JU­LIO PAN­TO­JA TU­CU­MÁN, AR­GEN­TI­NA

Charlas con Fotógrafos Latinoamericanos - - Diego Aráoz / Julio Pantoja -

por Die­go Aráoz / Agos­to 2014

Es­cri­bo mu­cho, pien­so mu­cho el pro­yec­to. Siem­pre ten­go cua­tro o cin­co dan­do vuel­tas y a lo me­jor, con suer­te y a las can­sa­das, es uno el que to­ma fuer­za.

Ju­lio es fo­to­do­cu­men­ta­lis­ta, ac­ti­vis­ta y do­cen­te-in­ves­ti­ga­dor de las Uni­ver­si­da­des Na­cio­na­les de Tu­cu­mán y Ro­sa­rio. Ha pu­bli­ca­do en me­dios grá­fi­cos ar­gen­ti­nos y ex­tran­je­ros. Di­ri­ge la agen­cia Infoto y la Bie­nal Ar­gen­ti­na de Fo­to­gra­fía Do­cu­men­tal. Fue di­ser­tan­te y dic­tó ta­lle­res en even­tos aca­dé­mi­cos y cul­tu­ra­les en va­rios paí­ses de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca. Sus fo­to­gra­fías fue­ron ex­pues­tas en más de quin­ce paí­ses.

DA: Con­ta­me Ju­lio de tus ini­cios, ¿có­mo arrancaste y có­mo es tu re­la­ción con la fo­to­gra­fía?

JP: Mi ca­ri­ño con la fo­to­gra­fía em­pie­za en el se­cun­da­rio. Mi vie­jo te­nía una ca­ma­ri­ta, una Yas­hi­ca Elec­tro 35 de vi­sor di­rec­to, se­mi­au­to­má­ti­ca, y yo se la ro­ba­ba. Em­pe­cé ha­cien­do fo­tos de re­ci­ta­les, me en­can­ta­ban. En esa épo­ca me en­gan­cha­ba con cuan­ta re­vis­ta “sub­te” apa­re­cía (lo que hoy se co­no­ce como fan­zi­ne), al prin­ci­pio lo mío era del di­se­ño gráfico y de a po­co em­pe­cé con las fo­to­gra­fías de shows. Era la épo­ca de la ex­plo­sión del rock na­cio­nal, estamos ha­blan­do de fi­nes de los 70. Así fue has­ta que unos años mas tar­de, cuan­do es­ta­ba ter­mi­nan­do Ar­qui­tec­tu­ra, me di con un pa­que­te de ma­te­rias op­cio­na­les en­tre las que fi­gu­ra­ba Fo­to­gra­fía. Te­nía fa­ma de ma­te­ria fá­cil así que me anoté y chau. Me en­can­tó. Ahí me enamo­ré de la fo­to­gra­fía. La dic­ta­ba el ar­qui­tec­to Dan­te De­car­li­ni, quien fue por mu­chos años uno de los miem­bros del staff del Ins­ti­tu­to Ci­ne-fo­to­grá­fi­co de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Tu­cu­mán. Dan­te era un ti­po muy es­pe­cial, me in­cul­có el ca­ri­ño por lo ar­te­sa­nal de la fo­to­gra­fía. Ter­mi­né el cur­sa­do de la asig­na­tu­ra e in­me­dia­ta­men­te me anoté en la ca­rre­ra de Fo­to­gra­fía en la Fa­cul­tad de Ar­tes.

DA: ¿Y que pa­só con Ar­qui­tec­tu­ra?

JP: Años des­pués de re­ci­bir­me en Ar­tes, fi­nal­men­te, ter­mi­né Ar­qui­tec­tu­ra; pe­ro yo ya me de­di­ca­ba pro­fe­sio­nal­men­te a la fo­to­gra­fía. Nun­ca lle­gué a ejer­cer como ar­qui­tec­to, de he­cho mi pro­yec­to fi­nal era una ri­sa: un cam­ping.

DA: ¿Có­mo era tu uni­ver­so en re­la­ción a la Fo­to­gra­fía, en los co­mien­zos?

