DA­NIEL GAR­CIA BUE­NOS AI­RES, AR­GEN­TI­NA

Charlas con Fotógrafos Latinoamericanos - - Alba Piazza / Daniel García - por Al­ba Piaz­za / Abril 2015

Fo­tó­gra­fo, re­por­te­ro gráfico, crea­dor de re­gis­tros in­fi­ni­tos.

Da­niel Gar­cía se desem­pe­ñó des­de 1975 como re­por­te­ro gráfico. A par­tir de 1982 es fo­tó­gra­fo y edi­tor fo­to­grá­fi­co de la agen­cia Dia­rios y No­ti­cias (DyN). Des­de 1985 has­ta la ac­tua­li­dad fue je­fe re­gio­nal de fo­to­gra­fía de la agen­cia Fran­ce-Pres­se (AFP) con se­de en Bue­nos Ai­res. Tu­vo como fo­tó­gra­fo una ac­tua­ción des­ta­ca­da re­le­van­do las ac­cio­nes y mo­vi­li­za­cio­nes de las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo y otros or­ga­nis­mos de de­re­chos hu­ma­nos du­ran­te la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar en Ar­gen­ti­na. Es uno de los más im­por­tan­tes fo­to­pe­rio­dis­tas del país. Cu­brió en­tre mu­chos otros even­tos co­pas del mundo de fut­bol, elec­cio­nes y asun­cio­nes pre­si­den­cia­les, gol­pes de es­ta­do y re­be­lio­nes mi­li­ta­res en Amé­ri­ca La­ti­na ade­más de la gue­rra por las Is­las Mal­vi­nas en 1982.

Una mi­ra­da que se in­vo­lu­cra más allá del he­cho: “Los fo­to­pe­rio­dis­tas te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial”. Le­yen­do la ex­ce­len­te no­ta de Do­ra Be­cher, en re­vis­ta Con­tras­tes. Un re­en­cuen­tro con Da­niel, al­guien que ade­más de ser ejem­plo en su ta­rea de re­por­te­ro gráfico, es tam­bién una per­so­na­li­dad que va­le la pe­na co­no­cer. Hay una su­ma de co­sas que fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­vas en es­ta pe­que­ña amistad con Da­niel: su amistad pri­me­ra con mi vie­jo, en los 70, sus char­las y en­cuen­tros de fo­to­gra­fía, sus prác­ti­cas de re­ve­la­do en el la­bo­ra­to­rio, su par­ti­ci­pa­ción en la de­ci­sión de com­pra de la “ni­kor­mat” que mi vie­jo ad­qui­rió pa­ra en­ton­ces y que lue­go -esa cá­ma­ra- fue­ra mi pri­mer réflex analó­gi­ca. Es to­do un pri­vi­le­gio pa­ra mí, co­no­cer al au­tor de fo­to­gra­fías in­creí­bles, que inevi­ta­ble­men­te apa­re­cen en pu­bli­ca­cio­nes, li­bros cuan­do se tra­ta de la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal y de nues­tra his­to­ria. Da­niel siem­pre era el nom­bra­do “ami­go de pa­pá, el fo­tó­gra­fo que le en­se­ñó fo­to­gra­fía”. Cuan­do em­pe­cé a es­tu­diar fo­to­gra­fía, en­tre mis li­bros fa­vo­ri­tos, con la­bu­ros de re­por­te­ros grá­fi­cos, siem­pre es­ta­ba una fo­to de Da­niel en­tre fo­tos de otros gran­des. De al­gu­na for­ma, a tra­vés de su obra pu­de co­no­cer­lo, mu­cho an­tes que aque­lla vez, en un bar de Pa­ler­mo, cuan­do lue­go de una co­mu­ni­ca­ción te­le­fó­ni­ca, com­bi­na­mos el en­cuen­tro. Es di­fí­cil ex­pli­car con pa­la­bras lo im­por­tan­te y a su vez ex­tra­ño, que re­sul­tó es­tar en vi­vo y en di­rec­to y a su vez, ha­blar con Da­niel. La ima­gen que siem­pre tu­ve, por mu­cho tiem­po -pa­ra­dó­ji­ca­men­te- fue a tra­vés de las fo­tos, blan­co y ne­gro, que es­tu­vie­ran en los ál­bu­mes de la fa­mi­lia, ál­bu­mes de los “ami­gos” de la ju­ven­tud de mis vie­jos. El tiem­po, las ocu­pa­cio­nes, las res­pon­sa­bi­li­da­des, ha­bían in­te­rrum­pi­do esa amistad en­tre mi pa­dre y Da­niel. Lo­gra­mos re­cu­pe­rar ese tiem­po, y tal fue que aho­ra ya po­día ver a co­lor al mis­mo “ami­go de pa­pá” y me­jor aún, en per­so­na.

