“MIR­KO ILUMINO MI VI­DA”

EL EMO­TI­VO CUM­PLEA­ÑOS DEL HI­JO DE MAR­LEY

Caras - - REVELACIONES - Por Naia­ra Vec­chio (Pro­duc­ción: Sol Mi­ran­da)

An­tes de que na­cie­ra, mi­ra­ba el cie­lo, se ima­gi­na­ba su ca­ra y le ha­bla­ba. Ha­ce un año Ale­jan­dro Wie­be (48) es­ta­ba en una clí­ni­ca del es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se de Wis­con­sin, es­pe­ran­do an­sio­so co­no­cer a su pri­mer be­bé, Mir­ko,

“Mir­ko es un be­bé so­ña­do: ale­gre, fe­liz y sú­per ca­ri­ño­so. Se ríe to­do el tiem­po”

gra­cias a la su­bro­ga­ción de vien­tre. “Es­toy re­me­mo­ran­do to­do lo que vi­ví cuan­do iba a EE.UU., fue in­creí­ble pre­sen­ciar el par­to y ver el mo­men­to que na­ce y lo al­zan. Yo lo mi­ra­ba y de­cía: ‘¡Soy pa­pá y ese es mi hi­jo!’ Esos días tu­ve un cur­so ace­le­ra­do de pa­ter­ni­dad con las en­fer­me­ras. Has­ta me die­ron un mu­ñe­co pa­ra apren­der pri­me­ros au­xi­lios en ca­so de que el be­bé ten­ga una ur­gen­cia... Me ima­gi­né mu­chas co­sas pe­ro na­da se acer­ca a es­ta in­men­sa re­la­ción de amor que ten­go con Mir­ko: ca­da vez que me ve, se le ilu­mi­na la ca­ra y me ti­ra los bra­zos... ¡Tam­po­co pen­sé que iba a sa­lir tan lin­do!”, di­ce en­tre ri­sas Mar­ley en su ca­sa mien­tras lo ro­dean los in­nu­me­ra­bles re­ga­los del pri­mer año de su he­re­de­ro. En sus pies, re­po­sa su es­pe­cial ob­se­quio: “Bai­ley”, un ca­ri­ño­so la­bra­dor. “Le re­ga­lé una mas­co­ta por­que me gus­ta que crez­can jun­tos en es­te mo­men­to don­de es­tán des­cu­brien­do to­do. Su pa­drino Co­co Fer­nán­dez le tra­jo una mo­to con rue­di­tas y su ma­dri­na, Su­sa­na Gi­mé­nez, una ca­le­si­ta. Tam­bién re­ci­bió una co­ci­na… en­tre tan­tas co­sas que ya tie­ne, con el tiem­po iré do­nán­do­las pa­ra que otros be­bés tam­bién pue­dan dis­fru­tar­lo”, agre­ga lue­go del emo­ti­vo fes­te­jo, don­de, ade­más de sus pa­dri­nos, es­tu­vie­ron, La­li Es­pó­si­to, Flo­ren­cia Pe­ña con su pa­re­ja Ra­mi­ro Pon­ce de León y su be­bé Fe­li­pe; Lu­cía Ce­las­co, Ji­me­na Ba­rón, Pau­la Cha­ves, Chi­na Suá­rez con Ben­ja­mín Vi­cu­ña y su be­ba Mag-

no­lia, Vicky Xi­po­li­ta­kis, Noe­lia Mar­zol, Eli­za­beth “la Ne­gra” Ver­na­ci y Hum­ber­to Tor­to­ne­se, en­tre otros in­vi­ta­dos. “Re­ci­bir tan­to ca­ri­ño y ener­gía po­si­ti­va me sor­pren­dió. Cuan­do anun­cié que iba a ser pa­dre sol­te­ro, po­día ar­mar­se una po­lé­mi­ca. Pe­ro su­ce­dió to­do lo con­tra­rio: la gen­te me fe­li­ci­ta y abra­za co­mo si fue­se un ami­go. No veo a la ex­po­si­ción co­mo al­go ma­lo. Só­lo cuan­do Mir­ko va­ya al jar­dín qui­zás

