HÉCTOR LO­PEZ SAN­TIA­GO, CHI­LE

Charlas con Fotógrafos Latinoamericanos - - Chester Pinto / Héctor López - por Ches­ter Pin­to / Ju­nio 2014

En la fo­to­gra­fía hay que te­ner pa­sión por lo que uno ha­ce, hay que te­ner con­vic­ción y hay que te­ner dis­ci­pli­na, to­do es­to fi­nal­men­te ge­ne­ra tra­ba­jo, si al­guien no lo­gra con­ju­gar es­to, pro­ba­ble­men­te y di­fí­cil­men­te se va a pro­yec­tar se­ria­men­te en es­te ofi­cio.

Héctor es fo­tó­gra­fo y edi­tor in­de­pen­dien­te, an­ti­guo miem­bro y pre­si­den­te de la AFI (Aso­cia­ción de Fo­tó­gra­fos in­de­pen­dien­tes), Di­rec­tor y do­cen­te de la es­cue­la de fo­to­gra­fía del ins­ti­tu­to pro­fe­sio­nal Ar­cos y di­rec­tor de Pé­rez-Ló­pez edi­to­res jun­to al fo­tó­gra­fo Clau­dio Pé­rez.

CP: ¿Como fue­ron sus ini­cios en la fo­to­gra­fía?

HL: Mis ini­cios no fue­ron na­da ex­tra­or­di­na­rios, fue como to­do ado­les­cen­te que se apro­xi­ma a la fo­to pue­de te­ner. Yo te di­ría que fue lo mis­mo que aho­ra, só­lo que en ese mo­men­to el so­por­te era otro, era analó­gi­co y por tan­to el ju­gue­teo que ha­gas con la ima­gen era mas cos­to­so. Yo re­cuer­do que te­nía un ami­go con una cá­ma­ra de for­ma­to 6x9 que te­nía 8 cua­dros no mas, en­ton­ces to­má­ba­mos 8 fo­tos, eso era un cos­to que ima­gí­na­te cuan­do uno es chi­co, tie­ne po­ca pla­ta, en­ton­ces nos gas­tá­ba­mos los po­cos pe­sos en com­prar ro­llos de 120, des­pués eso fue va­rian­do, ya que a mi ami­go le com­pra­ron otra cá­ma­ra, una ma­mi­ya 500 dtl 35 mm y la com­par­tía­mos, por­que éra­mos com­pa­ñe­ros de cur­so y le to­ma­bas fo­tos a las ami­gas, ha­cía­mos ton­te­ras, nos to­má­ba­mos fo­tos, tam­bién nos ha­cía­mos es­tas fa­mo­sas sel­fies, nos sa­cá­ba­mos fo­tos pi­lu­chos en la pla­ya, era un cons­tan­te ju­gar con las imá­ge­nes y es lo mis­mo que ha­cen los chi­cos aho­ra, só­lo que qui­zás a mas tem­pra­na edad, con la úni­ca sal­ve­dad de que hoy día, las po­si­bi­li­da­des de ha­cer fo­to son to­das, pue­des to­mar 300 o 500 fo­tos si quie­res en un ra­to y des­pués se­lec­cio­nas. En mis años te­nía­mos que to­mar de a po­qui­tas fo­tos, lo que sig­ni­fi­ca­ba, que el go­ce era in­te­rrup­to.

CP: ¿Eso ge­ne­ró un im­pul­so pa­ra de­di­car­se a la fo­to­gra­fía?

HL: No sé, no es­toy tan se­gu­ro de eso, nun­ca lo he pen­sa­do la ver­dad, pe­ro ca­páz que a lo me­jor eso ha­ya si­do, como era do­si­fi­ca­do el pla­cer de fo­to­gra­fiar, por­que era cla­ra­men­te un di­ver­ti­men­to y es­to tie­ne que ver con el pla­cer y el go­ce, en­ton­ces era como to­mar un ro­llo de pe­lí­cu­la, era el ro­llo y a las 3 se­ma­nas, otro ro­llo, qui­zás eso ge­ne­ró una an­sie­dad que per­mi­tió que des­pués me de­di­ca­ra, sos­pe­cho, no lo sé.

CP: ¿Cuán­do es­tu­vi­mos en dic­ta­du­ra, que ge­ne­ró ese im­pul­so que te dió por sa­lir a ha­cer fo­tos? ¿Que sig­ni­fi­ca­ba o que sig­ni­fi­có la fo­to­gra­fía en ese mo­men­to?