Ha­blan­do de mun­dia­les por Bra­sil y mar­chas, ma­ni­fes­ta­cio­nes por Ar­gen­ti­na .

Co­rría la co­pa del mundo, ju­lio de 2014, en Rio de Ja­nei­ro, Bra­sil. Lue­go de me­ses en al­gún ca­fé, de Bs As, Ar­gen­ti­na, vol­vi­mos a en­con­trar­nos. Da­niel tie­ne bas­tan­te his­to­ria como re­por­te­ro gra­fi­co, en la Ar­gen­ti­na: de­di­ca­do al fo­to­pe­rio­dis­mo ha­ce más de 30 años, diez mun­dia­les de fút­bol, par­ti­ci­pa­ción en elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y otros even­tos in­ter­na­cio­na­les. Ha par­ti­ci­pa­do en la edi­ción de va­rios li­bros y mues­tras co­lec­ti­vas. Fue je­fe de fo­to­gra­fía de la agen­cia de no­ti­cias Fran­ce-Pres­se. Co­no­cien­do gran par­te de la obra de Da­niel, pue­do de­cir que en una fo­to se re­su­me la esen­cia de Da­niel como fo­tó­gra­fo: el re­gis­tro de las Ma­dres y fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos en la Pla­za de ma­yo en ple­na llu­via, en abril de 1983; “Mar­cha de Ma­dres de Pla­za de Ma­yo ba­jo la llu­via”. “Me acuer­do que es­ta­ba por el cen­tro, ese día, com­pran­do unos za­pa­tos Gri­mol­di, un gus­to que que­ría dar­me, esos za­pa­tos es­ta­ban a la es­pe­ra de que mi aho­rro al fin me lle­va­ra a la za­pa­te­ría. Así fue que en ese mis­mo mo­men­to, llo­vien­do y yo con los za­pa­tos pues­tos, no ha­bía op­ción, era ne­ce­sa­rio ha­cer re­gis­tro de ese mo­men­to. Me arre­man­gué los pan­ta­lo­nes y ahí es­tu­ve, fren­te a la mar­cha. Mis za­pa­tos que­da­ron ba­jo el agua.” En el me­dio de esa llu­via, la mar­cha de fa­mi­lia­res de des­apa­re­ci­dos en aquel abril de 1983 es­ta­ba dan­do es­te in­creí­ble re­gis­tro que años des­pués he­mos re­ci­bi­do por obra de la cá­ma­ra que en ma­nos de Da­niel fue con­ce­bi­da. Un me­mo­ra­ble re­gis­tro con la car­ga his­tó­ri­ca in­fi­ni­ta, la ima­gen en su ma­yor es­plen­dor. Per­pe­tuar el tiem­po, de­jar la hue­lla por siem­pre pa­ra quien quie­ra ver, co­no­cer ese mo­men­to, par­ti­ci­par de ese mo­men­to, es­tar ahí mis­mo, re-vi­vir­lo.

Li­te­ra­tu­ra, ci­ne y fo­to­gra­fía.

Ha­bla­mos de ci­ne, de tex­tos pa­ra leer. Coin­ci­di­mos en va­rios films, esos que te de­jan una es­ce­na en la me­mo­ria im­po­si­ble ol­vi­dar. Tam­bién la ad­mi­ra­ción ha­cia el ci­ne fran­cés, fue coin­ci­den­cia. La pe­lí­cu­la De­li­ca­tes­sen, fue una se­ma de es­ce­nas que nom­bra­mos, en las que el ab­sur­do, la fic­ción y el hu­mor, se en­la­zan dan­do imá­ge­nes ex­qui­si­tas y muy sim­pá­ti­cas. Pa­ra Da­niel, leer es par­te de es­te ofi­cio. Leer y so­bre to­do his­to­rias de fic­ción, “por­que quien es­cri­be te es­tá di­bu­jan­do imá­ge­nes en la ca­be­za”. “La fo­to­gra­fía tie­ne ce­re­bro y co­ra­zón y a los dos los cul­ti­vás con la li­te­ra­tu­ra”, afir­ma. Au­to­res como: Sa­ra­ma­go, An­to­nio Ta­buc­chi, Ga­briel Gar­cia Mar­quez, Vargas Llo­sa, Bor­ges, Ro­ber­to Arlt.

La fo­to­gra­fía en la ar­gen­ti­na.

