti­mi­dad. Y los ges­tos tos­cos y la mi­ra­da des­pec­ti­va de la rei­na no sor­pren­den a na­die. Se­gún afir­man, la pa­re­ja ya ha­bría fir­ma­do un se­cre­to pac­to de di­vor­cio pe­ro re­cién pa­ra den­tro de 5 años, cuan­do su hi­ja Leo­nor (12), prin­ce­sa de As­tu­rias, cum­pla la ma­yo­ría de edad y sea ofi­cial­men­te la he­re­de­ra al trono de Es­pa­ña. Mien­tras el país coin­ci­de que en es­te si­glo se­ría nor­mal te­ner un rey di­vor­cia­do, Fe­li­pe re­pi­te que fue edu­ca­do pa­ra no ha­cer na­da que pue­da per­ju­di­car la ima­gen de la co­ro­na. Por eso Leo­nor es hoy quien car­ga so­bre sus hom­bros to­da la res­pon­sa­bi­li­dad sien­do aún una inocen­te ni­ña. Y co­mo tal, pi­dió a su pa­dre —con quien man­tie­ne una cóm­pli­ce re­la­ción— que le re­ga­le pa­ra su cum­plea­ños un IPho­ne X, igual al que tie­nen to­das sus com­pa­ñe­ri­tas de co­le­gio. El rey no du­dó en cum­plir­le el de­seo a su hi­ja. Sin em­bar­go, cuan­do su ma­dre se en­te­ró es­ta­lló un nue­vo es­cán­da­lo. “¡No sé si aguanto un día más jun­to a ella!”, ase­gu­ran que ex­pre­só a vi­va voz Fe­li­pe. Di­cen que los gri­tos en­tre los re­yes re­tum­ba­ron en los pa­si­llos del Pa­la­cio de la Zar­zue­la. Ella no quie­re que sus hi­jas ten­gan What­sApp, Ins­ta­gram ni Fa­ce­book. Se nie­ga ro­tun­da­men­te a que las pe­que­ñas se su­men a las re­des so­cia­les. Con­si­de­ra que es muy pe­li­gro­so pa­ra su se­gu­ri­dad y su in­ti­mi­dad. Sin em­bar­go, se­gún le ha­bría mar­ca­do su ma­ri­do, ella tie­ne un smartp­ho­ne del que no se des­pe­ga y que, co­men­tan por lo ba­jo, que de lle­gar a caer en ma­nos de al­guno de sus enemi­gos, le po­dría, in­clu­so, cos­tar el trono por los se­cre­tos que en él guar­da. “Quie­ro que mis hi­jas lle­ven una vi­da nor­mal igual a la de cual­quier ni­ña. Que se de­di­quen a la es­cue­la, a la mú­si­ca, los idio­mas y el de­por­te, co­mo el bád­min­ton que les en­can­ta, que con­lle­va una vi­da sa­na…”, re­pi­te Le­ti­zia.

La úl­ti­ma apa­ri­ción pú­bli­ca de Le­ti­zia con sus hi­jas se pro­du­jo en el Des­fi­le Mi­li­tar por el Día Na­cio­nal. Ella con un di­se­ño de Fe­li­pe Va­re­la y las ni­ñas con igual ves­ti­do en di­fe­ren­te tono.

El fuer­te ca­rác­ter de la ex pe­rio­dis­ta es­pa­ño­la, hoy Rei­na de Es­pa­ña, lle­va­ría a las pe­leas cons­tan­tes en el pa­la­cio. Di­cen que el di­vor­cio con Fe­li­pe ya es­ta­ría acor­da­do pa­ra cuan­do su hi­ja cum­pla la ma­yo­ría de edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.