FE­DE­RI­CO BE­CHIS BA­RI­LO­CHE, AR­GEN­TI­NA

Charlas con Fotógrafos Latinoamericanos - - Albertina Palacio / Federico Bechis - por Al­ber­ti­na Pa­la­cio / Fe­bre­ro 2015

“Con mis fo­to­gra­fías tra­to de trans­mi­tir un sen­ti­mien­to”.

Fe­de­ri­co Be­chis es oriun­do de Bue­nos Ai­res y se ins­ta­ló en Ba­ri­lo­che en ma­yo del 78 lue­go de ca­sar­se en la gran ciu­dad. Hi­jo de uno de los pri­me­ros fo­tó­gra­fos pu­bli­ci­ta­rios del país, Fe­de­ri­co cre­ció ro­dea­do por lo que años des­pués se con­ver­ti­ría en su gran pa­sión. A los die­ci­ocho años tu­vo por pri­me­ra vez una cá­ma­ra en sus ma­nos, na­da más ni na­da me­nos que, una Ni­kon F. Du­ran­te sus pri­me­ros años en Ba­ri­lo­che, su­po ga­nar­se la vi­da como di­bu­jan­te téc­ni­co pa­ra lue­go po­der de­di­car­se, en sus tiem­pos li­bres, a la fo­to­gra­fía.

Un lar­go ca­mino, va­lió la pe­na pa­ra co­no­cer más so­bre es­te gran ar­tis­ta. Re­co­rrí va­rios ki­ló­me­tros, atra­ve­sé el bos­que Ba­ri­lo­chen­se y por fin me en­con­tré en la ca­sa de Fe­de­ri­co. Un her­mo­so pe­rro sa­lió rá­pi­da­men­te a ha­cer de campana y de­trás de él, la fi­gu­ra del fo­tó­gra­fo. Muy ama­ble­men­te y con mu­cha cal­ma, me in­vi­tó a en­trar. Re­co­rri­mos el te­rreno has­ta lle­gar al fon­do, allí, don­de se en­cuen­tra su ate­lier. Her­mo­so es­pa­cio de ma­de­ra y la­dri­llo­nes, con gran­des ven­ta­na­les por los que pe­ne­tra su me­jor alia­da, la luz. An­tes de in­gre­sar, res­pe­tan­do las ado­ra­bles cos­tum­bres del fo­tó­gra­fo, me qui­té los za­pa­tos y los re­em­pla­cé por un par de cá­li­das pan­tu­flas ele­gi­das por el pro­pio Fe­de­ri­co. Me en­con­tré con un am­bien­te lleno de luz, luz del al­ma. El amor, el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción se ven re­fle­ja­dos en ca­da rin­cón de es­te ma­ra­vi­llo es­pa­cio. Los cua­dros per­te­ne­cien­tes a la se­rie “Na­tu­ra­le­za vi­va” son los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de la ca­sa. Sue­na mú­si­ca de fon­do. Fe­de­ri­co ya es­tá lis­to pa­ra co­men­zar la en­tre­vis­ta.

AP: ¿Cuán­do te de­ci­dis­te ser fo­tó­gra­fo Fe­de­ri­co?

FB: Mi pa­dre, Juan. E. Be­chis fue uno de los pri­me­ros fo­tó­gra­fos pu­bli­ci­ta­rios de Ar­gen­ti­na. Acom­pa­ña­ba a mi pa­dre cuan­do te­nía que ha­cer fo­to­gra­fías en ex­te­rio­res o en el es­tu­dio. Me me­tía en el la­bo­ra­to­rio pa­ra ver có­mo se re­ve­la­ban las fo­to­gra­fías en co­lor y blan­co y ne­gro, yo me en­car­ga­ba de la­var­las y abri­llan­tar­las. Pe­ro no ha­cía fo­to­gra­fías. Re­cién cuan­do vi­ne a vi­vir a Ba­ri­lo­che, es cuan­do de­ci­do de­di­car­me a la fo­to­gra­fía por mi con­tac­to di­rec­to con la Na­tu­ra­le­za. En mis ca­mi­na­tas por los bos­ques, ríos y lagos pa­ta­gó­ni­cos, que­ría de­jar re­gis­tra­do en una fo­to­gra­fía esos mo­men­tos má­gi­cos que es­ta­ba vi­vien­do. Mi pa­dre me re­ga­ló mi pri­me­ra cá­ma­ra, una Ni­kon F con tres len­tes (35, 55 ma­cro y un 135 mm) y des­de en­ton­ces no he de­ja­do de fo­to­gra­fiar.

