MEG­HAN IM­PU­SO SU “MO­DA PRENATAL”

CON HARRY MOSTRO PANCITA DE 3 ME­SES

Caras - - REVELACIONES - Por Gaby Bal­za­ret­ti

El pri­mer tour ofi­cial co­mo fu­tu­ros pa­dres de Meg­han Mar­kle (37) y el prín­ci­pe Harry (34) re­sul­tó un gran éxi­to pa­ra la Fa­mi­lia Real in­gle­sa. Di­cen en el Pa­la­cio que la rei­na Isa­bel II (92) es­tá fe­liz con la ima­gen que es­tá trans­mi­tien­do su “nue­va nieta” al mun­do. “La pa­re­ja es la car­ta de la rei­na en la re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal de la mo­nar­quía bri­tá­ni­ca. Ella hoy des­can­sa en los hom­bros de Meg­han”, ase­gu­ran en la reale­za bri­tá­ni­ca. Mien­tras la pa­re­ja ter­mi­nó su gi­ra por Aus­tra­lia, Nue­va Ze­lan­da, Fi­ji y Ton­ga, to­dos los aplau­sos se los lle­vó la ex ac­triz. La du­que­sa de Sus­sex con­quis­tó con su be­lle­za, sim­pa­tía y sus “out­fit prenatal”, de tres me­ses de em­ba­ra­zo, en ca­da sa­li­da ofi­cial o no pro­to­co­lar. En los 16 días de tour por los di­fe­ren­tes lu­ga­res cum­plió con 70 even­tos en los que lu­ció 24 looks. Los que, se­gún los ex­per­tos fas­hion, fue­ron acer­ta­dos, se ago­ta­ron en sus tien­das de ori­gen y hoy son los más co­pia­dos por las mu­je­res del mun­do en­te­ro. Sal­vo un “pe­que­ño gran error” que la lle­vó a con­ver­tir­se en la bur­la de las re­des so­cia­les. Y fue cuan­do al arri­bar a Ton­ga, en el ae­ro­puer­to Fua’amo­tu, ba­jó del avión con un ves­ti­do co­lo­ra­do de Self Por­tait, va­lua­do en 450 eu­ros se­gún lo anun­cia­ba la gran eti­que­ta que se ol­vi­dó de cor­tar­le y que col­ga­ba de su rue­do en la par­te tra­se­ra de la fal­da. Le­jos de amar­gar­se por la “me­ti­da de pa­ta”, Meg­han cam­bió de ro­pa. En Buc­king­ham co­men­tan que al fi­na­li­zar su em­ba­ra­zo el pre­su­pues­to to­tal de su guar­da­rro­pas su­pe­rará el mi­llón de li­bras. Su es­ti­lo, de­fi­ni­do con lí­neas pu­ras, si­lue­tas de­fi­ni­das, con po­cas cos­tu­ras y des­po­ja­do de or­na­men­tos en su cla­ro re­cha­zo a lo ar­ti­fi­cial, la lle­va­ron a in­cli­nar­se tam­bién por fir­mas de di­se­ña­do­res de cul­to co­mo se no-

