“SIEN­TO QUE NACI DE NUE­VO”

LA RECUPERACION DE ADOT DESPUES DEL ACV

Caras - - FOCO - Por Sa­bri­na Ga­lan­te (Pro­duc­ción: Sol Mi­ran­da)

Ha­bla pau­sa­do y cla­ro. Laurencio Adot (51) tie­ne el ros­tro des­can­sa­do y su mi­ra­da, por mo­men­tos vul­ne­ra­ble, se pier­de en la pro­fun­di­dad de la len­te del fo­tó­gra­fo que lo re­tra­ta. Vis­te jeans, ca­mi­sa y un so­brio bla­zer que has­ta ha­ce dos me­ses ase­gu­ra le que­da­ba en­ta­lla­do.“Pa­sé de un ta­lle 36 a 30”, ar­gu­men­ta el pres­ti­gio­so di­se­ña­dor que an­tes de co­men­zar la en­tre­vis­ta ad­vier­te que su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud (su­frió un ACV he­mo­rrá­gi­co el me­dio­día del 6 de agos­to) es so­lo pa­sa­je­ro.“Ya va a pa­sar, es so­lo un ra­to”, de­cre­ta mien­tras sos­tie­ne en sus ma­nos uno de los hits de su nue­va co­lec­ción cáp­su­la “Di­ric­ci+Adot”. “Hi­ci­mos una bo­ta cal­za, en es­tam­pa­do y en jean, has­ta la cin­tu­ra que fue fu­ror en nues­tros des­fi­les es­te año”, se en­tu­sias­ma so­bre la lí­nea de más de vein­te pie­zas “de lu­jo”, al­gu­nas bor­da­das en cris­tal, re­sul­ta­do de la unión con la fir­ma de cal­za­dos Sa­ve­rio Di Ric­ci. “De­ci­di­mos ha­cer una lí­nea de za­pa­tos que fue­ra acor­de a nues­tros ves­ti­dos y tam­bién que pue­dan usar­los con el pret-a-por­ter y me en­con­tré al me­jor maes­tro. El es­ti­lo es co­ol-chic, ins­pi­ra­dos en los años 70 en Ita­lia, pa­ra una mu­jer jo­ven y di­ná­mi­ca que bus­ca una so­fis­ti­ca­ción ca­sual. Los co­lo­res son ver­de es­me­ral­da, co­ral y fuc­sia, pa­san­do por los nu­de y ro­sa has­ta lle­gar a los me­tá­li­cos, que van del es­ti­le­te clá­si­co has­ta las san­da­lias de ti­ri­tas. Y pa­ra las no­vias se des­ta­can los co­lo­res blan­co, off whi­te y pla­ta. Siem­pre me gus­tó ves­tir mu­je­res de cual­quier edad y cla­se so­cial. Yo ha­go mo­da pa­ra que sea ten­den­cia y no ten­go ver­guen­za de ser co­mer­cial. A fin de año lan­zo mi ter­cer per­fu­me”, de­ta­lla. Res­pal­da­do por su so­cio des­de ha­ce die­ci­seis años Thia­go Pin­hei­ro (45), quien que­dó al fren­te del lo­cal bou­ti­que de Re­co­le­ta en su au­sen­cia ex­pli­ca que mien­tras su co­le­ga “se pu­so al hom­bro” los des­fi­les de­le­gó en una asis­ten­te la ta­rea de plas­mar en el pa­pel to­das sus ideas ya que aún no re­cu­pe­ra la mo­vi­li­dad de su bra­zo de­re­cho. “Si­go al tan­to de to­do so­bre los pe­di­dos de mis clien­tas y ma­ne­jo ac­ti­va­men­te las re­des so­cia­les”, acla­ra. Bus­ca­dor in­can­sa­ble de ten­den­cias, el pres­ti­gio­so de­sig­ner ar­gen­tino que de­fi­ne “la al­ta no­che” co­mo par­te de su ADN, con­fie­sa que tras el ines­pe­ra­do ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar que lo obli­gó a re­du­cir sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les lle­gó a re­plan­tear­se cier­tos as­pec­tos de sus trein­ta años en la pro­fe­sión. “El mun­do de la mo­da es muy egoís­ta y no me in­tere­sa más, se aca­bó. Sí, des­de la in­dus­tria, ten­go ga­nas de ha­cer co­sas que an­tes no me ani­ma­ba y ha­cer ro­pa pa­ra lle­gar a más per­so­nas, pe­ro to­do el res­to no. Hay mu­cha gen­te ma­la y creo que esa es una de las ra­zo­nes por las que me en­fer­mé. Al­guien te ha­ce jui­cio la­bo­ral en dos mi­nu­tos por­que sos fa­mo­so y te­nés pla­ta. Yo ade­más aten­día mi pro­pio lo­cal y te­nía que pa­rar. El día del ACV re­ci­bí un par de ma­las no­ti­cias la­bo­ra­les, yo soy muy sen­si­ble y me to­có. Su­ma­do a eso mi cua­dro de hi­per­ten­sión, al no to­mar las pas­ti­llas y ha­cer­me el can­che­ro hi­zo que to­do se des­en­ca­de­na­ra. Sa­bía que tar­de o tem­prano iba a caer. Ve­nía del gim­na­sio y me des­ma­yé. A los tres días des­per­té en la te­ra­pia intensiva del sa­na­to­rio Los Ar­cos. Ha­bía per­di­do to­da la mo­vi­li­dad y mo­tri­ci­dad del cuer­po. Me que­dé mi­ran­do el re­loj y el ce­lu­lar que no lo po­día con­tes­tar. Que­dé co­mo un ve­ge­tal, no po­día mo­ver ni la pier­na ni el bra­zo de­re­cho. Fue muy du­ro acep­tar­lo, llo­ré mu­cho to­do el pri­mer mes. Sen­tía do­lo­res de ca­be­za que eran co­mo una ne­bli­na que no po­día con­tro­lar. Ha­bla­ba po­co, mal y ba­bea­ba. Cuan­do des­per­té es­ta­ban Ilia­na Ca­la­bró, Ana­má Fe­rrei­ra, Ka­ri­na Maz­zoc­co llo­ran­do y Ju­lie­ta Pran­di

