EDUAR­DO LON­GO­NI BUE­NOS AI­RES, AR­GEN­TI­NA

Charlas con Fotógrafos Latinoamericanos - - Albertina Palacio / Eduardo Longoni - por Al­ber­ti­na Pa­la­cio / No­viem­bre 2014

Mi fo­to­gra­fía ya no es más una fo­to­gra­fía mi­li­tan­te y de lu­cha como lo fue du­ran­te la dic­ta­du­ra y con­tra el po­der mi­li­tar. Aho­ra es una fo­to­gra­fía más li­be­ra­da y có­mo fo­tó­gra­fo me gus­ta po­der de­cir lo que sien­to en ca­da mo­men­to.

Eduar­do vi­ve y tra­ba­ja en Bue­nos Ai­res. Lue­go de cur­sar tres años de Li­cen­cia­tu­ra en His­to­ria en la UBA, co­men­zó su ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal como fo­tó­gra­fo en la Agen­cia No­ti­cias Ar­gen­ti­nas, en la cual lle­gó a desem­pe­ñar­se como edi­tor de fo­to­gra­fía. En 1987 creó su pro­pia Agen­cia (EPD/PHOTO) rea­li­zan­do co­ber­tu­ras pa­ra pu­bli­ca­cio­nes tan­to na­cio­na­les como ex­tran­je­ras. Sus fo­to­gra­fías, so­bre to­do las re­fe­ri­das a la vio­len­ta dic­ta­du­ra mi­li­tar Ar­gen­ti­na, han si­do ex­pues­tas en Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Chi­le, Uru­guay, Mé­xi­co, Ve­ne­zue­la, Cu­ba, EEUU, Fran­cia, Es­pa­ña, Ita­lia, No­rue­ga, Sue­cia, Di­na­mar­ca, Bél­gi­ca, Egip­to, Ja­pón y la ex Unión So­vié­ti­ca. En 1981 fue uno de los fun­da­do­res de la ex­po­si­ción El Pe­rio­dis­mo Gráfico Ar­gen­tino, la mues­tra de ma­yor pres­ti­gio del fo­to­pe­rio­dis­mo ar­gen­tino. Sus tra­ba­jos han si­do ga­lar­do­na­dos con la Me­da­lla de bron­ce en el In­ter­press Photo de Mos­cú (1985), el se­gun­do pre­mio del Con­cur­so Jó­ve­nes La­ti­noa­me­ri­ca­nos or­ga­ni­za­do por la OEA (1987) y el pre­mio ADE­PA (Aso­cia­ción de En­ti­da­des Pe­rio­dís­ti­cas Ar­gen­ti­nas) al me­jor tra­ba­jo de fo­to­gra­fía de pren­sa del año (1993). Tam­bién en 2007 re­ci­bió el se­gun­do pre­mio de ADE­PA por su co­ber­tu­ra so­bre los 25 años de la gue­rra de Mal­vi­nas. En 2008 re­ci­be nue­va­men­te el pre­mio ADE­PA por su tra­ba­jo so­bre la fe ca­tó­li­ca en Ar­gen­ti­na. En 2013 la Le­gis­la­tu­ra de la Ciu­dad Au­tó­no­ma de Bue­nos Ai­res lo nom­bra Per­so­na­li­dad Des­ta­ca­da de la Cul­tu­ra.

Des­de los años 90 se ha de­di­ca­do a la rea­li­za­ción de li­bros de fo­to­gra­fía.

En 1994 reali­zó el pri­me­ro de ellos, Sa­ba­to Fo­to­gra­fías, acom­pa­ña­do con tex­tos del es­cri­tor ar­gen­tino Er­nes­to Sa­ba­to (Seix Barral, Bue­nos Ai­res). Es coau­tor -jun­to a Miguel An­gel Cuarterolo- del li­bro El Po­der de la Ima­gen, apuntes so­bre Fo­to­pe­rio­dis­mo (Fo­to Zoom, Bue­nos Ai­res, 1996). Jun­to al es­cri­tor uru­gua­yo Ma­rio Be­ne­det­ti reali­zó en 1988 el li­bro Poe­mas Re­ve­la­dos (Lo­sa­da-Océano, Bar­ce­lo­na). En 2001 apa­re­ció el vo­lu­men Uto­pías en Fo­co (Lo­sa­da, Bar­ce­lo­na) tam­bién con poe­sías de Ma­rio Be­ne­det­ti. En 2003 publica Ai­res de Bue­nos Tan­gos (Lo­sa­da, Bar­ce­lo­na), un li­bro de imá­ge­nes de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res y le­tras de tan­gos clá­si­cos. En 2004 reali­zó Imá­ge­nes en vue­lo (Lo­sa­da, Ovie­do), un li­bro con poe­sías iné­di­tas del poeta ar-