“La am­bien­ta­ción es­tu­vo li­ga­da a los via­jes de Mir­ko y a su Re­cord Guin­ness”

ba­je su per­fil, lo ana­li­za­ré en ba­se a lo que él me ma­ni­fies­te. Apar­te, por más que lo ocul­te, al ser hi­jo de una per­so­na co­no­ci­da, siem­pre va a es­tar ex­pues­to”, ase­ve­ra el con­duc­tor de “Por el Mun­do” y “La Voz Ar­gen­ti­na”, los dos pro­gra­mas más vis­tos del año. “Es­toy fe­liz con el éxi­to de ‘La voz’. Creo que, co­mo to­do es­tá di­fí­cil, las per­so­nas quie­ren ver al­go di­ver­ti­do y con ta­len­to en te­le­vi­sión, se can­sa­ron de las pe­leas... A su vez, me pro­pu­sie­ron ha­cer un ci­clo de en­tre­te­ni­mien­to pa­ra el ve­rano y se con­fir­mó que vuel­ve ‘Por el Mun­do’ el año que vie­ne. Pen­sa­ba te­ner un año más tran­qui­lo pe­ro mi hi­jo vino con va­rios pa­nes ba­jo el bra­zo”, bro­mea mien­tras evi­ta que Mir­ko se co­ma el avión de la tor­ta ga­le­sa de 6 ki­los

“Cuan­do Mir­ko vio a Mag­no­lia Vi­cu­ña, no pa­ra­ba de aca­ri­ciar­la. Pa­re­cen her­ma­ni­tos, pe­ro a él le gus­ta co­mo no­via”.

que en­vió la di­rec­to­ra de Prin­cess Even­tos Puer­to Ma­de­ro, Ta­ma­ra Pont, ins­pi­ra­da en su in­gre­so al li­bro Guin­ness de los ré­cords por ser “el be­bé más via­ja­do del mun­do”. Lo hi­zo jun­to a co­okies con for­ma de va­li­jas, glo­bos te­rrá­queos, avion­ci­tos en ca­jas per­so­na­li­za­das y ori­gi­na­les glo­bi­tos con bri­llos y la le­yen­da “Mir­ko”, en­tre otras ex­qui­si­te­ces que fas­ci­na­ron a Mar­ley. “Fue un día so­ña­do”, agra­de­ce el con­duc­tor. —¿Có­mo ana­li­za es­te pri­mer año con su hi­jo? —Mir­ko me cam­bió e ilu­mi­nó la vi­da, me dio amor in­con­di­cio­nal. Es lo más lin­do que me pa­só. Aho­ra es­tá más in­ter­ac­ti­vo, imi­ta to­dos los ges­tos y las ca­ras que ha­ce­mos. Si me río a car­ca­ja­das, él ha­ce lo mis­mo. Ya pa­só La an­gus­tia del Oc­ta­vo Mes. En psi­co­lo­gía ma­du­ra­ti­va, es el pro­ce­so de an­gus­tia que tran­si­ta ha­bi­tual­men­te el be­bé a los ocho me­ses con la ma­má al re­co­no­cer lo pro­pio y lo ex­tra­ño. Se ca­rac­te­ri­za por el te­mor al aban­dono de la ma­dre, por eso, en ese tiem­po el be­bé no quie­re des­pe­gar­se de su ma­má. Y Mir­ko vi­vió eso con­mi­go. Cuan­do me te­nía que ir a tra­ba­jar, me aga­rra­ba y no me sol­ta­ba. —¿Ha­ce co­le­cho? —No, cuan­do se duer­me lo lle­vo a su cu­na. Si bien ten­go per­so­nas que me ayu­dan pa­ra po­der es­tar des­can­sa­do al otro día pa­ra tra­ba­jar, ape­nas lo sien­to llo­rar, me des­pier­to. Por suer­te, duer­me de co­rri­do. Le ar­mé una ru­ti­na que res­pe­té du­ran­te los via­jes pa­ra que se­pa cuán­do tie­ne que dor­mir­se, ba­ñar­se, co­mer o ju­gar. En es­ta eta­pa es muy sa­lu­da­ble que los chi­cos ten­gan un or­den de co­sas. —¿A su vez equi­li­bró su cuar­to de ener­gías? —Sí, des­de que via­jé a Asia, en Sin­ga­pur me lla­mó la aten­ción que to­dos los es­tu­dios de ar­qui­tec­tu­ra tra­ba­jan con Feng Shui pa­ra que nin­gu­na cons­truc­ción fra­ca­se. Siem­pre me sen­tí muy có­mo­do con to­do el te­ma de las ener­gías. Creo en to­do y, al via­jar por el mun­do, adop­to co­sas de dis­tin­tas re­li­gio­nes. Pa­tri­cia es una per­so­na que vie­ne una vez por año a ca­sa pa­ra aco­mo­dar las ener­gías. Pu­so man­da­las y pie­dras en el cuar­to de Mir­ko, en la co­ci­na… tam­bién re­di­rec­cio­nó las ca­mas pa­ra que nos va­ya me­jor, co­lo­có una fuen­te de agua en de­ter­mi­na­do rin­cón del ho­gar y es­ta­tuas de leo­nes pa­ra la pro­tec­ción. —¿Có­mo es Mir­ko en el día a día? —Mir­ko es un be­bé so­ña­do... ale­gre, fe­liz y sú­per ca­ri­ño­so: cuan­do te abra­za ha­ce rui­do de lo fuer­te que me aprie­ta y yo me de­rri­to. Tie­ne una per­so­na­li­dad que no es nor­mal en un be­bé: es­tá to­do el tiem­po rién­do­se… tan­to mi for­ma de ser co­mo la ri­sa con­ta­gio­sa de Brit­tany, quien tu­vo a Mir­ko en la pan­za, ayu­dó pa­ra que sea así. El