JP: Em­pe­cé con la des­orien­ta­ción tí­pi­ca de la épo­ca y el lu­gar, mi pri­mer tra­ba­jo en es­te mundo fue en un “mi­ni-lab”. Ha­cía im­pre­sio­nes ma­nua­les con am­plia­do­ra co­lor y tam­bién ope­ra­ba la “cho­ri­ze­ra”, la im­pre­so­ra in­dus­trial de fo­tos. Por otro la­do, te­nía mu­cha vi­da so­cial en el am­bien­te de la fa­cul­tad de Ar­tes, en par­ti­cu­lar con los es­tu­dian­tes de Plás­ti­ca y de Tea­tro. Ha­bía mu­cha vi­da ar­tís­ti­ca en Tu­cu­mán en la se­gun­da mi­tad de los 80, mu­cha bohe­mia. Ahí co­no­cí a la que fue mi se­gun­da mu­jer, la mamá de mi hi­jo Fer­nan­do; ella es­tu­dia­ba plás­ti­ca. Es­ta­ba muy in­flui­do por esa vi­da de fa­cul­tad, fui­mos dos o tres ve­ces a la Bie­nal de Ar­te San Pa­blo, Bra­sil. Era una épo­ca en la que fre­cuen­ta­ba a un gru­po muy ta­len­to­so, se tra­ba­ja­ba de ma­ne­ra in­ter­dis­ci­pli­na­ria. Y yo me en­gan­cha­ba mu­cho con esa gen­te. Ha­cía via­jes fre­cuen­tes a la Que­bra­da de Hu­mahua­ca y allí em­pe­cé a ha­cer tra­ba­jos so­bre fies­tas po­pu­la­res. La sen­si­bi­li­dad pa­ra tra­ba­jar con las imá­ge­nes ve­nía de to­do eso, la fa­cul­tad me apor­ta­ba las cues­tio­nes téc­ni­cas. En esa épo­ca era un fa­ná­ti­co de las re­vis­tas “Hu­mor” y “El pe­rio­dis­ta de Bue­nos Ai­res”, pu­bli­ca­das por la editorial La Urra­ca. La pe­rio­dis­ta tu­cu­ma­na No­ra Lía Ja­bif tra­ba­ja­ba ahí, al igual que fo­tó­gra­fos a los que ad­mi­ra­ba: Eduar­do Gross­man, Cris­ti­na Frai­re, Ti­to La Penna y Ju­lio Me­na­jovsky. No­ra Lía me los pre­sen­tó y tu­vi­mos muy bue­na on­da, en par­ti­cu­lar con Gross­man. Nos hi­ci­mos ami­gos. Era el pri­me­ro en ver mis fo­tos y él me re­co­men­da­ba y pre­sen­ta­ba gen­te del am­bien­te. Pe­ro tam­bién lo ha­cía so­lo. Caía con mi port­fo­lio a gol­pear puer­tas (li­te­ral­men­te) y mos­trar mi tra­ba­jo, pa­ra re­ci­bir una de­vo­lu­ción. Así co­no­cí a Os­car Pin­tor, An­nema­rie Hein­rich, po­co des­pués a Juan Trav­nik… la gen­te que a mí me in­tere­sa­ba. Tam­bién co­no­cí a Ataul­fo Pé­rez Az­nar y He­len Zout, com­pa­ñe­ros de mi­li­tan­cia; ellos fue­ron mi pri­mer con­tac­to con el mundo de la Fo­to­gra­fía, in­clu­si­ve an­tes que Gross­man.

DA: Siem­pre men­cio­nás al Ta­ller de La Pla­ta como un es­pa­cio im­por­tan­te ¿có­mo se dio la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par y que te de­jó?

