“AD­MI­RO A MI MA­DRE POR SU GRAN LU­CHA”

RA­MI­RO BUENO Y PA­TRI­CIA PA­CHE­CO

Caras - - FOCO - Por Kary Ló­pez (pro­duc­ción: Ali­cia Blan­co)

Ya vio la pe­lí­cu­la cin­co ve­ces y siem­pre es la mis­ma es­ce­na, esa que lo re­crea jun­to a su pa­dre, Ro­dri­go Bueno, so­bre el es­ce­na­rio del Lu­na Park, bai­lan­do y to­can­do una ba­te­ría de ju­gue­te, la que lo es­tre­me­ce. “Es con la que más llo­ro”, afir­ma Ra­mi­ro Bueno (21), el hi­jo del afa­ma­do cuar­te­te­ro, cu­ya re­cien­te “bio­pic” ge­ne­ró a la par de un éxi­to de ta­qui­lla, una fe­roz in­ter­na fa­mi­liar por la vi­sión del fil­me.

“Es­toy fe­liz de que el es­cán­da­lo y el re­vue­lo al­re­de­dor de la pe­lí­cu­la no me ha­yan he­cho tan mal”, afir­ma Ra­mi­ro, quien ade­más de ce­der los de­re­chos de la his­to­ria, ac­tuó en el lar­go­me­tra­je, di­ri­gi­do por Lo­re­na Mu­ñoz, co­mo uno de los mú­si­cos de su pa­dre. “Son mu­chas co­sas las que se re­mue­ven: el amor, lo trá­gi­co, la vi­da. Un con­jun­to de co­sas que re­sur­gen con to­do lo bueno y lo ma­lo. Pe­ro ya vol­ví a se­re­nar­me”, acla­ra su ma­dre, Pa­tri­cia Pa­che­co (41), quien en cam­bio só­lo vio dos ve­ces la pe­lí­cu­la y hoy cria a dos hi­jas más.

—¿Es­tu­vo bien con­tar, al igual que su éxi­to, to­dos los ex­ce­sos que ro­dea­ron a Ro­dri­go? ¿Eso lo vuel­ve más hu­mano?

—Pa­tri­cia Pa­che­co: Sí, el re­co­no­ci­mien­to a su mú­si­ca es al­go que no se lo va a qui­tar na­die, pe­ro la gen­te tam­bién tie­ne de­re­cho a sa­ber que den­tro de su mun­do tam­bién exis­tie­ron zo­nas pe­li­gro­sas.

—Ra­mi­ro Bueno: Es que es muy di­fí­cil es­tar acom­pa­ña­do por lo que la gen­te co­no­ce co­mo “los ami­gos del cam­peón” . Esa gen­te que te acom­pa­ña so­la­men­te en el éxi­to y que en el ca­so de la pe­lí­cu­la se ve re­fle­ja­da en el per­so­na­je de An­gel (quien vin­cu­la al can­tan­te con las dro­gas y ha­ce re­fe­ren­cia a es­te círcu­lo os­cu­ro). El ti­po de per­so­na que cuan­do uno es­tá

en la lu­cha por que­rer sa­lir vuel­ve a apa­re­cer pa­ra hos­ti­gar­te psi­co­ló­gi­ca­men­te e in­vo­lu­crar­te de nue­vo en el círcu­lo vi­cio­so.

—¿Qué les de­jó atra­ve­sar to­da es­ta ex­pe­rien­cia?

—R: Te­nien­do en cuen­ta que es­tá ins­pi­ra­da en he­chos reales y no es un do­cu­men­tal, creo que la pe­lí­cu­la lo hu­ma­ni­zó. Mos­tró su lu­cha en es­te am­bien­te que no era na­da fá­cil, có­mo lo afec­tó la pér­di­da de su pa­dre, y cuan­do vol­vió a Bue­nos Ai­res pa­ra con­quis­tar­la con la mú­si­ca de su pro­vin­cia na­tal. Es una his­to­ria de su­pera­ción con al­ti­ba­jos y cla­ros­cu­ros y se lo mues­tra co­mo a to­da per­so­na: con de­fec­tos y vir­tu­des. Nun­ca se le fal­tó el res­pe­to. Es una pe­na que no to­dos lo pue­dan ver así.

—P: Ro­dri­go no de­jó de ser una per­so­na de nues­tra so­cie­dad y que se ha­ya su­pe­ra­do en lo mu­si­cal no sig­ni­fi­ca que ha­ya po­di­do evi­tar to­par­se con lo que nos cho­ca­mos to­dos. Po­dés caer, pe­ro eso no te ha­ce peor per­so­na. Es im­por­tan­te de­jar un men­sa­je. No creo que a Ro­dri­go le hu­bie­ra gus­ta­do tam­po­co que nin­gún ni­ño ter­mi­ne, por que­rer imi­tar­lo, atra­ve­san­do esas si­tua­cio­nes.

—¿Pu­die­ron sa­nar vie­jas he­ri­das?

—P: No, por­que yo, en el fon­do del co­ra­zón, no es­toy he­ri­da. Lo amé pro­fun­da­men­te y tu­ve un hi­jo con él, y eso no lo va a rom­per na­da, ni el vi­cio, ni la mú­si­ca, na­da. Sí en­tien­do que co­mo per­so­nas nos to­ca atra­ve­sar co­sas que pue­den lle­var­nos a mal puer­to. Así es la vi­da y así fue. Yo con Ro­dri­go es­toy en paz.