AP: ¿Có­mo sur­gió ir a Co­ma­llo? ¿Có­mo lle­gas­te?

FB: Sur­gió por­que con mis alum­nos bus­cá­ba­mos lu­ga­res di­fe­ren­tes pa­ra fo­to­gra­fiar. Ade­más, el pa­dre de una de mis alum­nas vi­ve en un cam­po en Co­ma­llo y ya nos ha­bía ha­bla­do del lu­gar. Ahí des­cu­brí Co­ma­llo, que pa­re­ce como si es­tu­vie­ra a 2.000 ki­ló­me­tros de acá pe­ro es­tá so­lo a 120.

AP: ¿Y con qué te en­con­tras­te? ¿qué des­per­tó tu in­te­rés?

FB: Te en­con­trás pri­me­ro con la me­se­ta, que es como un de­sier­to y ca­si no hay ár­bo­les y apa­re­cen las ove­jas y los pai­sa­nos y los ca­ba­llos, que acá ya se ve po­co, ca­da vez me­nos. Tie­ne unas mon­ta­ñas muy es­pe­cia­les que pa­re­cen pi­rá­mi­des. Con unos coiro­nes y al­gu­nos otros pas­tos acha­pa­rra­dos. Unas lu­ces es­pe­cia­les. Te en­con­trás con un pai­sa­je su­rrea­lis­ta. Con mis alum­nos íba­mos los fi­nes de semana. To­má­ba­mos el co­lec­ti­vo el vier­nes a las 5 de la tar­de en la ter­mi­nal de Ba­ri­lo­che. Allá hi­ci­mos con­tac­to con la mu­ni­ci­pa­li­dad y con­se­gui­mos don­de alo­jar­nos. La pri­me­ra vez pa­ra­mos en lo que ha­bía si­do el Ban­co de la Pro­vin­cia de Río Ne­gro, que es­ta­ba aban­do­na­do. En el me­dio del sa­lón ti­ra­mos los col­cho­nes y dor­mi­mos ahí. Es­ta­ba la bó­ve­da abier­ta, gi­gan­te. Tiem­po des­pués, cuan­do se ter­mi­nó el gim­na­sio, que le dió mu­cha vi­da a Co­ma­llo, nos alo­ja­ron ahí. Otras ve­ces cuan­do íba­mos a la Fies­ta de la Cor­dia­li­dad, traían los va­go­nes dor­mi­to­rio, los de­ja­ban en la es­ta­ción y a no­so­tros nos per­mi­tían pa­rar ahí jun­to a los ji­ne­tes. Ya éra­mos par­te de la fies­ta. To­do el mundo nos es­ta­ba es­pe­ran­do. Como no íba­mos mo­to­ri­za­dos, la ca­mi­ná­ba­mos. Al ir ca­mi­nan­do te en­con­trás con co­sas que de otra ma­ne­ra no vee­rías. Veías que la gen­te ves­tía me­jor a los hi­jos y los man­da­ba a la ca­lle pa­ra que no­so­tros los fo­to­gra­fie­mos. Al prin­ci­pio iba con los alum­nos y des­pués em­pe­cé a ir so­lo. Ví que te­nía ma­te­rial como pa­ra ha­cer al­go in­tere­san­te y se­guí yen­do los fi­nes de semana pa­ra com­ple­tar el pro­yec­to. Ya me hice de ami­gos y me que­da­ba en sus ca­sas. Así es­tu­ve yen­do a lo lar­go de seis años, es­po­rá­di­ca­men­te cla­ro.

AP: ¿Y cuán­do di­jis­te; bueno, ya ten­go lo que quie­ro?

FB: En un mo­men­to di­je, bueno, ya ten­go su­fi­cien­te ma­te­rial como pa­ra ha­cer una ex­po­si­ción. Y ahí, le pre­sen­té el pro­yec­to a una le­gis­la­do­ra de Ba­ri­lo­che, le gus­tó la idea y lo pre­sen­tó en la Le­gis­la­tu­ra de Río Ne­gro, don­de fue de­cla­ra­do de “In­te­rés Cul­tu­ral, So­cial y Edu­ca­ti­vo”. A la ex­po­si­ción la ti­tu­lé “La Del­ga­da Lí­nea Sur, Co­ma­llo”. Es­ta­ba com­pues­ta por un con­jun­to de 80 fo­to­gra­fías co­lor y blan­co y ne­gro. Des­pués , se­guí yen­do pa­ra com­ple­tar el re­la­to, pen­san­do en la idea de ha­cer un li­bro so­bre Co­ma­llo.

