MA­XI­MA ROMPIO PRO­TO­CO­LO Y DESATO DUE­LO DE JO­YAS

BE­SO A ISA­BEL II Y BRI­LLO SO­BRE TO­DAS

Caras - - FOCO - Por Gaby Bal­za­ret­ti

Ha­cía exac­ta­men­te cua­ren­ta años que los re­yes de Ho­lan­da no vi­si­ta­ban ofi­cial­men­te el Reino Uni­do. Por eso Má­xi­ma (47) y Gui­ller­mo (51) no ocul­ta­ron la gran ale­gría que sin­tie­ron al pi­sar sue­lo bri­tá­ni­co. Y, aun­que só­lo per­ma­ne­cie­ron dos días en Lon­dres, los vi­vie­ron a full. De­bu­ta­ron en sue­lo in­glés con un de­sa­yuno en la “Mai­son Hou­se” y una pos­te­rior de­mos­tra­ción acuá­ti­ca so­bre el río Tá­me­sis, en don­de Má­xi­ma de­jó bo­quia­bier­tos a to­dos con su look de ves­ti­do fuc­sia con flo­res apli­ca­das en ne­gro, de Os­car de la Ren­ta, que com­ple­tó con fas­ci­na­tor en for­ma de se­mi­lla, en ne­gro, de su di­se­ña­dor de som­bre­ros fe­ti­che, Phi­lip Tracy. Aun­que la gran sor­pre­sa de la que ha­bló y aún ha­bla to­da Eu­ro­pa, la dio en su pri­mer en­cuen­tro con la rei­na Isa­bel II (92). La pa­re­ja fue al Pa­la­cio de Buc­king­ham a sa­lu­dar a la mo­nar­ca y Má­xi­ma vol­vió a hip­no­ti­zar a to­dos con su out­fit y sim­pa­tía. Lu­cien­do un ves­ti­do/ abri­go tex­tu­ri­za­do, con efec­to des­fle­ca­do, en tono ro­sa pas­tel, con an­cho cin­tu­rón, del di­se­ña­dor Claes Iver­sen, que com­ple­tó con aros de cris­tal y to­ca­do ti­po dia­de­ma so­bre pei­na­do en for­ma de ca­ra­co­la, no de­jó de son­reir ni por un ins­tan­te. Y, ol­vi­dán­do­se de to­do pro­to­co­lo real, abra­zó y be­só a la rei­na, quien, sor­pren­dien­do a to-

do su sé­qui­to, tam­bién le res­pon­dió con una gran son­ri­sa mos­tran­do sus dien­tes des­pués de años de no ha­cer­lo. Lo que su­ce­de es que se­gún el pro­to­co­lo in­glés, a la rei­na Isa­bel II es­tá prohi­bi­do abra­zar, be­sar y has­ta to­car. Y ella ja­más ríe en pú­bli­co. La re­gla es apli­ca­ble a cual­quier per­so­na que se en­cuen­tre con ella, sea fa­mi­liar o no. Le­jos de es­ta fría nor­ma, Má­xi­ma y Gui­ller­mo no só­lo es­tre­cha­ron en­tre sus bra­zos a la mo­nar­ca sino que la be­sa­ron en sus dos me­ji­llas rom­pien­do to­das las re­glas. Pro­ta­go­ni­zan­do una gra­cio­sa es­ce­na al te­ner que “do­blar­se” pa­ra es­tar a su al­tu­ra ya que mien­tras ellos ca­si lle­gan al me­tro ochen­ta de es­ta­tu­ra, la in­gle­sa ape­nas to­ca el me­tro se­sen­ta. In­me­dia­ta­men­te la pren­sa bri­tá­ni­ca re­mar­có co­mo una “fal­ta pro­to­co­lar” el ges­to de la pa­re­ja. Pe­ro rá­pi­da­men­te el mis­mo pa­la­cio se en­car­gó de acla­rar, ex­trao­fi­cial­men­te, que “Sim­ple­men­te se tra­tó de una mu­tua y es­pon­tá­nea mues­tra de ca­ri­ño y apre­cio en­tre los re­yes”.