gen­tino Oliverio Gi­ron­do. Tam­bién en 2004 apa­re­ce Pa­ta­go­nia, un pa­raí­so de sie­te lagos (Neu­quen­tur, Bue­nos Ai­res) un vo­lú­men con fo­tos co­lor del ca­mino de los sie­te lagos jun­to a le­yen­das ma­pu­che. En 2005 edi­ta fo­to­grá­fi­ca­men­te el li­bro La Fo­to­gra­fía en la His­to­ria Ar­gen­ti­na (Cla­rín, Bue­nos Ai­res). Una ver­da­de­ra en­ci­clo­pe­dia de la fo­to­gra­fía en nues­tro país que al­can­za la ci­fra ré­cord de 1.000.000 de ejem­pla­res. En 2006 pu­bli­có Vio­len­cias, Ar­gen­ti­na 1980-2003 (Se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res) Apa­re­ce en 2008 Si­tios in­fi­ni­tos (Con­tra­luz edi­to­res, Bue­nos Ai­res) . En 2012 se re­edi­ta Vio­len­cias (Li­bros del Naú­fra­go, Bue­nos Ai­res). Su úl­ti­mo li­bro, Des­tiem­pos apa­re­ce en 2013 pu­bli­ca­do por Edi­cio­nes La­ri­vié­re.

Tu­ve la suer­te de en­tre­vis­tar a Eduar­do en dos opor­tu­ni­da­des. Si bien no muy le­ja­nas en el tiem­po, sí en con­tex­tos y es­ta­dos de áni­mo an­ta­gó­ni­cos. Una ma­ra­vi­llo­sa his­to­ria de vi­da, que se tor­na aún más ma­ra­vi­llo­sa cuan­do se la abor­da des­de di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas. El pri­mer en­cuen­tro fue en Ba­ri­lo­che, pleno oto­ño. Re­co­rri­mos la ciu­dad como vie­jos y gran­des ami­gos has­ta lle­gar a una tí­pi­ca con­fi­te­ría de mon­ta­ña. La se­gun­da opor­tu­ni­dad, tu­vo lu­gar en el ári­do ce­men­to de la Ca­pi­tal Fe­de­ral du­ran­te el ca­lu­ro­so mes de no­viem­bre. La ma­yor sor­pre­sa fue la na­tu­ra­li­dad de las en­tre­vis­tas que sin si­quie­ra pen­sar­lo se tor­na­ron en ami­ga­bles char­las em­pa­pa­das de ca­li­déz hu­ma­na. Ho­ras con­ver­san­do so­bre su mundo; ese mundo don­de hay lu­gar pa­ra re­co­rri­dos, pa­sio­nes, de­pre­sio­nes, co­mien­zos y nue­vos pro­yec­tos. Des­pués de nues­tro pri­mer en­cuen­tro don­de Eduar­do me ha­bía con­ta­do que no es­ta­ba fotografiando, lo vol­ví a ver y así co­men­zó nues­tra char­la.

A.P.: ¿Se­guís sin fo­to­gra­fiar? ¿Es por fal­ta de ins­pi­ra­ción o por fal­ta de ga­nas?

E.L.: A prin­ci­pio de año (2014) o cuan­do es­ta­ba en Ba­ri­lo­che me an­gus­tia­ba no fo­to­gra­fiar por­que pa­ra mí el pla­cer má­xi­mo en la vi­da es fo­to­gra­fiar. Cuan­do es­toy fotografiando un te­ma que me gus­ta, es có­mo que me pier­do y eso no lo lo­gro con otra ac­ti­vi­dad. Mi sen­sa­ción en un pri­mer mo­men­to, cuan­do em­pe­cé a no­tar que no es­ta­ba fotografiando, que no es­ta­ba con nin­gún pro­yec­to, fue mi­rar todos mis li­bros y me di­je: “Tal vez no ten­go na­da más pa­ra de­cir”. A ve­ces uno no tie­ne na­da más pa­ra de­cir. Y pun­to. Igual me pa­re­ce que el 2013 fue un mo­men­to de rup­tu­ra muy fuer­te: pu­bli­car un li­bro (Des­tiem­pos), se­pa­rar­me de mi no­via, ir­me de Vi­va (la re­vis­ta do­mi­ni­cal del dia­rio Cla­rín), fue to­do jun­to. En unos me­ses pa­só to­do. Y ade­más Des­tiem­pos fue el pri­mer li­bro que en­con­tró un edi­tor rá­pi­da­men­te (Edi­cio­nes La­ri­vie­re). Mu­chas ve­ces yo ten­go un pro­yec­to que es­tá en la compu­tado­ra y em­pie­zo a tra­ba­jar en otro y es­ta vez yo no ha­bía em­pe­za­do a tra­ba­jar en otro cuan­do en­con­tré el edi­tor de Des­tiem­pos. Yo que sé. Me que­dé có­mo me­dio va­cío. Es­tu­ve dos o tres me­ses sú­per de­pri­mi­do. Des­pués lo fui su­peran­do.