Da­niel con­si­de­ra que hoy la fo­to­gra­fía ar­gen­ti­na “si­gue de­pen­dien­do de quién re­quie­ra de ellas, se­gui­mos sien­do el so­por­te de lo que se es­cri­be”. Aunque hoy ha­ya bue­na dis­po­ni­bi­li­dad e in­cal­cu­la­ble al­can­ce da­dos los apor­tes téc­ni­cos; las cá­ma­ras di­gi­ta­les y sus me­mo­rias, aún la fo­to­gra­fía es­tá su­bor­di­na­da. Si bien 30 años atrás, los in­con­ve­nien­tes eran por el efec­to de la cen­su­ra, hoy pu­bli­car todos los tra­ba­jos se ve afec­ta­do por la ne­ce­si­dad que de­ter­mi­ne la no­ta, el tex­to. “Aún no se re­co­no­ce a la fo­to­gra­fía como lenguaje pro­pio. Es im­por­tan­te con­se­guir in­ser­tar­se en la es­truc­tu­ra de los me­dios, así la fo­to­gra­fía te­ner más re­le­van­cia.”

A.P.: ¿Có­mo creés que hoy se di­fe­ren­cia el fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal del fo­tó­gra­fo ama­teur, sien­do que hoy la ac­ti­vi­dad de fo­to­gra­fiar y lla­mar­se “fo­tó­gra­fo” se fo­men­ta aún más?

D.G.: La di­fe­ren­cia só­lo pue­de dar­se por el tiem­po en que se de­fi­ne la ima­gen. Un fo­tó­gra­fo pro­fe­sio­nal en po­co tiem­po de­fi­ne con imá­ge­nes. El afi­cio­na­do só­lo tie­ne la ven­ta­ja de es­tar en el lu­gar jus­to en que su­ce­de lo que lue­go se­rá una bue­na fo­to. An­te un acon­te­ci­mien­to im­por­tan­te, siem­pre es va­lio­so es­tar ahí mis­mo, pe­ro la cla­ve que acom­pa­ña a “una bue­na fo­to” se­rá sa­ber con­tar me­jor ese mo­men­to.

A.P.: ¿Có­mo ves al re­por­te­ro gráfico hoy en re­la­ción al re­por­te­ro gráfico de dé­ca­das an­te­rio­res, cuan­do vos te ini­cia­bas en es­te la­bu­ro?

D.G.: Lo veo en in­fe­rio­ri­dad de con­di­cio­nes. En aque­lla épo­ca ha­bía mu­cho por ha­cer y po­co por per­der. La fo­to­gra­fía pe­rio­dís­ti­ca fue ocu­pan­do un lu­gar im­por­tan­te den­tro del pro­ce­so in­for­ma­ti­vo, pa­san­do del sim­ple ele­men­to de­co­ra­ti­vo o “de prue­ba feha­cien­te” a co­men­zar a cons­truir­se como lenguaje pro­pio. Hoy es­tá des­an­dan­do ese ca­mino. De he­cho me dá un po­co de tris­te­za ha­ber acer­ta­do con el va­ti­ci­nio de la des­apa­ri­ción de los edi­to­res fo­to­grá­fi­cos. Por lo me­nos aque­llos que pu­die­ron ejer­cer la edi­ción ya es­tán en pro­ce­so de ex­tin­ción. Por lo que el tra­ba­jo del re­por­te­ro gráfico que­da ca­da vez más en ma­nos de quie­nes de­ten­tan po­der den­tro del me­dio pe­ro es­ca­sa­men­te po­seen las con­di­cio­nes que le per­mi­tan es­co­ger con cri­te­rio pe­rio­dís­ti­co las imá­ge­nes a pu­bli­car.

A.P.: ¿De­cís que hoy el pa­pel del “fo­to­pe­rio­dis­ta” pe­li­gra an­te tan­tos in­tere­ses im­pul­sa­dos por los me­dios? Se­ría un ca­mino di­fí­cil, pe­ro crees po­si­ble hoy tra­ba­jar de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te?

D.G.:Lo que pe­li­gra es jus­ta­men­te la in­de­pen­den­cia del re­por­te­ro gráfico, por lo que ser un tra­ba­ja­dor por fue­ra de las es­truc­tu­ras de los me­dios no es un mal re­cur­so. El problema es que si fi­nal­men­te quien de­ci­de lo ha­ce con el mis­mo cri­te­rio no ha­bría nin­gún re­sul­ta­do di­fe­ren­te e in­clu­si­ve el “in­de­pen­dien­te” se­gui­rá de­pen­dien­do del que tie­ne la bi­lle­te­ra y el po­der.

A.P.: Hoy, la tec­no­lo­gía, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción dan un pro­ta­go­nis­mo gran­de a la fo­to­gra­fía, vol­vién­do­se he­rra­mien­ta no só­lo de los fo­tó­gra­fos, del usua­rio mis­mo co­mún. ¿Qué opi­nás res­pec­to a có­mo se re­co­no­ce hoy al “fo­tó­gra­fo”, al pro­fe­sio­nal de la fo­to­gra­fía?