AP: ¿Dón­de fue la ex­po­si­ción de La Del­ga­da lí­nea Sur?

FB: Se hi­zo en va­rios lu­ga­res; la pri­me­ra mues­tra se hi­zo en el mu­seo de la Pa­ta­go­nia de Ba­ri­lo­che, en la sa­la Cho­nek. Ahí es­tu­vo 45 días. Des­pués la lle­va­mos a Vied­ma y lue­go a Co­ma­llo. La idea de es­te pro­yec­to era ha­cer una ex­po­si­ción iti­ne­ran­te con el fin de que los rio­ne­gri­nos co­noz­can uno de los pue­blos que for­man

par­te de la lla­ma­da Lí­nea Sur de Río Ne­gro. En­ton­ces, la gen­te des­cu­brió que exis­tía Co­ma­llo. Y la mis­ma gen­te de Co­ma­llo re­des­cu­brió su pue­blo. Por­que no lo ha­bían vis­to a tra­vés de los ojos de un fo­tó­gra­fo.

AP: ¿Y la gen­te de Co­ma­llo como re­ci­bió la ex­po­si­ción?

FB: En esa épo­ca no era ha­bi­tual ha­cer ex­po­si­cio­nes en Co­ma­llo. Y se que­da­ron sor­pren­di­dos. Pa­ra col­gar la mues­tra ele­gí un lu­gar que era un club de fút­bol aban­do­na­do. Te­nía las pa­re­des de un me­tro de es­pe­sor de ado­be, di­je: “acá se ha­ce”. Hice po­ner un riel en el me­dio de un gran sa­lón y lu­ces. Y con eso ilu­mi­né. El sa­lón te­nía un pe­que­ño es­ce­na­rio don­de ca­da tan­to se or­ga­ni­za­ban pe­ñas fol­cló­ri­cas. Pa­ra la inau­gu­ra­ción, se in­vi­tó a la “Ban­da Ató­mi­ca”, del Cen­tro Ató­mi­co Ba­ri­lo­che. Eran 30 mú­si­cos to­can­do en vi­vo mú­si­ca de pe­lí­cu­las, mien­tras en una pan­ta­lla se pro­yec­ta­ban es­ce­nas de las mis­mas. Era un es­pec­tácu­lo su­rrea­lis­ta.

AP: ¿Có­mo se da en el me­dio del pro­yec­to de Co­ma­llo, cam­biar de analó­gi­co al di­gi­tal?

FB: Cuan­do em­pe­cé a ir a Co­ma­llo, to­da­vía no ha­bía en­tra­do en el mundo di­gi­tal. Por lo tan­to, iba con dos cá­ma­ras, car­ga­das, una con ro­llo co­lor y la otra con blan­co y ne­gro. Lue­go, com­pré mi pri­mer cá­ma­ra di­gi­tal mar­ca Sony F828 con un len­te Carl-Zeiss. Ahí es don­de cam­bio al for­ma­to di­gi­tal.

AP: ¿Te lle­vás bien con lo di­gi­tal?

FB: Si, per­fec­to. Siem­pre so­ñé con mi­rar en for­ma ins­tan­tá­nea las fo­tos que es­ta­ba ha­cien­do y po­der re­ve­lar­las a ple­na luz del día (como es­tar fotografiando con una cá­ma­ra de Po­la­roid). Como yo re­ve­la­ba mis ro­llos y co­pia­ba mis fo­to­gra­fías, tan­to co­lor como blan­co y ne­gro, pa­san­do mu­chas ho­ras en el cuar­to os­cu­ro, en so­le­dad, res­pi­ran­do quí­mi­cos, disfruto enor­me­men­te de la nue­va era di­gi­tal!!!.

AP: ¿Y no vol­vis­te a lo analó­gi­co pa­ra na­da?

FB: No, pa­ra mí no hay re­torno. La op­ción de po­der ver la fo­to que es­toy ha­cien­do en el mo­men­to es im­pa­ga­ble. Mi sue­ño era po­der tra­ba­jar así como es­toy ha­cien­do aho­ra, re­ve­lan­do mis fo­tos en mi compu­tado­ra e im­pri­mien­do mis imá­ge­nes en una im­pre­so­ra.