A.P.: ¿Cuá­les son tus pro­yec­tos ac­tua­les?

E.L.: Aho­ra es­toy tra­ba­jan­do con un his­to­ria­dor me­xi­cano (Al­ber­to del Cas­ti­llo) que se es­pe­cia­li­zó en fo­to­gra­fía do­cu­men­tal en Mé­xi­co. Vino a ha­cer un tra­ba­jo acá, en­tu­sias­ma­do por la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal ar­gen­ti­na. Eli­gió cua­tro o cin­co fo­tó­gra­fos y yo es­ta­ba en­tre ellos. En­ton­ces em­pe­za­mos a en­con­trar­nos pa­ra char­lar. Y aho­ra como pe­ga­mos on­da y ya vamos por la sex­ta en­tre­vis­ta, el otro día me di­jo que va a pu­bli­car lo que vino a ha­cer pe­ro tam­bién va a es­cri­bir un li­bro so­bre mi fo­to­gra­fía. Y eso me obli­gó un po­co a vol­ver a mi­rar mis li­bros, vol­ver a dar­le una re­pa­sa­da a mis pu­bli­ca­cio­nes. Una de las co­sas que des­cu­bro es que yo te­nía to­das mis pu­bli­ca­cio­nes guar­da­das pe­ro nun­ca las ha­bía di­gi­ta­li­za­do. El otro día se cum­plie­ron 35 años de mi pri­me­ra no­ta como fo­tó­gra­fo. Y como Al­ber­to del Cas­ti­llo me mos­tró sus li­bros, lo que él es­ta­ba ha­cien­do con otros co­le­gas, yo es­ta­ba un fin de semana en ca­sa y me pu­se a di­gi­ta­li­zar mis pu­bli­ca­cio­nes de años. Em­pe­cé a re­co­pi­lar, a mi­rar y cla­ro te abre una pers­pec­ti­va dis­tin­ta. En­tre otras co­sas em­pe­cé a va­lo­ri­zar mi re­la­ción con Cla­rín por ejem­plo. Por­que siem­pre pu­teo un po­co con­tra Cla­rín, pe­ro bueno. Hay un mon­tón de cues­tio­nes que no me gus­tan del dia­rio, de cier­tos tra­ta­mien­tos de si­tua­cio­nes per­so­na­les pe­ro por otro la­do tam­bién me ha ser­vi­do mu­cho pa­ra que se vie­ran mis imá­ge­nes, pa­ra pu­bli­car en un me­dio que se ve mu­cho. Em­pe­cé a des­cu­brir cier­ta coope­ra­ción en­tre Cla­rín y yo. Por ejem­plo mi úl­ti­mo tra­ba­jo so­bre el Gau­chi­to Gil, lo fuí a ha­cer pa­ra Vi­va y des­pués ter­mi­nó sien­do un ebook jun­to a un tra­ba­jo de Jor­ge Pic­ci­ni (Ba­ri­lo­che). Mi reportaje de los me­no­ni­tas es­tá pu­bli­ca­do en Cla­rín como ade­lan­to del li­bro Des­tiem­pos. An­tes tam­bién ha­bía pu­bli­ca­do el tra­ba­jo del car­na­val de Hu­mahua­ca. Me gus­ta pu­bli­car, pre­vio a la sa­li­da de mis li­bros, al­gu­nos tra­ba­jos pa­ra que em­pie­cen a ha­cer­se co­no­ci­dos y ten­gan cier­ta di­fu­sión.