JP: En agos­to del 88 se ha­ce el pri­mer fes­ti­val de Ar­gen­ti­na: las Jor­na­das de Fo­to­gra­fía Bue­nos Ai­res – La Pla­ta 88. Se hi­zo en el Cen­tro Cul­tu­ral San Mar­tín y es­ta­ban como con­fe­ren­cis­tas Miguel Río Bran­co, Ma­rio Díaz Lei­va… y un par mas. Una ta­rea enor­me que hi­zo un gru­po de fo­tó­gra­fos en los que es­ta­ban, Eduar­do Gil, Eduar­do Gross­man y Ataúl­fo Pé­rez Az­nar en­tre otros. En ese marco, aunque un po­co ale­ja­do en el tiem­po, en enero del 89 se ha­ce el fa­mo­so Ta­ller de Fo­to­pe­rio­dis­mo en la Pla­ta, con Sebastião Salgado, Su­san Mei­se­las, Ab­bas, Fred Rit­chin, Mark Bu­sell y Bob Pled­ge como pro­fe­so­res in­ter­na­cio­na­les y se­cun­da­dos por los lo­ca­les Eduar­do Gross­man, Miguel An­gel Cuarterolo y Die­go Gold­berg quien ha­bía si­do el de la ini­cia­ti­va de ha­cer­lo. Un ver­da­de­ro lu­jo. Y yo tu­ve la suer­te de que­dar se­lec­cio­na­do pa­ra par­ti­ci­par de él. Fue un quie­bre pa­ra mí, sin du­das, y es­toy con­ven­ci­do que pa­ra la fo­to­gra­fía ar­gen­ti­na tam­bién. Si ves la lis­ta de los que es­tu­vie­ron ahí lo en­ten­dés: Mar­tín Acos­ta, Eduar­do Lon­go­ni, Adria­na Les­ti­do, Res, Mar­cos Ló­pez, Gus­ta­vo Gi­la­bert, Ga­briel Díaz, Fer­nan­do Gu­tié­rrez, Da­niel Mordzinski, Cris­ti­na Frai­re, Ju­lio Me­na­jovsky, Tony Val­déz, Da­ni Ya­ko, Da­niel Mer­le, Ri­car­do Cár­co­va, Pe­pe Ma­teos, Ri­car­do Ceppi… y tan­tos mas. Es to­da la gen­te que en los años sub­si­guien­tes han ocu­pa­do los lu­ga­res pro­ta­gó­ni­cos de la fo­to­gra­fía ar­gen­ti­na. A mí ese ta­ller me par­tió la ca­be­za, fue un an­tes y un des­pués.

DA: ¿Y có­mo na­ció INFOTO?

JP: Va­rios fo­tó­gra­fos de Pá­gi­na 12 es­ta­ban ha­cien­do el ta­ller de La Pla­ta y me in­vi­ta­ron, al re­gre­so de La Pla­ta, a co­no­cer la re­dac­ción. Ahí apro­ve­ché pa­ra ofre­cer mis ser­vi­cios al edi­tor, que era Miguel Mar­te­lot­ti. Tu­ve la suer­te de que con­fia­ra en mí y me die­ra el pri­mer “as­sign­ment” de mi vi­da: te­nía que re­tra­tar­lo a Ema­nuel Or­te­ga, ca­si ni­ño, que em­pe­za­ba con sus can­cio­nes. Le en­can­tó el tra­ba­jo pe­ro nun­ca se pu­bli­có. De todos mo­dos pa­re­ce que pa­sé fue la prue­ba de fue­go por­que in­me­dia­ta­men­te vi­nie­ron otros en­car­gos que ya sí em­pe­za­ron a apa­re­cer mis fo­tos en las pá­gi­nas del dia­rio. Era muy emo­cio­nan­te. Lo gra­cio­so fue que cuan­do me pre­gun­tó “cuán­to co­brás”, yo sa­qué el ta­ri­fa­rio de AR­GRA, y le di­go: “lo que di­ce ahí”. Des­pués me en­te­ré que to­do el mundo co­bra­ba la cuarta par­te de eso… pe­ro a mi me lo pa­ga­ron. Así em­pe­cé a tra­ba­jar con Pá­gi­na, épo­ca de mu­cha mo­vi­li­za­ción y con­flic­to so­cial. Lue­go vi­nie­ron los en­car­gos y los con­tac­tos con edi­to­res de otros me­dios. A dón­de iba me en­con­tra­ba con al­gún asis­ten­te del Ta­ller de la Pla­ta. Así em­pe­za­ba a ha­cer los la­zos. Por ejem­plo, Miguel An­gel Cuarterolo, uno de los or­ga­ni­za­do­res del ta­ller, era en ese mo­men­to el je­fe de Cla­rín y fue quien me con­vo­có cuan­do vio mis fo­tos de las re­vuel­tas en Ju­juy, en las que sur­ge la fi­gu­ra de el Pe­rro San­ti­llán. De pron­to pa­só que los en­car­gos que re­ci­bía eran mu­chos mas de los que po­día aten­der yo so­lo, de mo­do que abrí el jue­go y for­mé un equi­po. Así na­ción Infoto. Por la agen­cia pa­sa­ron muy bue­nos fo­tó­gra­fos, como Ma­rio Quin­te­ros, Ra­món Te­ves, Adrián Pé­rez, Ga­briel Var­san­yi… A Ga­briel y Adrián los hice so­cios en un mo­men­to. Tam­bién fue­ron par­te del staff Ca­ro­li­na Les­cano, Juan Pa­blo Sán­chez Noli, Jor­ge Se­go­via, Fe­de­ri­co Ca­si­ne­lli, Ati­lio Ore­lla­na y va­rios mas. Mas tar­de crea­mos INFOTO Es­cue­la, que sur­ge a par­tir de un ta­ller in­di­vi­dual que dic­ta­ba yo, lue­go cre­ció con Ga­briel Var­san­yi, y des­pués se fue­ron su­man­do otros pro­fe­so­res. La otra pa­ta es la Fun­da­ción que se ar­mó pa­ra sostener ins­ti­tu­cio­nal­men­te a la Bie­nal Ar­gen­ti­na de Fo­to­gra­fía Do­cu­men­tal, el fes­ti­val que or­ga­ni­za­mos.

