JU­LIO LA­RRA­MEN­DI LA HA­BA­NA, CU­BA

Charlas con Fotógrafos Latinoamericanos - - Yailín A. Guillén / Julio Larramendi - por Yai­lín Al­fa­ro Gui­llén / Abril 2014

Soy só­lo un tra­ba­ja­dor del len­te, y me gus­ta el so­ni­do del ob­tu­ra­dor, no im­por­ta lo que es­té de­lan­te, siem­pre que sea atrac­ti­vo vi­sual­men­te.

Ju­lio na­ció el 25 de mar­zo de 1954 en San­tia­go de Cu­ba Gra­dua­do de Téc­ni­co Me­dio en Quí­mi­ca en 1975 en la URSS, de Li­cen­cia­tu­ra en Quí­mi­ca en Uni­ver­si­dad de la Ha­ba­na en 1980 y Doc­tor en Cien­cias en 1994. Co­men­zó en la fo­to­gra­fía en 1969; en 1975 em­pe­zó a tra­ba­jar en un la­bo­ra­to­rio es­pe­cia­li­za­do en fo­to­gra­fía téc­ni­ca y cien­tí­fi­ca, di­ri­gién­do­lo a par­tir de 1983. Des­de 1997 tra­ba­ja como Free­lan­ce. En esa fe­cha in­gre­sa en la UPEC, co­la­bo­ran­do des­de en­ton­ces con di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes como: Mar Ca­ri­be, Acua­re­la, Sol y Son, Flo­ra y Fau­na, Ex­ce­len­cias, Afro Asia In­ter­na­tio­nal Mar­kets, DNG y otras. Ha im­par­ti­do con­fe­ren­cias, cur­sos y ta­lle­res de fo­to­gra­fía, en Cu­ba y en el ex­tran­je­ro. En el 2007, se fun­dó Edi­cio­nes Poly­mi­ta, de la cual es Di­rec­tor Editorial Su obra ha si­do ex­pues­ta en va­rias ciu­da­des de Cu­ba y en An­do­rra, Ar­gen­ti­na, Bél­gi­ca, Chi­le, Cos­ta Ri­ca, Es­pa­ña, EEUU, Fran­cia, Gua­te­ma­la, Gua­da­lu­pe, Irán, Ita­lia, Mé­xi­co, Pe­rú, Su­dá­fri­ca, Sue­cia, Uru­guay y Zim­bab­we. La Ga­le­ría Ju­lio La­rra­men­di se inau­gu­ró en el 2003 en el Ho­tel Con­de de Vi­lla­nue­va, en la Ha­ba­na Vie­ja

Y.A.: Ju­lio, sa­be­mos que eres gra­dua­do de quí­mi­ca y sin em­bar­go todos te co­no­ce­mos por tu tra­ba­jo como fo­tó­gra­fo. ¿Cuán­do to­más la de­ci­sión de cam­biar de pro­fe­sión?