D.G.: Con el sim­ple me­ca­nis­mo de que pue­da ex­hi­bir más de una “pie­za” bue­na. Creo que en la ma­yor par­te de las fo­tos de afi­cio­na­dos, o tran­seún­tes cir­cuns­tan­cia­les al­re­de­dor de un he­cho que me­re­ce ser in­for­ma­do, es­ca­sa­men­te cum­plen con las ca­rac­te­rís­ti­cas bá­si­cas de una bue­na fo­to de pren­sa. Pe­ro si en ese lu­gar hu­bie­se es­ta­do un re­por­te­ro gráfico pro­fe­sio­nal hu­bie­ra si­do una “fies­ta”.

A.P.: ¿Po­drías nom­brar a al­gún fo­tó­gra­fo que con­si­de­rás re­fe­ren­te en su rol de fo­tó­gra­fo, re­pos­te­ro gráfico? Sea ac­tual o no, de ori­gen na­cio­nal o ex­tran­je­ro.

D.G.: Es una pre­gun­ta muy di­fí­cil pues abun­dan tan­to en el mundo como en nues­tro me­dio los fo­tó­gra­fos ta­len­to­sos, pe­ro no me voy a es­ca­par. Dos na­cio­na­les: Jor­ge Agui­rre y Gui­ller­mo Loiá­cono. Dos ex­tran­je­ros: Henry Car­tier Bres­son y Eu­ge­ne Smith.

A.P.: Como to­do fo­tó­gra­fo, y con la ne­ce­si­dad por co­no­cer, dis­fru­tar, re­gis­trar, exis­te al­gún lu­gar en el mundo que re­co­men­da­rías, más allá de las cues­tio­nes “do­cu­men­ta­les”, de pro­fe­sión de re­por­te­ro gráfico, cuál se­ría ese “lu­gar en el mundo”, ese lu­gar que es im­per­di­ble a los ojos de cual­quie­ra, y más aún de un fo­tó­gra­fo?

D.G.: No co­noz­co to­do el mundo como pa­ra po­der ele­gir sin equi­vo­car­me, de los lu­ga­res que no es­tu­ve me gus­ta­ría ir a In­dia, pe­ro creo que un re­por­te­ro gráfico pue­de ha­cer un buen tra­ba­jo en cual­quier par­te, qui­zás ha­bría que con­cen­trar­se más en los te­mas a desa­rro­llar que en los lu­ga­res. Aho­ra tra­tan­do de con­tes­tar tu di­fí­cil pre­gun­ta me pa­re­ce que lo más atrac­ti­vo es es­cu­dri­ñar en las cul­tu­ras que nos son un po­co aje­nas, mien­tras ha­ya tiem­po ya que la glo­ba­li­za­ción po­dría pro­vo­car una he­ge­mo­nía tal que se desem­bo­ca­ra en una cul­tu­ra “uni­ver­sal”, si bien su­pon­go que se­gui­rán ha­bien­do di­fe­ren­cias aunque qui­zás no tan mar­ca­das. En los jue­gos olím­pi­cos de Lon­dres me lla­mó la aten­ción que lue­go de só­lo trein­ta años de no es­tar en esa ciu­dad el cam­bio era bru­tal. Es­pe­cial­men­te con el desa­rro­llo de ca­de­nas co­mer­cia­les -las que ven­den co­mi­da, ca­fé, in­du­men­ta­ria, etc.- el pai­sa­je ur­bano se mi­me­ti­za y si te pu­sie­ran ahí sin sa­ber dón­de es­tás qui­zás no po­drías adi­vi­nar en que ciu­dad te en­con­trás.

Lue­go de ter­mi­nar el un úl­ti­mo ca­fé, y con el re­loj ya mar­can­do la ho­ra pa­ra dar cie­rre, aus­pi­cian­do que el día si­guien­te es­pe­ra­ba una jornada la­bo­ral des­de tem­prano, nos des­pe­di­mos. Una pos­tal de un gran­de en una ciu­dad ma­ra­vi­llo­sa, don­de la fra­se “to­do pue­de acon­te­cer” es la res­pues­ta a mu­chas co­sas que po­cas ve­ces tie­ne ex­pli­ca­ción al­gu­na. Me to­mé el atre­vi­mien­to de to­mar es­ta fo­to de Da­niel, un gus­ta­zo im­po­si­ble de ol­vi­dar, en­tre can­tos y fes­te­jos por la pa­sión del mundo, fut­bol e hin­cha­das, la fo­to del mas gran­de, y por qué no: “del Ma­ra­do­na del fo­to­pe­rio­dis­mo ar­gen­tino”.Al­ba Piaz­za.

Fo­to: Al­ba Piaz­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.