A las fo­to­gra­fías hay que ha­cer­las cir­cu­lar. Ten­go una pu­bli­ca­ción de fo­tos de Sá­ba­to en la re­vis­ta VI­VA de 1994 y es pre­via al li­bro que hice con el es­cri­tor. Es­tu­vo bien esa re­la­ción de “usar­se” mu­tua­men­te con Cla­rín. O sea, yo no es­toy muy con­ten­to con la ta­rea que ha­go ac­tual­men­te en el dia­rio, po­dría ha­cer otras co­sas pe­ro re­co­noz­co que for­ma par­te del tra­to de las em­pre­sas, las in­ter­nas po­lí­ti­cas de los gran­des dia­rios. Yo lo acep­to des­de que la­bu­ro en una em­pre­sa im­por­tan­te y sé que es así. Pe­ro por otro la­do a mí me sir­vió mu­cho pa­ra ha­cer vi­si­bles mis fo­tos. El suplemento de 25 años de De­mo­cra­cia y el de Mal­vi­nas son dos tra­ba­jos que tu­vie­ron una tras­cen­den­cia enor­me y son sú­per in­tere­san­tes y sú­per pro­fe­sio­na­les y los dos fue­ron ideas mías. Y sin el apo­yo del dia­rio no lo hu­bie­ra po­di­do ha­cer. Ade­más hay al­gu­nas fo­tos que yo soy cons­cien­te que las pu­de ha­cer por­que es­ta­ba en Cla­rín. No voy a lla­mar a Me­nem, pa­ra el su­ple de De­mo­cra­cia y le voy a de­cir: “Mi idea es ha­cer una fo­to su­ya en La pla­za de Ma­yo” por­que me va a de­cir ¿Y vos quién sos?

A.P.: ¿Y sen­tís que te pa­sa al re­vés? ¿Qué te per­dés co­sas por es­tar en Cla­rín?

E.L.: Su­pon­go que de­be pa­sar. Aho­ra como no es­toy tan­to en la ca­lle, no lo sé. Pe­ro al­go que sí ocu­rre es que Cla­rín en un mo­men­to era el si­nó­ni­mo de un pe­rio­dis­mo pres­ti­gio­so y aho­ra no sé si lo es tan­to. Su­pon­go que pa­ra al­gu­na gen­te lo de­be se­guir sien­do y pa­ra otra gen­te, to­do lo con­tra­rio. A par­tir de la lu­cha fron­tal con el go­bierno. Es­tos úl­ti­mos años, son años que yo no es­tu­ve en la ca­lle pa­ra el dia­rio. Es­tu­ve en la ca­lle ha­cien­do mis tra­ba­jos pe­ro es­ta­ba ale­ja­do de la cues­tión po­lí­ti­ca y so­cial. Yo ha­ce años que no voy a una ma­ni­fes­ta­ción. Por lo que es­cu­cho de los fo­tó­gra­fos de Cla­rín hay una cues­tión más com­pli­ca­da. Al­gu­nas puer­tas se de­ben ce­rrar, otras se de­ben abrir. Es­to no ha­bía pa­sa­do en otros mo­men­tos. En otros mo­men­tos más allá de la pos­tu­ra de cual­quier go­bierno si tra­ba­ja­bas en Cla­rín se te abrían to­das las puer­tas.

A.P.: ¿Y qué otra co­sa es­tás ha­cien­do ade­más de la re­vi­sión?