HL: Lo pri­me­ro es to­mar la de­ci­sión, yo creo que en una dic­ta­du­ra como ha su­ce­di­do en Chi­le y en el mundo, pri­me­ro, es tan fuer­te lo que hay den­tro de una dic­ta­du­ra que a uno so­bre­to­do como jo­ven, tie­ne que to­mar po­si­cio­nes, o es­tás a fa­vor o en con­tra, yo es­tu­ve en con­tra siem­pre y al es­tar en con­tra, te­nía al­gu­nos ca­mi­nos, uno era ser el “en con­tra pa­si­vo” (el que no ha­ce na­da pe­ro es­tá en con­tra), ser un “en con­tra mi­li­tan­te” o en es­te ca­so, que des­de tu pro­fe­sión po­ner­te en ser­vi­cio de es­to que es­tás en con­tra, yo por lo pron­to des­ta­co esos 3 ca­mi­nos, yo es­tu­ve en dos, el rol de mi­li­tan­te en los ba­jos fon­dos de la mi­li­tan­cia ju­ve­nil con­tra la dic­ta­du­ra y el de po­ner en ser­vi­cio mi pro­fe­sión, ese es otro mo­men­to im­por­tan­te en mi queha­cer fo­to­grá­fi­co, cuan­do de­ci­do que la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca se va trans­for­man­do en un ele­men­to pa­ra mí de de­nun­cia de las in­jus­ti­cias que yo veía. Ese es otro mo­men­to im­por­tan­te den­tro de las de­ci­sio­nes en mi vi­da y que me mar­ca­rían pa­ra ade­lan­te en mi queha­cer fo­to­grá­fi­co, di­go es­to por­que así yo me in­tro­duz­co en es­te te­ma y lue­go ya vie­ne el tra­ba­jo du­ran­te la dic­ta­du­ra, el tra­ba­jo fo­to­grá­fi­co y en­tre­me­dio de eso lle­ga la AFI (Aso­cia­ción de Fo­tó­gra­fos in­de­pen­dien­tes). Ser el pre­si­den­te de la AFI du­ran­te una épo­ca, fue bien di­ver­ti­do, por­que la AFI en al­gún mi­nu­to era un círcu­lo bas­tan­te ce­rra­do en fo­to­gra­fía, qui­zás por pro­tec­ción tam­bién y alo­ja­ba ahí al­gu­nos de los que te­nían un es­pí­ri­tu mas ar­tís­ti­co, ade­más éra­mos ce­rra­dos por un ins­tin­to de pro­tec­ción, no cual­quie­ra en­tra­ba a la AFI, pe­ro ya ha­bía un gran con­glo­me­ra­do de fo­tó­gra­fos jó­ve­nes que ne­ce­si­ta­ban al­gún ti­po de res­pal­do, una ins­ti­tu­ción, al­guien que pu­die­ra abo­gar por ellos, ya que an­da­ban fotografiando en la ca­lle, todos es­tos co­la­bo­ra­ban con bo­le­ti­nes, dia­rios, con to­do lo que pu­die­ran ser un apor­te, pre­sen­tes ahí en la ca­lle. No es­ta­ban cons­tru­yen­do

ar­te, es­ta­ban cons­tru­yen­do do­cu­men­to, en­ton­ces es­tos fo­tó­gra­fos co­mien­zan de re­pen­te a li­gar­se a es­ta or­ga­ni­za­ción, la AFI , pe­ro tí­mi­da­men­te, por­que la AFI de­cía que no po­dían en­trar, o que po­dían pe­ro pre­sen­tan­do una car­pe­ta, etc., has­ta que em­pe­za­ron las con­ver­sa­cio­nes a al­to ni­vel, una for­ma de de­cir, en las cua­les los fo­tó­gra­fos de la ca­lle, don­de es­ta­ba yo tam­bién y otros cuan­tos co­no­ci­dos como Clau­dio Pé­rez, Álvaro hop

pe, en­tre otros, de al­gu­na ma­ne­ra co­men­za­ron las con­ver­sa­cio­nes con la AFI, lo que ge­ne­ró una ins­tan­cia en que ellos di­cen okay, la AFI abre las puer­tas, es­to a me­dia­dos de los 80, pa­ra que to­do es­te con­glo­me­ra­do de fo­tó­gra­fos jó­ve­nes que an­da­ban en la ca­lle, in­gre­sa­ran a la AFI. Al in­gre­sar, és­ta tie­ne un cre­ci­mien­to bas­tan­te ma­yor y bueno en ese tiem­po, hay elec­cio­nes en la AFI, en­ton­ces con to­do es­te con­glo­me­ra­do que in­gre­só, el pre­si­den­te fui yo, ya que pre­sen­ta­mos una lis­ta pa­ra la elec­ción y de esa lis­ta, sa­lí pre­si­den­te. To­do es­to en el año 1987 si no me equi­vo­co.