Y pa­ra la gran ga­la de la no­che, to­das las mu­je­res des­em­pol­va­ron sus me­jo­res jo­yas. Y fue un ver­da­de­ro “due­lo de pie­dras pre­cio­sas y co­di­cia­das al­ha­jas”. Pe­ro una vez más fue Má­xi­ma quien se lle­vó to­dos los aplau­sos con un ves­ti­do de Jan Ta­mi­ni­au con fal­da en de­gra­dee y ca­pa de ga­sa que com­ple­tó con un bro­che en su cin­tu­ra y la fa­mo­sa tia­ra Stuart, de 900 dia­man­tes, con uno de 40 ki­la­tes. Ya que es una pie­za his­tó­ri­ca que no se ha­bía vis­to des­de el rei­na­do de Ju­lia­na de Ho­lan­da. Y es la pri­me­ra vez que Má­xi­ma lu­ce la tia­ra com­ple­ta (la más va­lio­sa de los Oran­ge) por­que, has­ta aho­ra, siem­pre la ha­bía lle­va­do sin el dia­man­te Stuart que le da nom­bre. Co­mo pa­ra no bri­llar me­nos, la rei­na Isa­bel eli­gió una de sus tia­ras fa­vo­ri­tas: la jo­ya de las “Da­mas de In­gla­te­rra e Ir­lan­da”. Ade­más, la mo­nar­ca bri­tá­ni­ca tu­vo un gui­ño con sus vi­si­tan­tes ya que tam­bién se pu­so el es­pec­ta­cu­lar bro­che de Cu­lli­nan III y IV ya que la jo­ya fue

“El be­so de la rei­na no fue una fal­ta de res­pe­to. Sino una mues­tra de ca­ri­ño”.

tra­ba­ja­da en Ams­ter­dam. Mien­tras Ka­te Midd­le­ton (36), que en­tró a la ga­la del bra­zo del al­mi­ran­te Lud­ger Brum­me­laar, y su ma­ri­do, el prín­ci­pe Gui­ller­mo (36), lo hi­zo jun­to a la Pri­mer Mi­nis­tra Te­re­sa May, eli­gió un mo­de­lo ce­les­te de Ale­xan­der Queen que com­ple­tó con jo­yas en ho­me­na­je a Lady Di: la tia­ra “Lo­ver’s Knot” (que le ha­bían re­ga­la­do a su sue­gra cuan­do se casó con Car­los, en 1981), cu­bier­ta por dia­man­tes y per­las en for­ma de go­ta, aros de per­la y el co­llar Rei­na Ale­xan­dra, de 1863. Ade­más de lu­cir en su hom­bro la Or­den de la Fa­mi­lia Real. In­me­dia­ta­men­te Ka­te re­ci­bió to­do ti­po de crí­ti­cas por la elec­ción de su ves­ti­do que fue ca­ta­lo­ga­do co­mo “tra­je de gra­dua­ción”. Por su par­te, Ca­mi­lla Par­ker (71), la es­po­sa de Car­los de In­gla­te­rra (69), du­que­sa de Cor­nua­lles, lu­ció la tia­ra Gre­vi­lle con la es­me­ral­da Ko­kosh­nik, crea­da en 1919. Y la rei­na sa­có a re­lu­cir sus jo­yas más co­di­cia­das, co­mo la tia­ra “Girls of Great Bai­tai­nand Ire­land”, que da­ta de 1893, cu­bier­ta por dia­man­tes mon­ta­dos so­bre nue­ve gran­des per­las. Ade­más de lu­cir las in­sig­nias “Cu­lle­nan III”. Una vez más los mo­nar­cas se ol­vi­da­ron de mu­chas re­glas pro­to­co­la­res pa­ra dis­fru­tar de un gran ban­que­te que les pre­pa­ró el chef re­pos­te­ro (el mis­mo que su­per­vi­só los dul­ces de la bo­da del prín­ci­pe Harry y Meg­han) Selwyn Stoby, pa­ra el que es­pe­cial­men­te creó una cre­ma de ca­fé con di­fe­ren­tes ca­pas de sa­bo­res, so­bre una ba­se fi­na y es­pon­jo­sa de cho­co­la­te, con un re­lleno de mou­se de cho­co­la­te a la na­ran­ja (los dos sa­bo­res pre­fe­ri­dos de Isa­bel II).

Le­jos de frías re­glas reales, en Lon­dres Má­xi­ma cau­ti­vó con su ale­gría y gla­mour. En la vi­si­ta al Tá­me­sis lu­ció un ves­ti­do de Os­car de la Ren­ta, con fas­ci­na­tor de Phi­lip Tracy.

Con ves­ti­do de Claes Iver­sen, la rei­na acom­pa­ñó a Gui­ller­mo a de­jar flo­res en la tum­ba del sol­da­do des­co­no­ci­do en Aba­dia de West­mins­ter. Lue­go ad­mi­ra­ron la Ro­yal Co­llec­tion de Buc­king­ham.

Pa­ra la Ga­la, Má­xi­ma lu­ció la tia­ra Stuart, de 900 dia­man­tes, con uno de 40 ki­la­tes. Mien­tras Isa­bel II lle­vó una co­ro­na de dia­man­tes so­bre nue­ve per­las con gran bro­che. Y Ka­te usó la tia­ra “Lo­ver’s Knot” (de Lady Di) con dia­man­tes y la Or­den de la Fa­mi­lia Real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.