E.L.: Es­toy es­cri­bien­do so­bre mis fo­tos más co­no­ci­das. De có­mo fue­ron he­chas, dón­de, en qué con­tex­to. Una his­to­ria del re­vés de la tra­ma de ca­da una de esas fo­tos. Es­toy la­bu­ran­do en eso ha­ce seis me­ses. Con un po­co de di­fi­cul­tad por­que lo mío no es es­cri­bir, es fo­to­gra­fiar. Pe­ro siem­pre me gus­tó un po­co la es­cri­tu­ra. Hay dos ami­gos que me es­tán ayu­dan­do, que me co­rri­gen. La idea es ha­cer un li­bro con esas 30 fo­tos y esos tex­tos. Aho­ra en­ten­dí que va a re­sul­tar más po­ten­te con­tar no so­la­men­te la cues­tión es­pe­cí­fi­ca de la fo­to sino tam­bién lo que es­ta­ba pa­san­do en el país, cuál era la si­tua­ción po­lí­ti­ca y que era lo que es­ta­ba ha­cien­do yo. Es­toy con­tan­do un po­co mi his­to­ria. Quie­ro que ten­ga for­ma­to de li­bro y me pa­re­ce una idea ori­gi­nal. No hay mu­chas pu­bli­ca­cio­nes de es­te es­ti­lo. Hay mu­cho ma­te­rial de his­to­ria­do­res o crí­ti­cos que es­cri­ben so­bre un fo­tó­gra­fo o so­bre una fo­to. Pe­ro se es­cri­be des­de “afue­ra”. Dis­tin­to es es­cri­bir en pri­me­ra per­so­na de ca­si to­da tu ca­rre­ra. El pro­yec­to em­pie­za con mi pri­me­ra fo­to, y ter­mi­na con una que hice es­te año. La fo­to que hice es­te año fue cuan­do Es­te­la de Car­lot­to pre­sen­tó a su nieto, fui a ha­cer­la pa­ra mí. Y me pa­re­ce que cie­rra un po­co el círcu­lo de mi te­má­ti­ca fo­to­grá­fi­ca. Pe­ro en el me­dio tam­bién es­toy es­cri­bien­do so­bre mis fo­tos me­nos po­lí­ti­cas: las de Sa­ba­to, so­bre los Car­tu­jos, so­bre una fo­to que me gus­ta mu­cho de Charly Gar­cía y Mer­ce­des So­sa, so­bre dis­tin­tos te­mas. Pe­ro bueno el li­bro ce­rra­ría con una fo­to que sim­bo­li­za las lu­chas po­lí­ti­cas que yo fo­to­gra­fié des­de jo­ven. Cuan­do me en­te­ré de la pre­sen­ta­ción del nieto de Car­lot­to me en­te­ré tar­de y ob­vio lle­gué tar­de!, en el tex­to cuen­to to­da la his­to­ria, la adre­na­li­na de cru­zar to­da la ciu­dad por­que es­ta­ba lle­gan­do tar­de. Y la fo­to que hice. So­lo to­mé dos fo­tos y se ter­mi­nó la con­fe­ren­cia. Pe­ro es una fo­to que me en­can­ta y por otro la­do, si se im­pri­me el li­bro, se­rá la pri­me­ra vez que se publica por­que es­tá iné­di­ta. No la hice pa­ra el dia­rio.

A.P.: ¿Qué es­pa­cio ocu­pás en Cla­rín aho­ra que no es­tás en Vi­va?

E.L.: Aho­ra en el dia­rio ni si­quie­ra lo cuen­to por­que es­toy ahí como sub­sis­tien­do. Voy todos los días pe­ro des­de que me fui de Vi­va es un tra­ba­jo como en una eta­pa muer­ta den­tro del dia­rio. Que me sir­ve como suel­do y me per­mi­te se­guir con mis pro­yec­tos per­so­na­les. La ver­dad que ha­ce mu­cho que yo si­go con mis pro­yec­tos, in­de­pen­dien­te­men­te del dia­rio. En una épo­ca el dia­rio fue “Mi pro­yec­to pro­fe­sio­nal”. Aho­ra no lo es, cla­ra­men­te no lo es. Mi pro­yec­to pro­fe­sio­nal es­ta fue­ra del dia­rio. Aho­ra es­toy en Py­mes que es una re­vis­ta de ne­go­cios. Y en Ollas y Sar­te­nes, otro suplemento que di­ri­ge una ami­ga mía y me pi­dió que tra­ba­je con ella.

A.P.: ¿Va cam­bian­do tu pun­to de vis­ta du­ran­te tu pa­so por Cla­rín?