J.L.: To­mé mi pri­me­ra fo­to­gra­fía en 1969, (des­pués de ha­ber in­ten­ta­do in­fruc­tuo­sa­men­te con la pin­tu­ra, el di­bu­jo y la mú­si­ca), cuan­do te­nía 15 años, una no­via pre­cio­sa con la que que­ría lu­cir­me y el de­seo de ¨de­cir¨ de al­gu­na for­ma lo que veía a mi al­re­de­dor. Po­co des­pués, par­tí a la URSS a es­tu­diar Quí­mi­ca. La no­via que­dó por el ca­mino, pe­ro la pa­sión por la Fo­to­gra­fía au­men­tó con las enor­mes po­si­bi­li­da­des que allí en­con­tré. Apren­dí has­ta im­pri­mir en co­lo­res y pu­de leer los pri­me­ros tex­tos so­bre el te­ma. En­ton­ces me en­tre­te­nía to­man­do las fo­tos de los ami­gos, las ciu­da­des y pai­sa­jes por don­de pa­sa­ba, la nie­ve y to­do aque­llo que me pa­sa­ba por de­lan­te en mis ra­tos li­bres. Des­pués de gra­dua­do, co­mien­zo a tra­ba­jar en un la­bo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­cio­nes quí­mi­cas…y ¡fo­to­grá­fi­cas!, por lo que en­tré en con­tac­to con in­ves­ti­ga­do­res del mundo de la cien­cia y con li­te­ra­tu­ra es­pe­cia­li­za­da. Tam­bién pu­de ac­ce­der a equi­pos pro­fe­sio­na­les de Ni­kon, Has­sel­blatt, y ma­te­ria­les de pri­me­ra de Ko­dak, Fu­ji y Ag­fa. To­do ello me per­mi­tió ad­qui­rir una só­li­da ba­se que, ade­más de mi tra­ba­jo, po­día apli­car a la fo­to­gra­fía que ha­cía por pla­cer. En los años 90 co­mien­zo, sin de­jar mi tra­ba­jo cien­tí­fi­co, a co­la­bo­rar con re­vis­tas como Mar Ca­ri­be, Sol y Son, Acua­re­la y otras, don­de pu­bli­co imá­ge­nes de pai­sa­jes, flo­ra y fau­na, in­clu­yen­do sub­ma­ri­nas. Pre­ci­sa­men­te, en 1990, gano el con­cur­so ¨Fo­to­ca­za 90 In­ter­na­cio­nal¨, con­vo­ca­do por la AIN. Fi­nal­men­te, en el 97, pa­so a tra­ba­jar a tiem­po com­ple­to en la fo­to­gra­fía, ha­cien­do des­de fo­to­gra­fía co­mer­cial, fo­to re­por­ta­jes, mo­das y ar­qui­tec­tu­ra.

Y.A.: ¿Cuan­do co­men­zás con las fo­tos de na­tu­ra­le­za?

J.L.: Aunque ha­bía to­ma­do al­gu­nas fo­tos de pai­sa­jes, es el en­cuen­tro con Jor­ge Ra­món Cue­vas, pio­ne­ro de la edu­ca­ción am­bien­tal en Cu­ba, lo que de­fi­ne una lí­nea de tra­ba­jo so­bre la Na­tu­ra­le­za, pues fue él quien me en­se­ñó los va­lo­res de la bio­di­ver­si­dad de Cu­ba y quien dió uso pri­me­ro a mis imá­ge­nes, pa­ra ilus­trar artículos que el es­cri­bía pa­ra di­fe­ren­tes pu­bli­ca­cio­nes y como fo­to fi­ja de sus programas te­le­vi­si­vos ¨Del mundo, su na­tu­ra­le­za¨ y ¨En­torno¨.

Y.A.: ¿Te gus­ta que te iden­ti­fi­quen como fo­tó­gra­fo de na­tu­ra­le­za?

J.L.: No le doy im­por­tan­cia al­gu­na a có­mo me iden­ti­fi­quen, pues des­de fo­tó­gra­fo de la na­tu­ra­le­za, de ar­qui­tec­tu­ra, de pu­bli­ci­dad, fo­to re­por­te­ro, etc, siem­pre apa­re­ce la pa­la­bra ¨fo­tó­gra­fo¨, que es la que pa­ra mí, va­le. En reali­dad, soy so­lo un tra­ba­ja­dor del len­te, y me gus­ta el so­ni­do del ob­tu­ra­dor, no im­por­ta lo que es­té de­lan­te, siem­pre que sea atrac­ti­vo vi­sual­men­te.

Y.A.: ¿Cuál ha si­do tu me­jor ex­pe­rien­cia como fo­tó­gra­fo?

J.L.: La me­jor, siem­pre es­ta­rá por lle­gar, aunque he te­ni­do al­gu­nas muy in­tere­san­tes y que me han mar­ca­do como per­so­na: des­de el tra­ba­jo con per­so­nas vi­vien­do con VIH/SI­DA en Gua­te­ma­la, los ni­ños del ba­su­re­ro en ese mis­mo país, los pue­blos ori­gi­na­rios en va­rios paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos y el hu­ra­cán Sandy, en San­tia­go de Cu­ba.

Y.A.: ¿Participaste en al­gu­na gue­rra como fo­to­rre­por­te­ro o hi­cis­te tra­ba­jos de fo­to­pe­rio­dis­mo al­gu­na vez?