DA: ¿Có­mo na­ce la Bie­nal y cuá­les son sus ob­je­ti­vos?

JP: La Bie­nal se ori­gi­na por la con­fluen­cia de va­rios fac­to­res: a mí me in­tere­sa­ba po­der di­fun­dir nues­tra fo­to­gra­fía des­de mu­cho tiem­po an­tes, des­de fi­nes de los 80. En la fa­cul­tad for­ma­mos un gru­po de es­tu­dio que se lla­ma­ba La Má­qui­na, con To­más Ma­ri­ni, Ra­món Ca­va­llo, Gus­ta­vo Díaz Spó­li­ta, Ga­briel Var­san­yi, De­bo­rah Cas­tro, Me­ci Gon­zá­lez que era ar­tis­ta plás­ti­ca; nos reunía­mos a es­tu­diar fo­to­gra­fía, a leer, co­no­cer au­to­res. Eran char­las en las que de re­pen­te apa­re­cían nom­bres de au­to­res… pa­ra la si­guien­te reunión bus­cá­ba­mos in­for­ma­ción so­bre esos nom­bres en li­bros, re­vis­tas, etc y los leía­mos y ana­li­zá­ba­mos. Un pro­yec­to de ese gru­po fue la aper­tu­ra de una fo­to­ga­le­ría, que se lla­ma­ba Fo­to­gra­ma. Fue la úni­ca que hu­bo en el No­roes­te y lo ar­ma­mos en un de­pó­si­to de la sa­la tea­tral Ores­tes Ca­vi­glia. La di­rec­to­ra era Ro­si­ta Ávi­la. Abri­mos el es­pa­cio con el ma­qui­nis­ta del tea­tro, y no­so­tros po­nien­do cla­vos… Fue una de las pri­me­ras del país, era el año 1988. Mar­cos Ló­pez, Res, Adria­na Les­ti­do, Juan Trav­nik, An­nema­rie Hein­rich y los prin­ci­pa­les nom­bres de la épo­ca pa­sa­ron por ahí, y mu­chos más. Siem­pre di­go que el gre­mio de los fo­tó­gra­fos es muy tran­qui­lo y sin estrellas: ve­nían por el pan­chi­to y la Co­ca… en esa épo­ca con­se­guía­mos un pa­sa­je en óm­ni­bus a du­ras pe­nas y pa­ra­ban en ca­sa, en un sofá. Un día sue­na el te­lé­fono y era Sa­ra Fa­cio. “Aca­bo de recomendarte con el Bri­tish Coun­cil, que es­tá ha­cien­do cir­cu­lar una mues­tra iti­ne­ran­te de Bill Brandt”, me di­jo. “Sos la úni­ca per­so­na de con­fian­za”, agre­gó. Ar­ma­mos la mues­tra enor­me del ge­nial fo­tó­gra­fo in­glés, una par­te es­tu­vo en la Fo­to­ga­le­ría, y la otra tu­vo que ir a pa­rar en una sa­la del Ban­co Em­pre­sa­rio. Lue­go, en 1995 ga­nó las elec­cio­nes el ge­no­ci­da An­to­nio Bussi y, como ese era un es­pa­cio de la Pro­vin­cia, de­ci­di­mos ce­rrar. De allí que­dó una cues­tión pen­dien­te con las ex­po­si­cio­nes… Cuan­do ve­nían nues­tros in­vi­ta­dos, tam­bién or­ga­ni­zá­ba­mos una char­la con ellos y el pú­bli­co en No­nino y des­pués en La Ri­sa­da (el ge­nial bar con­cert crea­do por Larry Jan­tzon). Ahí nos reunía­mos y dá­ba­mos las char­las. No eran so­lo fo­tó­gra­fos los que par­ti­ci­pa­ban sino tam­bién ac­to­res, ami­gos de otros am­bien­tes ar­tís­ti­cos; nos ha­cía­mos mu­cha gam­ba…ha­bía tea­tro y todos íba­mos pa­ra ahí, una mues­tra de pin­tu­ra o de fo­tos, y tam­bién. Y bueno, to­do eso ha­bía que­da­do flo­tan­do. En el 89 El­da Ha­rring­ton y Ale­jan­dro Mon­tes de Oca co­men­za­ron los en­cuen­tros en la Es­cue­la Ar­gen­ti­na de Fo­to­gra­fía: ahí se ar­mó como una ban­di­ta de fo­tó­gra­fos de di­fe­ren­tes pro­vin­cias pa­ra ir a los En­cuen­tros y, na­tu­ral­men­te, ar­ma­mos una red por la que cir­cu­la­ban ideas e in­for­ma­ción. Como ya es­ta­ba el an­te­ce­den­te de la Fo­to­ga­le­ría, to­do aquél que que­ría ex­po­ner en Tu­cu­mán me lla­ma­ba y, por su­pues­to, me en­gan­cha­ba. Pe­ro así ter­mi­na­ba la­bu­ran­do to­do el año. Un buen día me plan­teé que es­ta­ba bueno, que me gus­ta­ba ha­cer esa ta­rea, pe­ro que­ría de­di­car el res­to de mi tiem­po a mis fo­to­gra­fías. Aho­ra ha­go un año la Bie­nal y otro me de­di­co a mi tra­ba­jo. O al me­nos lo in­ten­to. Hu­bo tam­bién un an­te­ce­den­te in­ter­me­dio: fue una mues­tra que ocu­pó to­do el Cen­tro Cul­tu­ral Vir­la, de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Tu­cu­mán, lla­ma­da “Los ojos de la me­mo­ria”. Se reali­zó con los tra­ba­jos que, has­ta ese mo­men­to ha­bían, vin­cu­la­dos a los de­re­chos hu­ma­nos y la dic­ta­du­ra. Es­tu­vie­ron los en­sa­yos de Juan Trav­nik, Mar­ce­lo Brodsky, Fer­nan­do Gu­tié­rrez y Paula Lut­tin­ger mas el mío “Los Hi­jos…”. Con Ga­briel Var­san­yi, mi so­cio de aquel mo­men­to y se­gu­ra­men­te con una cer­ve­za de por me­dio, sur­gió la idea de ha­cer la Bie­nal. Un gran ami­go que era sub­se­cre­ta­rio de Ex­ten­sión Uni­ver­si­ta­ria, el “Pin­güino” Agus­tín Fe­rra­ri nos dió el apo­yo ins­ti­tu­cio­nal y así se lan­zó la pri­me­ra edi­ción.