A dos me­ses y me­dio del du­ro ac­ci­den­te car­dio­vas­cu­lar que lo obli­gó a in­ter­nar­se en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción, el di­se­ña­dor ha­bló con CA­RAS.

que me lle­vó una tar­ta de man­za­na”, re­vi­ve con en­te­re­za a dos me­ses y me­dio del di­fí­cil tran­ce del que aún le cues­ta ha­blar sin emo­cio­nar­se. Mo­ti­va­do por los avan­ces de una exi­to­sa reha­bi­li­ta­ción — ya re­cu­pe­ró la mo­vi­li­dad de las pier­nas y so­lo le res­ta re­po­ner la fun­ción mo­to­ra del bra­zo de­re­cho— Adot agra­de­ce a Dios, a su ma­má “que me cui­dó des­de el cie­lo” y al staff pro­fe­sio­nal del cen­tro mé­di­co “REMEO Cen­ter Pi­lar” don­de des­de en­ton­ces pa­sa sus días co­mo un pa­cien­te más.“En la clí­ni­ca no soy Laurencio Adot, ahi no hay VIP ni tra­tos es­pe­cia­les o pri­vi­le­gios. Mi vi­da em­pie­za a las sie­te de la ma­ña­na con un desa­yuno, des­pués reha­bi­li­to dos ho­ras y me­dia con ejer­ci­cios de mo­tri­ci­dad, ha­go cin­ta y co­rro. Lue­go pa­ro a al­mor­zar y vuel­vo otras dos ho­ras y me­dia. Ade­más ten­go una fo­noau­dió­lo­ga tres ve­ces a la se­ma­na, psi­có­lo­ga y con­tro­les diarios que me mi­den la hi­per­ten­sión, ma­ña­na tar­de y no­che”, cuen­ta quien de jue­ves a do­min­go re­ci­be la vi­si­ta dia­ria de su pa­re­ja Da­mián Ro­me­ro y el res­to de la se­ma­na es­tá con­te­ni­do por su her­mano Ma­riano “que aban­do­nó su tra­ba­jo pa­ra acom­pa­ñar­me”.