CP: ¿Ge­ne­ró consecuencias po­lí­ti­cas ser pre­si­den­te de la AFI?

HL: En lo per­so­nal no me tra­jo consecuencias, yo creo que de­fi­nió con ma­yor ni­ti­déz to­do el com­pro­mi­so po­lí­ti­co que ya la te­nía la AFI, el que se re­fle­jó des­de sus ini­cios, al prin­ci­pio qui­zás un po­co mas ve­la­do, por­que los ochen­ta eran una épo­ca du­ra que es cuan­do na­ce la AFI, des­pués se em­pie­zan a abrir es­pa­cios dis­tin­tos y la AFI co­mien­za a te­ner un pro­ta­go­nis­mo mu­cho ma­yor y du­ran­te nues­tra épo­ca, yo creo que eso se acen­tuó y fue en vir­tud de que la de­mo­cra­cia es­ta­ba to­can­do la puer­ta, in­clu­so es­ta­ba em­pu­jan­do la puer­ta, por tan­to lo que qui­si­mos ha­cer como di­rec­ti­va de la AFI, fue dar­le ma­yor fue­go.

CP: ¿Có­mo se lo­gra­ba co­nec­tar es­ta vi­sión mas ar­tís­ti­ca con la de­nun­cia que ejer­cía la AFI y que la gen­te veía de una for­ma di­rec­ta y cru­da?

HL: Es que hay dos for­mas de gra­fi­car una in­jus­ti­cia, una vio­len­cia, una des­de una ma­ne­ra más di­rec­ta y eso a par­tir de las si­tua­cio­nes y los he­chos con­cre­tos que plan­tea por ejem­plo la dic­ta­du­ra, la re­pre­sión, pe­ro por otro la­do es­tá esa mi­ra­da mas sub­je­ti­va, mas sim­bó­li­ca. Es­to en par­te se gra­fi­ca con la fo­to­gra­fía do­cu­men­tal y el reportaje, pe­ro no es exac­ta­men­te la di­fe­ren­cia, so­lo que ahí se co­mien­za a es­ta­ble­cer es­ta di­fe­ren­cia, am­bos es­ta­ban do­cu­men­tan­do la reali­dad pe­ro de ma­ne­ras dis­tin­tas, unos es­ta­ban, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma, en el fren­te de ba­ta­lla o don­de las pa­pas que­man y los otros por de­fi­ni­cio­nes per­so­na­les o por mie­do in­clu­so, no se atre­vían a sa­lir a la ca­lle, por mie­do a que les pa­sa­ra al­go, pe­ro es­ta­ban cons­tru­yen­do tam­bién un dis­cur­so, qui­zás un po­co mas sim­bó­li­co, pe­ro un dis­cur­so igual al fin y al ca­bo que per­mi­te cons­truir una épo­ca y con mi­ra­das do­bles, y fue bien in­tere­san­te por­que yo te di­ría que es­tos fo­tó­gra­fos que ve­nía­mos de la ca­lle, apren­di­mos mu­cho de eso, de co­no­cer a fo­tó­gra­fos que es­ta­ban en el otro la­do, al­gu­nos como Paz Errá­zu­riz, Fe­li­pe Rio­bó, Mau­ri­cio Valenzuela, ver lo que ellos es­ta­ban ha­cien­do, que era otro ti­po de fo­to­gra­fías, a no­so­tros tam­bién nos sir­vió pa­ra re­plan­tear­nos va­rias co­sas y en­ton­ces se ge­ne­ró una es­pe­cie de con­flic­to po­si­ti­vo, en el ser, en ca­da uno de no­so­tros, en fun­ción de ir avan­zan­do y me­jo­ran­do nues­tro dis­cur­so fo­to­grá­fi­co, sien­do de es­ta for­ma un apren­di­za­je.

CP: ¿Te­nés re­fe­ren­tes?

HL: Si al­gu­nos, pe­ro he te­ni­do por épo­cas, por ejem­plo re­fe­ren­tes chi­le­nos como Mar­ce­lo mon­te­cino, al cuál ad­mi­ra­ba por su ma­ne­ra de ver la fo­to­gra­fía, des­pués cuan­do ya uno se va in­vo­lu­cran­do, em­pe­za­ron a sa­lir mas au­to­res ex­tran­je­ros, y ahí por ejem­plo ten­go a Wi­lliam Klein quien fue re­fe­ren­te pa­ra una épo­ca

Fo­to: Ches­ter Pin­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.