DA: ¿Qué creés que des­cu­bris­te con la or­ga­ni­za­ción de la Bie­nal Ar­gen­ti­na de Fo­to­gra­fía Do­cu­men­tal, en es­tas seis edi­cio­nes?

JP: Más que des­cu­bri­mien­tos hay mu­cho apren­di­za­je. En tér­mi­nos muy grue­sos, una de las prin­ci­pa­les co­sas que pu­de ver con cier­ta cla­ri­dad es que el rol que cum­ple el Es­ta­do ac­tual­men­te en las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les no es su­fi­cien­te. Se­gún mi mo­do de con­ce­bir a la cul­tu­ra, y có­mo en­tien­do a la po­lí­ti­ca en re­la­ción a la cul­tu­ra, pien­so que de­be ser mas pro­ta­go­nis­ta y ac­tuar como ar­ti­cu­la­dor de in­tere­ses pú­bli­cos y pri­va­dos. Coin­ci­do con cier­tas po­si­cio­nes, como las que se ven en mu­chos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, en los que la cul­tu­ra es uno de los pi­la­res de cons­truc­ción de po­der po­lí­ti­co, de cons­truc­ción de ciu­da­da­nía. Me pa­re­ce que hay otros paí­ses, con­cre­ta­men­te Bra­sil, Cu­ba y Mé­xi­co, que en la ac­tua­li­dad sí han vis­to que des­de la cul­tu­ra se pue­de cons­truir. Y en cuan­to a pro­ce­sos po­lí­ti­cos que ha­yan pues­to el acen­to en es­to siem­pre pien­so en la Re­vo­lu­ción Ni­ca­ra­güen­se: in­me­dia­ta­men­te des­pués del triun­fo se lan­za la cam­pa­ña de al­fa­be­ti­za­ción, se nom­bran mi­nis­tros poe­tas, la mú­si­ca ex­plo­ta por to­do el país... Todos los tra­ba­jos que se hi­cie­ron pa­ra al­fa­be­ti­zar y pa­ra con­cien­ti­zar a par­tir de las ar­tes arran­can in­clu­so an­tes del triun­fo de la re­vo­lu­ción. Pien­so en to­do lo que han apor­ta­dos los poe­tas ni­ca­ra­güen­ses, los ar­tis­tas po­pu­la­res en el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio. Ahí se cons­tru­yó po­der con la cul­tu­ra como he­rra­mien­ta. En Mé­xi­co, el mo­do de có­mo in­ter­ac­túa el es­ta­do con la pro­duc­ción crea­ti­va es in­fi­ni­ta­men­te más ri­co e más pro­duc­ti­vo en nues­tro país. Ló­gi­ca­men­te los pre­su­pues­tos son acor­des a es­tas de­ci­sio­nes. Es­to aquí no pa­sa.