El sá­ba­do 27, el con­duc­tor ce­le­bró el pri­mer año de su he­re­de­ro, fru­to de un vien­tre su­bro­ga­do. Quie­re dar­le una her­ma­na con la mis­ma ma­dre que do­nó sus óvu­los.

La di­se­ña­do­ra crea­ti­va de Prin­cess Even­tos, Da­nie­la Ar­nés, hi­zo un avión de ma­de­ra de es­ti­lo nór­di­co con pá­ti­na vin­ta­ge pa­ra que en­tre y jue­gue Mir­ko.

Ta­ma­ra Pont, de Prin­cess Even­tos Puer­to Ma­de­ro, ele­gi­da por las ce­le­bri­ties, am­bien­tó la pro­duc­ción de lu­jo que Mar­ley elogió. Mir­ko mor­dió el avión de la tor­ta.

Mar­ley y Mir­ko con Co­co Fer­nán­dez, su hi­ja Sol y su mu­jer Vir­gi­nia Eli­zal­de con su nieta, Fi­li­pa. Su pa­drino Co­co Fer­nán­dez le re­ga­ló una mo­to con rue­di­tas y su ma­dri­na, Su­sa­na Gi­mé­nez, una ca­le­si­ta. La Chi­na y Vi­cu­ña, mi­ma­ron al an­fi­trión del fes­te­jo.

Pa­dre e hi­jo con “Su” Gi­mé­nez y Eli­za­beth Ver­na­ci.

Mar­ley mos­tró el cuar­to de Mir­ko por pri­me­ra vez. Equi­li­bró las ener­gías con man­da­las y pie­dras con una es­pe­cia­lis­ta en Feng Shui. En­tre sus pe­lu­ches es­tá su ído­lo Bob Es­pon­ja y el co­ne­jo que le re­ga­ló “Su” con su voz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.