“NOS UNE EL AMOR Y EL AGRA­DE­CI­MIEN­TO”

EVA Y SOFIA SOLDATI EN SU GRAN DIA

Caras - - FOCO - Por Del­fi­na Ortega No­dar

El aro­ma del ca­fé se en­tre­mez­cla con el per­fu­me de los jaz­mi­nes que co­ro­nan la ban­de­ja de ma­de­ra col­ma­da de tos­ta­das, dul­ces y bu­di­nes. Aun­que pa­ra la fa­mi­lia no es tra­di­ción ce­le­brar el “Día de la Ma­dre”, tras la lle­ga­da de los nie­tos la ma­triar­ca cam­bió su cos­tum­bre y, con un dul­ce desa­yuno, el úl­ti­mo do­min­go de oc­tu­bre fes­te­jó su día. Eva Thes­leff de Soldati (74) po­só jun­to a su hi­ja So­fía (33) y a sus nie­tas, Jua­na (2) y Ame­lie Tu­ro­velzky (6 me­ses).

“Fue un día pa­ra agra­de­cer. A la vi­da y al ha­ber po­di­do for­mar una fa­mi­lia tan uni­da co­mo la nues­tra. El “Día de la

Ma­dre” real­za esos sen­ti­mien­tos que se pue­den de­mos­trar. Yo soy de las que pien­san que tan­to a las ma­dres co­mo a los pa­dres hay que ce­le­brar­los to­do el año”, di­ce Eva.

En­tre anéc­do­tas y fo­tos fa­mi­lia­res, ma­dre e hi­ja re­pa­san su his­to­ria y se mues­tran or­gu­llo­sas de la gran co­ne­xión que las une. “So­mos muy pe­ga­das. Li­te­ral­men­te, vi­vo aba­jo de ella. Si bien nos ado­ra­mos y pa­sa­mos mu­cho tiem­po jun­tas, te­ne­mos una vi­da sú­per in­de­pen­dien­te la una de la otra. Nos apo­ya­mos mu­cho y so­mos de cui­dar­nos en­tre no­so­tras y con nues­tra fa­mi­lia. So­mos ma­dre e hi­ja y me­jo­res ami­gas”, re­ve­la So­fía.

Ca­sa­da con Da­río Tu­ro­velzky, ge­ren­te de pro­gra­ma­ción de Te­le­fé, la jo­ven se de­di­ca “full-ti­me” a la crian­za de sus hi­jas y se enor­gu­lle­ce de su pro­pia ma­dre al ver­la ju­gan­do con Jua­na y Ame­lie.“Pa­só de ser ma­má o Eva a ‘Mu­mu’. Mis hi­jas aman dis­fru­tar el día en su ca­sa y pa­sar los fi­nes de se­ma­na en el cam­po. Es una abue­la sú­per pre­sen­te y te or­ga­ni­za la vi­da. Ser ma­dre es tan com­pli­ca­do que si no te­nés esa ayu­da ex­tra, es más com­pli­ca­do aún. Ella es esa ayu­da cons­tan­te”, con­fie­sa.

Abue­la hi­per-co­nec­ta­da, la pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Ami­gos del Tea­tro San Mar­tín se con­fie­sa aman­te de bus­car a sus nie­tos por el “Jar­dín” o de co­ci­nar­les sus co­mi­das fa­vo­ri­tas, a pe­sar de su agen­da que por es­tos días es­tá lle­na de­bi­do a la or­ga­ni­za­ción de la Ga­la Anual que se lle­va­rá a ca­bo el mar­tes 6 de no­viem­bre y cu­yo fin es el de re­cau­dar fon­dos pa­ra el Tea­tro San Mar­tín. Agra­de­ci­da de la fa­mi­lia que for­mó con San­tia­go Soldati, hoy ve re­fle­ja­do el amor de sus hi­jos en los más pe­que­ños de la fa­mi­lia. Ma­dre y abue­la pre­sen­te en igual me­di­da, se emo­cio­na al ha­blar de la fa­ce­ta ma­ter­nal de So­fía. “Ella es ex­tra­or­di­na­ria. Me pa­re­ce mu­cho me­jor ma­dre de lo que era yo. Les de­di­ca mu­chí­si­mo tiem­po a las chi­cas y se em­pe­ña en dar­les una vi­da muy re­gu­lar y or­de­na­da”, agre­ga.

Cua­tro mu­je­res de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes di­fe­ren­tes uni­das por los la­zos irrom­pi­bles de la fa­mi­lia. Pa­ra Eva y So­fía no hay día en el que no se ce­le­bre a la mu­jer que da vi­da y com­pren­de, co­mo nin­gu­na otra, el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra amor.

Pa­ra las Soldati, el “Día de la Ma­dre” fue una ex­cu­sa más pa­ra re­unir­se en fa­mi­lia y agra­de­cer. Co­mo to­dos los años, la ce­le­bra­ción se hi­zo en el cam­po de la fa­mi­lia.

Pa­ra Jua­na y Ame­lie, Eva es “Mu­mu”. Abue­la pre­sen­te, pa­ra ella no hay me­jor plan que bus­car a su nie­ta por el Jar­dín y co­ci­nar­le su pla­to fa­vo­ri­to. Su gran or­gu­llo es la fa­mi­lia que for­mó jun­to a San­ti­go Soldati y que hoy cre­ce a tra­vés de sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.