DA: ¿Có­mo es tu pro­ce­so de tra­ba­jo con la fo­to­gra­fía de au­tor y qué de­be te­ner un te­ma pa­ra que te in­tere­se fo­to­gra­fiar?

JP: In­flu­yen y con­flu­yen en es­te ti­po de de­ci­sio­nes bá­si­ca­men­te dos co­sas. Una es el ofi­cio. Me apo­yo mu­cho en el ofi­cio, en­tre otras co­sas, por­que nor­mal­men­te no ten­go tiem­po y es­toy ta­pa­do de ac­ti­vi­da­des. No me da­ría el tiem­po pa­ra sa­lir y ca­mi­nar pa­ra ver qué me en­cuen­tro. No po­dría ha­cer­lo. El ha­ber tra­ba­ja­do en pe­rio­dis­mo por años me da la po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer víncu­los en po­co tiem­po, de co­no­cer el equi­po, de tra­tar de re­sol­ver la lo­gís­ti­ca de un mo­do ra­cio­nal, en­ten­der có­mo fun­cio­na, etc. A esas co­sas prác­ti­cas las ten­go muy agi­li­za­das por el ofi­cio. Y por otro la­do, es tra­tar de ser sis­te­má­ti­co en la ela­bo­ra­ción pre­via a la to­ma fo­to­grá­fi­ca. Es­to por su­pues­to ha si­do un pro­ce­so. No es que to­da mi vi­da ha­ya tra­ba­ja­do así; ha si­do un apren­di­za­je mien­tras iba en­con­trán­do­me con las di­fi­cul­ta­des. Es­cri­bo mu­cho, pien­so mu­cho el pro­yec­to, siem­pre ten­go cua­tro o cin­co pro­yec­tos dan­do vuel­tas. Las Ma­dres del Mon­te es un tra­ba­jo que fue pen­sa­do mas de un año y des­pués la re­so­lu­ción se hi­zo en tres me­ses, que po­drían ha­ber si­do me­nos. En ese pro­ce­so tra­to, ca­da vez más, de cues­tio­nar lo que pro­pon­go y de en­con­trar una res­pues­ta que me sa­tis­fa­ga pa­ra to­do lo que hay aden­tro de la fo­to, con­cep­tual y es­té­ti­ca­men­te. Y en lo po­si­ble que se ar­ti­cu­len y fun­cio­nen bien. A di­fe­ren­cia de lo que ha­cen otros fo­tó­gra­fos, no ten­go una téc­ni­ca de tra­ba­jo úni­ca. Soy muy ecléc­ti­co pa­ra tra­ba­jar, ha­go al re­vés de mu­chos: me plan­teo un tra­ba­jo y en fun­ción de eso em­pie­zo a to­mar de­ci­sio­nes de ti­po téc­ni­cas, que ló­gi­ca­men­te es­tén a mi al­can­ce. Ten­go un in­te­rés ca­da vez ma­yor por en­ten­der, por in­ves­ti­gar, por ex­pe­ri­men­tar en la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca con los cru­ces de len­gua­jes -al­go muy de la épo­ca- don­de la fo­to­gra­fía tie­ne un po­ten­cial gi­gan­tes­co. Tam­bién creo que estamos en una eta­pa ex­pe­ri­men­tal, de prue­ba y error, en la que to­da­vía no apa­re­cie­ron gran­des co­sas, pe­ro es so­lo una cues­tión de tiem­po pa­ra que aso­men pro­duc­cio­nes más in­tere­san­tes.