J.L.: Ven­go ha­cien­do tra­ba­jos de fo­to­pe­rio­dis­mo des­de los 90 y, en los úl­ti­mos años, tra­to de es­cri­bir los tex­tos pa­ra ilus­trar­los con mis fo­to­gra­fías. Los más re­cien­tes, pa­ra las re­vis­tas Cu­ba con­tem­po­rá­nea, Ex­ce­len­cias y DNG, es­ta úl­ti­ma, de Es­pa­ña.

Y.A.: ¿Te­nés ex­pe­rien­cia en­se­ñan­do a jó­ve­nes que se ini­cian en la fo­to­gra­fía?

J.L.: Des­de me­dia­dos de los 80 im­par­to cur­sos y con­fe­ren­cias. En la ac­tua­li­dad, ca­da año im­par­to un cur­so de una semana en la Aso­cia­ción cu­ba­na de co­mu­ni­ca­do­res so­cia­les y va­rias con­fe­ren­cias en cur­sos y ta­lle­res de co­le­gas.

Y.A.: ¿Re­cor­dás al­gún alumno en es­pe­cial que sea hoy un fo­tó­gra­fo/a re­co­no­ci­do. ? ¿Creés que apor­tas­te o con­tri­buis­te en su for­ma­ción?

J.L.: A los alum­nos que le he im­par­ti­do cla­ses o con­fe­ren­cias, só­lo les he da­do una guía y al­gu­na su­ge­ren­cia (muy per­so­nal y po­co or­to­do­xa) pa­ra su tra­ba­jo. Lo más im­por­tan­te, el ta­len­to y la de­di­ca­ción, lo po­nen ellos. Co­noz­co a va­rios que han ob­te­ni­do re­co­no­ci­mien­tos, pe­ro el mé­ri­to es de ellos por com­ple­to.

Y.A.: ¿Qué pa­sa­ba con La­rra­men­di en los años 90 en Cu­ba, ha­cia don­de es­ta­ba di­ri­gi­do tu tra­ba­jo en esos años?

J.L.: En los 90, so­bre to­do en la se­gun­da mi­tad, de­di­qué mu­cho tiem­po a la pu­bli­ci­dad. Fue una épo­ca de oro, en que se ga­na­ba mu­chí­si­mo. Al­re­de­dor del 2003, se de­ci­dió en Cu­ba no es­ti­mu­lar el con­su­mo con la pu­bli­ci­dad, con lo que me que­dé me­dio en el ai­re, pe­ro fue un es­tí­mu­lo y un re­to enor­me pa­ra cam­biar el sen­ti­do de lo que ha­cía. Así co­men­cé a ha­cer li­bros (ya ha­bía he­cho unos po­cos por en­ton­ces), pa­sión que to­da­vía hoy me man­tie­ne ocu­pa­do, aunque eco­nó­mi­ca­men­te no sea tan atrac­ti­va.

Y.A.: ¿Por qué de­ci­dis­te plas­mar tu obra fotografica en li­bros? Con cuán­tos con­tás ya en tu ha­ber? ¿Y cuán­do hi­cis­te tu pri­mer li­bro.?

J.L.: Los pri­me­ros li­bros fue­ron por so­li­ci­tud y a pro­pues­ta de dos editoriales cu­ba­nas: SI­MAR y la Jo­sé Mar­tí. El pri­me­ro, en co­la­bo­ra­ción con otros fo­tó­gra­fos y des­pués, en so­li­ta­rio. El tu­ris­mo to­ma­ba un gran au­ge en nues­tro país y esas editoriales vie­ron el fi­lón, jun­to con guías de tu­ris­mo que tam­bién ha­cía­mos. Los te­mas, en­ton­ces, fue­ron la Na­tu­ra­le­za cu­ba­na y la ar­qui­tec­tu­ra. En to­tal, he pu­bli­ca­do 50 li­bros. Es­te año de­ben apa­re­cer otros cin­co.

Y.A.: ¿Pre­fe­rís los li­bros a la ex­po­si­cio­nes?

