“ELLA ES MAS SU­SA­NI­TA Y YO SOY MAS LAN­ZA­DA”

ANAMA FE­RREI­RA Y SU RELACION CON TAINA, SU HI­JA MANNEQUIN

Caras - - REVELACIONES - Por Kary Ló­pez (pro­duc­ción: Ale­jan­dro Lu­cia­ni)

Son con­fi­den­tes, fa­ná­ti­cas de la mo­da y tam­bién due­ñas de un tem­pe­ra­men­to que ge­ne­ra chis­pa­zos y has­ta esos enojos que el amor bo­rra de un plu­ma­zo. “La tu­ve a los 42, por­que me cos­tó. Co­mo ma­dre gran­de uno se preo­cu­pa y por eso has­ta me hi­ce los exá­me­nes ge­né­ti­cos. Pe­ro vi­ví un em­ba­ra­zo muy lin­do. Yo tra­ba­ja­ba en el pro­gra­ma ¨360, To­do pa­ra Ver¨ y le da­ba la te­ta de­trás de los de­co­ra­dos”, re­me­mo­ra Ana­má Fe­rrei­ra (67) so­bre la lle­ga­da al mun­do de Taí­na Lau­rino Fe­rrei­ra(24), su hi­ja, tam­bién mo­de­lo, y a quien di­ce ha­ber cria­do con mu­cha dis­ci­pli­na. “Fui muy es­tric­ta en su edu­ca­ción, mis ami­gas me lo de­cían. Taí­na es más Su­sa­ni­ta, to­da ele­gan­te y de­li­ca­da y yo mu­cho más lan­za­da ¡no ten­go ver­güen­za de na­da! Ella, sí. Cuan­do me pon­go un es­co­te me lla­ma la aten­ción, pe­ro yo le di­go ¨¿Por qué no voy a lu­cir­lo? ¨Es más, cuan­do es­ta­ba en el ¨Bai­lan­do...¨ me pe­día: ¨Si vas al ca­nal no mues­tres el cu­lo¨ (ri­sas) Si ten­go cu­lo, le con­tes­ta­ba, ¨lo voy a mos­trar¨. Ella es mas tra­di­cio­nal, pe­ro le gus­ta que yo sea así”, con­fie­sa Ana­má con la sim­pa­tía que la ca­rac­te­ri­za.

“Te­ne­mos per­so­na­li­da­des di­fe­ren­tes. Ella es más ex­tro­ver­ti­da y bien bra­si­le­ra. Y sí, sue­lo ha­cer­le ese co­men­ta­rio de los es­co­tes”, re­co­no­ce la jo­ven, sin de­jar de reir. “Cuan­do Taí­na de­ci­dió ser mo­de­lo, te­nía 14. Ja­más fui de im­po­nér­se­lo. En­ton­ces, cuan­do le vi­nie­ron las ga­nas le acla­ré: ¨Vos te­nés que des­fi­lar muy bien, por­que yo ten­go es­cue­la de mo­de­los asi que si vos des­fi­las mal ima­gi­na­te las bru­jas lo que me van a de­cir. Hoy me pa­re­ce que des­fi­la me­jor que yo y mu­chas”, ase­gu­ra la ex mo­de­lo con or­gu­llo. Com­par­tir el gus­to por la ro­pa y los ac­ce­so­rios—ade­más de la pa­sa­re­la— ad­mi­te Ana­má, tam­bién ge­ne­ra desopi­lan­tes re­cla­mos en­tre ma­dre a hi­ja. “¡Usa mi ro­pa! (ri­sas) Y an­tes to­dos mis za­pa­tos, por­que a mi me gus­tan los bue­nos za­pa­tos y ten­go una co­lec­ción im­por­tan­te. Tam­bién los ves­ti­dos, las jo­yas, car­te­ras, to­do. Es mas co­que­ta que yo. Cuan­do com­pro al­go ten­go que es­con­der­lo pa­ra que no lo vea si no, me lo es­tre­na, me di­ce que tie­ne de­re­cho por­que es mi hi­ja (más ri­sas) Una vez me com­pré un ves­ti­do di­vino de Os­car de la Ren­ta y só­lo me lo pu­se una vez, por­que cuan­do Taí­na lo vió, me di­jo: ¨A mí me que­da bru­tal¨ y se lo lle­vó. Y yo co­mo ma­má, la per­dono ¿Qué voy a ha­cer?”, afir­ma Fe­rrei­ra.