—R: A mí la pe­lí­cu­la me hi­zo for­ta­le­cer el víncu­lo con mi pa­pá. Ha­ce un par de años yo no es­cu­cha­ba sus can­cio­nes por­que me ha­cían mal y hoy pue­do ha­cer­lo y me da ale­gría. Me sien­to acom­pa­ña­do y fe­liz y apar­te por una cues­tión de ad­mi­ra­ción por to­do lo que hi­zo y com­pu­so. Has­ta el día de hoy lo re­cuer­do con to­do el amor del mun­do y si bien an-

tes no me in­vo­lu­cra­ba tan­to, es­te tiem­po lo tu­ve más pre­sen­te que nun­ca y lo sen­tí más cer­ca tam­bién. No so­la­men­te por la pe­lí­cu­la, sino por la gen­te que se me acer­có pa­ra brin­dar­me su apo­yo. —¿Sus vi­das cam­bia­ron? —P: Ya ha­bía que­da­do muy ex­pues­ta al mo­rir Ro­dri­go y por eso aho­ra tra­té de to­már­me­lo con cal­ma pa­ra se­guir con mi vi­da nor­mal­men­te. Fue du­ro en su mo­men­to pe­ro sa­lí ade­lan­te y aho­ra ya es­toy acos­tum­bra­da y no me afec­ta. —R: La ex­pe­rien­cia co­mo ac­tor yo la ha­bía te­ni­do des­de 2014, cuan­do hi­ce tea­tro con Ja­vo Ro­cha. Lo de­jé por una cues­tión de ho­ra­rios, por­que al otro año em­pe­cé a ju­gar al fút­bol y es­tu­diar pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo, y se me ha­cía di­fí­cil. Pe­ro aho­ra, que ya me re­ci­bí, de­jé el fút­bol tam­bién, la pe­lí­cu­la me abrió las puer­tas a otro la­do, es­toy con pro­yec­tos y en­tre­nán­do­me de nue­vo co­mo ac­tor y co­mo can­tan­te. Ve­re­mos a fu­tu­ro lo que de­pa­ra. El año que vie­ne voy a par­ti­ci­par de una ti­ra que se lla­ma “La Can­te­ra”. Tam­bién si­go con mi pro­gra­ma de ra­dio, “In­vic­tos en el De­por­te”, un ci­clo po­li­de­por­ti­vo que sa­le los mar­tes y jue­ves, de 20 a 21 ho­ras, por www.1925.com.ar —Des­pués que tu abue­la, Bea­triz Ola­ve, y tu tío,Uli­ses Bue­nos, cri­ti­ca­ran el en­fo­que de la pe­lí­cu­la ¿Có­mo si­gue la re­la­ción con ellos?

—R: Si­gue to­do igual. Uno es­pe­ra

“La pe­lí­cu­la hu­ma­ni­zó a Ro­dri­go. Lo mues­tra co­mo a to­da per­so­na: con de­fec­tos y vir­tu­des.”

a que sue­ne el te­lé­fono y se co­mu­ni­quen pa­ra, por lo me­nos, char­lar­lo de for­ma pri­va­da… Pe­ro eso no su­ce­dió nun­ca. No nos ha­bla­mos y úl­ti­ma­men­te no es­ta­mos te­nien­do con­tac­to con ellos. —¿Por qué lle­vas el nom­bre de tu ma­dre ta­tua­do en el pe­cho? —R: Ad­mi­ro su lu­cha y có­mo en­fren­ta a to­da la gen­te que se le pa­ra ade­lan­te. Ella siem­pre es­tá ahí, de­mos­tran­do que con la ver­dad se so­lu­cio­nan las co­sas. Le agra­dez­co que me ha­ya edu­ca­do así, y que no me ha­ya ex­pues­to a los me­dios de chi­co, por­que qui­zás mi vi­da hoy se­ría otra. No pue­do re­pro­char­le na­da: la ma­dre que me to­có es la me­jor del mun­do. Con­vi­vi­mos y lle­va­mos el día a día muy bien; nos re­imos y com­par­ti­mos mu­cho. Fue­ron días muy mo­vi­li­zan­tes en lo me­diá­ti­co pe­ro por suer­te y, gra­cias a Dios, na­da me im­pi­dió dis­fru­tar es­te lin­do mo­men­to, jun­to a gen­te que co­no­cí y apren­dí a que­rer mu­cho, co­mo los son Ro­dri­go Ro­me­ro (el ac­tor que in­ter­pre­tó a su pa­dre) y to­da la gen­te que hi­zo un la­bu­ro bár­ba­ro. Es­toy fe­liz con el pre­sen­te.

“El fil­me for­ta­le­ció el víncu­lo con mi pa­pá. An­tes no es­cu­cha­ba sus can­cio­nes por­que me ha­cían mal y hoy pue­do ha­cer­lo y me da ale­gría. Me sien­to acom­pa­ña­do.”

A los 21, el hi­jo de Ro­dri­go y su ma­dre ha­blan de la pe­lea fa­mi­liar. En ju­nio del 2000, lue­go de la muer­te de Ro­dri­go, po­sa­ban pa­ra la ta­pa de CA­RAS.

ER­NES­TO PA­GES

Ade­más de ce­der los de­re­chos del fil­me, Ra­mi­ro ac­túa co­mo uno de los mú­si­cos de Ro­dri­go. Tam­bién ini­ció una amis­tad con Ro­dri­go Ro­me­ro, el ac­tor que in­ter­pre­ta a su fa­mo­so pa­dre.

Tan­to Pa­tri­cia co­mo su hi­jo, que en 2019 ac­tua­rá en una ti­ra, es­tán con­for­mes con la vi­sión del fil­me de “El Po­tro”. Ra­mi­ro se ta­tuó el nom­bre de su ma­má ha­ce tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.