AP: ¿Cuán­do sen­tís que em­pe­zás a sa­lir de Ba­ri­lo­che con tus fo­tos?

FB: Hu­bo dos mo­men­tos muy im­por­tan­tes. Una cuan­do con­se­guí una be­ca de Part­ners of Amé­ri­ca, que con­sis­tía en una es­ta­día de un mes en Mon­ta­na, como “ar­tis­ta en re­si­den­cia” y ahí co­no­cí a un fo­tó­gra­fo que pu­bli­ca­ba en el Na­tio­nal Geographic, que me in­vi­tó a ir con él a fo­to­gra­fiar Ye­llows­to­ne. Una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble. Y el otro cuan­do me con­tra­tan pa­ra for­mar par­te de un equi­po in­ter­na­cio­nal de seis fo­tó­gra­fos pa­ra tra­ba­jar en el li­bro ofi­cial de la Se­cre­ta­ría Na­cio­nal de Tu­ris­mo de Ar­gen­ti­na. Di­vi­die­ron la Ar­gen­ti­na en seis zo­nas y a mí me to­có la zo­na de la cor­di­lle­ra de los An­des des­de La Quia­ca has­ta la An­tár­ti­da.

AP: ¿Con que pro­pó­si­to era la be­ca?

FB: En esa épo­ca yo ha­bía he­cho un au­dio­vi­sual ti­tu­la­do “Ba­ri­lo­che, re­fle­jos de un sen­ti­mien­to”, y la gen­te de Part­ners of Ame­ri­ca, con­si­de­ró que era una bue­na for­ma pa­ra mos­trar nues­tro lu­gar en el es­ta­do de Mon­ta­na, en la ciu­dad de Bo­se­man, her­ma­na con la ciu­dad de San Car­los de Ba­ri­lo­che. Allí, pre­sen­té el au­dio­vi­sual en dis­tin­tos lu­ga­res: en la Uni­ver­si­dad, en ca­sas de Part­ners of Ame­ri­ca. Tam­bién me in­vi­ta­ron a par­ti­ci­par y pro­yec­tar­lo den­tro de un works­hop or­ga­ni­za­do en el pue­blo de Du­bois, pa­ra fo­tó­gra­fos de Es­ta­dos Uni­dos. Ahí tu­ve la suer­te de po­der co­no­cer el Par­que na­cio­nal de Ye­llows­to­ne, un lu­gar de otro pla­ne­ta.

AP: ¿Có­mo vi­vis­te la ex­plo­sión del vol­cán?

FB: So­bre el te­ma de las ce­ni­zas hice un li­bro de au­tor. Es un li­bro den­tro de una ca­ja de ma­de­ra que a los cos­ta­dos tie­ne dos ca­si­lle­ros con vi­drio re­lleno con pie­dras vol­cá­ni­cas de un la­do y are­na vol­cá­ni­ca del otro. Era una mi­ra­da más poé­ti­ca de la ce­ni­za. Por­que yo pen­sé: “El vol­cán nos pa­só por arri­ba, nos tra­jo mil pro­ble­mas eco­nó­mi­cos pe­ro, la par­te que me lle­na el al­ma no me la pue­de sa­car”. El pai­sa­je se mo­di­fi­có y se mo­di­fi­có es­té­ti­ca­men­te pa­ra bien. Yo ya es­ta­ba ha­cien­do otro ti­po de imá­ge­nes por­que ya me ha­bía sa­tu­ra­do de las de na­tu­ra­le­za. Pa­ra esa épo­ca ya ha­bía em­pe­za­do con el pro­yec­to de la Lí­nea Sur. Fue como un re­en­con­trar­me con la na­tu­ra­le­za, pe­ro des­de la ce­ni­za, que me sir­vió pa­ra ha­cer unas imá­ge­nes má­gi­cas con unas lu­ces in­creí­bles.

AP: ¿Y con Bue­nos Ai­res có­mo te lle­vás?

FB: Con Bue­nos Ai­res me lle­vo bien, cuan­do voy por po­co tiem­po, a po­ner­me al día con mis ami­gos y a vi­si­tar mues­tras cul­tu­ra­les de to­do ti­po. He si­do in­vi­ta­do a ex­po­ner en di­ver­sos lu­ga­res como: la sa­la Bus­ti­llo del Ban­co de la Na­ción Ar­gen­ti­na; la fo­to­ga­le­ría del Tea­tro San Mar­tín y a par­ti­ci­par de char­las de na­tu­ra­le­za.