J.L.: Son dos me­dios to­tal­men­te di­fe­ren­tes. Una ex­po­si­ción te per­mi­te desa­rro­llar una idea, un te­ma y, en 50 fo­to­gra­fías, na­rrar una his­to­ria. No tie­nes com­pro­mi­sos, más que con­ti­go mis­mo. Es re­la­ti­va­men­te efí­me­ra (a lo su­mo, du­ran tres me­ses y, con suer­te, la lle­vas a otros es­ce­na­rios), que­da un ca­tá­lo­go y con otro po­qui­to de suer­te, al­gu­nas re­se­ñas y crí­ti­cas en los dia­rios. Un li­bro tie­ne otras im­pli­ca­cio­nes y re­qui­si­tos. Aunque en ca­da fo­to pue­des tra­tar de lo­grar, téc­ni­ca y ar­tís­ti­ca­men­te, la me­jor ima­gen po­si­ble, es­tás ata­do al tex­to que de­bes ilus­trar. Aunque mi re­la­ción con los au­to­res es ex­ce­len­te, de­bes su­pe­di­tar tu tra­ba­jo a lo que ellos ne­ce­si­tan do­cu­men­tar grá­fi­ca­men­te.

Y.A.: ¿Qué li­bro o que li­bros le fal­tan por ha­cer a La­rra­men­di?

¡Mu­chos! Hay una de­ce­na en pro­ce­so, pe­ro hay uno que es­toy tra­tan­do de en­con­trar el tiem­po (y los re­cur­sos) pa­ra ter­mi­nar­lo: “His­to­rias”, un li­bro so­bre una de­ce­na de re­por­ta­jes que he rea­li­za­do y creo que, jun­to con lo que me su­ce­dió en ca­da una de ellas, pue­de re­sul­tar in­tere­san­te. Ha­ce unos días me tra­je­ron un li­bro muy re­cien­te de Ste­ve Mc Curry, Un­told. The Sto­ries Behind the Pho­to­graphs, que es muy cer­cano a lo que quie­ro ha­cer. Lle­vo cin­co años tra­tan­do en­con­trar el tiem­po pa­ra ter­mi­nar­lo. Ya sal­drá, que ca­da co­sa tie­ne su mo­men­to.

Y.A.: ¿Có­mo es tu re­la­ción con la fo­to­gra­fía con­tem­po­rá­nea? ¿Ves mu­cha fo­to­gra­fía? so­bre to­do lo que se es­tá ha­cien­do en La­ti­noa­mé­ri­ca?

J.L.: Soy un ávi­do con­su­mi­dor de li­bros de fo­to­gra­fía, asis­to a to­das las ex­po­si­cio­nes que pue­do y ad­mi­ro to­da la fo­to­gra­fía, pa­sa­da y pre­sen­te, de cual­quier país, de cual­quier ar­tis­ta, jo­ven o vie­jo, con­sa­gra­do o no­va­to, cu­bano o ex­tran­je­ro. Cu­ba tie­ne una lar­ga, lar­guí­si­ma tra­di­ción de es­te Ar­te. Só­lo bas­ta­ría re­cor­dar que aquí tu­vi­mos es­tu­dios fo­to­grá­fi­cos an­tes que en to­da Eu­ro­pa y nues­tros fo­tó­gra­fos han lle­va­do el nom­bre de la Is­la por to­do el mundo. La fo­to de Kor­da es la más re­pro­du­ci­da de to­do el pla­ne­ta y en los 60 tu­vi­mos un gru­po am­plio de fo­tó­gra­fos que di­fun­die­ron la reali­dad de la Re­vo­lu­ción. Hoy, con el enor­me in­te­rés que hay y la era di­gi­tal, en Cu­ba co­exis­ten va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ex­ce­len­tes fo­tó­gra­fos. Los jó­ve­nes, sin com­pro­mi­sos de nin­gún ti­po y con unos de­seos enor­mes de ocu­par un es­pa­cio, es­tán ha­cien­do fo­to­gra­fías in­creí­bles, tan­to en la lla­ma­da ¨ar­tís­ti­ca¨, como re­por­ta­jes, mo­das, etc. En La­ti­noa­mé­ri­ca, paí­ses con una lar­ga tra­di­ción, como Mé­xi­co, Bra­sil y Ar­gen­ti­na, si­guen a la van­guar­dia, no so­lo con ex­ce­len­tes fo­tó­gra­fos, sino tam­bién en la en­se­ñan­za y la or­ga­ni­za­ción de even­tos y con­cur­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.