E.L.: Yo co­mien­zo a fo­to­gra­fiar en 1979 (en No­ti­cias Ar­gen­ti­nas) to­man­do par­ti­do con­tra la dic­ta­du­ra, pa­ra mí la fo­to­gra­fía era en aque­llos tiem­pos una mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca por otros me­dios. Y esa ma­ne­ra de fo­to­gra­fiar ter­mi­na pa­ra mí, ca­sual­men­te, unos días an­tes de en­trar a tra­ba­jar en Cla­rín. Cuan­do se pro­du­ce el úl­ti­mo al­za­mien­to ca­ra­pin­ta­da el 3 de di­ciem­bre de 1990, y la de­mo­cra­cia pa­re­ce de­fi­ni­ti­va­men­te con­so­li­da­da. Du­ran­te to­do ese pe­río­do (1979-1990) yo sien­to que mis fo­tos par­ti­ci­pan de una lu­cha fron­tal con­tra la dic­ta­du­ra y du­ran­te to­do el go­bierno de Al­fon­sín, en me­dio de plan­teos mi­li­ta­res y al­za­mien­tos ca­ra­pin­ta­das, que ame­na­zan la de­mo­cra­cia, yo sien­to que hay un po­der mi­li­tar que aún es muy fuer­te. Y mi fo­to­gra­fía si­gue sien­do, sin du­da, una fo­to­gra­fía mi­li­tan­te. A par­tir de fi­nes del año 1990, me pa­re­ce que co­mien­zo a fo­to­gra­fiar des­de otro pun­to de vis­ta. Y en­ton­ces em­pie­zo a ex­plo­rar te­mas don­de ya no soy un mi­li­tan­te po­lí­ti­co con una cá­ma­ra. In­clu­si­ve cuan­do fo­to­gra­fío la caí­da de De La Rúa en el 2001, que ter­mi­na sien­do la ta­pa de mi li­bro “Vio­len­cias”, (la fo­to de la Ma­dre de Pla­za de Ma­yo en­tre los ga­ses) no hay una cues­tión mi­li­tan­te. Es cier­to que la gen­te sa­le a la ca­lle por­que el go­bierno de De la Rúa ha­bía he­cho co­sas ho­rri­bles. Pe­ro tam­po­co es una vic­to­ria po­lí­ti­ca que la gen­te sal­ga a la ca­lle a vol­tear un go­bierno cons­ti­tu­cio­nal. En reali­dad era una cues­tión de pér­di­da por dón­de lo mi­res. Una tra­ge­dia po­lí­ti­ca. No ha­bía na­da que fes­te­jar. Una co­sa era la caí­da del mi­nis­tro de economía, Ca­va­llo, que era re an­ti-po­pu­lar y otra la caí­da de to­do un go­bierno ele­gi­do en elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas. Por eso cuan­do yo en­tro a Cla­rín me suel­to y me di­go: “Mi fo­to­gra­fía ya no es más una fo­to­gra­fía mi­li­tan­te y de lu­cha como lo fue du­ran­te la dic­ta­du­ra y con­tra el po­der mi­li­tar. Aho­ra es una fo­to­gra­fía más li­be­ra­da y có­mo fo­tó­gra­fo me gus­ta po­der de­cir lo que sien­to en ca­da mo­men­to.”. Y em­pie­zo a fo­to­gra­fiar a Sá­ba­to, a Be­ne­det­ti, a Bue­nos Ai­res, la Pa­ta­go­nia o los re­por­ta­jes de Des­tiem­pos que es­tán en to­do ca­so muy ale­ja­dos de lo que es mi fo­to­gra­fía mi­li­tan­te. Es­te cam­bio de eta­pa lo fuí des­cu­brien­do en es­tos tiem­pos. Por eso cuan­do me pre­gun­tan “¿No te gus­ta­ría ir a una gue­rra?” di­go no!, yo no voy a ir a una gue­rra en la cuál no sé de qué la­do es­tar. ¿Qué voy a ha­cer en Si­ria? ¿Quié­nes son me­jo­res? No sé quié­nes son los bue­nos y quie­nes los malos. Ro­bert Dois­neau, sal­van­do to­das las dis­tan­cias, de­cía que él cuan­do fo­to­gra­fia­ba afue­ra de Pa­rís, se sen­tía un tu­ris­ta y que so­lo po­día fo­to­gra­fiar a la gen­te que co­no­cía, que eran los ve­ci­nos de su ciu­dad. Y a mí me pa­sa lo mis­mo con Ar­gen­ti­na. Me in­tere­sa mu­cho fo­to­gra­fiar lo que pa­sa en la Ar­gen­ti­na. Des­de la vio­len­cia po­lí­ti­ca has­ta los car­tu­jos pe­ro los que vi­ven en Ar­gen­ti­na. En al­gún mo­men­to pen­sé que mi fo­to­gra­fía era ca­si un gi­gan­tes­co reportaje a la Ar­gen­ti­na.

A.P.: ¿Có­mo co­men­zas­te en la fo­to­gra­fía?

E.L.: Cuan­do sa­lí de la co­lim­ba te­nía 19 años y em­pe­cé a es­tu­diar his­to­ria. Me que­ría ir de la ca­sa de mis vie­jos, que era una ca­sa con mu­cha gen­te. Vi­vía mi mamá, mi pa­pá, mi tía, mi tío, mi pri­ma, mi abue­la y te­nían una ha­bi­ta­ción que al­qui­la­ban a una vie­ji­ta que se lla­ma­ba Virginia, que ofi­cia­ba como otra abue­la. Así que era

Fo­to: Al­ber­ti­na Pa­la­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.