La lu­cha con­tra la Obe­si­dad

La Ar­gen­ti­na es el país de Amé­ri­ca La­ti­na con la ma­yor ta­sa de obe­si­dad en ni­ños me­no­res de 5 años y en adul­tos va­ro­nes. Es una en­fer­me­dad cró­ni­ca calificada co­mo “la epi­de­mia del si­glo”, que re­quie­re de un tra­ta­mien­to in­te­gral con die­ta sa­lu­da­ble, ac­ti­vi

Caras - - SALUD - Ase­so­ró: Fran­cis­co A. D’Ono­frio. Mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en Nu­tri­ción. Ma­trí­cu­la Nº 92767 Crea­dor y Su­per­vi­sor del Pro­gra­ma de Obe­si­dad del Mi­nis­te­rio de Sa­lud de Tu­cu­mán.

La obe­si­dad afec­ta a cual­quier in­di­vi­duo sin res­pe­tar edad, se­xo, ra­za o ni­vel so­cio­eco­nó­mi­co. Se­gún la OMS, la obe­si­dad y el so­bre­pe­so se de­fi­nen co­mo una acu­mu­la­ción anor­mal o ex­ce­si­va de gra­sa que pue­de ser per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud in­di­vi­dual y de la co­mu­ni­dad. Es­ta en­fer­me­dad es un fac­tor de ries­go de pa­de­cer otras en­fer­me­da­des cró­ni­cas, ta­les co­mo dia­be­tes ti­po 2, hi­per­ten­sión ar­te­rial, ma­yor in­ci­den­cia de in­far­tos agu­dos de mio­car­dio, ACV, le­sio­nes ar­ti­cu­la­res y ap­nea del sue­ño, exis­tien­do la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar va­rios ti­pos de cán­cer. Ac­tual­men­te se la con­si­de­ra una en­fer­me­dad cró­ni­ca que pue­de ser en­dó­ge­na (5 a 10 % de los ca­sos) por lo ge­ne­ral pro­vo­ca­da por la dis­fun­ción de al­gu­na glán­du­la en­do­cri­na co­mo la ti­roi­des (hi­po­ti­roi­dis­mo), el sín­dro­me de Cus­hing (glán­du­las su­pra­rre­na­les), dia­be­tes Ti­po 2, el sín­dro­me de ovario po­li­quís­ti­co o el hi­po­go­na­dis­mo. En tan­to la for­ma exó­ge­na (cer­ca del 90% de los ca­sos) se da por un ex­ce­so en la ali­men­ta­ción o a de­ter­mi­na­dos há­bi­tos se­den­ta­rios, ori­gi­na­dos en el lla­ma­do “fe­nó­meno de tran­si­ción nu­tri­cio­nal”; es­ta mo­da­li­dad es la más ha­bi­tual y no es cau­sa­da por nin­gu­na en­fer­me­dad o al­te­ra­ción pro­pia del or­ga­nis­mo sino por há­bi­tos tó­xi­cos pa­ra la sa­lud. En los úl­ti­mos 30 años se du­pli­có la ta­sa de obe­si­dad tan­to en hom­bres co­mo en mu­je­res. Hoy al­re­de­dor de 6,5 mi­llo­nes de adul­tos son obe­sos en el país y más del 60% de la po­bla­ción ar­gen­ti­na tie­ne ex­ce­so de pe­so, se­gún la úl­ti­ma “En­cues­ta Na­cio­nal de Fac­to­res de Ries­go”. Las ac­cio­nes de pre­ven­ción que de­be­rían ser trans­ver­sa­les a las di­fe­ren­tes áreas de go­bierno no ocu­rren, por lo que en es­te as­pec­to es­ta­mos en des­ven­ta­ja res­pec­to de paí­ses co­mo Chi­le y Mé­xi­co. Por otro la­do, y co­mo agra­van­te, ser obe­so en la Ar­gen­ti­na, se­gún el INADI, es la se­gun­da cau­sa de dis­cri­mi­na­ción, si­tua­ción que se agra­va al no exis­tir una ade­cua­da for­ma­ción cu­rri­cu­lar en las ca­rre­ras de gra­do de los pro­fe­sio­na­les que con­for­man el equi­po de sa­lud que tra­ta al pa­cien­te obe­so. Es im­por­tan­te su pre­ven­ción des­de el em­ba­ra­zo y la ni­ñez; so­bre to­do la ade­cua­da nu­tri­ción en los pri­me­ros 1000 días de vi­da es la cla­ve esen­cial pa­ra una fu­tu­ra vi­da sa­na, don­de la lac­tan­cia ma­ter­nal tie­ne un rol pre­pon­de­ran­te; ade­más, es im­por­tan­te pro­mo­ver la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, la prác­ti­ca de ac­ti­vi­da­des an­ti-se­den­ta­ris­mo, evi­tan­do los am­bien­tes obe­so­gé­ni­cos o tó­xi­cos, las su­fi­cien­tes ho­ras de sue­ño y el ma­ne­jo efi­caz de las emo­cio­nes. El tra­ta­mien­to de la obe­si­dad de­be abor­dar­se con una te­ra­pia in­te­gral. Las re­co­men­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les coin­ci­den en que de­be es­tar a car­go de un equi­po in­ter­dis­ci­pli­na­rio pa­ra im­ple­men­tar ac­cio­nes que abar­can des­de pla­nes de ali­men­ta­ción hi­po­ca­ló­ri­ca con re­edu­ca­ción ali­men­ta­ria, prác­ti­ca re­gu­lar de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y ac­ti­vi­da­des an­ti-se­den­ta­ris­mo, el apo­yo de sa­lud men­tal pa­ra el con­trol de las emo­cio­nes con cam­bios de con­duc­tas, el uso de fár­ma­cos anore­xí­ge­nos se­gu­ros, el ba­lón gás­tri­co y, pa­ra ca­sos ex­tre­mos, la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca. Re­cien­te­men­te se reali­zó en Tu­cu­mán un en­sa­yo clí­ni­co do­ble cie­go, iné­di­to uti­li­zan­do un fár­ma­co anore­xí­geno co­mo coad­yu­van­te pa­ra el des­cen­so de pe­so. El es­tu­dio se efec­tuó con per­so­nal de la po­li­cía pro­vin­cial, a quie­nes se los es­tu­dió du­ran­te 3 me­ses con un plan de ali­men­ta­ción hi­po­ca­ló­ri­co, ac­ti­vi­dad fí­si­ca y far­ma­co­te­ra­pia. Lue­go de ese pe­río­do, los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que el gru­po al que se ad­mi­nis­tró el fár­ma­co anore­xí­geno tu­vo una re­duc­ción de su pe­so cor­po­ral ini­cial del 8% y tam­bién una re­duc­ción de su ma­sa gra­sa con re­sul­ta­dos su­pe­rio­res con res­pec­to del gru­po que no re­ci­bió me­di­ca­ción. Es­te re­sul­ta­do es re­le­van­te ya que una re­duc­ción del pe­so ini­cial de en­tre 5 a 10 % re­por­ta be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud del in­di­vi­duo, me­jo­ran­do su ca­li­dad y ex­pec­ta­ti­va de vi­da al dis­mi­nuir los fac­to­res de ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.