“MI MUSICA ES UN VIA­JE IMA­GI­NA­RIO”

LO­REE­NA MCKE­NITT, LA VOZ DEL NEW AGE, VISITARA LA AR­GEN­TI­NA

Caras - - MODA -

La mul­ti-pre­mia­da can­tau­to­ra que re­cien­te­men­te aca­ba de lan­zar su pri­mer gra­ba­ción de can­cio­nes ori­gi­na­les lue­go de do­ce años, Lo­ree­na McKe­nitt, ha­bló con CA­RAS de su re­gre­so a la Ar­gen­ti­na des­pués de cin­co años con su “Lost Souls Tour”. La di­va de la mú­si­ca New Age pre­sen­ta­rá el 7 de no­viem­bre en el es­ta­dio Lu­na Park el ál­bum que lle­va el nom­bre de la gi­ra, un ta­piz ecléc­ti­co de can­cio­nes ex­traí­das de una am­plia ga­ma de in­fluen­cias, que in­clu­ye la cel­ta y el Me­dio Orien­te. “Lost Souls es la obra de una mu­jer in­te­gra­da en el mun­do

na­tu­ral y res­pe­tuo­sa con el en­torno a la ma­ne­ra de cier­tas cul­tu­ras in­dí­ge­nas

que siem­pre me han in­tere­sa­do”, ex­pli­ca la ca­na­dien­se. Su ál­bum re­me­mo­ra su an­te­rior dis­co, “An An­cient Mu­se”, de 2006, con la mis­ma in­ten­si­dad vo­cal de so­prano que in­vi­ta a pasear por los pa­ra­jes de Orien­te Me­dio o a la bra­vu­ra de las ro­co­sas cos­tas cél­ti­cas. McKe­nitt pro­me­te la des­co­ne­xión tan ne­ce­sa­ria en es­tos tiem­pos: “Mi mú­si­ca es un via­je ima­gi­na­rio, per­mi­te a las per­so­nas eva­dir­se por un mo­men­to de la in­ten­si­dad de sus pro­ble­mas”, des­cri­be, muy pen­dien­te de mo­vi­li­zar a su pú­bli­co a un lu­gar po­si­ti­vo y de una pro­fun­da paz. Des­de ese lu­gar, la ar­tis­ta re­fle­xio­na acer­ca de la hi­per­co­nec­ti­vi­dad y el abu­so de las nue­vas tec­no­lo­gías en la vi­da con­tem­po­rá­nea: “La tec­no­lo­gía tra­jo más per­jui­cios que be­ne­fi­cios a la hu­ma­ni­dad”, afir­ma y a con­ti­nua­ción ar­gu­men­ta: “La tec­no­lo­gía nos co­nec­ta y ofre­ce al­gu­nas apli­ca­cio­nes po­de­ro­sas y fan­tás­ti­cas, pe­ro no he­mos com­pren­di­do aún cuán­do uti­li­zar­la y cuán­do de­jar­la a un la­do”, re­fle­xio­na, y lue­go da un con­se­jo: “Nues­tros ce­re­bros es­tán di­se­ña­dos pa­ra so­cia­li­zar­nos me­dian­te la pre­sen­cia fí­si­ca, in­clu­so los de tan­tos jó­ve­nes que no han lle­ga­do a co­no­cer el vie­jo mun­do analó­gi­co. Ne­ce­si­ta­mos con­ce­der­nos tiem­po pa­ra leer un li­bro o vi­si­tar a un ami­go… mien­tras de­ja­mos el mó­vil en otra ha­bi­ta­ción, no en­ci­ma de la me­sa. Es una dis­ci­pli­na per­so­nal ne­ce­sa­ria”. Y re­mar­ca la im­por­tan­cia del víncu­lo ca­ra a ca­ra: “Las re­des so­cia­les ha­blan en tér­mi­nos de ‘gus­tar’ o ‘com­par­tir’ pa­ra ofre­cer­te la ilu­sión de te­ner ‘ami­gos’, pe­ro al fi­nal de tu vi­da só­lo va­len la pe­na los ami­gos o fa­mi­lia­res que ha­yas co­no­ci­do de ver­dad, no un co­che o unas va­ca­cio­nes. Ni si­quie­ra una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.