Du­ran­te mu­cho tiem­po fui un con­su­mi­dor y es­tu­ve muy aten­to a to­das las po­si­bi­li­da­des, tan­to dis­cur­si­vas como es­té­ti­cas. En es­pe­cial con el Per­for­man­ce como ca­ja de re­so­nan­cia de esos cru­ces dis­ci­pli­na­res ar­tís­ti­cos. En el úl­ti­mo tiem­po ex­pe­ri­men­té con mi obra. Es­to me ha per­mi­ti­do acer­car­me no so­la­men­te al la­do del pro­duc­tor sino tam­bién al del aca­dé­mi­co, al de la in­ves­ti­ga­ción. De he­cho, una de las co­sas que me­nos se co­no­ce de mi tra­ba­jo y de mi in­te­rés es el cru­ce del ar­te y la po­lí­ti­ca, al­go ven­go tra­ba­jan­do con el Ins­ti­tu­to He­mis­fé­ri­co de Per­for­man­ce y Po­lí­ti­ca de, New York Uni­ver­sity, des­de 2001. Lo que ven­go ex­plo­ran­do en es­te es­pa­cio -ami­ga­ble con la ex­pe­ri­men­ta­ción- es tra­ba­jar con las fron­te­ras y ver có­mo se pue­den es­ti­rar los lí­mi­tes de la Fo­to­gra­fía pa­ra en­ri­que­cer­la y en­ri­que­cer­nos. Y den­tro de eso la pro­pues­ta que hice con Adria­na Gue­rre­ro en el even­to Hue­llas 6. Ahí pre­pa­ra­mos una pie­za que se lla­mó Tu­cu­mán me ma­ta. Ac­ción #1, que no tie­ne na­da que ver con la fo­to­gra­fía tra­di­cio­nal pe­ro que es­tá atra­ve­sa­da por ella. En Mon­treal pre­sen­té otro tra­ba­jo mu­cho más per­for­má­ti­co des­de lo cor­po­ral y tra­ba­jan­do con he­rra­mien­tas más fo­to­grá­fi­cas. Es­toy muy mo­vi­li­za­do y con­ten­to con los re­sul­ta­dos, tu­ve muy bue­nas de­vo­lu­cio­nes y creo que la fo­to­gra­fía es una he­rra­mien­ta que ca­da vez más mues­tra aris­tas nue­vas y po­ten­cia­li­da­des.

DA: ¿To­das es­tas in­quie­tu­des con las que ve­nís tra­ba­jan­do te ayu­dan a mo­ver los lí­mi­tes en el fo­to­pe­rio­dis­mo?

JP: En el con­tex­to ac­tual de las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas no. Sí creo que es po­si­ble, de he­cho Fred Rit­chin lo plan­tea per­ma­nen­te­men­te. Pe­ro eso es po­si­ble ge­ne­ran­do es­pa­cios, tiem­pos, equi­pos y no re­par­tien­do ce­lu­la­res a los re­dac­to­res pa­ra que ha­gan más co­sas por el mis­mo suel­do. Eso es lo que veo en la ma­yo­ría de las em­pre­sas pe­rio­dís­ti­cas. Pien­so que los me­dios tie­nen una po­si­ción muy con­ser­va­do­ra y que han per­di­do la ca­rre­ra. A me­nos que pa­se al­go muy de fon­do, se­gui­rán es­tan­do vein­te o trein­ta años atrás. Eso es lo que no­so­tros ve­mos hoy en cual­quie­ra de los prin­ci­pa­les dia­rios de la Ar­gen­ti­na, ca­pi­tal y pro­vin­cias, sal­vo por la ve­lo­ci­dad de in­ter­net. Aunque tam­bién hay que de­cir por ahí apa­re­cen es­pa­cios ama­teurs que re­sul­tan mu­cho más in­tere­san­tes.