“Ma­má fue es­tric­ta, pe­ro en el buen sen­ti­do, con lí­mi­tes y pau­tas so­bre co­mo com­por­tar­me en los lu­ga­res. He­re­dé su res­pon­sa­bi­li­dad por el tra­ba­jo y el ser in­de­pen­dien­te. Me lle­vo su ro­pa, es ver­dad, ¡Pe­ro se la de­vuel­vo! Nos gus­ta con­sul­tar­nos los looks cuan­do te­ne­mos even­tos. Ella me man­da fo­tos y yo la pue­do lla­mar has­ta tres ve­ces pa­ra de­ci­dir­me”, cuen­ta con el mis­mo hu­mor Taí­na, mo­de­lo de Mul­ti­ta­lent Agency y quien bri­lla con ta­len­to pro­pio en el mun­do fas­hion. “Arran­qué de muy chi­ca y ya lle­vo diez años en el mo­de­la­je. Pu­de des­fi­lar pa­ra ca­si to­dos los di­se­ña­do­res de la Ar­gen­ti­na y lo­gré ge­ne­rar­me mi lu­gar en el am­bien­te de la mo­da, más allá de ser la hi­ja de. Le pu­se ga­rra y lo no­ta­ron”, agre­ga la jo­ven, quien hoy re­co­rre el pais ha­cien­do clí­ni­cas y ca­pa­ci­ta­cio­nes en mo­de­la­je y co­mo em­ba­ja­do­ra de una mar­ca de be­lle­za.

Se­pa­ra­da de su úl­ti­ma pa­re­ja, tras on­ce años de re­la­ción, Ana­má no só­lo tran­si­ta la sol­te­ría, sino que ade­más es­tá acos­tum­brá­don­se al “ni­do va­cío”, ya que su hi­ja de­ci­dió ha­ce un tiem­po vi­vir so­la. “Mon­tó su dep­to y con na­da de lo que me gus­ta a mí, que pre­fie­ro mu­cho co­lor. Ella, no: to­do bei­ge, abu­rri­do, y yo ¡to­do lo con­tra­rio! Por­que en el li­ving ten­go has­ta una pa­red ro­ja. Se mu­dó a la vuel­ta de mi ca­sa, pe­ro yo con­té to­do: hay 200 pa­sos en­tre su ca­sa y la mía”, ex­pli­ca Ana­má.

Y so­bre su nue­vo es­ta­tus amo­ro­so, agre­ga: “Es ver­dad, aho­ra es­toy sol­te­ra, pe­ro cho­cha. Pa­sé to­da mi vi­da ca­sa­da; es­tu­ve 15 con uno, 4 con otro, otros 10 con otra pa­re­ja, y unos 11 con el úl­ti­mo. En­ton­ces aho­ra yo quie­ro es­tar so­la aun­que la gen­te no lo en­tien­de. Si quie­ro ir a to­mar un drink, lo ha­go, si me quie­ro to­mar un avión a Río, tam­bién. En es­te mo­men­to es­toy dis­fru­tan­do la sol­te­ria co­mo nun­ca, sin te­ner que con­ci­liar con el otro. No, no quie­ro sa­ber na­da. ¡Aho­ra es­toy ca­sa­da con Net­flix! Tam­bién leo mu­cho, a la no­che tui­teo o es­toy con las

re­des so­cia­les y es­toy muy bien”, se sin­ce­ra la ex mannequin. A su la­do, su hi­ja la acom­pa­ña en su de­ci­sión:“Co­mo a to­do hi­jo, a mí lo que me im­por­ta es que ella sea fe­liz, es lo más im­por­tan­te, en­ton­ces si aho­ra es­tá con­ten­ta y tra­ba­jan­do co­mo siem­pre lo ha­ce, ge­nial”, re­co­no­ce Taí­na.

Pe­ro ade­más de vi­vir “un ro­man­ce” con ella mis­ma, Ana­má es­tá es­cri­bien­do un li­bro. “Es so­bre cum­plir los sue­ños. Por­que es al­go que pu­de ha­cer y por eso es­toy es­cri­bien­do so­bre mi ex­pe­rie­cia. Pa­ra mí, por ejem­plo, lle­gar al ¨Bai­lan­do por un Sue­ño¨ fue real­men­te cum­plir uno. Nun­ca ha­bía me­ti­do la ca­be­za de­ba­jo del agua y de pron­to en­sa­ya­ba el Aqua­dan­ce. Y el se­guir tra­ba­jan­do con mi es­cue­la de mo­de­los tam­bién apun­ta a lo mis­mo: que to­das las chi­cas, no im­por­ta la al­tu­ra o la ta­lla, pue­dan al­can­zar lo que sue­ñan”, con­clu­ye la ex mo­de­lo, muy a gus­to con su pre­sen­te.

Agra­de­ci­mien­tos: Ana­má Ma­ke Up: Mi­chael Mu­ñoz. Pei­nó Jes­si­ca­leo. Ma­ke Up Taina So­le­dad Ver­ga­ra (www.so­le­ver­ga­ra.com.ar) Pei­nó Ed­die Ro­drí­guez pa­ra Ce­ri­ni. So­fi­tel Bue­nos Ai­res Re­co­le­ta. Clau­dia Ar­ce. Lau­ren­cio Adot. Eti­que­ta Ne­gra. Os­car de la Ren­ta. Dol­ce & Gab­ba­na.

Taí­na, mo­de­lo de Mul­ti­ta­lent Agency, ase­gu­ra que he­re­dó de su ma­dre la cul­tu­ra del tra­ba­jo. Ana­má, re­cién se­pa­ra­da, di­ce con hu­mor que su hi­ja a ve­ces le es­tre­na za­pa­tos nue­vos y que tam­bién in­ter­cam­bian ves­ti­dos de al­ta cos­tu­ra y ac­ce­so­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.