tó en sus za­pa­ti­llas Ve­ja, su bol­so Ga­brie­la Hearst, sus ves­ti­dos Re­for­ma­tion y Self Por­tait y sus looks “boho chic” con to­ques ét­ni­cos. “Meg­han es lo an­ti-ex­ce­so”, re­mar­can los ex­per­tos. Cla­ro que tam­bién den­tro de su guar­da­rro­pas se en­cuen­tran mo­de­los de Ja­son Wu (de 1700 dó­la­res), ta­cos de Ma­no­lo Blah­nik, clutch de Dior (co­mo uno que tie­ne una abe­ja y cues­ta 830 dó­la­res) o los bra­za­le­tes de oro de Pip­pa Small. “Meg­han usa la mo­da co­mo for­ma de di­plo­ma­cia; co­mo co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca pa­ra una mi­no­ría pri­vi­le­gia­da que es la mo­nar­quía, que tie­ne por cos­tum­bre pro­nun­ciar­se sin ha­blar”, se­ña­lan los ex­per­tos. Y es­to tam­bién se lo en­se­ñó a su ma­ri­do; ya que Harry des­de que es­tá a su la­do ha cam­bia­do su ma­ne­ra de ves­tir­se. Ella le im­pu­so una pa­le­ta de co­lo­res di­fe­ren­tes con “ame­ri­ca­nas” en co­lo­res pas­tel; ade­más de ha­cer­le arre­man­gar las ca­mi­sas y achi­car las so­la­pas de sus sa­cos. Hoy las ener­gías de Meg­han es­tán vol­ca­das a su pró­xi­ma ma­ter­ni­dad. Mien­tras a ella por aho­ra no le preo­cu­pa co­no­cer el se­xo de su be­bé, di­cen que Harry quie­re ser pa­pá de una ni­ña. Ellos por el mo­men­to no se ani­man a ha­blar de nom­bres pa­ra su hi­jo, aun­que en su en­torno ya di­cen que de ser una ni­ña po­dría lle­var el nom­bre de Dia­na, en ho­nor a la ma­dre de Harry, ade­más de ba­ra­jar­se Vic­to­ria, Mary y Eli­za­beth. Y, si es va­rón, Ale­xan­der, Phi­lip, Char­les y Ed­ward, son los que ga­nan las apues­tas. “Aún no he­mos de­ci­di­do el nom­bre. Es po­si­ble que lo bus­que­mos en­tre to­dos los que nos man­da la gen­te…”, con­fió Harry en Aus­tra­lia. Le­jos del pro­to­co­lo real, una vez más, Meg­han y Harry ya es­ta­rían bus­can­do una ex­per­ta ni­ñe­ra

“Ella le en­se­ñó a Harry a ves­tir­se. Le cam­bió los co­lo­res y le achi­có las so­la­pas de los sa­cos”.

pa­ra su be­bé y di­cen que sus ami­gos Geor­ge Cloo­ney (56) y su mu­jer Amal (41) le re­co­men­da­ron a quien los asis­tió en el na­ci­mien­to de sus me­lli­zos, Ella y Ale­xan­der (1). Y la ele­gi­da se­ría la mu­jer de co­lor, Con­nie Sim­pson, más co­no­ci­da co­mo “Nanny Con­nie”, tie­ne más de 30 mil se­gui­do­res en las re­des so­cia­les y es­cri­bió el li­bro “Los Se­cre­tos pa­ra Do­mi­nar los Pri­me­ros cua­tro me­ses de la Pa­ter­ni­dad”.

A los 37 años, en Aus­tra­lia, Meg­han se ani­mó a lu­cir sus ves­ti­dos más suel­tos, flo­res en el pe­lo y la co­ro­na ét­ni­ca que re­ci­bió. En sus pri­me­ros me­ses de em­ba­ra­zo con­fe­só que le pres­ta gran aten­ción a su piel sen­si­ble. Y usa mas­ca­ri­llas hi­dra­tan­tes de ar­ci­lla pa­ra evi­tar que sal­gan man­chas en su ros­tro.

Fe­liz, el prín­ci­pe Harry se mos­tró enamo­ra­do de Meg­han, to­mán­do­la de la mano, le­jos del pro­to­co­lo. Con­fe­só que aún no de­ci­die­ron el nom­bre del be­bé que ten­drán pe­ro po­dría ser Dia­na en ho­nor a su ma­dre.

La pa­re­ja con­clu­yó su gi­ra en los “In­vic­tus Ga­mes”, don­de Meg­han aca­ri­ció su pancita y lu­ció dos out­fit con su bro­che “Ama­po­la Ro­yal Bri­tish Le­gion”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.