Vi­si­ble­men­te más del­ga­do y con una die­ta es­tric­ta sin sal que de­be cum­plir a ra­ja­ta­bla, el ícono de la al­ta cos­tu­ra lo­cal ad­mi­te que“aun­que aho­ra co­mo to­do sin sa­bor, apren­dí a no que­jar­me y a vi­vir el día a día, sin lu­jos, co­sa que no ha­cía cuan­do tra­ba­ja­ba tan­to. En es­te lu­gar me re­plan­tié la vi­da de otra ma­ne­ra y apren­dí a vi­vir”. Afe­rra­do a su cos­ta­do más es­pi­ri­tual (cuel­ga en su cue­llo un ro­sa­rio ben­de­ci­do por el Pa­pa Fran­cis­co) di­ce sen­tir­se un pri­vi­le­gia­do en to­dos los sen­ti­dos de la pa­la­bra y res­ca­ta el no ha­ber per­di­do el hu­mor co­mo una de las cla­ves de su no­ta­ble me­jo­ría. Ade­más del com­pa­ñe­ris­mo de los

“Si­go in­for­ma­do en to­do lo que res­pec­ta a mis clien­tas y ma­ne­jo ac­ti­va­men­te las re­des so­cia­les. Sien­to que soy un pri­vi­le­gia­do ” En ple­na re­cu­pe­ra­ción y aún sin el al­ta mé­di­ca, Adot, con el res­pla­do de su so­cio Thia­go Pin­hei­ro, lan­zó una co­lec­ción cáp­su­la con Sa­ve­rio Di Ric­ci. Se tra­ta de una lí­nea de 20 za­pa­tos “de lu­jo” pa­ra la mu­jer chic y so­fis­ti­ca­da.

pa­cien­tes con los que hoy con­vi­ve en el cen­tro de al­ta com­ple­ji­dad por el que pa­só tam­bién Ca­cho Cas­ta­ña. “Ten­go com­pa­ñe­ros de 17 a 80 años, so­mos un equi­po que aplau­di­mos ca­da mo­vi­mien­to y pro­gre­so de ca­da uno, hay mu­chos peo­res que yo y ten­go que agra­de­cer po­der ha­blar y es­tar ha­cien­do es­ta no­ta. Es muy emo­cio­nan­te por­que mi ca­so es úni­co, creo que ten­go un Dios apar­te. Pue­do de­cir que tu­ve la sen­sa­ción de es­tar y no es­tar, de te­ner vi­da pe­ro no po­der ha­blar o mo­ver­me. En un mo­men­to llegué a ver una luz co­lor na­ran­ja, re­co­no­cí ese co­lor y em­pe­cé a re­pe­tir­lo co­mo un man­tra. No sé por qué pe­ro sa­bía que no era el mo­men­to to­da­vía”, re­co­no­ce y nu­tri­do de es­pe­ran­za

“Pa­se de un ta­lle 36 a 30. Co­mo sin sal, sin sa­bor. Vi­vo el día a día sin lu­jos, pe­ro apren­dí a no que­jar­me, apren­dí a vi­vir.”

por re­gre­sar a su ho­gar lo más pron­to po­si­ble, con un diag­nós­ti­co mé­di­co alen­ta­dor, an­ti­ci­pa a CA­RAS su idea de cons­truir una clí­ni­ca pa­ra tra­tar el ACV. “No ten­go ni idea có­mo va a ser mi nue­vo mun­do cuan­do sal­ga. Es­ta es una en­fer­me­dad que tie­ne al­go que te lle­va a la in­fan­cia por­que y es co­mo si na­cie­ras de gol­pe, de vuel­ta.. Yo vol­ví a na­cer y quie­ro ha­cer que to­da la gen­te co­noz­ca es­ta en­fer­me­dad el día de ma­ña­na”, con­clu­ye con una sen­si­bi­li­dad pal­pa­ble en ca­da pa­la­bra de su re­la­to.

Pin­hei­ro y Adot jun­to a sus mu­sas Vic­to­ria Mo­ro y Eli­na Fer­nán­dez. Ícono de la al­ta cos­tu­ra, se re­com­po­ne en una clí­ni­ca de Pi­lar don­de rea­li­za 5 ho­ras de ejer­ci­cio al día. Tres ve­ces por se­ma­na tie­ne fo­noau­dió­lo­ga y es­tá con­te­ni­do por psi­có­lo­gos. Pla­nea es­cri­bir un li­bro pa­ra re­la­tar su vi­ven­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.