DA: In­du­da­ble­men­te los cam­bios na­ce­rán en es­tos es­pa­cios…

JP: Vie­ne sien­do así. Por eso es muy in­tere­san­te lo de Midia Nin­ja. ¿Qué pa­só que la agen­cia Mag­num Pho­tos le en­car­ga a es­tos “lo­qui­tos” que an­dan fotografiando con ce­lu­la­res, una co­ber­tu­ra tan im­por­tan­te como fue la Co­pa del Mundo Bra­sil 2014? (“La Co­pa del Pue­blo” fue ex­pues­ta en la 6ta. Bie­nal Ar­gen­ti­na de Fo­to­gra­fía Do­cu­men­tal du­ran­te el mes de oc­tu­bre, en Tu­cu­mán). Por ahí vie­ne la cues­tión, eso no es lo mis­mo que re­par­tir ce­lu­la­res a los re­dac­to­res.

DA: ¿Cuá­les son tus re­fe­ren­tes? ¿Quié­nes te pa­re­cen que hoy pro­du­cen un tra­ba­jo in­tere­san­te?

JP: En el plano in­ter­na­cio­nal me in­tere­san todos los clá­si­cos, en par­ti­cu­lar el quie­bre que pro­pu­so Ro­bert Frank, por ejem­plo. Un re­fe­ren­te teó­ri­co es Fred Rit­chin. Una per­so­na de quien pien­so -des­de que lo co­no­cí has­ta el día de hoy- que es­tá dos o diez pa­sos por de­lan­te y que es­tá vien­do con una cla­ri­dad me­ri­dia­na co­sas que no­so­tros, la ma­yo­ría, sen­ci­lla­men­te no ve­mos. En cuan­to a la gen­te que me in­flu­yó mu­chí­si­mo, y a cu­yas obras siem­pre es­tu­ve muy aten­to y es­tu­dian­do fue­ron Hum­ber­to Ri­vas, Os­car Pin­tor, Ataúl­fo Pé­rez Az­nar, Juan Trav­nik; es­te es el nú­cleo du­ro, más cer­ca ge­ne­ra­cio­nal­men­te, Mar­cos Ló­pez y Res me in­tere­sa­ron mu­chí­si­mo des­de siem­pre. Tam­bién me pa­re­cen muy

in­tere­san­tes los re­sul­ta­dos de cier­tos ti­pos de co­lec­ti­vos fo­to­grá­fi­cos. Siem­pre en­ten­dí el tra­ba­jo gru­pal como im­por­tan­te e im­pres­cin­di­ble, pe­ro de­bo con­fe­sar que nun­ca le apos­té de­ma­sia­do a los re­sul­ta­dos es­té­ti­cos co­lec­ti­vos; siem­pre fui al­go es­cép­ti­co al res­pec­to. Fun­da­men­tal­men­te por­que creo que lo crea­ti­vo es­tá atra­ve­sa­do por cues­tio­nes muy ín­ti­mas, co­sas muy per­so­na­les. Sin em­bar­go hay re­sul­ta­dos que me ma­ra­vi­llan como los Sub-Co­op en Ar­gen­ti­na, Midia Nin­ja y Cía de fo­to en Bra­sil, quie­nes han en­con­tra­do for­mas y es­té­ti­cas a las que en­cuen­tro muy in­tere­san­tes.

DA: Des­de tus pri­me­ras imá­ge­nes has­ta las que to­mas­te en tus via­jes a Chi­na ¿qué sen­tís que has cam­bia­do des­de lo fo­to­grá­fi­co?

JP: Creo que hay co­sas que tie­nen que ver con la vi­da mis­ma: uno se po­ne más vie­jo y se va po­nien­do más re­bus­ca­do en al­gu­nas co­sas. Creo que hay una ela­bo­ra­ción con­cep­tual y teó­ri­ca más im­por­tan­te y tam­bién más com­ple­ja. Me pa­re­ce que tie­ne mu­cho que ver con el he­cho de ha­ber en­tra­do a la Uni­ver­si­dad como do­cen­te, lo que me pu­so en otro lu­gar y me ha he­cho re­leer tex­tos o leer co­sas nue­vas y tra­tar de ser más cui­da­do­so y sis­te­má­ti­co en la teo­ri­za­ción de la ima­gen. Eso ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne un efec­to en lo que uno pro­du­ce.-

Die­go Aráoz – 1978 – Tu­cu­mán. Re­por­te­ro grá­fi­co, fo­to­do­cu­men­ta­lis­ta, cu­ra­dor in­de­pen­dien­te. Ac­tual­men­te for­ma par­te del staff de fo­to­gra­fía del dia­rio La Gaceta. Co­la­bo­ra con la agen­cia IN­FO­JUS, UNICEF AR­GEN­TI­NA y TUCUMAN ZE­TA. Reali­zó es­tu­dios de...

Fo­to: Die­go Aráoz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.