AP: ¿Que fo­tó­gra­fo le re­co­men­da­rías a un alumno?

FB: Creo que los alum­nos de­ben mi­rar fo­to­gra­fías de los gran­des fo­tó­gra­fos como: Hen­ri Car­tier-Bres­son; Jean­lu­pe Sieff; Eduard Wes­ton; An­sel Adams; Mi­nor Whi­te; Werner Bis­chof; Eu­ge­ne Smith; André Ker­tész; Se­bas­tiao Salgado; Eu­ge­ne At­get; Ernst Hass; Harry Ca­llahan; Ma­nuel Al­va­rez Bra­vo; Ro­bert Frank; los ac­tua­les fo­tó­gra­fos del staff de Mag­num y los del Na­tio­nal Geographic como Ja­mes Stan­fi­eld; Sam Abell; Da­vid Alan Har­vey; Wi­lliam Al­bert Allard; Mi­chael “Nick” Ni­chols; Ch­ris Johns y Ste­ve McCurry. Ade­más de ir a vi­si­tar ex­po­si­cio­nes de pin­tu­ra, es­cul­tu­ra y otras for­mas de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca.

AP: ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra vos la fo­to­gra­fía?

FB: De­di­car­me a la fo­to­gra­fía me hi­zo ser un me­jor ob­ser­va­dor de to­do lo que me ro­dea. Apren­dí a mi­rar el mundo con “nue­vos” ojos, a va­lo­rar la luz y mi­rar có­mo in­ci­de so­bre los ob­je­tos, a ob­ser­var los pe­que­ños de­ta­lles, su tex­tu­ra, sus co­lo­res, su for­ma más allá de sus for­mas y ahí des­cu­brí la fo­to­gra­fía abs­trac­ta. Gra­cias a la fo­to­gra­fía via­jé a lu­ga­res que nun­ca pen­sé po­der vi­si­tar, como la An­tár­ti­da. Pu­de ex­pre­sar­me a tra­vés de imá­ge­nes, como en los en­sa­yos fo­to­grá­fi­cos de “Los Ma­pu­che”, “La Del­ga­da Lí­nea Sur, Co­ma­llo”, “Ba­ri­lo­che, Cum­bre de la Na­tu­ra­le­za”, “In­cas, El Im­pe­rio del sol”, “Cu­ba, Dia­rio de un fo­tó­gra­fo” y de­jar mi men­sa­je.

AP: ¿Po­dés des­cri­bir tu es­ti­lo fo­to­grá­fi­co?

FB: De­be­mos te­ner en cuen­ta que ca­da uno tie­ne su for­ma de mi­rar y que tie­ne que ver con la pro­pia his­to­ria per­so­nal. Y sa­ber, que aunque pa­rez­ca que la cá­ma­ra cap­ta el mundo con ob­je­ti­vi­dad, siem­pre es el fo­tó­gra­fo quien, de for­ma sub­je­ti­va, de­ci­de ha­cia dón­de mi­ra­rá la cá­ma­ra. De­di­car­me a la fo­to­gra­fía me en­se­ñó a vi­vir la vi­da de una for­ma más per­so­nal, sin pres­tar de­ma­sia­da aten­ción a lo que otros de­cían de mis fo­to­gra­fías. Ca­mi­nan­do por la vi­da, es­cu­chan­do mi voz in­te­rior, que es la úni­ca for­ma de “ser uno mis­mo”, de­ján­do­me lle­var por mi in­tui­ción y sintiendo la vi­da. Só­lo, de es­ta ma­ne­ra, uno pue­de lle­gar a te­ner un es­ti­lo per­so­nal y ser re­co­no­ci­do por sus fo­to­gra­fías.

AP: ¿Qué pro­yec­to te­nés en vis­ta?

FB: Se­guir fotografiando otras cul­tu­ras la­ti­noa­me­ri­ca­nas y con­cre­tar la edi­ción de al­guno de mis en­sa­yos fo­to­grá­fi­cos.-

Ma­ria­na Al­ber­ti­na Pa­la­cio na­ció el 4 de oc­tu­bre de 1982 en Choe­le Choel, un pue­blo de la pro­vin­cia de Río Ne­gro, Ar­gen­ti­na. Des­pués de pa­sar to­da su in­fan­cia y ado­les­cen­cia, de­ci­dió aban­do­nar su lu­gar na­tal pa­ra co­men­zar sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en...

Fo­to: Tes­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.